Cabecera Columnas Blancas
image

El marrón de Monchi

El Sevilla FC a día de hoy es un motor que no termina de arrancar. Le metes la llave, hace el intento pero, a la hora de la verdad, se queda en eso, en el intento. Y como es lógico, la batería se va descargando en cada esfuerzo de arranque. Si no se hace con sentido, al final termina por agotarse. Y entonces habría dos problemas. A todo esto, alrededor del motor, decenas de miles de mecánicos mirando, analizando, donde cada cual da un diagnóstico diferente sobre qué puede estar fallando. Aprovechando el símil, desde que arrancó el año 2022, el Sevilla FC ha ido cuesta abajo y sin frenos.

A inicios del presente año, podíamos agarrarnos a la plaga de lesiones que azotaba al equipo para justificar los esperpentos de partidos de cada jornada, pero lo vivido a lo largo de toda la segunda vuelta de la 21-22, esta pretemporada y los dos partidos de liga que llevamos en este nuevo curso 22-23, ya con la plantilla al completo y reforzada, hace ver que aquellas lesiones eran unos cuantos árboles que no dejaban ver el bosque. La clasificación para Champions League se consiguió la temporada pasada porque la primera vuelta fue espectacular y porque los malos resultados no comenzaron dos jornadas antes. Si no, se hubiera visto un numerito en Nervión. Numerito como los que nos tuvimos que tragar los aficionados con la Champions League, donde en un grupo accesible terminamos saltando a Europa League como terceros, haciendo otro ridículo en la competición fetiche sevillista y encima con una eliminación vergonzosa en Copa del Rey, por mucho que “si hubiera jugado uno de los dos porteros de la primera plantilla no nos eliminan”. Quien no se consuela es porque no quiere.

Desde el 1 de enero de 2022 a hoy, el Sevilla FC ha ganado diez partidos entre todas las competiciones. Desde el club se hizo un esfuerzo más que importante en reforzar al equipo en la pasada ventana invernal de fichajes, pero el efecto esperado no llegó a fructificar y el sevillismo sufrió de lo lindo con la clasificación hasta que se oyó el pitido final en el último partido de LaLiga.

Por medio de todo este “drama”, un nombre propio: Ramón Rodríguez Verdejo, “Monchi”. Es la figura principal sobre quien se centran las miradas de los sevillistas y sobre quien depositamos todas las esperanzas en cada época de mercado, esperando que corte la mala hierba y dé una buena capa de pintura que cambie, para bien, la cara de la casa nervionense. Y eso es un marrón. Un marrón de dimensiones considerables. Y, por mucho que él mismo diga que tiene las espaldas anchas y que su sevillismo le da fuerzas para lidiar con todo, el estar constantemente mencionado tanto para bien como, sobre todo, para mal día sí y día también en prensa, radio, televisión y, principalmente en redes sociales, eso tiene que ser un auténtico martirio sicológico.

La posición de Monchi es complicada de pelotas. Se encuentra siempre a una distancia equidistante entre la planta noble, el césped y la grada. Sus movimientos de mercado están supeditados al dinero que desde un lado le conceden para hacer su trabajo y las exigencias que el cuerpo técnico le solicita para hacer que el equipo suba en competitividad. Todo ello con la prensa y la afición observando con lupa todos sus movimientos, su declaraciones, llegando incluso a analizar la postura de su cuerpo y el gesto de su cara en las fotos que se publican. Telita…

A día de hoy, los problemas se le han acrecentado al tener a la afición dividida entre los partidarios y los detractores del entrenador del equipo, Julen Lopetegui. La Europa League conquistada en 2020 y las tres clasificaciones consecutivas para Champions League vía LaLiga son la defensa de los unos. Su juego defensivo, sumado al estigma de la traición a la Selección para fichar por el Real Madrid y el insulso y desesperante juego que viene haciendo el Sevilla Fútbol Club desde hace tantos meses atrás, el de los otros.

Estoy seguro que él mismo desea un cambio radical de dinámica. Muy seguro de que él es el primero que espera que su trabajo se vea reflejado en rendimiento y resultados sobre el césped. Estoy tan seguro que él lo espera como lo esperamos todos los apasionados de nuestro equipo.

La situación actual entre equipo y grada es tensa. La desilusión en la afición es grande. El futuro se vaticina oscuro. El plantel y el banquillo, visto lo visto, se antoja sobrevalorado. Pero quedan dos semanas por delante para llevar a cabo salidas y entradas. Monchi en el ojo del huracán. El marrón del hombre es de órdago. Yo, la verdad, no quisiera estar ahora mismo en su lugar.

Lo mismo nos estamos equivocando

Mis años (que ya son muchos) de seguidor del Sevilla me sirven para ver la evolución del aficionado del Sevilla en estas últimas décadas. Y la verdad es que es bastante distinto.

No hemos cambiado en el amor a nuestro club y en el orgullo de pertenecer a él. Unas características que nos hacen ser de las aficiones más fieles de España.

Seguimos siendo respetuosos con los rivales (con excepciones). Señorial y con un comportamiento ejemplar (también habrá excepciones, claro)

Pero con la llegada de los títulos y habernos colocado entre los cinco equipos más importantes del país, han aparecido unas nuevas características en gran parte de la afición que lo mismo no son tan positivas. La exigencia desmedida y la impaciencia.

Siempre hemos escuchado que la exigencia forma parte del club buscando el crecimiento de la entidad. Pero creo que una gran parte de la afición ya se ha pasado de frenada y estoy planteándome si no está ya empezando a perjudicar.

Y lo dice alguien que siempre ha llevado el sambenito de criticarlo todo, pero que ha visto como, sobre todo en estas dos últimas temporadas, los “nuevos azotadores” me han pasado por el lado como un Ferrari pasa a un Citroën 1.

Ahora parezco un “oficialista” comparado con la corriente de opinión tan negativa que rodea al Sevilla FC.

Sí, sin duda, ahora somos distintos. Y no somos mejores.

Me viene a la memoria los dos últimos partidos jugados contra Cádiz y Osasuna.

¿Cuántos sevillistas de veinte años hacia atrás han visto que le pitasen al equipo en un partido amistoso planificado para hacer pruebas, como ha ocurrido en el Trofeo Antonio Puerta contra el Cádiz?

O cuando en el primer partido de liga es mucho más relevante para gran parte de la afición el hecho de tirar tres veces a puerta a que nos hayan metido un mangazo descomunal, denunciado por todos los medios deportivos del país.

A mí tampoco me gusta el juego del equipo últimamente, ni la subida de los abonos. Sé que los asientos del estadio es un parche. Y veinte cosas más que se pueden hacer mejor. Pero el azote continuo a los dirigentes y sobre todo la predisposición para pitar y criticar al equipo, no solo a las primeras de cambio, sino toda una semana completa, hacen que esta afición ya no lleve al equipo en volandas como dice su himno, más bien lo que vuelan son los palos sin pararse a pensar que quizás el Sevilla ha llegado a su punto más álgido y que subir un peldaño más es demasiado difícil.

Todavía seguimos entre los grandes y en gran parte ha sido gracias al apoyo de la afición.

Para eso era la mejor de España.

Por cierto. Excluyo a los Biris de todo esto.

MIGUEL CANALES 17/08/2022

Tanguy Nianzou

Vistos varios partidos de Tanguy Nianzou vamos con unas reflexiones sobre su fútbol y su llegada al Sevilla.

Desde mi perspectiva, debe ser un jugador que lleva dentro de la agenda del Sevilla tiempo y está seguido y referenciado antes de llegar a la élite. Es cierto que en Psg y Bayern no ha tenido continuidad después de su debut en Ligue 1, también motivado por dos circunstancias importantes. La llegada de la Pandemia en 2020 cuando empezaba a jugar en Psg y encadenar dos lesiones casi seguidas la pasada temporada que le tuvieron fuera del equipo bávaro bastante tiempo.

Al Bayern llega libre después del seguimiento que le han realizado en la Youth League y con la selección francesa Sub,20. Aquí es donde estoy convencido de que el Sevilla echa también sus ojos en él y empieza a realizar un seguimiento detallado de Tanguy. En esta época no he visto partidos de él, solo resúmenes y compilados. Pero se puede ver que es tremendamente dominante y muy llamativo alrededor de lo que juega. No sólo físicamente. También técnicamente se le ve un jugador por delante. De ahí que debute tan joven, el jugador más joven en hacerlo en el equipo parisino, con Tuchel en Psg.

Debe haber problemas de negociación entre los parisinos y Tanguy porque no consiguen que firme un contrato profesional y el Bayern está rápido llevándose a un futbolista que el mismo Salihamidžić, director deportivo del Bayern, comenta sobre él que es uno de los talentos más importantes del panorama europeo al que le tienen una enorme confianza. También habla de Nianzou sobre que su mejor posición es la de central aunque también lo ve actuando de mediocentro. Destaca que no sólo es un futbolista dominante por lo físico sino que técnicamente es bastante alto su nivel y encaja en los parámetros que ellos buscan. En los videos de esa época que comenta Salihamidžić.

A raíz de aquí he visto varios partidos de Nianzou jugando de mediocentro, en París, como central diestro, zurdo y libre en defensa de 3 en Múnich. No he realizado un seguimiento de 10 partidos como me gusta sobre jugadores que no tengo en la memoria frescos. He visionado alrededor de 5 de ellos, alguno no completo. Estas son mis reflexiones sobre Tanguy:

Los dos aspectos que más llaman la atención, al menos a mí, son capacidad técnica y defensa hacia atrás tras el giro (en esto me ha parecido una bestia parda).

A pesar de parecer un jugador extremadamente físico, lo cual impone en los duelos y sobre todo en el juego aéreo, donde es muy agresivo, es un jugador que, con balón, llena. Tanto en rango de pases como en conducción es un jugador importante.

Capaz de jugar sencillo, en largo su mejor pase es la diagonal de derecha al extremo izquierdo, maneja un pase vertical muy interesante. Bate líneas o abre a bandas con un rango de pases medio-alto. Incluso en resúmenes de no profesional se le ve, jugando de mediocentro, que tiene visión para el último pase profundo.

Pese a la edad tiene pausa y temple para contemporizar con balón buscando compañeros entre líneas rivales y romper presiones adelantadas. Y luego sale en conducción por velocidad y potencia con cabeza levantada y ningún miedo (le he visto acompañar jugadas tras salir conduciendo hasta el área rival).

Muestra toda su personalidad con balón jugando muy bien en espacios reducidos y ante presiones rivales. No sólo sale de esas situaciones por físico, deja buenos controles y manejo de balón cuando se ve acosado por rivales. A todo ello clava más de un 92% de acierto en pases tomando riesgos. Es un defensa de los actuales en cuanto a alto nivel en la salida de balón.

Aunque aquí tiene uno de sus hándicaps que debe ir mejorando. A veces esa suficiencia física le juega malas pasadas y toma algún riesgo de más que origina pérdidas muy peligrosas en la salida de balón.

El otro aspecto donde más destaca es en la defensa a campo abierto, sobre todo corrigiendo y corriendo hacia atrás. Gira muy rápido y se impone en los duelos cuerpo a cuerpo más que los pierde. Ahí hace valer su físico, potente, alto, rápido, para girar y proteger el balón. Además, es un futbolista que corrige muy bien en carrera la dirección, por lo que cuesta regatearlo en campo abierto en carrera. Temporiza muy bien y corrige orientación para ganar esos duelos lejos de portería con el rival en carrera hacía área propia. Aquí sí es un jugador espectacular por su capacidad de ir a bandas a tapar y a las coberturas del otro central.

Defiende muchísimo mejor en carrera que en estático. No es un futbolista de grandes registros defensivos, también ha jugado en equipos que pasan poco tiempo defendiendo, ni que domine el achique en zonas intermedias (mucho mejor aquí cuando lo hace en bandas donde si es más agresivo). Más que buscar anticipar y robar, prefiere llegar a la recepción algo más tarde y jugar la baza física para robar pero con el balón ya en pies del rival. Aquí algunas veces comete errores midiendo y puede llegar tarde y verse superado por la jugada. Es mucho más agresivo en la anticipación en el juego aéreo- donde va con todo al duelo- que en la interceptación en los pases rasos.

Donde veo que debe crecer y tener un trabajo más específico en Sevilla es en la defensa cerca del área. Si en las transiciones rivales es un defensa dominante y que tiene perspectivas de ser muy de élite, no podemos decir, todavía, que se maneje igual en una defensa más contemplativa y replegada cerca del área.

Le cuesta saltar a posiciones intermedias a la espalda del mediocentro cuando un rival busca recibir ahí, posiblemente porque es un central que no va a saco a la anticipación. Ahí es bastante más pasivo y se activa más lento que cuando toca defender lejos y tener duelos más físicos. Y dentro del área tampoco es un defensa tan dominante o espectacular como en carrera. Si bien de cabeza si es un central muy poderoso, en la lectura de la defensa del delantero rival tiene margen de crecimiento. Le pueden pillar la espalda o anticipar en los centros laterales.

Con respecto a Koundé, que es la gran pregunta que se harán muchos de los lectores, Tanguy muestra aquí la principal diferencia con Jules. El ex sevillista llegó a a Nervión siendo un central bastante dominante en área propia y con un bagaje de partidos y continuidad muy superior. Koundé venía de jugar 70 partidos como titular prácticamente seguidos, solo se había perdido 3 desde que debutó, y jugando semanas de dobles jornadas. Nianzou es un futbolista que ha dejado patentes muchas condiciones pero al que le falta verle en el poso de la regularidad.

La sensación es que no le va a quedar más remedio que hacerlo y que se le va a dar la alternativa y el salto al ruedo sí o sí. Con Koundé hubo un proceso de adaptación y de pulir algunos vicios de exceso de suficiencia que traía de Burdeos, como también trae Tanguy. Algo normal en jugadores tan jóvenes con tantas condiciones al llegar a la élite.
Con Nianzou pienso que ese periodo de adaptación va a ser menor, sabe que es jugar partidos Champions de máxima exigencia, pero sí va a ser necesario un trabajo más importante en dotarle de mejores cualidades defensivas en el área. También es cierto que viene de equipos que prácticamente no defienden en área y a los que se les exige ser dominadores en situaciones con muchos espacios a sus espaldas. Y eso lo tiene.

JULIÁN RUIZ 16/08/2022

Preocupación vs ilusión

En mi amplia y dilatada trayectoria como aficionado sevillista y al fútbol en general, he crecido con la ilusión que genera el período estival en cuanto a noticias, rumorología, partidos amistosos, trofeos veraniegos de enjundia, pero sobre todo, en esperar y conocer los nuevos fichajes que realizaba el club de mis amores y, por qué […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies