Cabecera Columnas Blancas
image
Monchi
ENRIQUE VIDAL 19/09/2019

Otra obra blasfema de Monchi

Desde el púlpito de la moralidad, el republicano de Sullivan (Indiana), William H. Hays, perpetuaría su apellido como padre de la censura en el cine estadounidense bajo un código (“A Code to govern the making of motion pictures”) que, desde 1934 hasta 1967, metió el dedo del puritanismo en la llaga de los crímenes, el alcohol, la religión o la sexualidad, entre otros asuntos tabú para el muy hipócrita bestiario de miedos yanquis. En su período más crudo, el Código Hays sirvió de pretexto para purgar a cineastas incómodos, trasgresores, outsiders, acusados de antiamericanismo, con procesos y penas no sólo estrictamente legales, sino también sociales, como la exclusión, el ostracismo y el olvido. La denominada “caza de brujas”, con su carrusel de delaciones infames, cercenó la carrera profesional de no pocos talentos e hizo añicos su prestigio, su honor y el de sus familias, llevando a algunos de ellos a la indigencia o el suicidio, tras haber sido señalados, como el Billy Bones de Stevenson, con la temida mota negra de un supuesto comunismo.

Sin ir tan lejos, la Junta Superior de Censura Cinematográfica de la dictadura en España impuso también sus propias condiciones y criterios –Spain is different– para la producción y exhibición de obras cinematográficas, mostrando singular fruición en la amputación de fotogramas y la alteración de los diálogos mediante un uso creativo del doblaje en el caso de las filmaciones extranjeras, con algún que otro sonado despropósito. Tanto el Código Hays como la censura franquista, bajo el velo de un pretendido bien social general, perseguían educar, manipular y, en definitiva, influir sobre el pensamiento y la conciencia de las masas a las que supuestamente “protegían” de las inconveniencias y salidas de madre de cualquier desaprensivo artista que quisiera filtrar mensajes subversivos o simplemente inapropiados entre el inocente público de la posguerra que acudía a las sesiones dobles de su cine de barrio.

Estos ejemplos, por más que puedan parecernos estadios superados por la evolución de los tiempos, siguen coexistiendo con nosotros, en muchos ámbitos y múltiples formas. Si me apuran, la censura, como la discriminación arbitraria o los atentados contra la sana competencia, en el mundo que aquí nos importa, que es el del fútbol, viven su mejor momento, perfeccionados en sutilidad, disfraz o cinismo, como un virus que resiste y se adapta a los nuevos desafíos que le presenta el día a día. Es curioso, o no tanto, que la censura del chivatazo a la carta de la LFP actúe siempre contra los mismos y nunca contra esos otros mismos. Es llamativo, también, que el VAR, una herramienta conceptualmente impecable, esté sujeta al todo ok José Luis de turno en manos de una autoridad arbitral con inclinación estadística a dejarse llevar por la corriente. Es indignante, para finalizar, que el reparto de los derechos de TV genere diferencias descomunales entre los participantes en una misma competición y que el criterio principal para ello resida en un dato –la audiencia camuflada bajo el eufemismo de la implantación social- pervertido por el propio sistema, que se dedica a retroalimentar a los mismos de siempre, ignorando las apariciones del resto, salvo que sirvan para erosionarlos.

Pero no perdamos la esperanza. Al igual que los censores del cine americano y del español inspiraron con sus castrantes grilletes maravillosas obras maestras del Séptimo Arte, fruto de la adversidad y de la propia necesidad de buscar por caminos indirectos -más inteligentes, más ricos, más imaginativos- llegar a la meta deseada, las dificultades que los más poderosos siguen poniendo a quienes osan menearlos de su pedestal han propiciado en el balompié patrio singularísimos casos de ingenio y reinvención, entre los cuales, sin ninguna duda, destaca poderosísimamente el Sevilla Fútbol Club de nuestro acreditado Ramón Rodríguez Verdejo. Ha regresado Monchi entre nosotros, desde su exilio romano, como lo hiciera Buñuel a España a principios de los sesenta para rodar Viridiana, burlando dificultades, cortapisas administrativas y herencias envenenadas, con la ilusión y la osadía de ofrecernos otra pieza cumbre de las suyas, otro equipo de leyenda, en este nuevo ciclo recién iniciado. No es fácil repetir empresa, como tampoco le resultó sencillo a don Luis regatear a los inquisidores con aquel film tan memorable, pero si el genio aragonés consiguió alzar la Palma de Oro en Cannes y rasgar vestiduras en el Vaticano y el Pardo, por qué no volverá el de San Fernando, con su flamante troupe, a levantar plata y provocar otra vez pesadillas con un seísmo (de seis güefas, por ejemplo) yonkigitano. Ojalá este nuevo Sevilla de Monchi se convierta, como Viridiana, en otra obra blasfema que profane el mausoleo de nuestro fútbol; otra envidiada masterpiece que desate el escándalo allá por donde se exhiba.

Fernando
MIGUEL CANALES 19/09/2019

El sostén defensivo de Lopetegui

Julen Lopetegui ha dejado su sello marcado pronto en el Sevilla. Esto es algo que sorprende por la rapidez con la que el equipo ha tomado una identidad relativamente definida en tan poco tiempo. Sistema 1-4-3-3 como base de su posicionamiento táctico, activación rápida tras pérdida y presión en campo rival, dominio del juego mediante la posesión en campo rival, o juego mucho más volcado a bandas con laterales muy ofensivos frente a las combinaciones interiores han definido el arranque liguero de este nuevo Sevilla 19/20. Nada sorprendente para aquellos que hubieran seguido la trayectoria  del técnico vasco en cuanto a su concepción del juego que quiere que desarrollen sus equipos.

Sí es cierto que dentro de estas cuestiones, los equipos de Lopetegui han mostrado dos aspectos que no eran tan positivos y que se podían considerar como sus dos principales “déficits tácticos”. Y estos están siendo los dos, quizás, más comentados por el entorno mediático sevillista y por sus aficionados.

El primero ha sido, y está siendo también en Nervión, la cierta dificultad que mostraban sus equipos a la hora de generar un número de ocasiones acorde al volumen de posesión, presencia en campo rival y carga de juego ofensivo que mostraban los equipos de Julen. Este Sevilla posiblemente genera menos ocasiones de las que transmite su presencia y juego en campo contrario. Y se está achacando mucho a la falta de finura de sus jugadores de ataque. No discuto que podría influir algo, pero también es un aspecto -como comentaba antes- que ha sido coyuntural en el modelo de juego de Lopetegui a lo largo de su carrera.

Ese segundo aspecto menos positivo en los equipos de Julen, por el contrario, sí está siendo corregido con bastante solvencia. Y aquí entra en juego el protagonista de este artículo, Fernando. Algunos de los conjuntos dirigidos con anterioridad por el entrenador sevillista habían dejado ciertas reticencias a la hora de defender. Y solían recibir más ocasiones de las que el dominio del juego nos mostraba. Sus equipos no eran la roca defensiva que está mostrando su Sevilla. Y en especial, sufrían en las transiciones defensivas cuando el rival salía al contragolpe.

Cierto es que la mayor parte de los focos se los está llevando en mediocampo Joan Jordan, por méritos propios. Pero no está de más poner la figura de Fernando a la altura de la relevancia que está teniendo en las escasas situaciones de gol que concede el equipo de Nervión. Fernando es el mediocampista de la liga, hasta el momento, que más interceptaciones ha realizado. Y esto está siendo capital a la hora del gran tono que muestra el Sevilla en su transición defensiva, cuando su presión tras pérdida es superada por el rival.

Conforme van sucediéndose los partidos, el centro de gravedad de Fernando en el campo se atrasa más y su posición media prácticamente está siendo a la altura de los centrales. Más que un mediocentro defensivo está actuando casi como un tercer central, lo que posibilita un gran vuelo a los laterales y está sirviendo de gran ayuda a Carriço y Diego Carlos cuando el equipo tiene que enfrentar a rivales que salen en carrera teniendo mucho espacio a su espalda.

Sin ir más lejos, en Mendizorroza tapó en varias ocasiones algunos problemas que tuvo Carriço al estar tan lejos de Vaclik. Su juego aéreo y su lectura táctica para anticipar pases están siendo aspectos básicos y sobre los que se está sustentando la solvencia defensiva sevillista. Si bien Jordan es quien brilla en campo rival, en campo propio Fernando está siendo un bastión fundamental que explica muchas cosas de las que vemos en este Sevilla.

Julen Lopetegui
ALBERTO CONTRERAS 18/09/2019

Al ritmo de JLo (carta a Julen Lopetegui)

Así son las cosas por aquí, Míster. Simplificación y guasa.

Desconozco qué pajarito tuitero fue el primero, pero la realidad es que ya tiene mote, y corre como la pólvora en la red social que, para muchos de nosotros, se está convirtiendo en una especie de mega grupo de whatsapp sevillista.

Practicamos la endogamia tuitera. Cada cual tendrá luego sus caprichos en forma de vía de escape transitoria. Verá, Míster, le cuento (y así nos va conociendo un poquito más):

Hay quien durante un par de tuits aparta su mirada hacia deportes americanos, la NFL o la NBA, brevemente, sólo por un rato, luego vuelve a enfocar su pasión, el Sevilla FC. Y el perrito, adora a su perrito.

Algún otro nos ilustra y nos hace salivar con fotos de pan artesano. Dice que los hace muy buenos. No tengo el gusto. En fin, Míster, cada cual allá con sus pasiones, ¿no le he escuchado yo a usted definir a su padre como “artesano de la carne”?, pues a este tuitero le gustan los panes. A lo que íbamos, también el panadero se harta de panes. ¿Sabe de lo que no se harta? De su Sevilla FC.

Son varios en el vecindario tuitero sevillista los que reparten leña mondeña a ciertos vecinos de una ciudad imaginaria. Pero, ¡hay uno!…tendría usted que leerlo. Cosas nuestras, luego casi nos llevamos bien, sólo que a veces nos gusta dejar claro quién es quién, cuánto es cuánto y que tres más dos son cinco. Y que también nos gusta despabilar a ciertas criaturas de sus ensoñaciones espasmódicas. Solidaridad, Míster, solidaridad. Que también la trabajamos.

No falta el tuitero poeta, aunque sobre su Sevilla escriba en prosa. El excelso fotógrafo, que entre captura y captura también vuelve, irremediablemente, a su pasión, el Sevilla FC.

Tenemos al gastrotuitero, que recomienda viandas pero alimenta el timeline de twitter a base de menú, dos platos, de primero Sevilla FC, de segundo Sevilla FC y de postre helado de Sevilla FC en copa de plata.

¡Ojo!, Míster, que no le hablo de oídas. Que a todos ellos y muchos más les leo como un advenedizo voyeur que aterrizó no hace mucho en la dichosa red social del pajarito pretendiendo, lo confieso, cierta visibilidad necesaria para ganarse la vida, que la profesión de uno está muy dura, y encontrándome al final atrapado en una red cruzada de seguimientos que nos conduce a todos hacia nuestra común pasión, el Sevilla FC.

Conozco sus arrobas, no sus nombres. Pero fíjese, Míster, que aun sin conocerlos, no me extrañaría haberme abrazado con alguno de ellos celebrando un gol en cualquiera de esas fiestas vividas por el viejo continente.

El caso es que no se debe usted molestar. No sale tan mal parado del bautizo tuitero. También JLo (la Jenny) transita la cincuentena y taconea de muy buen ver. Y a poco que espabilemos en marketing, le plantamos el 23 a la camiseta de Jordan (tilde aparte) y su JLo a las sudaderas y las vendemos como churros allende el atlántico.

El gusto por el apelativo es muy de aquí, nos encajan esas cosas, tanto o más que un aperitivo con una Cruzcampo bien fría. Y el suyo se veía venir. No pretenderá que le citemos con sus ocho apellidos vascos, Don Julen Lopetegui Argote Aranguren Arteaga Eizmendi Kalparsoro Usabiaga Ugartemendía, que twitter no da para tanto y las presentaciones toparían con la hora de la siesta.

Y ahí quería yo llegar, a su presentación. Supongo que usted sabrá que asomó la cabeza en una fiesta donde nadie lo esperaba. Y le miramos raro, torcimos bastante el gesto. Hasta que por encima de su hombro vimos quién le acompañaba, quién le había invitado. Don Ramón Rodríguez Verdejo, palabras mayores, Míster. Si lo invita Don Ramón, pase usted a la fiesta.

¡Pero si es precisamente Don Ramón el que nos organiza las fiestas!

Así que, sea bienvenido. Habrá reparado en el murmullo que se ha apoderado de la sala al advertir su presencia. En la mayoría de los corros se escucha la palabra “mundial”, “selección”…”traición”. He de decirle que en mi corro particular trato de convencer al personal, con poco éxito, de que en aquel episodio sólo fue usted una víctima del fuego cruzado entre una persona acostumbrada al poder y otra con ansias por acostumbrarse, en una guerra compleja y crematística que es el negocio del fútbol. Así lo creí desde el principio y así me acabaron de convencer sus propias palabras en una recomendable entrevista que le escuché, cuando el entrevistador muy a su pesar callaba y lo permitía, en el programa “Universo Valdano”.

Sólo me queda desearle felicidad, que será también la nuestra. Échele una mano a Don Ramón con la organización de la fiesta y cuando todo esté a punto, disfrútela. Elija una canción, suba el sonido, coordine a nuestros muchachos y póngalos a bailar a su ritmo. Al ritmo de JLo.

vitoria
PEDRO MONAGO 18/09/2019

Solidez

El domingo, al acabar el partido de Vitoria me quedó la sensación, con todas las cautelas que haber disputado solamente cuatro jornadas demanda, de que el Sevilla F.C. ha montado un equipo sólido en defensa y con capacidad para mandar. La primera parte es, quizás, de las mejores que recuerdo en los últimos años en […]

campeonliga
ALFONSO GENTIL 18/09/2019

Ganar la liga

El sentimiento sevillista, el amor al club, es con lo que se nos ilumina la cara a todos. Lo que nos une. Lo que se nos inculcó y supimos admirar de nuestros mayores. Ya desde niño lo sentí bien profundo en las discusiones con mis amigos del otro equipo de la ciudad. Ridiculizaban nuestros triunfos […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies