Cabecera Columnas Blancas
image

abonos - Columnas Blancas

campaña abonos sevilla fc
QUIQUE DE LA FUENTE 20/07/2022

Por fatiga

Sevilla 22 enero 77, criado en el barrio sevillano Federico García Lorca, socio de gol sur, autor del libro y vídeos de poesías, sobre el Sevilla fc y su afición, “historias de un sentimiento”, Humorista sevillano, actualmente cómico y guionista de los espectáculos de humor ¡y yo con éstos pelos! apellidos andaluces y ¡está la cosa que arde!, también empleado de una empresa de limpieza desde hace mas de 20 años y todo ésto, estando casado y con dos hijos. Casi ná.
Últimas entradas de Quique de la Fuente (ver todo)

Ea, po ya renové, y lo hice el día de la manifestación organizada por biri´s norte, pa más inri todavía, así somos los sevillistas, quejándonos pero tragando y el problema es que ellos, los dirigentes, lo saben, saben que nos vamos a quejá, pero vamos a sacarlo sí o sí y si por casualidad es no, ya habrá un fatiga esperando pa hacerlo.

Ellos como sevillistas que son, saben perfectamente que tú vas a sacar dinero de donde sea, una hucha durante el año, financiándolo o aprovechando que es tu cumpleaños. El caso es que ellos lo saben y tanto que lo saben, y no tienen la mínima duda, que el cupo de socios se llena, saben perfectamente lo fatigas que somos los sevillistas.

Si te has sacao el cané teniendo pa ver a Marinakis and company… ¿no lo vas a sacar ahora con el Papu, Fernando, o Bono?

Si has estado en el estadio viendo partidos en los 80s, tenido a un niño con una bandera dando por culo con el palo, o peor todavía, con una trompeta que te dejaba el oído pitando, que estabas ansioso pa que llegara la segunda parte, porque ya el niño se quedaba la boca reventá, con los comisuras de los labios que parecía un gorrión recién nacío, y que ya con suerte, el ioputa el niño, en la segunda parte te va dejar tranquilo. ¿no vas a ir al estadio ahora?.

Si estabas ya en la grada una hora antes del partido, lo mismo hasta a pleno sol, pa coger sitio detrás de la portería, que empezaba a llegar gente y al final veías el partido to estrujao… ¿no vas a ir ahora?.

Si te tragarías ahora mismo un partido del Sevilla contra las viejas glorias del Calavera por tal de ver un partido del Sevilla ya, ¿no vas a tener ganas de ir al Sánchez-Pizjuán?.

Si no has visto ná en muchísimos años, prácticamente ni una semifinal de copa ¿ahora te vas a perder partidos de Champions League?

Si has maquinado y hasta cambiado turno en el curro pa coger vacaciones, cogiendo hotel cerca pa coincidir con la pretemporada en Isla Canela donde el Sevilla hacia la pretemporada con Caparrós y con suerte, hacerte una foto con Aranda y Tomás, ¿no vas a ir ahora?.

Si estas disfrutando de las vacaciones en la playa, pero haces un hueco, aunque sea pa ver en el móvil un amistoso con un equipo búlgaro de segunda división pa ver el debú de los nuevos fichajes y así quitarte el monaso enorme que tienes de ver al Sevilla, ¿no te va sacá el carné?.

Si te va gastar lo que haga falta pa que tus niños, sobrinos… tengan ya la nueva camiseta, que al principio el precio de la camiseta te parece un robo, pero después el ver a tus hijos con ella ya en la playa vacilando con la chamarra nueva, se te llena el pecho de sevillismo, ellos saben que ese momento lo estás ahí disfrutando a hierro y ya te parece un regalo los 80€ de la camiseta.

Que esos 80€ de la camiseta pa hacer un regalo a tu sobrino/na, no es ya solo que quedas del carajo con él, es que te soluciona el no comerte el coco, ¿a ver qué coño le regalamos al niño o la niña? Que te quita de tener que ir al centro comercial to la tarde… vamos, que te digo una cosa, lo de las camisetas, es que son torpes, yo las presento el 25 abril, justo antes de empezar las comuniones y vendes más camisetas que el tremendo botellines un domingo ramos, ahí sí están torpes los notas.

Y otra demostración de lo listos que son los dirigentes ¿Por qué te crees tú que el Sevilla últimamente va mucho por países asiáticos, Japón, China y ahora Corea?. Está claro, porque hace un marketing del carajo, ponen al presidente por delante y los notas se ven representados con el Sevilla FC, Pepe Castro parece allí es uno más. Ni Mortadelo lo haría mejor, allí no le piden ni el pasaporte al entrar al país, Pepe Castro va a un bar en Corea, come y le dice al camarero, «killo, mañana te pago que se me han olvidao los wones», y le dejan allí fiao. Él puede pedir licencia pa un bazar chino aquí en Sevilla sin problema. Pepe Castro en Corea empatiza por eso, va a los eventos y se le quedan los notas mirando como preguntándose «¿A este de que lo conozco yo? Yo a este lo he visto antes». Po claro que te suena, se te parece al panadero, al mecánico y a tu cuñao, cojones.

La única pega de Pepe Castro es que la gente le diga algo y él no conteste y queda como un malaje. Porque decirle con la cara de Pepe a un coreano, «no te entiendo, no soy de aquí» queda raro. Es como si un nota con melenita caracolera, camisa de lunares abierta y guitarra en mano por Triana, le dijeras «¿killo, tú sabes por aquí una panadería?» Y te dijera el nota con acento de guiri, «no te entiendo, no soy de aquí».

Bueno. Lo dicho. Que los directivos son muy listos, saben lo fatiga que somos y que te vas a sacar el carné por mucho que te quejes. Porque el 80% de las veces que tú puedes ir con tus amigos y amigas a tomar cervezas, dejando a tu pareja en casa, sin tener siquiera que dar una explicación, solo lo consigues teniendo el carné del Sevilla y eso, saben los del consejo, que no tiene precio… vamos, que al final Monchi tiene razón y los carnés son tela de baratos.

CARLOS MARTÍN 31/07/2021

Magia en tiempos de pandemia

Sevillista del 87 con una deuda eterna con mi padre y mi abuelo. Jugué a ser campeón, sin plata ni papelillos, junto a Tsartas en el PC Fútbol 6.0 y aprendí a serlo desde la grada alta de Gol Sur mientras los Biris ponían banda sonora a los sueños. A bordo del 5 de Triana a Nervión quise ser Barbeito, Lobo, Palanganismo y Salmón, pero benditos ellos por adelantarse. Hoy llego a este rincón para aparcar el periodismo y juntar algunas letras. Porque lo tengo claro: para quererte, y escribirte, ya estamos nosotros.
Últimas entradas de Carlos Martín (ver todo)

Esperanza no descansaba. Peleaba cada día por ese viaje familiar. Se había pasado todo el año ahorrando y había conseguido un pack que le permitiría, tras mucho esfuerzo, llevar a su familia al lugar que siempre había soñado. Como una hormiguita consiguió unos billetes con unos asientos que les permitía disfrutar de un pequeño descuento, aunque no era el sitio con el pasaje más económico. A ella no le importó, pero la historia daría un giro inesperado al poco tiempo. Llegó una pandemia y, después de muchos meses sufriendo las consecuencias, la compañía se vio obligada a suspender el vuelo regular con público. Esperanza, aunque había pagado por adelantado, no pudo disfrutar de ese viaje en la fecha prevista. Al menos a ella le consolaba la posible devolución y ver otros viajes por TV imaginando que llegaría una nueva fecha. El dinero no le vendría mal, aunque la empresa a cambio le ofrecía ventajas en las tiendas del aeropuerto o descontarlo en las próximas vacaciones. Los datos reforzaban este planteamiento y un 97,2% de los viajeros no tendría que desembolsar el precio completo, pues todos aquellos que decidieron mantener el dinero de su devolución en la caja tendrían ya entregado a cuenta el importe que les correspondía. Esos gestos demostrarían su fidelidad a la compañía, aunque siempre podría recuperar el dinero si lo deseaba. Esperanza confió, el sueño era mucho mayor, y se apuntó al ‘Quédate conmigo’. Tiempo después podría volver a sacarse un nuevo billete para el esperado viaje. La sorpresa llegó al comprobar que había subido de precio. Podría disfrutar del descuento, pero las condiciones no se correspondían con lo adquirido previamente y la ventaja desaparecía. Además, el contexto no daba ninguna garantía de poder asistir a este vuelo. ¿Quién había pensado en el esfuerzo familiar de Esperanza?

Alegría llevaba muchos años regentando un diminuto espacio. Con esfuerzo pagaba el importe por este humilde lugar. Aunque el sitio era más pequeño de lo imaginado, y no contaba con todas las comodidades por el precio que se pagaba, merecía la pena. Le habían prometido mejoras en la zona que quitaría el calor del sol y las molestias de la lluvia, modernos accesos y servicios de restauración próximos de primer nivel, pero no le importaba que se quedara en una promesa. Allí había vivido los mejores momentos y quería pasar el resto de la vida. La pandemia obligó a cerrar temporalmente y, aunque había realizado una gran inversión personal, no le quedó más remedio que bajar la persiana y confiar en que pronto podría volver a la normalidad. El casero, entre buenos deseos, comentaba el papel importante que jugaban su inversión en la economía general de la sociedad y que pronto podría reunirse con aquellos que siempre le habían acompañado. Un espejismo que se confirmaba cuando tiempo después veía como el coste del alquiler subía con la justificación de que era el segundo más bajo de las últimas décadas cuando se habían cumplido todos los objetivos fijados. ¿Era el mismo contexto para compararse en el espejo de décadas atrás? ¿Estaba justificada la subida cuando no se había recuperado económicamente del aciago 2020? ¿Quién había pensado en la entrega de Alegría?

Caridad era una cliente fiel en el quiosco del barrio. Cada día acudía por el periódico. Desde hace años se acogió a un bono total como signo de confianza en el que, pasara lo que pasara, ella no fallaría. Fuera mejor o peor el equipo editorial, se cayeran los principales anunciantes o se complicara la tirada, su apoyo siempre estaría ahí. Durante muchos años fue una suscriptora fiel, que contó algunas decepciones y otras temporadas más que amortizadas. La pandemia la dejó sin uno de los rituales más preciados y tuvo que resistir viviendo de cerca a la inestabilidad familiar de los ERTE. Al volver de las exigentes medidas sanitarias se encontró que el periódico cambiaba de precio y que, si quería mantener las condiciones, debía pagar además un suplemento para consultar todas sus secciones El motivo era que los ingresos entre fieles suscriptores solo suponen para la empresa entre el 6 y el 7% de los ingresos totales, porcentaje muy inferior al de otros periódicos de referencia en España. Además, si quería acudir al quiosco enseñando su carné de suscriptor debía pagar diez euros más para recuperar este formato porque ya no le facilitarían la tradicional acreditación que tenía un gran valor sentimental. ¿Quién había pensado en el compromiso de Caridad?

Las historias de Esperanza, Alegría y Caridad podrían ser situaciones reales. La compañía aérea sería denunciada mediáticamente por sus condiciones abusivas, el casero se encontraría entre las tendencias en las principales redes sociales y el periódico vería como numerosos mensajes inundaban la redacción mostrando su descontento. Las medidas adoptadas por las empresas mostrarían una falta de empatía por unas decisiones alejadas de la realidad familiar dentro del contexto social y económico. La presión, en algunos de estos casos, incluso generaría un cambio evidente. Sus testimonios son cercanos, aunque tengan otros nombres y apellidos.

¿Por qué eso no ocurre en el mundo del fútbol? La principal razón puede ser que los que deciden saben que este producto es consumido por una clientela que, a pesar de ser exprimida o arrinconada del espectáculo, seguirá pagando por algo que se concibe como mucho más que una opción de ocio semanal. Se trata de un sentimiento y, aunque duela, eso parece no tener precio para cuarenta mil familias que sienten en blanquirrojo.

‘Vuelve la Magia’, ese es el lema escogido por el Sevilla Fútbol Club para la campaña 2021/22. Magia en tiempo de pandemia para que en las casas de Esperanza, Alegría y Caridad vuelvan a sacarse de la manga una nueva manera de conseguir ese carné que tanta felicidad trae. Pero ¿y si algún día alguien se cansa de esta falta de tacto?

RAFA VELASCO 30/07/2021

¿Por qué nos tratáis así?

Nacido en Sevilla,en 1967. Gestor Administrativo, Director de Neo fm
90.4 y Coordinador de la Escuela de Fútbol Integra para niños con problemas psicoevolutivos.
Socio del Sevilla FC durante decadas hasta que mi corazón rojiblanco me pidió descansar. Actualmente socio Rojo
Últimas entradas de Rafa Velasco (ver todo)

Seth Godin, sin parentesco alguno con el central uruguayo, es uno de los teóricos del marketing más importantes del siglo XXI y dice que “Es más fácil amar a una marca cuando la marca te ama también a ti“.

En nuestro club, que dicen funciona como una empresa, no deben haber leído sus libros porque está quedando meridianamente claro que los aficionados aman la marca Sevilla FC pero la marca como empresa no ama a sus aficionados.

Diría más, no solo no los ama, sino que los utiliza siempre a su conveniencia con una falta de sensibilidad que a veces llega a producir la más profunda tristeza.

En una situación económica como la que estamos padeciendo, sabiendo que se interrumpió una temporada faltando los partidos de más enjundia y después de una temporada en blanco lejos del estadio, se esperaba otra cosa del club.

Reconozco, iluso de mí, que creía que la cúpula del club iba a dar un golpe de efecto diciendo que esta temporada, en la que habrá límites de aforo, sorteos y aún no se sabe si volverá la normalidad, quedarían renovados todos los socios que estaban de alta en 2020.

Esta posibilidad que expongo, estaría apoyada en el discurso que tantas veces hemos escuchado de la dirección en el que se nos ha dejado claro que los ingresos por los abonos son una cantidad irrisoria dentro del presupuesto anual.

Era el año, era la temporada de dar ese abrazo a la afición, ese guiño que siempre nos falta y que nos hace sentir los últimos invitados a la fiesta.

Escuchaba ayer decir a unos sevillistas que nos trataban como clientes y yo analizando la situación creo que no es verdad, a los clientes se les trata infinitamente mejor que a los aficionados.

Señores directivos, bajen el balón al suelo de los barrios, pisen el césped de la calle, pónganse la camiseta de los sevillistas de a pie que se gastan sus ahorros en defender este escudo y no olviden que ellos son los que hacen grande al Sevilla FC.

Y por favor, no me hablen de que el club es una empresa y no entiende de sentimientos porque la fuerza de esta empresa para ustedes, equipo para nosotros, está precisamente en el sentimiento y en el amor a unos colores que nos legaron como la más preciada herencia.

Me duele en el alma escribir estas líneas y más sabiendo que para las próximas Juntas de Accionistas llamarán a filas pidiendo nuestro apoyo y exigiéndonos que actuemos con los mismos sentimientos que ellos ahora nos niegan.

Mucho tiene que cambiar la actitud de estos señores para que los sintamos algún día, como de los nuestros.

Los días de sufrimientos en la grada os harán más sevillistas y los días de palco y canapés, os harán más empresarios.

¡¡¡ Viva el Sevilla, de los sevillistas de verdad !!!

RAFAEL CÁCERES 27/07/2021

Renovando a ciegas

Sevillano desde el 55. Acabé Filosofía y Letras, carrera de 5 años en 5 años, cuando todavía no había Constitución. Jubilata en activo (llevo una jubilación atípica). Sevillista abonado, a veces muy ‘jartible’. Fundador de 2 Peñas. Hijo de padre bético (muy buena persona) y padre de hijo sevillista: Darwin diría que vamos mejorando la especie.
Últimas entradas de Rafael Cáceres (ver todo)

A falta de menos de tres semanas para el comienzo oficial de la Liga de primera división del fútbol español, los aficionados observamos con estupor, como las autoridades sanitarias no aclaran el porcentaje de espectadores, que podrán asistir a los estadios. Mañana miércoles es la fecha prevista para que el SevillaFC lance su campaña de […]

Getty

Repetir el récord de socios

Tomareño nacido en 1964. Chofer repartidor en el concesionario de Cruzcampo Alejandro Morrillo SL. Fiel de Nervión y pequeño accionista del Sevilla FC. En su día me desahogaba en mi blog Crónicas del Sevilla FC. Colaboro en la tertulia “El Derbi” de Radio Tomares.

Últimas entradas de José Luis De La Rosa (ver todo)

¿Qué va a hacer el Sevilla con la campaña de abonos la temporada 2020/21? Se dice que hay varias posibilidades que está estudiando el consejo, pero la verdad es que yo, viendo el panorama, solo se me ocurre una. Creo que en la temporada 2020/21 no habrá campaña de abonos y los actuales socios de […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies