Cabecera Columnas Blancas
image

derbi - Columnas Blancas

CARLOS MARTÍN 15/06/2020

Tiempo de caracoles

Desde mayo a finales de junio es su época genuina. Puede haber citas previas que merezcan un brindis, pero la gloria se hace esperar para llegar en el momento justo del calendario. Todo el mundo sabe en la ciudad que, tras la Semana Santa y la Feria, arranca la temporada de noches para saborear gracias al ramillete de efemérides sevillistas y a los buenos caracoles.

Es necesario detenerse en los gasterópodos. Su carne, sin exceso de grasas gracias a su alimentación con hojas y arbustos, posee una amplia representación de vitaminas y minerales como calcio, hierro, magnesio o zinc. El Cateto, Casa Diego, El Tremendo, El Kiki o Remesal son algunos de sus santuarios, pero no hay barrio que no tenga su lugar de culto. Cada cocina le da su propio toque con recetas que saben a madres y abuelas. La clave está en la limpieza y en la combinación justa entre pimienta, cayena, comino o clavo. No hay dos iguales y unen a todos los públicos. Frente al plato de caracoles se vuelven iguales los nobles, aristócratas, campesinos y burgueses. Todos están dispuestos a mancharse los dedos de la zurda acariciando la cáscara mientras que la diestra agarra el palillo como si fuera un pincel. Afilada herramienta que ensarta el diminuto cuerpo antes de posarlo en la boca. Selecta estirpe de cirujanos de barra de bar con cuentas escritas con tiza.

Sevilla entiende de este arte desde tiempos ancestrales. Esta costumbre de comer caracoles está muy arraigada en Andalucía. No hay elegías, coplas, himnos o poemas a este molusco, pero merecerían algún alegato que hablara sobre sus bondades y características propias. Según algunas referencias hubo restos arqueológicos que sitúan su consumo tanto en la mesa de tartessos como en la de fenicios. También era un alimento muy apreciado por los romanos, incluso fueron los primeros especialistas en la creación de espacios para su crianza.

El final de temporada es su verdadera época, pero no por capricho. La causalidad radica en que durante el curso encuentran el momento justo para la protección del calor, la humedad o las condiciones adversas. Son especialistas en sacar la cabeza para después tapar la abertura de la cáscara creando una costra con su propia baba.

Los más cotizados, Theba pisana y Cernuella virgata. Aunque la que mejor sabe es otra especie autóctona revelada por ese mago griego recomendado precisamente por un camarero, como narró el propio protagonista años más tarde (Rosendo Cabezas durante un viaje para seguir a Karapialis, mediapunta del Olympiacos, atendió a la sugerencia de un desconocido para fijarse en un centrocampista talentoso del AEK). Quizás, por esa conexión que nace en los bares, Vassilis Tsartas identificó pronto a una especie de helícidos que estivan en la capital hispalense.

Nacer en Alexandria no impidió al griego superar los 140 partidos con una cuarentena de tantos durante las cuatro temporadas que llevó la camiseta sevillista y bautizar la noche del 12 de octubre de 1999 a estas entrañables criaturas. Tras sacar la cabeza durante un tiempo, vuelven a casa y reinan en el letargo, inactividad o torpor producido por el descenso en su actividad metabólica. En aquella ocasión, el “sparring” sevillista asestó un merecido 3 a 0 a los púgiles del maestro Carlos Timoteo en el denominado “derbi del cuchillo” dejando una frase para la posteridad: “Ahora vamos a ver muchos caracoles en la ciudad”.

De Quevedo, Juan Carlos y Loren a Ocampos y Fernando. Por mucho que pase el tiempo la victoria es el mejore ingrediente para saborear esta tapa en el merecido silencio. La especialidad radiografiada por el heleno vuelve a ocultarse cuando rueda el balón y la caída del sol va dejando paso a un rato entre amigos, entre Cruzcampo heladas, a las puertas de la “nueva normalidad”.

Cuánto se parece a la antigua en este tiempo de caracoles.

DAVID MELERO 14/06/2020

La “nueva normalidad”

Ya lo notábamos semanas atrás. Se podía respirar un ambiente cálido en las terrazas de los bares, podías sentir la sonrisa picarona de tu fiel amigo futbolero, conversaciones sin protagonismo de la palabra COVID 19… Un sinfín de condimentos que sin duda nos esbozan una sonrisa en el rostro tras estos dos meses y medio de incertidumbre y sufrimiento, donde hemos visto llenarse el tercer anillo de Nervión como nunca. Sevillistas que han dedicado toda una vida al club de sus amores y que se van sin ver jugar a su equipo en sus últimos suspiros de vida.

Sí amigos, volvía LaLiga, hecho que no trae en consecuencia la vuelta del fútbol a nuestras vidas. El fútbol no es simplemente contemplar como 22 jugadores corren detrás de un objeto redondo, aunque precisamente si hablamos de esta visión sobre el fútbol, quizás debamos mirar hacia los altos mandatarios del deporte rey español. Protagonizados bajo la firma del Señor Tebas, nuestra pasión se está viendo manipulada -durante décadas atrás- por las carteras y conveniencias de personas donde en su corazón no tiene cabida el espectáculo futbolístico. No debemos dejar pasar que la situación es la que es, es cierto, pero como ya he resaltado antes, no es reciente, tendremos que acostumbrarnos a la “Nueva normalidad”, no le encuentro personalmente una solución alternativa.

El menú que nos tenía preparado LaLiga para la reanudación no podía tener mejor primero plato, el Gran Derbi. Pese a las circunstancias, los días previos al encuentro se presentaron “moviditos”, con esos piques sanos que tanto nos gustan en Sevilla, donde toma sitio la famosa sevillanía, siempre presente ajena a la situación latente del país.

Daban las 21:58 por mi reloj y ante un estadio desértico y triste saltaban los onces iniciales de ambos conjuntos acompañados del himno del Arrebato en la megafonía. Indescriptible la sensación que puede llegar a sentir un sevillista desde su sofá al ver a su equipo saltar al césped sin que él pueda alentarlo desde su butaca habitual. Un derbi insípido. Pasión, emoción, tensión todos los condimentos listo para poder disputar el partido, sin embargo, el ingrediente estrella no tenía cabida en aquella elaboración, la afición.

Pasaremos guerras, pandemias mundiales, los años correrán y las décadas pasarán, pero aún así las tornas seguirán mirando hacía el mismo lado. Monólogo sevillista ante la impotencia verdiblanca que no lograba tentar la puerta del meta checo. Todo era alegría en el lado opuesto de la ciudad hasta que el señor balón se pone a rodar, desde ese preciso instante, comienzan a desplomarse los palos del sombrajo verdiblanco y las excusas comienzan a florecer como medio de huida.

La llamada “Nueva normalidad” no cambia nada en relación con “la Antigua normalidad”. Son 17 los puntos que separan a un equipo de otro, opinen ustedes si la distancia es sideral o no. Sin duda, el Sevilla FC sigue ofreciendo argumentos sólidos para afirmar que la ciudad de la Giralda es rojiblanca.

¡VIVA EL SEVILLA!

LORENA NARES 13/06/2020

Victoria dedicada

El pasado 11 de Junio dio comienzo la jornada 28 de La Liga Santander con su permiso, en mi opinión, el mejor de los partidos, el derbi sevillano Sevilla Fc Vs Real Betis B. El Sevilla peleaba por puestos de Champions mientras que el Betis, no muy acertado esta temporada, peleaba por asentarse con más de fuerza en la tabla clasificatoria.

Joan Francesc Ferrer “Rubi” no ha conseguido ganar ninguno de sus cinco encuentros ante el Sevilla Fc en La Liga. ¿Lo conseguirá antes de abandonar o ser destituido de la entidad bética?. El equipo visitante de Rubi decidió salir con un (4-3-3): Joel Robles, Emerson, Marc Bartra, Sidnei, Álex Moreno, Canales, Guido Rodríguez, Aleñá, Fekir, Borja Iglesias y Tello. Julen Lopetegui optaba por la misma formación: Vaclik, Jesús Navas, Diego Carlos, Koundé, Reguilón, Óliver Torres, Fernando, Joan Jordán, Munir, Luuk de Jong y Lucas Ocampos.

Empezó un partido apenas disputado, pues el conjunto sevillista reinó en casi los 90 minutos de juego sobre el césped del Ramón Sánchez Pizjuán. Un estadio sin afición debido a la pandemia que el mundo está sufriendo a causa del Covid-19. Fue un partido raro, diferente, pero el alma de los aficionados pareció estar en cada uno de los jugadores nervionenses que dieron un magnífico espectáculo.

En el minuto 54 Marc Bartra acaba cometiendo falta sobre Luuk de Jong y termina derribando al holandés. Es penalti, y Ocampos no perdonó. Se encargó de materializar la pena máxima con un derechazo al lado contrario al que Joel Robles se tiró.

El Sevilla iba ganando por la mínima pero quería más, quería reinar en Nervión, quería hacerse rey de Sevilla y sentenciar el encuentro, lo consiguió en el minuto 62 con un magnífico saque de esquina. Centro al primer palo que prolongó con una maravilla de taconazo hacia el segundo Ocampos y donde Fernando completamente solo cabeceó directo a la red para firmar el segundo tanto del conjunto nervionense y sentenciar el encuentro.

Una vez más el Sevilla consiguió la victoria ante el “eterno rival”, pero quiero hacer mención a tres grandes que ya no están, tres grandes que no pudieron ver el encuentro entre nosotros y mi recuerdo hacia ellos, porque ellos sí estuvieron en las gradas apoyando a sus respectivos equipos; Antonio Puerta, José Antonio Reyes y Miki Roqué. Siempre presentes.

También creo que, como sevillista, debemos dedicar esta victoria a todos esos grandes compañeros y compañeras que nos han abandonado por esta maldita pandemia que no nos ha dejado cantar en nuestra casa nuestro himno y que a ellos les ha arrebatado el poder volver a cantarlo junto a nosotros. Por todas las víctimas del Covid-19, en especial a nuestros hermanos y hermanas caídos. Esta victoria va por vosotros.

ENRIQUE VIDAL 11/06/2020

El derbi de las musas

En agosto de 1967, Mario Vargas Llosa, por entonces novelista emergente dentro del gran mosaico de las letras hispanoamericanas, defendía en una interview para la revista Imagen que “la literatura comienza donde termina el testimonio; de otro modo, sería periodismo, sociología o historia”. Otro gran columnista y escritor como Javier Marías, en su magnífico libro […]

SEBASTIÁN GUERRERO 10/06/2020

Nacidos para dominar Sevilla

No se dejen engañar, el fútbol no vuelve, pero La Liga sí, y en la primera fecha, enfrente, tendremos al eterno rival, el segundo equipo que más alegrías nos da tras nuestro Sevilla. Antes de rodar el balón, tanto en pretemporada como en las previas, el Betis es el mejor y se va a comer […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies