Cabecera Columnas Blancas
image

Joaquín Caparrós Camino

Voy regularmente al RSP desde Septiembre de 1961, 2ª jornada del CNL, partido nocturno,  visitante el entonces Atlético de Bilbao. Resultado 2-1. Era aún muy niño, no había cumplido los 8 años, solo guardo débiles recuerdos de tal choque y desde luego no tenía constancia de lo que era la figura de un entrenador, A. Barrios aquél día. Muchos  ha tenido nuestra entidad luego, algunos han dejado mejor huella, o más profunda, que otros; los ha habido canteranos como Manolo Jiménez y Antonio Álvarez, exfutbolistas del primer equipo (Arza, Juan Carlos Álvarez, Julián Rubio). Sin menospreciar a ninguno, solo tres han quedado grabados en mi ser sevillista por identificarlos con los valores del club: Manuel Cardo Romero, Carlos Salvador Bilardo y Joaquín de Jesús Caparrós Camino.  

A Joaquín se le podrán discutir muchas cosas, pero no su indudable sevillismo y compromiso con la entidad y con la profesión que ama, ambas a partes iguales. Se nos va a Armenia, país que conozco, exrepública soviética, de tormentoso pasado, enclavada al sur del Cáucaso, tiene unos paisajes increíbles. Si a Joaquín le gusta la fruta y la verdura fresca, ese es el lugar. Ya ha recibido del club el reconocimiento correspondiente, el SFC lo ha nombrado II Banquillo de Oro, tras el coriano Manolo Cardo, el “cateto” forjado en el mismo metal. Por mi parte, no desearía que se marchase sin igual reconocimiento de la afición. Este utrerano que nació en 1955 un día después de la antigua fecha conmemorativa de la fundación del club conectó perfectamente con su idiosincrasia y la de su hinchada, y lo hizo en momentos muy difíciles, como antes Manolo Cardo y  Carlos Salvador Bilardo.

Desde su 1ª salida de nuestra institución en 2005 tras 5 años de éxitos logrados con una bravura no exenta de calidad, comentaba con mis amigos que, Joaquín, no solo debía siempre tener las puertas abiertas en el SFC, sino que habría que inventarle un cargo para anclarlo en la entidad. Mi idea era que fuese como lo que Luis Molowny, el “Mangas”, fue para el R d M en los setenta: alguien siempre en la recámara para que cuando el ocupante de un banquillo fallara, estuviera disponible, y mientras, hiciera una buena labor de club. Y así fue finalmente cuando hubo de culminar la temporada 2017-18 para que la entidad no quedara fuera de Europa, y lo mismo en la siguiente. Mas no ha habido continuación.

¿Por qué se marcha? Puede que sea el veneno de los banquillos o bien que el cargo que ocupaba en el club, coordinador de cantera, estuviese vacío de contenido, o ambas cosas a la vez. Es lo de menos, se nos va alguien muy sevillista y sería bueno que todos se lo reconociésemos. Tras una corta carrera como futbolista en Madrid y alrededores (arriba lo vemos en el CD Leganés), debutó  muy joven (1981) en los banquillos en clubs modestos principalmente de Castilla-La Mancha. Fue en 1995 cuando dio el salto a una institución de más enjundia, el RC. Recreativo de Huelva. Dirigió al decano, al que ascendió a 2ª División, hasta 1999, y fue entonces cuando por vez primera oí hablar de un entrenador que era sevillista y que estaba en uno de nuestros muchos rivales regionales que en aquellas circunstancias coincidieron con el SFC en 2ª aquella temporada  aquejados todos de ese inexplicable revanchismo anti-sevillista. ¿Qué pensaría entonces Joaquín, una persona tan amante de nuestra tierra andaluza en su totalidad, de aquél “hermanamiento” muy orientado contra el Sevilla, entre el club que lo había contratado y el refundado Málaga de Fernando Puche?.

 En el Recre estaba  en 2ª división la temporada 1998-99 mientras que Marcos Alonso ocupaba nuestro banquillo, la del ascenso en la promoción contra el Villarreal, y en los dos partidos de liga el SFC venció 1-0. Como espectador e hincha del SFC, cuando el decano nos visitó aquella tarde del 7-2-1999,  tuve claro que Joaquín tenía que llegar al club ante los tiempos aún difíciles que se avecinaban. Ramón Rodríguez Verdejo, a la sazón aún en activo como portero, seguro que ya se fijaría en él. Pasaría otro año antes de que pudiese recalar en el Sevilla, y fue preciso un nuevo descenso, para que llegase. Mientras, una corta y fallida estancia en Villarreal.

En el verano de 2000, nadie daba un duro por el ascenso del Sevilla la siguiente temporada.”Equis en la quiniela”, decía Luis C. Peris en una TV local en la pre-temporada ante las perspectivas que se presumían para los dos clubs sevillanos. El SFC, presidido ya por Roberto Alés, en economía de guerra, afrontaba una temporada en 2ª con dos rivales de “tronío” que habían descendido con él, el eterno rival de “donmanué”, y el At. Madrid de Jesús Gil. El pensamiento general era que si nos manteníamos sin apuros en la categoría ya se habría conseguido mucho. Después de la marcha de Juan Velasco en 1999, hubo que vender a, Tsartas, Jesús Mora “Jesuli” y  Carlos Marchena para cuadrar números, y Joaquín no dijo ni pío, bueno, sobre Tsartas insinuó que “se había acomodado mucho”. Hizo frente al Campeonato (Monchi ya como director deportivo) con Héctor, Castedo, P. Alfaro, Prieto, Casquero, Fredi, Gallardo, Olivera, Tevenet, Zalayeta,  Olsen, Notario, César, Loren Morón, Francisco Lama, Míchel, Taira, Salas, Otero, Podestá, D. Ribera, Antoñito, Tabaré, Loren del Pino, Juric, Vega, Arteaga, Puli, Mije, Reyes, Patri y Manuel Ángel. A ninguno he querido olvidar. Un equipo hecho con canteranos, jugadores a coste cero, o por recuperar. Dos jornadas antes del final el Sevilla recuperaba su sitio en 1ª como campeón.

En los cuatro años siguientes, Joaquín no solo mantuvo al club en 1ª, sino que logró dos clasificaciones UEFA. Su estilo era criticado desde ese triángulo que ya he mencionado otras veces, especialmente desde Madrid. Ahora que en la villa y corte se hacen lenguas del lema “cholista” (“partido a partido”) como si lo hubiese inventado él, es bueno recordar que la frase la acuñó Joaquín, el nuestro, en 2ª. Genial aquél día en el Vicente Calderón cuando tras perder 3-0 y el público colchonero coreaba el “slogan”, entre otros más soeces, “que bote Caparrós…” la prensa local le preguntaba su parecer al respecto y su respuesta fue: “que en un día como hoy el público del Calderón se acuerde de mí, es un honor”. De sombrerazo.

Cierto locutor de horas de brujas lo tenía crucificado, a él y a dos de sus profesionales. Los escozores envidiosos de algunos les llevaron a afirmar que la 1ª clasificación UEFA que consiguió (2004) la hizo con un equipo no de fútbol, sino de rugby. Y eso cuando coexistían en los banquillos españoles  los Manolo Preciado, Aguirre, Lotina, e incluso R. Benítez y V. Muñoz.

Joaquín deja el club de sus amores tras un decepcionante final de temporada en 2005. Con la clasificación champions en la mano, perdió un “derby” en Heliópolis que propició que el eterno rival rebasase al SFC en las siguientes jornadas y fuese él quien entrase en el primer torneo continental. A pesar de meter al equipo en UEFA, no renovó. Después, Riazor, San Mamés, Stade de la Maladière, Ibero Star, comentarista en 4TV, Ciutat de València, Los Cármenes, El Sadar, Grand Hamad y Al Ahli. Convertido en un trotamundos regresa al Sevilla un año después de su última experiencia en los banquillos del Al Ahli de Qatar.

Tras la vergüenza del Wanda y el desastre contra el Levante UD unos días después, el 28-4-18 regresa al Sevilla. Fue muy emotivo verlo en las gradas de la Cisneros Palacios presenciando un partido del filial aclamado por el respetable. Consiguió in extremis la clasificación del equipo para la UEL en las escasas jornadas que quedaban, y no era moco de pavo lo que había por lidiar: Real Sociedad, R de M, RBB y D. Alavés.

El cargo de director deportivo había quedado vacante pues el primer sacrificado de la mala temporada 2017-18 fue su titular desde la salida de Monchi, Óscar Arias. Cuando se le propuso que fuese él formando una terna con Marchena y Gallardo, no se negó. Aceptó un cargo, “director de fútbol”, para el que no se sentía preparado ni le gustaba. Hizo lo que pudo y lo que sabía y trajo a Pablo Machín como entrenador. El equipo no carburaba y lo tuvo que cesar en la noche triste de Praga. Y de nuevo al rescate, 15-3-2019, y otra vez lo logró, por segundo año consecutivo. Por último, acepta un puesto creado “ad hoc” dentro del organigrama del club: “desarrollo de talentos” en coordinación con Pablo Blanco. Y este ha sido su último trabajo en el club, de momento.

En dos años ha dado cuatro pasos al frente en beneficio de la entidad. Es para que todos los sevillistas lo recordemos siempre y se lo reconozcamos. En situación caótica del club, fue quien le devolvió la dignidad deportiva. “Quiero que el Sevilla sea un equipo antipático como visitante”, decía en el verano de 2000. Se refería al plano deportivo, el objetivo era crear un equipo correoso, difícil de batir, pero algunos aprovecharon esta declaración para criticar sin objetividad su estilo de juego.

Joaquín, espero que tengas mucho éxito en tu nueva aventura en el Cáucaso, y cuando vuelvas al Sevilla, seguro que lo harás,  que sea en un puesto acorde a tu personalidad. Mi opinión es que prescindir de Joaquín Caparrós es un lujo que no sé si los sevillistas nos debemos permitir.

JOSÉ MANUEL ARIZA 19/03/2020

Encerrados

Saludos.

No es el encierro mismo (yo me encuentro muy a gusto en mi casa) es la sensación de no tener libertad para elegir si quedarte encerrado o darte una caminata por la sierra, por la calle o por el parque; es no poder decidir si llegarte a ver a un amigo y tomarte una cervecita con él; es ponerle nombre a tu frigo y pedirle que te sirva un vino o una cerveza a casi cualquier hora; es descubrir que en el bloque de enfrente vive gente porque las ves a todas horas; es la soledad de las calles que para los que nos gusta el silencio, nos estamos dando dosis masivas; es descubrir rincones de tu casa por los que llevabas meses sin pisar; es tener todo el tiempo y llenarlo de actividades hasta tomarte un descanso en el balcón de vez en cuando; es no hacer planes para después, que quizás no salga ninguno porque no sabes cuándo será; es aplaudir, con entusiasmo, a algo distinto del Sevilla FC…

Es, también, la paradoja de que en teniendo todos mucho más tiempo disponible, Columnas Blancas parece también enclaustrada.

Es la ausencia de unas rutinas obligatoriamente sustituidas por otras; es imaginación para sobrevivir y no salir tocados porque esto va para muy largo; es descubrir aspectos nuevos de la solidaridad que nunca debió faltarnos, que perdimos por el camino; es tiempo para pensar en lo que esta sociedad está haciendo mal y no volver a caer en los mismos errores; es descubrir emocionados la grandeza de muchos corazones; es descubrir la vileza de otros tantos…

Es la permanente inquietud de tener que comprobar cada día que tus familiares y amigos, en la distancia, no estén afectados; es echar de menos a tantos aunque nos viéramos a diario o de tarde en tarde; es comprobar cada día como crece la ola de contagiados y muertes y te encojes un poco para que pase de largo; es la impotencia de saber si se están dando los pasos adecuados para frenar al virus y qué parte te toca en ésta batalla…

Es la certeza de comprobar que todo el mundo sabe de todo y todos somos perfectos ignorantes; es tener la facultad necesaria para impedir que los árboles te oculten el bosque; es tener capacidad para distinguir verdades, mentiras y todo lo demás; es encontrar melodías entre el ruido; es el maravilloso sentido del humor en las redes y que es el mejor bálsamo para evitar depresiones…

Es tener la seguridad de que tardaras mucho en volver al Ramón Sánchez-Pizjuán y que nada te asegure que recuperarás los partidos no celebrados; los triunfos y lo sueños no cumplidos y los trofeos no ganados.

Es la convicción de que éste partido se juega en casa y que lo vamos a ganar. Sí o sí.

Cuidaros.

SevillaFC

Sevillistas, en casa

Hace unos días, asistí atónito a un espectáculo bastante lamentable. El PSG jugaba en casa un partido de la Champions League a puerta cerrada. Sin embargo, cientos de aficionados animaban a su equipo desde fuera del campo. Al término del partido, los jugadores salieron a saludar a los aficionados, agradeciendo su gesto.

Supongo que esos aficionados del PSG, pensaron que ellos debían animar a su equipo aún en plena crisis del coronavirus en Francia, y que, en cierta forma, se sintieron unos valientes demostrando el amor por sus colores sin miedo a nada.

Puede que algunos lectores se estén diciendo: “yo hubiera hecho lo mismo”. Pues bien, no puedo estar menos de acuerdo. Se trata de una grave irresponsabilidad que no tiene nada de heroico, en unos momentos en que el único heroísmo es quedarse en casa si el trabajo lo permite.

Hay tres actitudes en estos días contra las que, en mi modesta opinión, se debe luchar:

  • La actitud de aquellos que, como los aficionados del PSG, se creen unos valientes saliendo con los amigos, yendo de fiesta o reuniéndose con otros como siempre. No es una actitud valiente porque el problema no es que tú cojas el virus o que no le tengas miedo a cogerlo, sino que actualmente hay muchos infectados completamente asintomáticos, que sin embargo son vectores del virus y lo transmiten a otros. Las cifras de afectados, que pueden parecer poco elevadas, en realidad hacen referencia a los que se han sometido a la prueba y les ha dado positivo, pero hay muchísima gente más que lo tiene y no lo sabe, y que no se han realizado la prueba ni están contabilizados, pero que sin embargo son transmisores del mismo, y ponen en peligro a las personas que pertenecen a los grupos de riesgo: personas mayores o afectados por enfermedades previas. Al salir de copas con amigos, puedes estar siendo responsable del contagio y aún del fallecimiento de personas en riesgo.
  • La actitud de aquellos padres que piensan que sus hijos se aburren en casa y que tienen que salir, o bien que ya no tienen edad para imponerles nada. Muchos niños y jóvenes no son conscientes de lo que esta crisis supone, y se toman los días sin colegio o sin instituto o facultad como unas vacaciones. Es probable que los niños y jóvenes puedan pasar la enfermedad sin síntomas o con síntomas leves, porque su sistema inmunológico funciona muy bien, pero también son vectores de la enfermedad, y suponen un riesgo para los demás.
  • Esta semana pasada, tras la anulación del derbi, Estadio Deportivo hacía una encuesta sobre a quién favorecía más el aplazamiento, si al Sevilla o al Betis. La verdad es que esto no favorece a nadie, porque hay mucho más en juego que un partido de fútbol. Lo importante ahora no es cuándo, ni si se jugarán los partidos aplazados, porque ese no es el problema y plantearlo en esos términos no hace sino frivolizar las circunstancias. Lo importante es el motivo por el que se aplaza, y ahora el fútbol, como salir de copas con los amigos, ir al teatro o celebrar un cumpleaños, es totalmente secundario y debemos plegarnos a un interés superior en esta época de individualismo, que es la salud de nuestros mayores, familia, amigos, y aún de las personas que no conocemos. La tercera actitud contra la que luchar, no es otra que frivolizar la situación, pensando que no hay tantos afectados, que es solamente un tipo de gripe, que lo grave está pasando en Madrid o en Italia, que porque yo salga a la calle o deje de salir no estoy afectando en nada a la situación. No es cuestión de preguntarse si se celebrará el derbi, la Semana Santa o la Feria, sino de ser conscientes de que está en nuestra mano parar esta pandemia con el simple gesto de quedarnos en casa y de, sin alarmismos, darle a las cosas la importancia que tienen.

Muchos lectores pensarán que a qué viene todo esto en un blog sobre el Sevilla FC. Y tal vez tengan razón, pero es la tribuna que tengo para intentar poner mi granito de arena en esta crisis. Si soy capaz de convencerte, querido lector que aún tienes dudas, habrá valido la pena.

Yo me quedo en casa, ¡Sevillista! ¡quédate también en casa! ¡mantén a tus hijos en casa! Es la hora de la responsabilidad y de pensar en los demás…

…Y pronto volverá el momento de pensar en nuestro Sevilla y de darnos cita en el Sánchez Pizjuán, sin dejar a nadie por el camino, gracias al simple gesto de quedarte en casa.

¡Mundo, no nos rindamos!

Desde Columnas Blancas queremos mandar un mensaje de ánimo a toda la población española, así como al resto del mundo, y participar de la campaña del Sevilla FC ante la crisis del coronavirus. Es tarea de todos combatir la pandemia. No nos rendiremos. #Quedateencasa  

CIRO FUCSO / EFE

Coronavirus

COVID-19.-La velocidad a la que se mueven los acontecimientos en este planeta llamado fútbol es vertiginosa. Apenas da tiempo a digerir una noticia cuando ya hay otro asunto. Una entrevista de un ex-político con un “gurú” local de las ondas recordando y aclarando sucesos de hace casi 30 años que todos sospechábamos, la designación del […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies