Cabecera Columnas Blancas
image

generación - Columnas Blancas

RAFA VELASCO 26/09/2019

Pensemos en ellos

Metidos de lleno en la vorágine de partidos que nuestro Sevilla FC está disputando en estas fechas, entre partidos de Liga y Europa League me gustaría hacer un alto en el camino para hacer una pregunta a todos los sevillistas que puedan leer este artículo.

¿Estamos pensando en los sevillistas del futuro? Aquellos que deberían seguir nuestros pasos y poblar las gradas de nuestro Santuario de Nervión.

El Sevillismo está muy vivo disfrutando épocas de bonanza. Ensimismado en una etapa de éxitos, repleta de títulos, clasificaciones europeas y gestas que muchos aficionados nunca llegamos ni a soñar.

Pero paralelamente a esta grandeza actual, hay una duda que a mí al menos me preocupa.

En mi barrio, en círculos de trabajo, grupos de amigos. etc. veo que muchos niños y chavales no pueden ser socios del Sevilla por los altos precios de su abono.

No quiero mentar la “bicha” pero los vecinos están captando a muchos jóvenes gracias a los reducidos precios de sus abonos y están logrando que den el paso equivocado y se pasen al “lado oscuro”, dicho esto siempre con guasa y sin ánimo de ofender.

Los niños y chavales, que viven y sienten el sevillismo en sus casas, nunca darán ese paso pero ¿cuántos chavales hay que les encanta el fútbol y sus padres, que no son futboleros, nunca los llevarán a ver un partido? ¿Cuántos chavales empiezan a ir al fútbol con los amigos del barrio o del instituto?

Estos jóvenes que no van al fútbol con sus padres o familiares, sino que van con amigos, tienen muy difícil el acceso a nuestros abonos.

Incluso, me consta que hay padres sevillistas que no son socios por no poder hacer frente al abono familiar y desisten por no poder sacar el carnet de todos.

Es necesaria la ampliación del estadio y, en mi humilde opinión, ya vamos tarde, pero dicha ampliación debe realizarse sobre todo, para ofrecer localidades más baratas que permitan a todos los sevillistas poder ver a su equipo, disfrutarlo en el campo, sentirlo en su ambiente y eso solo se consigue dándoles facilidades.

Ellos serán con los años los socios de Fondo y Preferencia, pero ahora necesitan que se les ayude.

Miremos al futuro, no nos quedemos absortos con los triunfos del presente y no rompamos la mágica cadena de generaciones, dibujada en rojo y blanco, que nos legaron nuestros padres y abuelos.

Tenemos la obligación moral de pasarles el testigo cuando nuestras gargantas ya estén cansadas y nuestros sueños ya no se vean en el horizonte. Pero cuando llegue ese momento, deben haber sentido lo que nosotros si pudimos sentir cuando éramos niños y adolescentes.

 Antes de que sea demasiado tarde, pensemos en ellos.

¡¡¡¡Vivan los sevillistas del futuro, Viva el Sevilla siempre!!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies