Cabecera Columnas Blancas
image
ALBERTO CONTRERAS 16/12/2021

Beber la copa. Abrir la lata.

Brindo por esta Copa del Rey.

Torneo del KO que contradictoriamente ofrece la maravillosa experiencia de desencantarme con mi Sevilla a la par que reconciliarme con el fútbol.

Y todo porque un grupo de futbolistas que mañana volverán a sus profesiones de sustento, horneando pan o fijando la mirada en la contabilidad que refleja la pantalla de un ordenador, durante noventa o ciento veinte minutos han mirado de tú a tú a un grupo de profesionales del fútbol que en esos mismos minutos habrán ingresado en euros el equivalente a todo el pan que pueda vender o todos los números que pueda cuadrar en un mes el grupo de anónimos profesionales y románticos futbolistas. Y Puede que me quede corto.

Por eso brindo por esta Copa.

Se me ocurre que para degustar buen vino en esta Copa el truco pasa por abrir la lata.

Y pienso que para abrir la lata y degustar buen vino en esta Copa el truco pasa por las herramientas. Por más que la mires, la remires y la sigas mirando, no, la lata no se abre sola.

Busco en google “Herramientas para abrir la lata en la Copa” y me responde: chutar a puerta; encarar, driblar, regatear; centrar (con un poco de tensión ese balón, por favor)… y otras tantas cosas más que un grupo de profesionales del fútbol se presupone saben ejecutar (esto también lo dice google. Último de los resultados de la primera página).

Abrir la lata con un gol tempranero hace que el áspero césped de Carrara parezca una alfombra del Edén. Que las gradas (-itas) y los rostros tras la valla a pie de campo se alejen, se abran, se expandan, ubicando al profesional (el de la pelota, no el del sustento) en un entorno al que está más familiarizado. Que la pelota no salte, sino que viaje sumisa y rasa de banda a banda como imantada al tapete. Y qué bueno está este vino.

Pero, muy frecuentemente, el vino de esta Copa -y ahí radica su gracia- no refleja tonos brillantes y olores afrutados al decantarse. Si no has abierto la lata, manoseas el corcho de la botella y lo notas seco, huele a moho y a humedad, no está de una pieza pues se han desprendido trocitos que ahora están en tu Copa navegando sobre un líquido amarronado y que desprende un fuerte tufo a vinagre, porque no abriste la lata en su momento, que es cuanto antes, mejor. Y ahora recuerdas cómo el corcho aún no descorchado no estaba al ras del gollete, sobresalía cuello arriba y eso quiere decir que el vino, como el partido, se te había calentado en su embotellamiento por no abrirlo antes. Pero aquí no vale un “disculpe, tráigame otra botella”, si no has abierto la lata la Copa te sirve un brebaje picado con sabor a acetona y esencia de tricloroanisol. Y ese es el que hay.

Por cierto, entiendo poco de vinos, pero me gusta esta Copa.

Concluyendo, la próxima vez háganme el favor de abrir la lata y que sean otros los que disfruten, a pesar del mal vino, de una muy buena Copa.

El anillo de San Mamés

He tenido la oportunidad, gracias a la generosidad de unos buenos amigos -un tesoro que con los años valoramos más-, de vivir la experiencia de asistir al partido que nuestro equipo jugó el pasado sábado en San Mamés. Bilbao se ofrece como un destino muy especial para viajar, pues la ciudad ha conocido una profunda transformación en los últimos 20 años, y hoy es una preciosa villa con una sobresaliente propuesta cultural, histórica, natural y gastronómica, que adereza con la hospitalidad y el carácter propio de sus gentes. Un amigo vasco lo es para siempre y disfrutar de esa amistad es como decía un tesoro.

La profesión de mi padre me llevó a residir allí durante cuatro años, hace ya mucho tiempo, y volver provoca siempre ese agradable sabor de la nostalgia y el travieso juego de la memoria, que lleva a revivir momentos felices y a recordar -volver a pasar por el corazón- a personas queridas que nos faltan.

San Mamés es probablemente el mejor referente y un índice adelantado de la experiencia completa de vivir el fútbol, mucho más allá de la mera asistencia a un partido, que de alguna manera responde a las nuevas expectativas del aficionado. Ya desde la mañana, la ciudad respira fútbol en cada barra de bar donde el desayuno es una excusa para animadas tertulias sobre el juego del equipo, el entrenador, los arbitrajes o las vibraciones para el encuentro de esa tarde. Lucen en fachadas y terrazas las banderas del club que adornan las calles. A la hora de comer, los restaurantes tienen ese ambiente único de las previas que en Bilbao se concentra por la tarde en Licenciado Poza. Las tabernas se llenan de cánticos de ambas aficiones, que luego se dirigen hacia el estadio que espera al final de la calle, con la enseña de las barras rojiblancas flameando sobre una gran pantalla.

La nueva catedral se ha proyectado como un icono del diseño de vanguardia y de la nueva imagen de la ciudad, con una iluminación adaptable y dinámica que realza su grandiosa presencia. El interior conserva ese aire propio de los estadios ingleses como tributo al viejo San Mamés, y la configuración de las gradas está completamente volcada hacia el césped, consiguiendo cercanía, calor y una visión perfecta desde cualquier ubicación.

En su diseño, se pensó en crear una zona de palcos en medio de ambas gradas baja y alta, que en Bilbao se conoce como “el anillo” de San Mamés. El concepto, también novedoso, no contempla la ubicación de palcos cerrados para los compromisos del club, patrocinadores y empresas, sino que el anillo se proyecta como una zona común, con diferentes espacios abiertos a los que se puede acceder dando la vuelta a todo el estadio con la correspondiente identificación de una pulsera. La zona está abierta desde hora y media antes, hasta una hora después de cada partido, y el catering está atendido por cuatro restaurantes con estrellas Michelin que ofrecen continuamente pequeñas muestras de su gastronomía, junto a bebidas variadas.

La idea de generar ese espacio común permite y facilita las relaciones y la interacción con todas las personas que ocupan estos espacios, de agradable diseño y siempre con una visión directa al campo a través de grandes cristaleras. El ambiente es extraordinario, y la oportunidad para hablar de fútbol, negocios, conocer nuevas personas y disfrutar de la experiencia de asistir al partido, ofrece una nueva dimensión de la misma.

También desde la grada se desprende ese ambiente especial que hace de un partido una experiencia total para el aficionado, a la que todo suma: la facilidad del acceso, la comodidad de los asientos, el espectáculo previo a la salida de los equipos con música en directo de la cultura de Euskadi, el cántico del himno con banderolas que se despliegan por todo el graderío.

Ideas para tener en cuenta hacia el futuro, si aspiramos como queremos a crecer en todas las áreas que hacen a un club más grande: espacio y condiciones especiales para atraer a los niños que son el futuro de la afición y de la propia entidad, accesos y comodidad para los aficionados con propuestas atractivas, espacios para el encuentro y los negocios con servicios exclusivos y diferenciales. En fin, una oferta segmentada que incluya y integre diferentes expectativas y consiga hacer de la asistencia al estadio una experiencia única.

En ese entorno, ganar como visitante tuvo un mérito añadido. Victoria muy importante no sólo por los tres puntos, más aún tras la semana negra reconocida por nuestro míster como la más difícil en lo que llevamos de temporada. Un triunfo obtenido en un partido malo, con una primera parte de fallos inéditos en defensa y sin claridad en las salidas y el ataque, salvo el golazo fabricado in extremis con ese golpeo perfecto con la izquierda que Delaney coloca en la escuadra de la portería de Unai Simón. El resto fue una sucesión de ocasiones creadas por el Athletic, que tampoco jugó bien, en esa historia tantas veces repetida en la que parece que es el balón quien se niega a entrar en la portería. Cuántas veces nos ha tocado a nosotros, es decir, puro fútbol.

Afrontamos un final de año trepidante, renovando la ilusión en nuestra competición europea, y con encuentros trascendentales ante un Atlético de Madrid y un Barcelona en horas bajas, a los que esperamos no resucitar como alguna vez hemos hecho.

Volveremos a San Mamés y seguiremos viajando cuando sea posible allí donde el sevillismo y los amigos nos lleven.

Premoniciones

Llegó Diciembre y con él un calendario empinado para nuestro SFC que con una de cal y otra de arena, alegrías y decepciones, va campeando como puede rayando en la épica. Bajas por lesión y sanción derivadas de una acumulación irracional de partidos y competiciones pensada solo para ganancias de los clubs y de las poderosas instituciones del fútbol han conducido a la entidad, entre otras razones internas y/o relativas a la planificación y dirección deportiva, al fiasco en la Liga de Campeones (LdC) que ya analicé en su momento antes de la visita a Salzburgo, a la derrota en el Bernabéu (también analizada) y al sofocón en el Nuevo Arcángel.

Mis amigos y conocidos me consideran pesimista y derrotista por predecir algunos resultados  porque no me baso en hechos de calidad deportiva ni de dibujos tácticos, sino en estadísticas y ambiente previo. Ningún mérito tiene acertar en Chamartín porque eso todo el mundo lo sabe, en Salzburgo llegué a pensar en una victoria épica que no se dio, y sin embargo si se ha producido frente al Villarreal y el Atlethic Club cuando ni en sueños imaginaba un pleno de seis contra estos dos. El SFC mantiene numantinamente la 2ª plaza del actual CNL contra viento y marea, casi heroicamente y aún con un partido menos. Tras lo de Córdoba y el desgaste que supuso y al que nunca se tendría que haber llegado, el equipo aguantó increíblemente ante la tropa de Don Unai porque la falta de gol de los castellonenses fortaleció el ánimo de los jugadores hasta provocar la comunión con la grada.

Cuando en el sorteo de Copa tocó el Córdoba CF advertí que era el peor rival para nosotros. Me tildaron de no ver la realidad y de sufrir los muchos años de mediocridad vividos con el SFC en que batacazos como los del Isla Cristina, Algeciras, Ciudad de Murcia y muchos más, eran posible. Es cierto, en mi ánimo pesan esas décadas de la mediocridad, pero rara vez me equivoco. Me decían: “el Córdoba CF milita tres categorías debajo del SFC”, pero no es la que le corresponde respondía yo, como se está demostrando. Va “leader” destacado en el grupo 4º de 2ª RFEF, en vísperas del choque copero acababa de proclamarse campeón de la Copa Federación, un título modesto si se quiere, pero de indudable valor sentimental y moral, comparable a los Campeonatos de Andalucía de los tiempos del “proto-profesionalismo” que  atesora nuestro museo. Si nada extradeportivo se produce, el Córdoba CF ingresará directamente a 1ª RFEF en Mayo. Con este bagaje más el añadido de ser allí considerados los partidos contra el SFC como un duelo regional, barruntaba yo que habría dificultades, y no erré.

Al desgaste en la mencionada eliminatoria se añadió el del Villarreal, y claro, luego vino lo de Salzburgo. Del Nuevo San Mamés el equipo vuelve increíblemente con los tres puntos en juego, si el Villarreal falló lo indecible el mediodía del 4-11-21, los “leones”  ahora de Don Marcelino, la noche del pasado sábado erraron de tal forma que hicieron que el golazo de Delaney sirviera para ganar y que yo me fuese  la cama como si me hubiese tomado un “TRANXILIUM 15 mg” y más contento que unas pascuas. Ni el juego del equipo ni las bajas hacían prever un éxito en “La Catedral” que sin embargo se produjo. No lo digo yo, lo pregonaban en el descanso los comentaristas de SEVILLA FC RADIO. ¿Milagro? ¿épica?… un poco de todo. Segundos en la tabla y a esperar la 2ª parte del mes.

Tengo la premonición, de que en Mallorca frente al C.E. Andratx no habrá las dificultades de Córdoba. Los aficionados de esta ciudad mallorquina no tienen ninguna rivalidad real ni inventada con el SFC y debemos por lógica superarlos sin necesidad de prórroga. Compite en el grupo 3º de 2ª RFEF en donde va 7º con un bagaje de 6 partidos ganados, 4 empates y cinco derrotas (la última el pasado domingo frente al histórico C.E. Europa) Su “goalaverage” es de +3 (17 goles a favor y 14 en contra). Fundado en 1957, históricamente ha jugado casi siempre en la 3ª División balear, su estadio es el municipal Sa Plana con capacidad para 2.000 espectadores y de césped artificial, será una de las dificultades que el equipo que presente Don Julen tendrá, la otra se llama Martínez Munuera. Sus colores son azules en dos tonalidades que alterna con el listado auriazul como uniforme de respeto. Tiene unos 250 abonados y en realidad es de la misma división que el Córdoba CF, desde luego con una historia bien diferente. No será un paseo pero el pase fluido dependerá del compromiso que adquieran (y del que sea capaz de transmitir Don Julen) los profesionales que salten al tapete de Sa Plana.

Lo del sábado es ya harina de otro costal. Nos visita el autodenominado “pupas” que vienen de dos derrotas consecutivas, la última contra su eterno rival. No presagio nada bueno para dicho encuentro. Independientemente de la indudable potencialidad deportiva del  adversario colchonero, en el ánimo de sus muy numerosos “influencers” no está el descolgarse ya de la lucha por el título. Es así, el SFC va 2º, con un partido menos y a ocho puntos del eterno monopolizador de la punta de la tabla no es aspirante, más el C.A. Madrid que cuarto con trece puntos de diferencia con el “leader”, también con un partido menos, si es considerado candidato.

Temo cada año el choque contra los rojiblancos porque es uno de los tres de nuestra liga que juega con el terreno de juego inclinado a su favor, ellos creen que no es así porque se comparan con su poderoso vecino, pero sí lo es. No creo descubrir nada sospechando que sus jugadores vendrán aleccionados, sabiendo ese factor, para buscar todo tipo de jugadas dudosas que puedan influir en decisiones arbitrales (aún no se sabe el cuadro de los “refferees”) que les beneficien. Ha ocurrido infinidad de veces contra ellos desde los tiempos de Ramón Azón y su amigo el “linier” Lucas Saz en 1951. Enfrente habrá un SFC en cruz y en cuadro al que mucho le valdrá buscar la épica y la comunión con la afición para salir airosos. Estadísticamente, no veo a los del Wanda con tres derrotas seguidas, ni al SFC venciendo dos encuentros consecutivos en el RSP porque la semana próxima llega el partido atrasado contra el FCB. No es ninguna regla lógica ni basada en estudios de cifras de posesión del balón ni de zonas de calor de fulanito ni de cantidad de disparos a puerta, simplemente lo presiento así.

Rehúyo los cuentos de la lechera, se quiénes somos y de dónde venimos, aunque alguna vez habrá que romper esa tendencia, nosotros somos nuestro peor enemigo. Este miércoles en Andratx los que salgan deben tomarse el choque como si enfrente tuviesen al PSG o Bayern y entiendo que debe jugar toda la suplencia, para eso está. Y el sábado, el sevillismo en el RSP debe ser una olla a presión en el buen sentido de la palabra, no para que los colegiados beneficien al SFC, sino para que no hagan lo propio con los rojiblancos madrileños. Y serán los que salten a “La Bombonera” alineados y mentalizados por Lopetegui quienes deberán provocar la ansiada comunión con el espectador sevillista. Estamos y seguimos vivos, mal que les pese a más de uno.

EFE
ALFONSO GENTIL 13/12/2021

Los de «coloraos» son los nuestros

Jamás he tenido sentimientos encontrados con el Sevilla. Excepto cuando unos golfos se llevaban el dinero o lo malgastaban estando en la directiva del club. Sevillista desde que nací y reconocido como tal toda mi familia como me dijo una anciana en mi consulta: conocí a su abuelo palangana. Jamás, jamás renuncié a mi sevillismo. […]

ALEJANDRO CADENAS 12/12/2021

El viento

Todo el mundo sabe que es el viento, pero en futbol lo podríamos describir, algo así, como el Aurea, la suerte ,el aire etc. Ahora, tras la eliminación de nuestro equipo en la Champions, el viento sopla en contra. Es curioso como el año pasado, sin público, todo nos iba bien, cualquier jugador cumplía perfectamente […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies