Cabecera Columnas Blancas
image
Bocetos proyecto museo. Fuente: Archivo del autor.
CARLOS ROMERO 07/09/2021

La joya de la corona del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán

Estos días se cumplen tres años de la inauguración del museo del Sevilla FC, creo que tenemos algo de perspectiva para analizar qué ha supuesto para la institución y su aportación a los visitantes.

Según la ECA, (European Club Association) de la que el Sevilla FC es miembro, a medida que la industria del fútbol se vuelve cada vez más competitiva, es importante que los clubes reconozcan y promuevan la cultura y la historia a través de sus departamentos históricos o personas responsables de la historia, que hacen que sus clubes sean únicos. Esto, junto con la identificación del museo del club como un flujo de ingresos importante y algo que mejora la experiencia de los fans, ha generado un creciente interés en la creación y el desarrollo de dichos museos.

Como contamos en anteriores entregas, la historia es un acicate importante en la modernización de los clubes de fútbol de élite, entendido como parte de uno de los ejes estratégicos en su globalización. No fue un camino de rosas poner en marcha el museo del eterno campeón de Andalucía, la responsabilidad nos llevaba a temer no acertar en los objetivos, por lo que fue un proyecto que nos llevó años ejecutarlo y en el que intervinieron numerosos especialistas y empresas. Había que poner en marcha un proyecto que debía cumplir dos premisas: debía estar a la altura del Sevilla FC y la de conseguir el mejor museo posible.

Un Sevilla FC comprometido como institución con el proyecto, que debía albergar 130 años de historia, un patrimonio histórico realmente soberbio, y esos elementos que lo hacen singular: el único museo del mundo futbolístico en el que pueden observarse seis títulos de la UEFA Europa League.

Render del proyecto de museo del Sevilla FC realizada en 2018. Fuente: Archivo Sevilla FC.

Además de los criterios propios y tener una idea en mente clara de lo que queríamos conseguir, fue esencial ver y observar qué estaban haciendo otros, cuáles eran sus problemáticas y dificultades, pero, sobre todo, tomar nota de aquello que los hacía ser exitosos y nos sirviese como inspiración.

Queríamos conseguir que fuese un museo dinámico, cambiante, que la información que contuviese llegase a todos de forma fácil, muy visual; prácticamente de un solo vistazo, con unos contenidos y un discurso expositivo adecuados; adaptado a todas las edades, a personas con movilidad reducida, en varios idiomas y con una multimedia vanguardista que mostrase la información de forma clara, fácil y pedagógica, intentado que supusiese la inmersión del visitante en una experiencia en clave blanquirroja, un museo de los sentidos.

Render del proyecto de museo del Sevilla FC realizada en 2018. Fuente: Archivo Sevilla FC.

Diseñado como una línea temporal repartida en sus cuatro salas y más de 1.100 m2 de exposición, alterna zonas de exposiciones temporales y espacios monográficos, el visitante nunca verá el mismo museo cuando repita visita, podrá observar un título europeo o nacional y obtener los datos de cualquier jugador de la historia sevillista, (todos desde 1890 hasta hoy en día) así como entrenadores, presidentes, camisetas, o todos los estadios históricos en los paneles multimedia que se ponen a disposición, todo ello mientras se oyen de fondo los cánticos de gol norte, con un sonido realista de alta definición.

Se fabricaron maquetas de todos los estadios sevillistas a lo largo de la historia, fruto de unos trabajos de investigación enormemente complicados, pero hoy podemos observar en la exposición, con gran detalle, dónde y cómo jugaron nuestros ancestros.

Lugar importante ocupan los títulos europeos para gloria del Sevilla FC, un lugar de ensueño para cualquier sevillista que se precie de serlo, con la fabricación, además de la vitrina central que los aloja, de unas hornacinas con objetos de culto de cada una de las finales.

Especial mención es la que se hace a nuestros dorsales de leyenda, donde se pueden consultar sus hazañas como héroes sevillistas, así como el enorme espacio dedicado a los grandes trofeos amistosos y veraniegos, muchos kilos de plata de la más rica orfebrería, como la de Marmolejo en los trofeos ‘Ciudad de Sevilla’, digna de ser admirada.

Hoy podríamos decir, con la perspectiva que nos aportan estos tres años, que creemos que lo hemos conseguido en una buena parte.

Atrás quedaron los años en los que el Sevilla FC no podía mostrar su gloria adecuadamente, el museo sevillista ha conseguido la mayor calificación posible en los tour-operadores, las visitas son numerosas, y ha logrado posicionarse en el top 10 de museos y espacios expositivos de la ciudad de Sevilla. Percibimos igualmente que gusta al visitante y que realmente percibe la experiencia que proponemos.

Render del proyecto de museo del Sevilla FC realizada en 2018. Fuente: Archivo Sevilla FC.

No hablaremos de beneficios económicos, no es el objetivo, pero sí podemos hablar del enorme beneficio intangible e inmaterial que aporta un museo de estas características a propios y a extraños, es la mejor forma en la que podemos transmitirle a un foráneo qué es y qué significa esta institución, al mismo tiempo que potencia el sentimiento blanquirrojo en un sevillista.

Igualmente, el ‘Sevilla FC History Experience’ está asociado con la ‘International Sports Museums Association’ – ISMA, a los que pertenecen los grandes museos futbolísticos del mundo, como Boca, River, Benfica, Juventus, Bayern, y Arsenal entre otros, con sede en Lisboa.

Para terminar, decir igualmente que no todo son luces, también hay sombras, la pandemia truncó desgraciadamente de forma temporal la línea de éxito como casi en todos los sectores culturales, aunque las previsiones de recuperación son halagüeñas conforme la pandemia va retrocediendo.

En el horizonte está seguir mejorando siempre, siendo exigentes como buenos sevillistas, decíamos no es un museo estático, deben plantearse a nivel museológico determinados objetivos a medio y largo plazo, trabajamos como departamento del club para ello.

Foto: Sevilla FC History Experience – Sala 2. Archivo Sevilla FC.

JOSÉ MANUEL ARIZA 02/09/2021

Los mares del sur

Saludos.

No, no me refiero a la magnífica novela de Vázquez Montalbán porque, entre otras cosas, no soy, ni pretendo ser, crítico literario. Solo soy lector sin fondo o formación pero ésa novela me gustó, entre tantas otras.

Tampoco a las idílicas isla del Pacífico por allí situadas, en el mal llamado “quinto continente”, colocado al final de la retahíla por el “primero” aunque quizás se podría invertir el orden perfectamente y puede que con más justicia o, al menos, con una muy distinta belleza, abrumadora, apabullante.

No, me refiero al proceloso mundo accionarial del Sur del sur y la fauna que lo puebla con sus ballenas, orcas, morenas, mantas, plancton… y escualos. Sobre todo, escualos:

Orden de peces elasmobranquios de cuerpo prolongado y fusiforme, con las hendiduras branquiales en posición lateral y la cola heterocerca y robusta. “El tiburón, el pez sierra y el cazón pertenecen a los escualos”

Hubo un tiempo en que no teníamos ni para balones (literal) aunque a los nacidos en la época más plateada y reciente, las “batallitas” de los abuelos les cueste trabajo digerirlo porque, los entiendo, solo han visto brillar al esplendoroso Sevilla FC del siglo XXI.

Hay otro tiempo, el ahora, que ya compramos balones a puñados (y coleccionamos Títulos) y el Mar del Sur se ha vuelto generoso, ahíto, atiborrado de nutrientes para todas las especies y sobre todo para los elasmobranquios, para lo tiburones. Ya Spielberg nos acojonó con su hiperrealista máquina de meter miedo a los bañistas, con sus dientes descomunales, desproporcionados y que en original se llamaba “Jaws”, mandíbula: una máquina devoradora que comía humanos con la misma facilidad que destrozaba un barquito de medio tamaño. Solo un tiro certero a una botella de aire comprimido pudo con él. Un tiro, una “humilde” bala, para liquidar a la bestia.

Si lo de Spielberg era una máquina pensada para distraernos hora y media, los escualos del Sur también aunque ésta sea menos tangible, menos aparatosa y puede ser, sería, el The End lamentable con sus títulos de crédito incluidos. De hecho, casi son solo papeles con datos (negro sobre blanco, tinta o incluso bites) pero devoran de la misma manera y facilidad o quizás más, demostrado, porque ejemplos hay siguiendo el reguero de sangre por ésos mares de césped. Pretende arrasar la robusta nave en que se ha convertido el rey de los Mares del Sur, el monarca indiscutible. Tan robusto, orondo y apetecible se ha vuelto que la jauría de tintoreras acechando (iba a escribir “con la boca hecha agua” pero no parece apropiado dado el contexto) para el festín.

De la mano del “amigo” americano y de los quintacolumnistas que los colocaron ahí, los Jaws de los tres 7 (three sevens que los otros, los de la lejía, son muy nuestros y limpian. Éstos ensucian y dejan el solar hecho un estercolero) amenazan con hacer un Afganistán en Nervión. O un Vietnam. O arrasar, llevarse los dividendos (que para ellos suman y no dividen) y si te he visto… lo de siempre porque es el mercado, amigo. Tierra quemada, mar muerto como bien saben en el de los girondinos. Quizás sea necesario que aparezcan los jacobinos con el Pueblo detrás.

Y ya sabemos que el mercado, amigo, no conoce fronteras y no tiene colores ni pasaportes.

Porque si la Nave del Sur no tuviera excelente carne y sabrosos lomos, los marrajos no rondarían el Mar de Nervión. Probablemente estos escualos no consuman sardinillas, boquerones ni otros sabrosos pescaditos menores y solo ataquen piezas grandes. También deben saber que los tiburones no tienen vejiga natatoria y por tanto, no se pueden parar: tienen que estar siempre en movimiento o se ahogan, lo que no deja de ser paradójico.

En el año largo del virus, a nosotros nos habían contagiado antes con otro, con el de las Jaws. Lo hicieron “leales” sevillistas con banderitas, escudos, gritos estentóreos y lacrimosos de pasión desbordante, contagiosos. Cornetas de llamada a las armas para que, como desde hace siglos, los generales permanezcan en retaguardia, lejos de lo fragores de la batalla. Controlando el control y que al frente acudan las tropas de a pie, lo paganos, las fuerzas de choque que dejan sus vidas en el empeño.

No habrá medallas para los caídos.

Hasta la muerte.

Cuidaros.

Distancia

Dicen que la distancia es el olvido, pero yo no concibo esa razón. La ausencia es fuente de inspiración del poeta, es añoranza que activa el sentimiento, y es fuerza que nos une más a lo que queremos. Hoy quiero traer a este patio de columnas el recuerdo de lo vivido, y también un tributo a todos los sevillistas que por destino, amores, motivos profesionales y otras causas, viven su sevillismo lejos de la sombra de la Giralda.

Como siempre, acudir a personas y situaciones concretas puede ofrecernos una visión más acertada del asunto. Vamos a pasear brevemente por esta galería de sevillistas que han crecido en la fe sin ver, cantan sin oír, sufren y gozan sin estar, pero que no son del Sevilla, sino que son el Sevilla F.C. allí donde se encuentren.

Juliana era una gran señora castellana, recia pero cariñosa, guapísima y elegante, ante la que un notario de pueblo cayó rendido allá por los años 30. Diez años antes, este letrado había sido jugador del Sevilla F.C. mientras estudiaba Derecho, con aquella línea del miedo que creó la escuela sevillista. Y claro, el roce y el tiempo hicieron de ella una gran amante del fútbol. No faltaba un domingo a la grada del viejo Nervión, y siempre decía que nunca hubo un jugador como Juanito Arza. Se fue de Sevilla a Madrid en el año 59, y ya muy mayor, no podía dormir sin enterarse cómo había quedado el Sevilla, y sufría cuando el equipo navegaba por aguas bajas. El día antes de morir, con 99 años recién cumplidos, sonrió cuando le dijimos que el equipo iba el primero en la clasificación.

José Ramón es un sevillista que llegó a la ciudad con 13 años, y que solo recordaba hasta entonces la letanía gloriosa repetida por su padre con la alineación que conquistó el título de Liga -Busto, Joaquín, Villalonga, Alconero…-, alguna tarde de entrenamiento en la Ciudad Deportiva, y un balón de hexágonos rojos y blancos que no tocaba mal con la izquierda. En los 80, subía con su hermano y sus primos hasta la grada alta de Gol Sur, y allí lo atrapó para siempre la filigrana de Enrique Montero, la sutileza de Bertoni, los tiros de Scotta y la maestría de Francisco. Hoy, entrado en los 50, vive en Bruselas y late en su corazón un escudo más grande que el del mosaico. Presume de sevillismo en el corazón de Europa, y sus amigos y colegas del trabajo participan de la marcha del equipo para comentar con él su pasión rojiblanca. Se le atribuye alguna conversión a la causa entre ellos. En Eindhoven no pudo reprimir su alegría, igual que cada vez que gana el Sevilla.

Alex es un joven universitario que cursa sus estudios en Warwick, una preciosa ciudad del Reino Unido. Sus amigos ingleses y de otras latitudes cantan nuestro himno con toda su letra, y la bufanda de un partido que pudo vivir en el Ramón Sánchez Pizjuán, preside la salita del pequeño apartamento donde reside. Los fines de semana, se las arregla para ver el partido en algún pub donde ya le conocen, y donde ha generado una corriente de simpatía y afición por el Sevilla.

Tres generaciones, miles de sevillistas en la distancia y un solo sentimiento compartido que funciona como un resorte de alegría, arraigo, pertenencia, complicidad y pasión. Ellos son parte esencial de esta patria nuestra, que extiende su soberanía por todo el mundo.

Larga Vida.

Aficionados sevillistas en la grada del Campo de Sport del Sevilla FC de la Avenida Reina Victoria. fuente: Archivo Sevilla FC
CARLOS ROMERO 30/08/2021

La historia en los clubes de fútbol

Venía dándole vueltas desde hace algún tiempo a algunas cuestiones relacionadas con la historia y el fútbol, en cómo esta es percibida por los aficionados, los dirigentes y por los distintos agentes que intervienen en la industria, porque ya es industria nos guste o no, y la utilidad que tiene para un club. En primer […]

JUAN LUIS FRANCO 26/08/2021

Liderato y zarandajas

Carpe diem, sevillistas. Estamos en agosto y un terremoto con epicentro en el despacho del director deportivo del Sevilla FC está haciendo temblar a más de uno. Monchi está dejando la ventana de fichajes como la vidriera del rosetón de la Catedral. Liderato, 2 partidos, 6 puntos, 4 goles a favor, 0 en contra. Esto […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies