Cabecera Columnas Blancas
image

acciones - Columnas Blancas

ALEJANDRO CADENAS 18/09/2020

Busquen la paz

Voy a escribir sobre lo que menos me gusta: el tema accionarial. Un jarro de agua fría sobre lo que han conseguido unos profesionales como la copa de un pino y donde me veo representado como Sevillista. Unos jugadores que deben ser orgullo y ejemplo de entrega, UNIDAD y sacrificio para todos los que vengan y que se merecen el reconocimiento de todo el Sevillismo. Vaya por delante mi ENHORABUENA para todos los que trabajan para y por el Sevilla, desde el primero al último, sin olvidarme de nadie.

Y tras el éxito, la solicitud de una Junta General Extraordinaria, EL PODER, esa maldita palabra, que sólo nos traerá problemas, división, enfrentamiento, malestar, nerviosismo, y pongan los calificativos que deseen, que va a alterar la paz social en la que estábamos.

En una temporada, la próxima, donde los presagios eran muy positivos con unos contrarios debilitados y con un equipo hecho y con continuidad del cuerpo técnico, esto viene a sobresaltarnos. Y yo, como Sevillista de Base y como Accionista Minoritario, me pregunto: ¿tan difícil es pensar primero en el Sevilla FC, y luego en el poder? ¿Primero en el Sevilla, y luego en las acciones, el capital invertido y en el dinero? De verdad ¿es tan difícil?

Señores máximos accionistas, ustedes y se lo reconozco, han trabajado años, han invertido capital y dinero. Ustedes tienen el poder, todos, unos más y otros menos, por favor: ¡¡PAREN!!. Prueben a sentarse en una mesa, cara a cara, olviden el pasado, las cuitas personales, los odios, y miren por el bien de la institución, UNIDOS SOMOS FUERTES, DESUNIDOS SOMOS UN CLUB MÁS. Busquen puntos de encuentros, traten de evitar esta GUERRA CIVIL ENTRE SEVILLISTAS. Piensen que, de celebrarse esta Junta, todos vamos a quedar marcados, saldrán vencedores y vencidos, no habrá piedad y temblaran hasta los cimientos de un club que hoy por hoy es envidia de media Europa y parte de la otra media.

UNIDOS, expulsemos, buscando fórmulas, a ese capital extraño y ajeno a nuestro sentimiento que ha venido a enfrentarnos y a aprovecharse de nuestro club. Ustedes son los que pueden hacerlo. Démosle la espalda, aislémoslo, ignorémoslo.

Manos a la obra y TODOS JUNTOS, a por la levantá como buenos costaleros, dejémonos el sudor por esta nuestra Virgen que es el Sevilla FC, y recuerden esta frase de uno de los míos: “LAS ACCIONES DAN EL PODER, LA ESTABILIDAD LA DA LA AFICION.”

Busquen la PAZ

Un verano agridulce

En clave sevillista, sin duda, un verano agridulce, con sensaciones contrarias. Un año terrible que no olvidaremos mientras tengamos memoria. Se han marchado para siempre amigos y familiares, no por la guerra en forma de pandemia que dirigentes irresponsables de estados poderosos nos han impuesto, pero sí durante la misma. Insisto en que la competición no debió reanudarse a pesar de los intereses de las televisiones y de la patronal del fútbol en España, pero, mira por dónde, el SFC ha salido bien parado. Desde la reinauguración del CNL el 11-6-20 en que claramente se derrotó al que presumía de igualdad deportiva con nosotros hasta la tarde-noche feliz del 21-8-20 en el RheinEnergieStadion de Kölhn, todo fue casi viento en popa, dificultado solo por la fanfarronería de quien no se resiste a no tener los focos sobre sí y no es protagonista directo en nuestra sociedad.

Para los sevillistas que, como yo, pasamos el verano en territorio “colonizado” por aficionados y simpatizantes, nativos y estacionales, de los llamados clubs “globales” de nuestra Liga, más los de otras “yerbas”, que tenemos que hacer encajes de bolillos si queremos ver a nuestro equipo, pues qué voy a decir: una satisfacción cómo cerramos el CNL, 4º puesto con derecho a la Champions 2020-21, y luego…bueno… ha sido orgásmico cantar a voz en grito los espectaculares goles de Reguilón, (“se la ha tragado, se la ha tragado, cantada total de Pau López”, murmuraban “eses” centro-peninsulares tras de mí “analizando” su golazo a la Roma) y los de Ocampos, De Jong, Suso, Diego Carlos, Munir, y En-Nessiry, fue una gozada ver las internadas de Navas por su banda y ver a Banega ultra-comprometido, y ha sido de alto riesgo cardíaco contener la respiración con las increíbles paradas de Bono.

Todo lo narrado y algo más en la acera de un bar en Zahara de los Atunes atestado de veraneantes sevillistas rodeados de transeúntes “eses” que, atónitos, eran a su pesar testigos de la solvencia futbolística del SFC frente a pesos pesados de Europa, privilegio que solo creían reservado para ellos. Solo los aficionados de los clubs vascos de la Liga Santander, especialmente los del Athletic Club de Bilbao, se alegraban con sinceridad del tremendo éxito del SFC.

El de Asteazu, ya don Julen, en colaboración directa con su cuerpo técnico más el “León de San Fernando”, ha logrado sacar lo mejor de cada uno de la plantilla. Alabanzas para Jordán, Gómez, Escudero, Fernando, Koundé, Gudelj, Torres, y Vázquez. Perdón si omito alguno en esta fase final exprés y, por supuesto, en la finalización del CNL 2019-20.

Como le decía a un amigo valencianista que me llamó para felicitarme, no fue lo mismo si la celebración hubiese sido normal y en Sevilla, pero bueno, también se disfrutó viendo el silencio de los que sucesivamente iban luciendo camisetas de la Roma, del United y del Inter. Del Wolwerhampton Wanderers no había porque ese es aún poco conocido y su equipación es rarita.

La 6ª UEL ya luce en nuestras vitrinas. Incontestable. Pero la guerra en forma de pandemia nos ha privado del espectáculo con público y de celebraciones como es debido. Ha sido todo como de tapadillo, sin el brillo merecido. Y sin solución de continuidad, ya estamos ante una nueva temporada, sin saber si se va a interrumpir o no, sin público, con un calendario atípico en el que ya la bazofia de lo asimétrico es lo de menos. No jugaremos las dos primeras jornadas, y nos conformaremos con ver a nuestro Sevilla, restregándonos los ojos, cómo muestra al Mundo el nombre de su ciudad en el estadio “Puskas Arena” de Budapest y en el Mundialito de Clubs (FIFA Club World Cup Qatar 2020 presented by Alibabá-Auto por motivos de patrocinio).

Lo que el SFC está haciendo por la ciudad es para analizarlo. Tal vez el departamento de “marketing” del club podría hacer algo más para dar verdadero lustre a la auténtica hazaña que es levantar por 7ª vez en poco tiempo un título continental (seis UEL y una Supercopa) para una sociedad radicada en una capital del Sur en donde están los barrios más pobres del país, y que además tiene que competir en nº de abonados contra un eterno rival urbano. Mas partido ha debido sacarse al hecho de ser el único representante español en llegar a una final, y ganarla.

Pero he aquí que negros nubarrones se ciernen sobre ese estado de felicidad permanente en que nos ha instalado el Sevilla en los últimos tiempos. La guerra accionarial otra vez, como si no tuviéramos bastante con la de la pandemia. Fantasma del pasado, que como un virus contagioso revestido de bravuconería, amenaza de nuevo la estabilidad del club. Creo que nadie en su sano juicio, accionista, abonado o simpatizante del SFC piensa que es el momento para iniciar un conflicto por el poder en la entidad. No se trata de defender al actual consejo y a su presidente, pero como se decía en el viejo chascarrillo, “Virgencita, que me quede como estoy”.

Alguien me dijo una vez que de éxito también se muere. Pues cuidado, porque al SFC le puede suceder. Hay quienes necesitan al club para su propia y existencia y mantener cierto tren de vida, y no al contrario. El SFC no requiere ahora mismo la presencia de ningún salvador, ni quiere que nadie se agarre a él como su tabla de salvación. Que la gestión es mejorable, sin duda, pero eso no debe ser excusa para intentar un asalto al Consejo. Los sevillistas no queremos ni directa ni a través de ningún testaferro a nadie condenado por la Justicia controlando la entidad por muchos golpes de sevillismo que se dé en el pecho. Los sevillistas de hoy, ni queremos estadio nuevo en el mismo lugar, ni venta del solar para mudarnos a La Cartuja, ni cantos de sirena, ni palabras rotundas pero huecas que son tácticas viejas de leguleyos-picapleitos más que de buen abogado y que ya no cuelan. No queremos piratas de paraísos fiscales. Nos valen los ejemplos de varios clubs históricos de España para saber que no es ese el camino. ¡Ay, quienes confiados en un Pacto por la Estabilidad ven cómo los que con su permiso entraron en el Consejo, ahora los traicionan!.

Por todo ello, un verano agridulce. Como accionista y sevillista antiguo que soy, mucho más que el “candidato” que “no desea” figurar como presidente, espero que la Junta Extraordinaria solicitada, nunca llegue a celebrarse.

¿Hacia dónde vamos, Sevilla?

Son días de vino y rosas para el sevillismo. El primer equipo arriba en la tabla codeándose con los dos más grandes o los tres poderosos, como quiera mirarse, pues si el Atlético de Madrid tienen algo más de la mitad del presupuesto con el que funcionan Barcelona y Madrid, ya duplica al del propio Sevilla FC.

Caminamos con paso fuerte en Europa, ya primeros de grupo y clasificados matemáticamente para dieciseisavos de final. Habrá quien diga que el grupo no era complicado, pero se parte con la ventaja de ser cabeza de serie, y para ser cabeza de serie hay que trabajar muchos años y bien, y el Sevilla FC lleva muchos años con matrículas, sobresalientes y notables en Europa. Y algún suspenso, que todo hay que decirlo.

En este contexto, ¿Qué echo en falta? Pues echo en falta información.

Con esto no digo que el Sevilla FC, su consejo de administración, sea oscurantista, simplemente que me gustaría que se nos informara más como accionistas y como afición.

Se nos repite por activa y por pasiva que somos una empresa solvente, lo cual no dudo y ni siquiera relaciono la solvencia en este sentido con los números financieros, sino con el “poder” como empresa, la empresa de ocio más potente de Andalucía probablemente atendiendo a la facturación. Una que estaría quizás entre no las más grandes del IBEX andaluz pero que estaría consolidada en él, con perseverancia, buscando la excelencia.

Para eso hace falta un plan de empresa, un plan estratégico, visto a tres o cinco años. Lo tiene el Barcelona, publicado, como lo tiene informado el Atlético de Madrid.

¿Alguien conoce el Plan Estratégico del Sevilla FC a 3 o 5 años vista? ¿Se nos ha presentado alguna vez? Precisamente el año pasado empezó un mandato de 6 años el nuevo consejo de administración patrimonialista que tenemos y al que apellido así porque sus miembros más que personas de empresa o de conocimientos propios para gestionar grandes empresas, están ahí para vigilar su patrimonio, no son consejeros profesionales de áreas aunque sí perciban algunos grandes emolumentos por ello.

Son las grandes familias propietarias de acciones. Antes había consejeros para relaciones institucionales, para infraestructuras, para la parcela médica. El Sevilla FC ha descendido en ese sentido en la profesionalización del club en las instancias más altas. Esa profesionalización recae ahora en el segundo escalón, en el de los empelados del club, laboriosos y capacitados. Si no, el club no iría tan bien. Y ahí, lo reconozco, también la parte de mérito del consejo patrimonialista.

¿Qué prevé el consejo para los próximos años? ¿Dónde sitúan al Sevilla FC como empresa? ¿Cómo gestionarán los recursos futuros, en qué invertirán dichos recursos, hacia dónde se orientarán nuestros esfuerzos, cómo se diversificarán?

Por ejemplo: el estadio Ramón Sánchez-Pizjuán. En dos años hemos recibido amplias informaciones contradictorias: que se iban a hacer determinadas actuaciones, luego que se cambiaba el orden, luego que la inversión iba a ser de tanto, luego que sería de tanto, siempre sin una reforma en profundidad que implicara un aumento significativo del aforo. Ahora sí, que habrá una ampliación para la construcción de un tercer graderío. Todo eso en el escaso tiempo de año y medio largo.

Pues me parece que hay un fallo de perspectiva cuando cambia tanto la opinión. Se me dirá sí, que hay una final europea en 18 meses, pero el mero hecho de perseguirla implicaba que en tanto se supiera si la tendríamos o no, no se tomarán decisiones sobre el estadio y mucho menos que cambiáramos de opinión cada tres meses.

No se nos informa de ningún Plan Estratégico de Futuro del Sevilla FC (algo que es el abc en cualquier empresa y se plasma por escrito sujeto a posibles modificaciones que son fruto, a su vez, de un detallado estudio y un intenso debate) en lo concerniente al estadio. Pero el Ramón Sánchez-Pizjuán sería sólo una parte, nuestro principal patrimonio, de ese PE. ¿Y el resto del patrimonio? Se nos habla de una importantísima inversión en la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros Palacios que supera ampliamente a la realizada en el propio Ramón Sánchez-Pizjuán durante los últimos 20 años.

¿Nos damos cuenta de la envergadura del proyecto, de la magnitud del mismo? Creo que no, eso es lo que pagan algunos clubes por determinados futbolistas y para nosotros pasa casi desapercibida. Porque nadie cree que 25 millones de euros en la Ciudad Deportiva correspondan a unos vestuarios, a cubrir unas gradas del estadio Jesús Navas, a modernizar determinadas instalaciones, a mejorar unos campos… ¿A qué se va a dedicar semejante dineral, 25 millones de euros? Nada se nos ha explicado al respecto.

Tampoco sabemos cuáles son las previsiones de ingresos por muy dependientes que sean del aspecto futbolístico del primer equipo.

¿Qué cálculos de ingresos televisivos existen? ¿Cómo influiría tener al Sevilla Atlético en Segunda y si será interesante invertir para ello? ¿Qué implica o hacia dónde tendría que llegar el club para ello: jugar fuera de Sevilla, de España, del Ramón Sánchez-Pizjuán…? Si las cosas se explican, gustarán más o menos, pero como mínimo se entenderán para expresar opiniones.

Si algo caracteriza a la afición sevillista es la preocupación por su club, los éxitos deportivos no adormilan las conciencias. No hay más que ver la reacción de la masa sevillista a la posibilidad de la venta del club, un peligro latente. Creo que los máximos dirigentes deberían aprovechar la lección aprendida el año pasado. Y la aprehensión de esta enseñanza no es maniobrar para dificultar la alianza entre los accionistas minoritarios con añagazas trapaleras en las convocatorias de Junta ni fomentando la desunión entre colectivos sevillistas: sino informando.

Que el Sevilla FC vaya bien es cosa de todos. Siempre que lo hemos hecho nos ha ido bien. Y qué mejor manera de caminar juntos que sabiendo qué somos y hacia dónde vamos, porque ya sabemos de dónde venimos.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies