Cabecera Columnas Blancas
image

afición - Columnas Blancas

ABC
ALBERTO CONTRERAS 11/03/2020

El fútbol ya no nos pertenece

“El fútbol ya no nos pertenece”. Así cierra su acertada reflexión mi compañero blancocolumnista, Pedro Monago, en el último artículo publicado en este espacio.

Y esa última afirmación (o negación) se me clavó como una certeza.

El fútbol es ya, desde hace tiempo, una herramienta sociológica que ha servido, por ejemplo, para que el gobierno italiano consiga instalar de inmediato en las conciencias de sus conciudadanos la seriedad que quería transmitir respecto de las medidas que por la crisis del coronavirus aplicaban. Cuentan que en los primeros días el aislamiento se lo pasaba la mayoría por el forro del pantalón de Gucci. Basta con suspender la Serie A para que Don Giovanni apure su Birra Moretti y se despida del camarero diciendo, ¡coño, esto va en serio, me voy para casa!

Se están alzando las voces de los aficionados reclamando lo que es una obviedad. Sin la afición, sin público, la celebración de los partidos de la Liga no tiene sentido. El espectáculo pierde el elemento esencial de su razón de ser, el espectador. La muchedumbre apasionada que desde la grada envuelve los insulsos sonidos de un cuero golpeado en el rectángulo verde y hace parecer aquello épico. Porque la épica no reside en el “clinc” que suena cuando la pelota golpea el travesaño, sino en el “¡ohhh!” inmediatamente posterior que se derrama desde el graderío hacia el césped.

Otro de nuestros ilustres blancocolumnistas, Alfonso Ramos –aka Cazón Palangana-, lo resumía con su mordaz guasa en un tuit: Todos los equipos de la Liga jugarán sus partidos de local como el Getafe, sin público.

Y mucho me temo que por esta vez y sin que sirva de precedente los aficionados ganarán esta batalla. Pero no nos vengamos arriba. Será una victoria paradójica. No vendrá determinada porque vayan a ser tenidas en cuenta sus reivindicaciones, sino porque desde arriba, los que mandan, saben de la potenciación que supone el fútbol (más concretamente su cancelación) para el mensaje de concienciación que quieran trasladar a la sociedad llegado el caso. Es su as en la manga. No ganaremos porque el fútbol sea nuestro, será, precisamente, porque el fútbol ya no nos pertenece.

JUANMA DÍAZ 02/03/2020

Diálogo entre sevillistas (I)

Mediodía en Sevilla. En la barra de un bar se encuentran un par de amigos sevillistas que establecen la siguiente conversación:

– Miguel, ¿fuiste el domingo al Pizjuán para ver a nuestro equipo contra el Osasuna?

– No digas Pizjuán, Antonio, que eso es muy de Madrid. Para nosotros es el Sánchez-Pizjuán. Los que tenemos apellido compuesto sabemos lo que significa eso, nos lo suelen cortar y nos da un coraje… Y no, no fui. Me fui a Cádiz con un par de amigos porque a mí me gusta mucho el carnaval y fuimos a ver si veíamos agrupaciones cantando por la calle. Lo pasamos muy bien.

– ¡Cristina, pon un par de cervecitas y unos chochitos…! ¿Y el jueves fuiste a verlo contra el Cluj ese?

– Que va, tampoco fui. Salí tarde de trabajar y solo vi la segunda parte por la tele. ¡Vaya partidito, miarma!

– No me hables, no me hables… que todavía me dura el mosqueo y el susto.

– Es que eso el año pasado que no había VAR era eliminación, Antonio.

– ¡Cómo lo sabes! No sé qué le pasa al equipo, la verdad, porque equipo y plantilla tenemos. Yo lo que creo es que el entrenador está un poco perdío… ¿Tú qué opinas, Miguel?

– Cuando los sevillistas nos enteramos que Lopetegui sería nuestro entrenador la verdad es que en general no cayó muy bien. En mi entorno nadie lo quería. Pero como el equipo empezó como empezó, ganando los partidos y dando buena sensación, pues la gente empezó a confiar en él. Pero cuando la pelota empieza a no entrar, se discute la forma de juego, se crean polémicas con algunos jugadores -el porqué juega éste y el otro no- y otra serie de problemas… parece que esa confianza empieza a decrecer y ya el entrenador no es bueno, a pesar de estar el equipo 3º en Liga y en octavos de la Europa League.

– Tienes razón, Miguel. Pero no te olvides que nos eliminó de la Copa el Mirandés. Y lo peor fue la imagen que dimos. Y no solo en ese partido…

– Así es, Antonio. ¿Pero la solución cuál es? ¿Echar al entrenador? ¿Y a quién traemos? Y que conste que a mí Lopetegui no me gusta, ¡eh! ¡Cristina, pon otras dos cervecitas! Y unas aceitunitas…

– Yo lo que sé es que ahora entramos en la parte importante de la temporada y ahora es cuando menos se puede fallar porque ya no hay posibilidad de reacción. Es verdad que vamos terceros en la Liga, pero ahí tenemos pegados a Getafe, Atlético y Real Sociedad -que tiene un partido menos-.Y del Valencia tampoco nos podemos fiar que al final siempre acaba arriba. ¿Lo viste el sábado contra el Betis?

– No, no lo vi, solo vi el resumen. ¡Vaya golazo de Gameiro, eh! Ahora tenemos dos partidos muy importantes: vamos al Wanda ese y después tenemos el derbi en Nervión. Yo firmo un empate con el Atlético y ganarle al Betis. Porque al Betis hay que ganarle sí o sí.

– Pues yo no me fío, Miguel. El Sevilla en casa está muy espeso y le está costando trabajo sacar los partidos. ¿No has visto que cualquier equipo que nos presione hace que los nuestros no sepan qué hacer con el balón? Y venga juego horizontal… y venga balón para atrás… y venga balón a la banda para que centre Navas y no remate nadie. Pero eso sí, al Betis hay que ganarle como sea… ¿Quieres otra cervecita?

– Venga, la penu…

– Cristina, pon otras dos fresquitas y dale una patá al olivo.

– No he visto nada del partido contra el Osasuna, pero me han dicho que nos empataron cuando íbamos ganando 2-0 y ellos con un jugador menos…

– Yo creía que el partido acababa ya en empate, menos mal que el larguilucho marcó en el descuento… Lo del VAR ese, ¡vaya tela! Y es que este año están pitando todas las manos. Los jugadores se van a tener que cortar los brazos. Antes siempre se hablaba de si había voluntariedad o no, pero es que ahora se pitan todas, aunque sea el balón el que vaya al brazo. Pero también hay que reconocer que el jueves pasado nos beneficiamos nosotros…

– No me recuerdes lo del jueves que todavía me dura el susto…

– Y ahora la Roma…

– Y primero aquí.

– Yo no creo que pasemos.

– Hay que jugar la eliminatoria, Antonio. Y recuerda que ésta es nuestra competición. Tengamos confianza y esperanza.

– Sí, tengámosla. Pero el entrenador tiene que saber gestionar la plantilla para estos partidos tan importantes que tenemos, porque el domingo uno miraba al banquillo que teníamos y alucinaba: Diego Carlos, Reguilón, Banega, de Jong… titulares todos los partidos y de pronto todos al banquillo. Y sin haber partido intersemanal. Él sabrá, porque yo no me lo explico, la verdad.

– Pero bueno, es que la gente también estaba pidiendo cambios. Que jugara Es-Nesyri, Ronny Lópes. Y ahora que juegan también lo criticamos… Es que ser entrenador es muy difícil… y como cada uno llevamos un entrenador en nuestro interior…

– Aquí lo importante es que la pelotita entre y que se sumen puntos… y si encima se juega buen fútbol y se da espectáculo pues mejor.

– ¡Uy, Antonio! Que esto me recuerda a la época de Jiménez y a las polémicas que había entre los resultadistas y los que buscaban espectáculo…

– Esto siempre será así, Miguel. Pero lo que está claro es que lo que todos queremos es que nuestro equipo gane y sume el mayor número de puntos posible. Todo lo demás es secundario.

– Bueno, secundario tampoco. Porque por muy sevillista que yo sea y por mucho que quiera que gane mi equipo cada vez que voy al Sánchez-Pizjuán quiero divertirme… y la verdad es que últimamente me divierto poco.

– Cristina, cóbrate que tengo que recoger a la chica del cole.

– Pagamos a medias, ¿no?

– Déjalo. Hoy me toca a mí. La próxima me invitas tú, nos pedimos media de jamón y hablamos del VAR ese…

– Venga, dicho queda.

– Nos vemos… y que viva el Sevilla.

– Eso siempre.

MAYTE CARRERA 24/02/2020

Honor a los desplazados

Andábamos los sevillistas muy cariacontecidos por los últimos resultados de nuestro equipo del alma. Se debatía en las barras de bar y en las redes sociales si había que echar ya a Lopetegui o no, si fulanito debía jugar o no, si había que jugar con un punta o con dos….

Nos enfrentábamos este domingo al Getafe, equipo que está haciendo una grandísima temporada, que estaba dos puntos por encima del Sevilla FC, haciendo un juego muy efectivo y que era claro favorito en las apuestas.

Muy pocos esperaban un resultado favorable de este encuentro porque el pesimismo reinaba en el sevillismo. Pero hete aquí que, a pesar de todo ello, un grupo de irreductibles sevillistas, se desplazaron hasta Getafe para apoyar con sus gargantas al equipo. Tengo que hacer especial mención a mi amigo Joan, que con sus tres retoños se desplazó desde Barcelona para ver el partido.

Unos 600 sevillistas llenaron de colores blancos y rojos las gradas del Coliseum Alfonso Pérez, con sus bufandas, banderas y gargantas. Ellos pese a todo creyeron y se desplazaron desde distintos puntos de España para apoyar y levantar al equipo.

Eso es amor a unos colores, a una bandera, a un escudo.

Honor a los desplazados que en el peor momento de la temporada, como siempre estuvo donde el equipo los necesitaba. ¡Qué grandes sois, sevillistas!

CORNELIO VELA 23/02/2020

David

Es precisamente en los momentos de dudas, de errores y desconfianzas, cuando conviene recordar que la única derrota cierta es tirar la toalla, abandonar la lucha y no afrontar con entereza las contrariedades de cada día. Y no hay mejor receta para ello que abordar cada partido, cada pelea, con la fuerza que te generan […]

RAFA VELASCO 22/02/2020

¿Un amor irracional?

A veces me pregunto qué puede hacer que mi mente no pueda luchar contra esa fuerza incontrolable que brota de mi corazón y que hace que cambie el color de mis días, dependiendo de unos números, reflejados en un marcador, de cualquier estadio donde acaba de terminar su partido el Sevilla FC. Me pregunto ¿cómo […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies