Cabecera Columnas Blancas
image
ANA MARÍA ROMERO 22/10/2019

Recuperar el fortín de Nervión

Mi estreno en Columnas Blancas no podía ser mejor que apelando a la casa de todos los sevillistas, el Ramón Sánchez-Pizjuán. En este estadio puedes haber vivido muchas noches, pero solo unas pocas grabadas a fuego en tu retina. Esas que ahora mismo estás reviviendo al leer esto, seguramente terminaron con victoria.

Muchos recordarán aquel cartel del ‘Nervión no regala puntos’, que con mucha guasa sevillana se bautizó como gafe. Para los que no les venga a la mente les pongo en contexto. Allá por 2015, el marketing llevó a este lema a colocarse en el graderío de Fondo, pero lejos de asustar a los rivales, se produjo el efecto contrario. Derrota tras derrota, finalmente fue retirado y todo cambió como si de brujería se tratase.

Sin embargo, hace unos días volví a leer esta famosa frase en www.lacolinadenervion.com y lejos de traerme malos recuerdos, rememoré las grandes temporadas, como las de 2014 y 2015 con Unai Emery al frente, en las que el Sevilla FC no dejaba escapar ningún partido en casa. Esta campaña como local no se empezó como se esperaba. Un empate ante el Celta de Vigo y una derrota ante el Real Madrid no convencían a parte del sevillismo.

Tras estos malos antecedentes, en los que el equipo de Lopetegui solo ha conseguido una media de 1,75 puntos en lo que va de temporada como local en Liga, es el momento de hacerse fuerte en casa. La tarea ya ha comenzado y ante el Levante, aunque ‘in extremis’ y con el reloj apretando, los sevillistas disfrutaron de esa bella sensación de salir de su estadio con los tres puntos en el bolsillo.

Por delante quedan dos partidos consecutivos en Nervión, uno de Europa League ante el Dudelange, en el que conseguir la victoria sería dar un pasito más en esta competición fetiche, y otro de Liga ante el Getafe. Además, después de visitar Mestalla entre semana, el Atlético de Madrid también pisará el Sánchez-Pizjuán, en un encuentro que se antoja importante.

Estas dos semanas claves en Nervión deben acabar con esa costumbre que nunca debió perderse, un ‘Nervión no regala puntos’, pero sin gafe. Y no solo de victorias vive el fútbol, las sensaciones, como aquellas grandes noches en las que ningún rival estaba maldito y los que salían cabizbajos del estadio sevillista eran los visitantes.

Columnas Blancas

Símbolos

Que el Sevilla FC es un club maldito para esa opinión pública manipulada por tantos enemigos como tiene nuestra querida entidad, no creo que sea secreto ya para nadie. Hay que pedir perdón por nuestros numerosos éxitos y cuando se nos condecora, los encargados de hacerlo ponen cara de estreñimiento, nuestros fracasos sirven de alegría desbordada, no solo en la parte no sevillista de la ciudad, sino en otros muchos puntos de Andalucía y del resto de España. Hemos de guardar un escrupuloso silencio ante las dificultades, deportivas y económicas, de algunos de nuestros rivales comprobando cómo las instituciones locales y autonómicas se vuelcan en solucionar sus problemas y sabiendo que si nos ocurriera a nosotros, todo sería muy diferente. Nuestra forma de reaccionar ante esto es la postura correcta, indiscutiblemente. Nuestra afición ya sabe de sobra cuál es el papel que este fútbol patrio nos ha asignado desde casi siempre.

¿Por qué esta reflexión? Pues porque a menudo, desde la acera futbolera contraria en nuestra ciudad, no desde sus aficionados, que eso tendría un pase, sino desde su cúpula directiva actual, se acusa al Sevilla FC de haberse apropiado de los símbolos de la ciudad. No entro ya, desde luego, a comentar y rebatir otras declaraciones referentes a la dimensión y presencia social e institucional de cada uno, eso es un debate de barra de bar, y valoro positivamente que nadie de nuestro Consejo salga a contestar cada vez que se ha hecho una afirmación en este sentido. Como me dijo un amigo en los “tiempos dorados” del “loperismo”, años noventa, esa es una guerra en la que nada tenemos que ganar y si mucho que perder.

¿Cuáles son los símbolos de la ciudad?: Su nombre, su escudo alfonsino, sus santos patronos S. Isidoro y S. Leandro, el rey que conquistó la ciudad, Fernando III de Castilla y León… cualquier sevillano los conoce. Cuando se fundó nuestra más que centenaria entidad no existía nadie más que pudiese pugnar por tales símbolos. Somos el club decano de la ciudad, y el segundo más antiguo de España, ¿Por qué no llevar, orgullosamente, el nombre de la ciudad que nos acoge? ¿A quién se lo hemos arrebatado, si no había nadie más?

Siguiendo con el nombre, hacia finales de 1907, en el entorno de la Academia de Artillería, aparece otro club de fútbol, reconocido como el primer germen de nuestro actual rival urbano futbolístico con el nombre de Sevilla Balompié, y lo ostentó hasta el 31-12-1914, fecha en la que se re-fusionó con su vieja escisión desde 1908, el Betis CF, luego Real Betis CF, adquiriendo en ese momento su nombre actual. Durante siete años, nada ni nadie les impidió usar el nombre de la ciudad ¿Dónde está ese “apoderamiento” por parte del Sevilla FC? ¿Quién les impidió seguir usando el nombre a partir de 1915?. No el Sevilla FC desde luego.

Por otro lado, los símbolos están abiertos al uso de quien quiera acogerlos, el Sevilla FC no ejerce ningún monopolio sobre ellos, como ellos tampoco monopolizan la corona que adorna su escudo y que los convierte en uno de los clubs monárquicos, y por los tanto aristocráticos, de España, pese a que han procurado repartir otras famas a lo largo de la historia y la geografía. Pueden sustituir, añadir, reformar… lo que quieran en y con su escudo, nadie se lo impedirá. Pero claro, el discurso victimista del pobrecito acosado por el rico, se vendría abajo.

Y finalmente, aún quedan símbolos de la ciudad por usar, nuestras santas patronas Justa y Rufina o la Virgen de los Reyes, tan importantes como los que adornan el escudo del Sevilla FC. ¿Por qué no los acogen en su escudo? No se trata de entrar en ninguna guerra sobre estos asuntos, nimios a estas alturas de la historia futbolística, pero también conviene desde nuestro lado, y con todo el respeto del mundo, reaccionar ante afirmaciones que siguen, de forma muy provinciana, insistiendo en una historia que reparte papeles de buenos y malos, y ya sabemos cuál nos toca a nosotros. Es como si alguien desde nuestra acera afirmase que ellos se han apropiado del Señor de Sevilla, el Cristo del Gran Poder.

MAYTE CARRERA 21/10/2019

Paren el mundo que yo me bajo

En el intermedio del partido de ayer, mientras Ana (mi compañera del programa de la radio “La Red Blanca y Roja” de SFC radio) y yo, nos tomábamos un refrigerio y comentábamos el partido y el malaje de la lluvia que había caído en dos ocasiones, asistimos atónitas a un fenómeno que si no lo veo, no lo creo.

Tres filas más abajo, un chaval joven con gafas de sol -sí, gafas de sol-,  y una chavala monísima ella, empezaron a ser visitados por chicos y chicas de entre 7 u 8 años y quizás 12 o 13 para hacerse una foto con ellos. Lo que al principio empezó con uno o dos jovencitos, se fue convirtiendo en una auténtica marabunta de nenes enfervorizados por sus ídolos. A tal punto llegó la situación que un seguridad tuvo que venir y llevárselos a otro sitio al que no se puede pasar si no tienes entrada para esa zona. Una chiquilla de unos 9 años más o menos, iba llorando -sí, llorando- porque iba a hacerse una foto con los chicos.

A todo esto, el resto de la grada que no dábamos crédito a lo que veíamos, nos preguntábamos quiénes eran dichos personajes, y nadie sabía contestarnos. Así que llamamos a unos de los críos que venía de conseguir el preciado trofeo de una foto con sus ídolos y para nuestro estupor nos dijo que era la novia de Reguilón y su hermano, dos youtubers famosísimos. ¡DOS YOUTUBERS!

Mi compañera, que es una chica joven de la edad de mi hija, tampoco sabía quiénes eran (cosa que me reconfortó) pero pregunto vía whatsapp a sus amigos y éstos nos explicaron que los tan famosos compañeros de grada eran dos youtubers, que el chico tiene 4.5 millones de seguidores y la chica “tan solo” 1.51 millón de seguidores.

Parece ser que cuando el hoy jugador del Sevilla FC, Reguilón la presentó como a su novia, comentó que tenía más seguidores que él.

En nuestros tiempos, nuestros ídolos eran futbolistas, cantantes, actores, deportistas consagrados, personajes que se habían ganado la fama con su trabajo, repito con su trabajo.

Ahora no hace falta trabajar, ahora te dedicas a compartir tu vida en las redes sociales y parece ser que vives y bien de eso, de vender tu vida y contar cuatro “tontás”. Y lo peor no es que ellos lo intenten, sino que para que lo consigan, hay millones de personas que lo compran.

¿Cómo le transmitimos a nuestros hijos la cultura del esfuerzo, del trabajo para ganarse la vida, cuando alrededor ven que con salir en la tele o en las redes sociales se pueden labrar una carrera? Claro que la duración de esa carrera está por ver, pero eso ni ellos ni nosotros lo sabemos.

Ahora resulta que un jugador que ha vestido la camiseta del Real Madrid, y ahora de nuestro Sevilla FC, que es jugador de élite,  tiene menos seguidores que su novia que es youtuber.

Por favor, paren el mundo que yo me bajo.

ALFONSO GENTIL 21/10/2019

Auctoritas

La palabra autoridad procede de la romana auctoritas. Se entendía por ésta en el derecho romano la legitimación socialmente reconocida que procede de un saber, la que tenía la capacidad moral para emitir una opinión, la que debía decidir. Hace unos años tuve con mi familia un encontronazo con una jauría de perros que creímos […]

ALFONSO RAMOS 20/10/2019

Carta de Javiva, la madre de Dabbur

הי, אני אמו של דבור. אני כותב את המכתב הזה בגלל ¡Coño! ¡Que estoy escribiendo en hebreo! Por cierto, ¿el coño lo he dicho en hebreo o en español? Bueno, es lo mismo, yo creo que se entiende en los dos idiomas igual. Os decía que soy Javiva, la madre de Munas (aquí me presigno). […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies