Cabecera Columnas Blancas
image

Accionistas - Columnas Blancas

PEDRO GONZÁLEZ 29/12/2019

Milagro navideño

En estos entrañables días, llenos de recuerdos, llenos de ausencias y de nostalgia, se suelen emitir por todas las cadenas televisivas, anuncios, programas especiales y películas en consonancia con ésta tan familiares fechas.

Eventos todos llenos de alusiones al altruismo, eventos que están dirigidos a tocar nuestras fibras más sensibles, aún más de lo que de por sí ya están.

Todas ellos piden o tienen un final feliz. Siempre terminan ganando los buenos sentimientos que afloran y erizan nuestra piel y llenan nuestros ojos de lágrimas y hasta los malvados, entienden el mensaje y terminan por claudicar a la bondad y ceder en sus malas acciones renunciando al lado obscuro y entregarse de lleno a la luz de la generosidad, la cordialidad y la sumisión a las buenas acciones.

Parece cierto que en estos días todos somos “mas buenos”, o, al menos, lo intentamos.

Pues bien, yo voy a pedir que el próximo día 30, que se celebra la Junta General de Accionistas del Sevilla F.C. S.A.D., se produzca un milagro navideño. Un milagro impregnado de buenas intenciones, un milagro que haga justicia y ponga a salvo de la especulación (el malvado) a nuestro Estadio y a nuestra Ciudad Deportiva.

El sevillismo de base, al que defendí, defiendo y seguiré defendiendo desde mi retiro voluntario, ha intentado, a través de los pequeños accionistas, de, una vez más, proteger de las garras de los malvados la esencia del sevillismo.

Nuestro Estadio pertenece a la sociedad mercantil Sevilla F.C. S.A.D. Creo que esto nadie lo discute. La maldita Ley de transformación de los clubes, por las deudas que arrastraban, en sociedad anónimas deportivas, hizo dueña a la sociedad de un patrimonio que pertenecía, por derecho propio, a todos los sevillistas que, de manera altruista, colaboró en su construcción y terminación. Y este patrimonio no se supo poner en valor cuando esta Ley nos obligó a transformarnos en sociedad anónima. Creo que seríamos el único Club, en aquellas fechas, que tenía patrimonio propio y no cedido o construido por las administraciones comunitarias o locales.

La petición de protección de estos inmuebles por parte de los pequeños accionistas, no debería caer en saco roto. Máxime, cuando creo firmemente, que los que tiene que tomar la decisión de acceder a esta petición, respiran el mismo nivel de sevillismo que quiénes lo están solicitando.

Mi petición directa a D. José Castro, D. Francisco Guijarro, D. Rafael Carrión, D. José María Del Nido y algún otro representante que no tengo el gusto de conocer en el Consejo de Administración, es que devuelvan a sus legítimos dueños, es decir, a todo el sevillismo, el patrimonio que la Ley obligó a incluir dentro de su Activo Inmovilizado y nos llenen de alegría a todos. Y hagan justicia, especialmente, a aquellos que son los directos dueños del estadio y ciudad deportiva, a aquellos que nos siguen viendo, y protegiendo, desde el tercer anillo del Sánchez-Pizjuán.

 Por favor, logren que este episodio sea tan memorable como cualquiera de las películas que vemos estos días. Tienen en sus manos que suceda un milagro navideño.

Autor
ALEJANDRO CADENAS 17/12/2019

La voz de la conciencia

A todos nos gusta el Fútbol, más concretamente nuestro Sevilla F.C., los Jugadores, las Tácticas, los Entrenadores, Preparadores Físicos, etc, etc.

Pero cada día, nos interesa y mucho, las cuestiones Económicas de las S.A.D, porque de esas Cuestiones, Presupuestos, Inversiones, etc, se deriva mayormente el éxito o el fracaso deportivo.

Mucho se ha escrito y muy brillantemente en este rincón de Libertad (tanto para la crítica como para la alabanza) sobre la JGA, por tanto no os voy a cansar sobre aspectos técnicos pero si voy a aportar cierto punto de vista desde otra óptica.

Observo con gran desazón, como los grandes Accionistas toman a los minoritarios como “Bolcheviques incendiarios”, “desestabilizadores”, “Enemigos del Sevilla”, “Quieren mandar con un 5%”, etc. ¿¿De verdad somos eso?? ¿De verdad no somos Sevillistas? ¿No queremos lo mejor para el Sevilla? ¿No tenemos derecho a tener nuestras ideas, opiniones y exponerlas?

¿Por qué molesta esto? A todo el que tiene PODER, suele molestarle esa voz de Pepito Grillo (la voz de la conciencia) que le recuerda de dónde venimos, de cómo se construyó este Sevilla, de esos derechos morales robados por una ley y aprovechado por el capital y a esa voz crítica, no se suele responder con razonamientos verbales y SÍ con ataques para dividir al pequeño accionariado de forma múltiple. No se suele responder con mano tendida y dialogo y SÍ con exclusión y barreras.

No soy, ni deseo serlo, una especie de Che Guevara, prefiero la paz a la guerra, el acercamiento a la distancia, el entendimiento al enfrentamiento, la unidad al fraccionamiento, pero que esto no se confunda con el sometimiento, el aborregamiento, la mansedumbre o el servilismo, NO, por ahí NO, la dignidad de este que escribe, y de muchos miles de otros, no está en venta y menos a un precio económico. Sí, y siempre, esa dignidad tendrá el precio del bien común del Sevilla por encima del uno propio.

Mi sombrerazo a todos aquellos que aún poseen algunas Acciones, bien compradas con su esfuerzo o bien heredadas o transmitidas por sus mayores sevillistas, esos que no han tenido necesidad de venderlas, que las tienen como un tesoro y que las seguirán conservando por el AMOR a su club. Aunque os tomen por enemigos, sepan que aunque con menos Acciones pero más numerosos en personas, tenéis el afecto, cariño y admiración de los Accionistas de Base y me atrevería a decir de muchísimos Sevillistas de Base.

Recuerdo: en la próxima Junta, seguro volveremos a ser PEPITO GRILLO: LA VOZ DE LA CONCIENCIA, esa que no gusta escuchar pero tiene mucha verdad.

ALBERTO CONTRERAS 15/12/2019

Entre Nochebuena y Nochevieja

Iba a ser antes de Nochebuena, pero finalmente la Junta General de Accionistas se ubica entre Nochebuena y Nochevieja, el 30 de diciembre.

Y ahí, en plenas fiestas navideñas, atrapada como el jamón de un sándwich, como la salchicha de los perritos que venden en las barras del Sánchez-Pizjuán cada partido, la Junta parece adquirir connotaciones de los calificativos que adjetivan las dos inmemoriales noches que la escudan.

Ya habrá pasado Nochebuena. Y la Junta se aproximará con calma espesa pues, en palabras del Sr. Del Nido, será “una balsa de aceite”. Cabe que nos preguntemos, ¿aceite bueno, virgen extra? o ¿aceite hosco de motor?

Es bueno lubricar –y que mejor para ello que el aceite- las relaciones entre los accionistas mayoritarios para cohesionar internamente nuestro club y, si de remar se trata, bien que sea sobre balsa de aceite, que todos juntos remen hacia horizontes de éxito y crecimiento.

Es bueno que se cataloguen el Estadio y la Ciudad Deportiva como “activos inmobiliarios esenciales” en los términos de la Ley de Sociedades de Capital. Es un paso en buen camino, igual que las reformas y mejoras en ambos inmuebles. Pasos en un buen camino más allá de que muchos sevillistas, legítimamente, anhelen mayores o más rápidos pasos en la dirección de protegerlos. Dichos anhelos se resumen fácilmente: sacar de los márgenes de dominio accionarial de los mayoritarios la eventual decisión de transmitir nuestros activos inmobiliarios esenciales.

Estaremos en víspera de Nochevieja. Y la Junta sellará la concordia entre los que mandan a la vieja usanza, con tintineo de metal.

Es viejo como el propio mundo acomodarse al poder y abrir la ventana a la desmemoria. Esperemos que nuestros Consejeros no se ensimismen a pie parado y con las manos sólo en sus bolsillos. Retribuyan verdadera dedicación y no mera ostentación de títulos denominados “acciones”. No olviden el objeto social descrito en el artículo 4º de los Estatutos de nuestra Sociedad Anónima DEPORTIVA. Vinilen en los cristales de sus nuevos despachos aquella frase de “el dinero en el campo”. Pónganse en bucle la intervención del periodista Axel Torres en la última entrega de los Premios SFC de periodismo José Antonio Blázquez: “El Sevilla representa un fútbol que lamentablemente se está perdiendo, porque cada vez estamos más en un fútbol de marcas globales, de clubes seguidos por gente que no es de la ciudad. Ese arraigo, esa identificación la estamos viendo cada vez menos (…) El Sevilla nos reconcilia con esa esperanza de que el fútbol siga siendo algo cultural, algo que tenga que ver con la historia de la gente, de su comunidad, de su pueblo, de su sociedad, y Sevilla es especial en esto.”

En definitiva hagan bueno el viejo lema de nuestro viejo Presidente: “El Sevilla no eres tú, ni yo, ni aquél…El Sevilla está muy por encima de todos nosotros”.

ENRIQUE VIDAL 06/12/2019

Mercadeo

“No hagáis de la casa de mi Padre una casa de mercado” (Jn 2:16). La anterior cita, incluida en el Evangelio de San Juan, ilustra la conocida escena bíblica de la expulsión de los mercaderes del Templo. Confieso que la presentación del denominado “gran pacto” de los grupos mayoritarios de accionistas del Sevilla F.C. me […]

La junta de accionistas

En cada convocatoria de Junta de Accionistas (J. d. A.) se perciben movimientos y maniobras orquestales más o menos en la oscuridad, tal vez sea actualmente el mayor problema de inestabilidad en nuestro querido club. ¿Por qué será? Este año no es una excepción. Primero, el misterio en la colocación de la fecha, luego se […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies