Cabecera Columnas Blancas
image

RFEF - Columnas Blancas

RAFAEL CÁCERES 26/09/2019

Nosotros somos afición

La RFEF pretende llevarse la Supercopa fuera de España.

La LFP no ha abandonado su pretensión de llevarse algún partido de liga al extranjero.

En nuestro país no hay ninguna regulación en cuanto a porcentaje reserva de entradas para la afición visitante ni en cuanto a precio máximo.

¿Dónde ha quedado el “Respect” a los aficionados? Ese respeto del que se les llena la boca, pero se pierde por la vía de los hechos.

Nosotros somos AFICIÓN. No clientes de un centro comercial, aunque consumamos un producto. Tampoco somos espectadores del ballet Nacional o de una obra de Lope, aunque asistimos a un espectáculo. Somos mucho más.

Los aficionados somos familia sevillista, nos abrazamos aunque no nos conozcamos, festejamos y lloramos juntos, formamos parte de un grupo que tiene sensación de pertenencia al mismo. Nos fundimos con un equipo, un escudo, un himno y una bandera. Somos pasión y sentimiento transmitido de generación en generación.

Aquella afirmación de que “El fútbol es de los aficionados”, que parecía tan evidente en el siglo pasado ha quedado en puro ‘romanticismo’. No hay ninguna evidencia de que la pueda seguir manteniendo. A la afición ni se le permite participar en la toma de decisiones ni es tenida en cuenta por los ‘mandamases’ que las toman.

Pero si los organismos que rigen el fútbol patrio funciona así, los clubes no le van a la zaga. Lo mismo un ‘chino’ dueño de un club destituye a un entrenador respetado por la afición que un jeque hace y deshace en otra tierra más cercana o unas cuantas familias (accionistas mayoritarias) nos impiden que siquiera se pueda debatir en Junta General sobre el futuro de un estadio y su ciudad deportiva.

Los clubes se han convertido en grandes empresas en las que sus accionistas mayoritarios deciden en función de sus propios intereses.

Frente a este nebuloso panorama, parece (digo solo parece) que un rayo de luz empieza a abrirse camino: el Panel de Emergencia de la UEFA ha aprobado el pasado 30/08 un límite en el precio de las entradas para los aficionados visitantes en la UEFA Champions League (70 euros) y UEFA Europa League (45 euros) con efecto inmediato. Esto sumado a la obligatoriedad de reservar el 5% del aforo para la afición visitante y el reconocimiento del error de llevarse las finales a estadios poco accesibles, son pasos en beneficio del aficionado.

La iniciativa europea nos anima a soñar que tendrán traslación a España. Recientemente, AFEPE (Aficiones Unidas), el organismo a nivel estatal que representa a las aficiones, enviaba un escrito a la RFEF, manifestando estar en contra de que la Supercopa se dispute fuera de España. ¡Más vale tarde que nunca! diríamos los sevillistas, que ya sufrimos la ‘cacicada’ de Tánger.

Por otra parte, a nivel de club, la Federación de Peñas Sevillistas se dirigía al Sevilla FC pidiendo que “a fin de facilitar el mayor número de desplazamientos de nuestros aficionados acompañando al equipo y que el precio de las entradas no sea el obstáculo que lo retraiga, se alcancen acuerdos, al igual que se ha conseguido con el Granada CF, con la totalidad del resto de clubes de la Primera División, para que, en ningún caso, el precio de las entradas superen los 25 €”.

Esto no puede quedar en caso aislado. Es necesario que se regule normativamente en el conjunto de nuestras competiciones. La afición tendrá que ser respetada como parte fundamental inherente al fútbol. No hay otro camino y UEFA lo está marcando.

Parece (repito parece) que algo está cambiando.

Tenemos que trabajar para que llegue, cuanto antes, la hora de la afición.

¡Imaginemos “cosas chingonas”!

¿Por qué no?

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies