Cabecera Columnas Blancas
image

historia - Columnas Blancas

JOSÉ MANUEL ARIZA 09/02/2021

La vida de los otros

Saludos.

131 años de la Fundación del Sevilla Foot-ball Club y un título de artículo (disculpen mi asociación permanente con una de mis pasiones) que viene como anillo al dedo: se trata de un guiño a una fantástica película de Florian Henckel von Donnersmarck, Oscar en 2007, con un guion cuasi perfecto, por sus parecidos razonables, para lo que pretendemos narrar.

El pasado 25 de enero, un aluvión de felicitaciones planeó y aterrizó sobre nuestro Club y desde infinidad de sitios, instituciones, clubes y personas (me abstengo de poner el listado porque en éste portal tenemos espacio limitado y porque todos somos conscientes de ello). Fue un día de euforia absoluta para los sevillista: pudimos constatar y certificar algo que ya sabíamos y es que se nos respeta mucho más de lo que pensamos (y pensamos que mucho) especialmente fuera de España. Fuera porque hay “condicionantes” internos que nunca podremos eludir. Prácticamente, todo el mundo del fútbol tuvo la categoría y la clase suficiente como para desearnos un feliz aniversario. Gracias porque como “afectado” algo me toca.

Sin embargo, hubo ausencias clamorosas y silencios estridentes muy cerca. En ésos “campos del silencio” (!) se formaliza una insignificancia institucional que si bien deja un tanto estupefacto, tampoco resulta nuevo: nos conocemos desde hace demasiado tiempo como para sorprendernos.  Esa rabia permanente que no te permite crecer porque tus males los tienes dentro y porque resulta muy infantil achacarle a Otro tus propias carencias.

Hablemos un poco de ellos pero sin insistir demasiado: sería darles un valor que no tienen y que no se han ganado donde se deben ganar éstas cosas.

La permanente y morbosa actitud de vivir pendientes de la vida del Otro (no nos engañemos que nosotros también miramos para el sur y el suroeste aunque desde perspectivas muy muy distintas) termina creando un leitmotiv existencial (imaginario porque el real es doloroso y el Otro te proporciona una vía de escape, una terapia para combatir la depresión) que si no fuera tan divertido, parecería trágico. De hecho, es trágico pensar que hay intervenciones extrasensoriales que hacen al Otro Grande y a ti pequeño; que el azar caprichoso  siempre se alinea con Uno y para ti queda la fatalidad permanente (hacer de ello una divisa es lamentable); que los hados conspiran en tu contra y en forma de flor, de árbitros, de ligas, federaciones y uefas… la mano que mece la cuna.

No importa que unos apenas puedan mostrar algún año importante en toda su historia; que desde el principio mismo hayan caminado al borde del precipicio y cayendo varias veces; con muletas prestadas y que su mejor título sea uno honorífico (presumible) que, además, tiene un valor simbólico que en nada afecta al otro, al deportivo. De hecho, a ése simbolismo se agarran desesperados aunque les suponga más una losa porque detrás hay bien poco para sostenerlo. Y que Nosotros los presentáramos en sociedad, trago amargo para un orgullo mal digerido y peor dirigido… tantos años después que entonces era distinto, otras normas.

Tampoco importa que a unos terceros los viéramos nacer, los enseñáramos a jugar y les diéramos el título de “eterno rival”. La Historia demuestra, salvo algún momento puntual y excepcional, que siempre anduvieron a la zaga y que los tiempos recientes han hecho crecer aún más las distancias, mucho más y sin solución de continuidad. Tampoco importa que campeen en títulos negativos que se silencian (por vergüenza, supongo, porque no debe ser grato) y a los que se pretenden dar una capa (falsa) con otra Pintura para esconderlos. Lo más llamativo (risible si tienes una mínima idea de la Historia) es arrogarse valores sociales (¿políticos?) tan alejados de la realidad que fue su pasado que da grima (aquí, grima, usada como sinónimo de cachondeo). Esto también se esconde proyectando tus miedos a verte tal cual eres y has sido, en el Otro.

Y en viendo sus biografías, lo de buscar enemigos fuera es sintomático, de libro de primero de cualquier disciplina.

Nosotros también miramos la vida de los otros, ciertamente. Yo lo hago, por supuesto. Y aunque como decía arriba desde perspectiva diferente, no deja de ser un ejercicio de “conocimiento” próximo y distal, en la misma forma que observo a otros más alejados aún. Éstos, sin embargo, tan cercanos físicamente que resultaría imposible no notar su presencia, no verlos, escucharlos y leerlos. Porque cuanto más ahondas en sus “cuitas”, más divertimento te producen. Una cosa sí es cierta: la ausencia de pudor que muestran es gratificante en tanto que los define absolutamente. Incluidas las meramente deportivas.

Y si nos reímos de ellos (de muchos que algunos son respetables en la diferencia) es porque ya en encargan de caricaturizarse a sí mismos. Resulta irresistible y lo siento porque debería ser de otra manera.

Termino lamentando que los de más allá tengan varias fechas de cumpleaños que celebrar y de más acá, ni una. Aun así, felicidades así, en general.

Cuidaros (de los otros que de los nuestros nos cuidamos nosotros solos).

JUAN LUIS FRANCO 25/01/2021

131 años con la misma ilusión

¿Es 1890 un invento de los historiadores sevillistas o se sabía de antes?

Cuando el añorado Agustín Rodríguez y Juan Castro empezaron a buscar pruebas no inventaban nada nuevo.

En los cincuenta publicaba la prensa:

los partidos eran siempre entre equipos de la misma Sociedad. Los barcos de “Mac Andrews” traían balones, medias, botas y camisetas, que, huelga decirlo, pasaban de contrabando.

La Federación Andaluza, en el libro de sus Bodas de Oro decía sobre los que venían de estudiar fuera:

constituían la “segunda tanda” de futbolistas sevillanos, que hubo otra anterior, casi cuatro lustros antes, allá por los años comprendidos entre 1880 y 1890…

llegamos a la conclusión de que el futbol sevillano puede presumir de ser tan antiguo como el más.

Los que peinamos canas, o los que ya ni tenéis canas para peinarlas, hemos visto cambiar la legislación española. A las más jóvenes les diré que no hubieran podido firmar un contrato de trabajo sin permiso de su marido ni abrir una cuenta bancaria.

La norma es la que es en cada momento y no podemos exigir un presentismo legislativo para analizar cosas pasadas.

El 25 de enero de 1890 la ley que regulaba la adquisición de la personalidad jurídica era el Código Civil de 1889.

Su personalidad empieza desde el instante mismo en que hubiesen quedado válidamente constituidas. La sociedad comienza desde el momento mismo de la celebración del contrato.

Nada de registros ni gaitas, la celebración del contrato, el pacto. La prensa le da valor probatorio. (Para más información legal, Cuándo se funda un club de fútbol, Iusport.)

Vamos a lo que vamos.

Nuestros fundadores eran una pandilla de amigos.

La falta de ejercicio es muy sentida por la mayoría de nosotros, ocupados principalmente en asuntos mercantiles. Después de mucho hablar y de un consumo moderado de pequeñas cervezas, el “Club de ‘Football’ de Sevilla” estaba debidamente constituido y con sus cargos oficiales electos. Se decidió que deberíamos jugar conforme a las reglas de la Federación.

Este párrafo del Dundee tiene mucha guasa y mucha historia.

Lo hemos traducido del inglés académicamente, pero una lectura entre líneas sería más jugosa.

“Vamos a hacer algo que estamos echando barriguita”, tampoco se puede precisar lo del “consumo moderado”, ya que eso depende de quién y dónde, de lo cual pueden dar fe los lectores de este blog habituales de Casa Coronado o antros similares.

La información enviada a Escocia está destinada a lectores británicos.

En 1880 se publicaba en Inglaterra “How to Form a Football Club, And How to Ensure Its Success” (“Cómo formar un club de fútbol, y cómo garantizar su éxito”). Describe como se constituye un club con todo detalle, entresacamos:

– Que este club sea denominado ____ Football Club.

– Que este club juegue de acuerdo a las reglas del juego, según lo establecido por la Federación de Fútbol (o Unión de Rugby).

– Que este club se designes cargos directivos.

El texto original de los nuestros que se conserva en la British Library dice:

… the “Club de ‘Football’ de Sevilla” was duly formed and officebearers elected. It was decided we should play Association rules.

Cumpliendo a rajatabla la normativa british, si queremos fundar un Club de Fútbol tendrá que llamarse Football Club, elegir directiva y jugar bajo las reglas de la Federación de Fútbol. Fácil.

Y como nos recomendaba la Federación Andaluza de Futbol hace más de cincuenta años:

expuesto lo que antecede, llegamos a la conclusión de que el futbol sevillano puede presumir de ser tan antiguo como el más.

¡FELIZ CUMPLEAÑOS, SEVILLISTAS!

JOSÉ MANUEL ARIZA 15/01/2021

Cine

Saludos.

La noche del 28 de diciembre de 1895 en el salón del Boulevard des Capucines de París, August y Louis Lumière presentaron en público “Salida de la fábrica Lumière“, con un maravilloso invento al que llamaron cinematógrafo. Algo sensacional ocurrió cuando proyectaron imágenes en movimiento y aunque acudieran apenas 33 personas, el éxito fue total. Probablemente nunca fueran conscientes del alcance que tendría la maquinita. Desde entonces, el cine es y será, para los que amamos ése arte, de los más grandes hitos tecnológicos de entre los muchos que la humanidad ha logrado inventar en toda su historia. Sigue siendo, como desde el principio mismo,  uno de los mayores aglutinantes conocidos (junto con los libros porque los deportes de multitudes son mucho más jóvenes) sin que distinga de personas, países, culturas o ideologías. Hay cine para todos.

La técnica es sencilla: colocadas y proyectadas cientos de imágenes estáticas en sucesión dinámica (lo llamaron “fotografías vivas”, plasmadas en un soporte de acetato o celuloide) se crea la sensación de movimiento que todos conocemos. Y aunque los formatos hayan cambiado con las tecnologías informáticas, el principio sigue siendo el mismo.

Cuando los Lumière inventaron el cine, ya llevábamos cinco años jugando al foot-ball en la Ciudad de la Giralda. Comenzó entonces nuestra larga secuencia.

Es frecuente que entre sevillistas nos interpelemos sobre quién ha sido, para nosotros, el mejor jugador, el mejor entrenador, el mejor partido, el título más preciado… nunca nos pondremos de acuerdo y como en el cine, nos gustará más una película que otra, unas escenas o unos momentos determinados. También nos preguntan y preguntamos, por nuestra imagen favorita, ésa “foto” icónica que guardamos en la memoria como algo único y diferente, algo que nos marcó y que se nos quedó fijado para siempre en nuestro cinematógrafo mental y sensorial de tal forma que, en llegando la pregunta, sea lo primero que nos venga a la mente.

Aquel gol, aquella Copa, aquel gesto… en ésa secuencia en modo travelling que nos acompañará para siempre en el acervo colectivo e individual palangana. Tras 130 años (a punto de cumplir los 131) de foot-ball a orillas del Guadalquivir y porque la Historia así lo atestigua, los sevillistas tenemos tantísimos sucesos y momentos que será muy complicado, complicadísimo, elegir el fotograma más brillante, ése plano superior, el mejor guión (siempre el mismo, siempre reinventado) los mejores protagonistas principales y secundarios o la mejor producción. Vivimos un remake permanente que nos mantiene emocionados, sin solución de continuidad, en una saga interminable que se actualiza con cada encuentro.

Y el Oscar es para… pongan aquí sus favoritos y acertarán porque jugamos con ventaja.

Pero nosotros tenemos nuestro propio Dolby Theatre (donde se entregan las famosas estatuillas doradas y se premian las distintas categorías que intervienen en la realización de una película) que se llama Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán y el “dolby” (surraun vibrante y emocionado) lo ponemos con las gargantas en una ambientación insuperable. Y toda la toma y planos valen a la primera (nosotros no usamos claqueta) desde cualquier ángulo que se encuadren: si no estás atento a la pantalla, te pierdes el momento mágico.

Aquí no premiamos la música (la banda sonora imprescindible en la mejor producción que se imagine) porque la hacemos cada vez y siempre gana, siempre arrasa desde 2005 y nada ni nadie, en el mundo, podrá arrebatarle el premio a Javier Labandón, el güiner absoluto. El HIMNO está fuera de todas las categorías porque no tiene competencia en el mundo.

A veces nos parece cámara lenta y otras rápida, pero nuestro diafragma ocular lo capta todo: luces y sombras, color, encuadre, enfoque… y la foto fija que volveremos a usar el siguiente rodaje, el siguiente partido. Y por superar decididamente al cine, tenemos Sabor y Olor y no son de las palomitas precisamente.

Nuestro argumento es GANAR y podemos añadir aquello de “sí o sí” o “ganar y ganar y ganar…” que el resultado será el mismo. Y la adaptación es la Historia, nuestra mejor fuente de inspiración para escribir el mejor Guión.

Tras muchos años de rodaje, hemos descubierto localizaciones espectaculares por toda Europa. Allí hemos filmado escenas inenarrables, plenas de emoción y alegrías, de óscares plateados y repetidos hasta dominar ésta industria sin competencia.

Nota: existen, también, películas serie B pero se proyectan en otras salas.

Todos y cada uno de nosotros, los palanganas, somos operadores únicos, íntimos y personales. Nuestro sevillismo lo captamos por el visor y enseguida, tantas veces, coincidimos con los otros operadores que nos rodean. Tan satisfechos estamos de lo conseguido, que nos propinamos abrazos tremendos aún sin conocernos de nada. Son los mejores arrumacos posibles y son adictivos. Muy adictivos.

Pues en llegando hasta aquí y con la venia de vuesas mercedes (dejando en la filmoteca un montón de rollos) voy a ir echando la cortinilla que enseguida comenzamos a fundir la siguiente escena.

¡Tanto Cine en Blanco y Rojo!

Cuidaros.

JOSÉ MANUEL ARIZA 14/12/2020

La mente en blanco

Saludos. Y rojo, por supuesto. No soy analista de fútbol porque no tengo la capacidad ni la perspicacia (que tanto admiro en otros) y porque mi único título consiste en ser aficionado desde que me tuve en vertical. Me resulta imposible estudiar las estrategias o las tácticas de un partido, ni siquiera a posteriori, porque […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies