Cabecera Columnas Blancas
image

historia - Columnas Blancas

RAFA VELASCO 23/11/2019

De carrerilla

Inmersos en un fútbol mercantilizado, donde todo parece estar en venta y donde los sentimientos son patrimonio exclusivo de los aficionados, a veces siento nostalgia de otros tiempos en los que el fútbol estaba lleno de encanto y autenticidad.

Una de las cosas que se han perdido en este camino, son las alineaciones que recitábamos de carrerilla.

Cuando era un niño, escuchaba a mi padre hablar orgulloso de un Sevilla campeón compuesto por Bustos, Guillamón, Campanal, Valero, Ramoní, Enrique, Liz, Arza, Araujo, Domenech y Campos.

La verdad es que la decía con tanta rapidez que nunca llegué a aprenderla.

Aquella retahíla de nombres en la boca de mi padre sonaba a épico, a triunfo y sobre todo a sevillismo en su máxima expresión.

De la mano de mi padre conocí el Estadio Sánchez Pizjuán la temporada 1974/75 en la que el Sevilla FC consiguió el ascenso a Primera división.

A base de victorias y sueños de niño, en mi corazoncito sevillista entró para siempre mi primera alineación de carrerilla, que hoy en día, como si fuera una oración aprendida, sigo manteniendo intacta en mi memoria.

Era mi primer Sevilla y acompañaba sus nombres con los dorsales de aquel momento del 1 al 11.

1 Paco 2 Hita 3 Sanjosé 4 Pulido 5 Jayo 6 Jaén 7 Lora 8 Blanco 9 Acosta 10 Rubio y 11 Biri Biri.

Era un equipo que jugaba en Segunda División, pero para mí era el mejor equipo del mundo, sin la más mínima duda.

Pasaron muchas temporadas de domingos en Nervión disfrutando de ídolos que alegraron mi niñez como Scotta, Bertoni, Enrique Montero, Francisco, etc…

Pero recordando al gran futbolista de Osuna, me quiero detener para citar mi segunda alineación de carrerilla, que coincide con mis años de adolescencia.

Era un equipo que nos llevó a Europa de la mano del Coriano de oro, Don Manuel Cardo.

Aquella alineación que compartía con mis amigos con fervor rojiblanco era Buyo, Nimo, Alvarez; Serna, Sanjosé, Francisco, Pintinho, Juan Carlos, López, Magdaleno y Santi.

Era un equipo modesto con muchos canteranos pero que consiguió que el Sevillismo estuviera orgulloso de ellos.

Tras varias temporadas pisando siempre la zona media de la tabla y ya siendo yo universitario, recuerdo mi tercera alineación de carrerilla Dassaev, Rafa Paz, Diego, Martagón, Jiménez, Salguero, Bengoechea, Ramón, Conte, Polster y Carvajal.

Aquel equipo comandado por Vicente Cantatore, nos llevó a Europa haciendo un juego vistoso y con un jugador a la altura de los grandes cañoneros de Europa, Anton Polster que marcó aquella temporada 1989/90 nada más y nada menos que 33 goles.

Después de esta alineación y a pesar de disfrutar en mi Sevilla de jugadores como Suker o Maradona, no sería hasta 2006, ya siendo padre de familia con mis dos hijos sevillistas en el mundo, cuando recuerdo la que para mí ha sido mi última alineación de carrerilla.

Palop, Alves. Javi Navarro, Escudé, David, Martí, Maresca, Jesús Navas, Kanouté, Adriano  y Luis Fabiano.

Con esta alineación en la que ya entraba poco a poco nuestro Antonio Puerta, tocamos el cielo y nos adentramos en la época más laureada de nuestra gran historia.

A partir de aquí, éxitos, continuas clasificaciones europeas, títulos y un gozo en sevillista, que yo no llegué ni siquiera a soñar.

En esta etapa de crecimiento, debido a la gran calidad de las plantillas conformadas, al llamado ahora “fondo de armario” y a la acumulación de competiciones no puedo recordar ninguna alineación “ de carrerilla”.

Seguro que muchos de ustedes recordarán otras, pero estas son las que a mí me marcaron y que aún guardo en mi memoria sevillista.

Los tiempos han cambiado, en el caso de nuestro Sevilla FC para mejor, pero a veces me puede la nostalgia y cuando miro hacia atrás no puedo evitar, como cuando era un niño , recitar aquello de 1 Paco 2 Hita 3 Sanjosé…

Archivo autor

No siempre fueron éxitos. La temporada 1968-69

En la invitación del club a participar en el acto Fieles de Nervión de 2019 había dos cosas importantes: una, la significación en mi vida del SFC, y dos, la temporada de mi primer abono reconocido, la 1968-69.

Sobre la 1ª, pues  como cualquier sevillista. La vida tiene cosas importantes y otras que no lo son, el fútbol es la primera de las “no importantes”, el gran periodista  José Ignacio Camacho “dixit”. Y yo añado: antes que aficionado al fútbol, lo soy al SFC, es parte de mi existencia. En cuanto a mi 1ª temporada de abonado reconocido, empecé a ir al RSP de forma regular 7 años antes con abono infantil, Campeonato 1961-62, y desde entonces solo recuerdo mediocridad y sinsabores hasta 2005. Llegar a una semifinal de Copa, clasificarse de vez en cuando y de rebote para la UEFA, o un ascenso a 1ª, eran motivo de celebración. En estos tiempos de bonanza económica y deportiva desde hace 15 años, aún sin poder ser verdadera alternativa al duopolio+uno de la Liga española, conviene ilustrar al joven sevillista  que no siempre las cosas fueron como ahora.

Y efectivamente, ¡claro que me acuerdo de aquélla temporada 1968-69! ¡como si fuese ayer tras medio siglo!. Eje central de esta redacción, es mi campaña mítica en la que pude presumir por vez primera de mi club ¡en 2ª División! Aún memorizo el orden del calendario jornada tras jornada y los resultados obtenidos en cada una de ellas por el equipo.

El descenso se venía barruntando desde temporadas anteriores. En 1967 el Sevilla tuvo que promocionar, para mantenerse en 1ª, contra el R. Gijón mientras el eterno rival lo hacía contra el Granada CF pero para ascender pues había quedado subcampeón del grupo Sur de 2ª. ¿Fue suerte que no se nos emparejara? O fueron las famosas bolas frías y calientes para evitar males mayores. Teniendo en cuenta mi entorno vecinal y escolar y lo subiditos que estaban, miedo me daba un posible emparejamiento. El caso es que el SFC se mantuvo, y el RBB ascendió.

En la siguiente Liga (1967-68), el SFC fue colista absoluto  empatado a puntos con el eterno rival, descendiendo ambos a 2ª. Magro consuelo. Solo asistí a dos “matchs”, mi estancia en un internado me impidió ir más. La convivencia con compañeros y profesores de diferentes puntos de Andalucía y del resto de España, que eran de cualquiera menos del SFC, reforzó mi sentimiento. Entonces supe que mi sevillismo estaba ya en un punto de no retorno, nunca dejaría de ser del SFC ni tendría simpatías por un segundo equipo.

El SFC, en la élite desde 1934, estrenaba una reforzada 2ª div. de un solo grupo de 20 clubs, primer ensayo de este modelo, también desde 1934, por la “fusión” al término de la 1967-68 de los grupos norte y sur. “Fusión” que llevó al desastre a no pocos históricos algunos de los cuales no se han recuperado nunca. Se sumieron en 3ª división, aún no existía la 2ªB, 17 equipos de ambos grupos. Clubs fundadores del CNL en 1928, como el C.D. Europa, no han vuelto jamás al fútbol profesional.

Los participantes eran los supervivientes de la citada criba más los dos descendidos y cuatro ascendidos de 3ª. La mitad eran ilustres conocidos de nuestra afición por haber militado en ocasiones en 1ª, el resto lo eran solo gracias a las quinielas o por proximidad geográfica. Los más temibles, a parte el RBB, eran Celta, R. Murcia, R. Oviedo, R. Gijón (Sporting), R. Valladolid, y R. Mallorca. Junto a éstos, había un  grupo intermedio integrado por dos históricos (D. Alavés y CD Alcoyano) y otros que mostraban ya cierto poderío pero que nunca estuvieron en primera,  Rayo VallecanoCalvo Sotelo de Puertollano (vigente Sub-campeón del Grupo Sur), Burgos CF,  C. Ferrol (Racing) y el Cádiz CF, rival regional con el que nunca habíamos competido oficialmente, pero aún coleaban los “incidentes” del IV Trofeo Carranza en 1958. El Cádiz llevaba 14 temporadas seguidas en 2ª y había sido 5º en la 1967-68. Finalmente, aparecen cinco equipos que eran una incógnita. El Mestalla, imprevisible como todos los filiales, y los recién ascendidos de 3ª, Onteniente, Jerez Industrial, otro rival regional que cubrió ese año el hueco dejado por su vecino Xerez Dvo., el Ilicitano (filial del Elche CF) y el histórico SD. Indauchu, que había recuperado la categoría tras solo una temporada en 3ª después de militar en 2ª desde 1955.

Campos de “polvarea” con públicos hostiles, la presión sicológica de que desde el puesto 12º se podía bajar a 3ª, árbitros con afán de protagonismo, exceptuando a un joven Guruceta Muro, con eso tuvo que fajarse la plantilla de Arza. Seguir a tu equipo era solo posible por la radio o por la prensa local. TVE daba resúmenes de la jornada los lunes, pero no de 2ª. El club, regido por J.R. Cisneros, se adaptó bien. Su historia pesaba tanto como el fracaso del eterno rival, su único motivo de alegría fue ganar en el RSP, gol de Quino, un 29-12-1968, hecho constatado icónicamente en  portadas a toda página. Las tres primeras jornadas fueron victorias, lo que nos encaramó pronto a los primeros puestos. Una inesperada derrota en Domecq contra el Industrial (3-2) no aminoró la marcha del club. Triunfos contra el Celta, partido brillante, y los de la doble salida de Octubre al Molinón y Mendizorroza  determinaron el devenir de la temporada.  Los éxitos  a domicilio, a veces hasta goleando, acostumbrados a lograr esporádicos y tristes empates, fueron una gozada. Había que remontarse al año de la promoción para encontrar la última victoria del SFC como visitante en el Insular el 12-2-1967 (1-2).Un bajón al final de la 1ª vuelta, derrota (3-0) en el Carlos Tartiere y la subsiguiente frente al RBB en el RSP, no descompuso al equipo y pronto recuperó la senda de los triunfos.

La 2ª ronda fue peor con inesperada pérdida de puntos tanto a domicilio como en el RSP, pero nunca se salió de los puestos de ascenso. Un empate a dos en Villamarín (arbitraje muy desfavorable de Tomeu Palanques) preludiaba el ascenso el cual se consumó dos jornadas más tarde en Zorrilla (0-1). El último acto, ya con el equipo ascendido, era para saber si lo hacía como campeón, y así fue. El 8-6-69 en el RSP abarrotado el SFC ganó 3-0 a un Mestalla que resistió hasta bien entrado el 2º tiempo. Aporto dos documentos, como prueba y homenaje a la plantilla y cuerpo técnico que me hicieron disfrutar.

JOSÉ MANUEL ARIZA 14/11/2019

La didáctica de la historia

Saludos.

Existen muchas enfermedades que nos hacen la vida imposible. El milagro (no creo en ello y tampoco en las meigas) es que logremos vivir tantísimos años teniendo, como tenemos, infinitas posibilidades de palmar de mala manera desde la concepción misma.  Unas nos llevan al crematorio directamente y otras nos hacen padecer un infierno en vida porque son, con “suerte”, muchísimos años de vivir permanentemente en el filo de la navaja. Pero si hay una con especial intensidad emocional negativa, todas lo son en mayor o menor grado, es el Alzhéimer. El mal que te excluye del mundo pero te obliga a vivir en él.

En octubre de 2011, el entonces Presidente del Sevilla FC José María del Nido, inauguraba el Área de Historia del Sevilla Fútbol Club.

El viejo sueño del recordado y admirado Agustín Rodríguez, el que nos inoculó el veneno por los papeles viejos a unos cuantos locos por la Historia (ciertamente que ya teníamos predisposición genética de padecer un “mal” que él supo potenciar) se hizo realidad. No llegó a verlo y como D. Ramón, Agustín no pudo ser testigo de su Obra porque se había marchado al Tercer Anillo en enero de ése mismo año. Salud Maestro.

Durante demasiado tiempo, desde el principio mismo, la Historia del Sevilla FC la contaban otros que, a falta de pan, encontraron un vehículo propicio para exteriorizar su incapacidad, su inferioridad, el ansia permanente por parecerse al Mejor. Eso, que no tendría por qué ser negativo necesariamente, lo era de pleno desde el momento en que fue manipulada, falseada y contada de forma torticera y tendenciosa. Y el Sevilla FC, dedicado a otros menesteres sobre el césped, les concedió ésa ventaja exigua y fútil.

Una Historia narrada desde la más absoluta impotencia, de ver al otro dominar día a día, año a año, década a década… en un siglo muy largo a la sombra del Grande. Una Historia escrita para intentar tapar enormes complejos de inferioridad que aún hoy se siguen produciendo. Incapaces de asumir su condición de subordinados absolutos, siguen recurriendo a la infantilidad de pretender oscurecer los méritos ajenos para tratar de disimular la escasez de los propios. Ambicionar ser mejores basando tus valores en el desprestigio del otro es ingenuo si tratáramos con cándidos. No es el caso. O sí.

El Sevilla FC y sus investigadores (probablemente el mejor Equipo europeo en la materia) lograron establecer, debida y profusamente documentada, nuestra fecha de Fundación el 25 de enero de 1890. Es un hito.

Sin embargo, ése hito esencial para conocer nuestros orígenes no oculta la intensa labor pedagógica que ha venido desarrollando el Área durante estos años.

El Sevilla FC ha escrito su propia Historia y lo ha hecho por sevillistas. Sin duda que aún queda mucho que investigar porque no cesan de aparecer nuevos documentos que aportan más luz a la rica tradición del Football sevillano. Digo “sevillano” conscientemente porque desde principios del siglo XX, otros Equipos nacieron para combatir y competir con el Sevilla. Y de ésos también se recopilan documentos, se esclarecen sucesos que explican la verdad que poco o nada tuvo que ver con “su” verdad, la que les han regalado los oídos desde dentro, en un larguísimo interludio de mentiras mal sazonadas pero “sabrosas” en su peculiar sentido de la rivalidad.

La Historia no era como la contaban ellos. Amparados en su dominio de los medios de comunicación durante décadas (el Sevilla prefirió ir a lo suyo y a ganar partidos como decía) lograron que incluso muchos sevillistas llegaran a asumir sus tesis (aún queda alguno por ahí desgraciadamente).

Pero la didáctica de nuestra Historia (ésa formación propia imprescindible y educativa) solo puede estar basada en hechos y pruebas. Todo lo demás serán estimaciones, acertadas o no (y a veces perversamente bastardas) de lo que ocurriera entonces.

Interpretar el pasado está muy bien porque en ausencia de pruebas solo cabe imaginar lo que pudo ocurrir. Sin embargo, una parte interesada sigue cometiendo un “delito” imperdonable: tratar de juzgar el pasado desde la óptica del fútbol actual. No puede ser. Como todo lo novedoso, el fútbol tardó muchos años en calar y asentarse en la sociedad sevillana. Se jugaba entonces en unas condiciones que hoy nos parecen bastante primitivas y ahí, precisamente, estriba el valor de la interpretación… siempre que seas honesto contigo y con los demás.

Veamos un ejemplo: en 2005 celebramos nuestro Centenario. Muy poco después, se descubren los documentos que nos otorgan quince años más de antigüedad. Desde ése momento, queda establecido que nos fundamos en 1890 y por tanto, todo lo anterior hubo de ser revisado, reescrito y actualizado.

No hay discusión posible. No puede haberla. Los hechos son y no lo que pudo ser.

Por tanto y además de establecer fechas, datos, personajes y conocimiento de los que nos precedieron… ¿qué otra labor cabe destacar de la investigación sobre la Historia del Sevilla?

Siempre pensé y así lo he manifestado muchas veces, que quizás la labor más descomunal de ésa investigación fue, es y será en el futuro, el trabajo incansable de explicación, difusión, transmisión y expansión de nuestra Historia. Una larga tarea sorda, insistente, incansable, sin concesiones al desaliento y como mejor servicio al Sevilla FC porque uno cada pone su ladrillo en el muro sevillista como mejor sabe y puede. Desde dentro y desde fuera.

Contar lo que hicieron aquellos pioneros es fundamental para saber quiénes somos y de dónde venimos; que el peso de la Historia es el Sevilla FC y es el Sevilla FC quien soporta ése pasado, lo luce orgulloso y lo transmite a las futuras generaciones; que el hoy comenzó el 25 de enero de 1890 y entre todos lo preservaremos para las generaciones futuras.

Tuvimos suerte porque arribaron al Sevilla FC visionarios como Agustín. También porque los depositarios de ésa idea, todos los sevillistas, hemos logrado revertir la Historia y darle el valor que tiene. El auténtico valor que merece.

Guardianes somos todos y lo seguiremos siendo hasta la muerte.

Cuidaros.

Archivo Autor
ÁNGEL CERVANTES 06/11/2019

Aquella primera tarde

El dulce recuerdo de la primera vez se aferra a la memoria temprana y se proyecta en la madura casi con el mismo vigor con el que surgió de la nada. Parece ser, leemos, que en el primer tramo de la vida el llamado hipocampo funciona a pleno rendimiento. Se trata de una parte del […]

JOSÉ MANUEL ARIZA 01/11/2019

El 58%

Saludos. Desde su Fundación en enero de 1890, el Sevilla FC ha logrado tapizar sus vitrinas con 31 títulos oficiales (y un sinfín de otros no considerados como tales). Innumerables trofeos, de mayor o menor transcendencia, decoran orgullosos las paredes de nuestro Museo. Atesorados, también, muchísimos más debidamente almacenados, ordenados y catalogados en las dependencias […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies