Cabecera Columnas Blancas
image
CORNELIO VELA 21/09/2019

La rivalidad con el Real Madrid

Ha querido el destino que la vuelta de columnas blancas coincida con un nuevo enfrentamiento con el equipo de la capital de España. No voy a ser yo quien descubra a estas alturas que los partidos contra el Madrid (que aquí lo despojamos del título real sin ningún otro ánimo que el de aligerar pronunciamientos) son unos partidos marcados por una especial rivalidad, distinta a cualquier otra conocida.

Tampoco se trata de enumerar, como cuestión preliminar y  a la vez justificativa, la cantidad de veces que hemos presenciado como se les beneficiaba desde el estamento arbitral o federativo. Ahí está la hemeroteca, las fotos de una red rota en un gol imposible y las actuaciones de algún personaje, otrora jugador y hoy comentarista de verbo barrroco, para ilustrarlo. No se trata de lamentar (los Sevillistas no somos así) pero tampoco de olvidar.

La rivalidad que yo he vivido, la que vivieron los que me precedieron, es una rivalidad muy diferente a la que podemos tener con el otro club de esta ciudad, e incluso con la del otro equipo de la capital. Con los primeros la entendemos como una parte más de esa dualidad que a los sevillanos tanto nos gusta. Son como son, pero son los nuestros. Con el Atleti la disputa es más de estilo, ya me entienden. Pero con los merengues, la cuestión está enraizada en las propias entrañas del sevillismo, legado recibido de quienes nos enseñaron a ser Sevillista.

Frente al Madrid, el sevillismo saca a la luz la máxima expresión de su rebeldía al conformismo. Nunca hemos llevado bien eso de ser “de provincias” en su tono más despectivo. Ni es una mera disputa entre radicales. Si me apura, es la rebelión burguesa Sevillista que aflora su nacionalismo más sevillano. Es algo más allá del fútbol y que no tiene nada que ver con ideologías políticas o meras pugnas localistas. Es mucho más profundo. Es la reivindicación de nuestro saber hacer y de nuestra capacidad, el rechazo más profundo al tópico y a la infravaloración. El orgullo frente a la arrogancia y el señorío frente al desdén.

Cuenta mi amigo del alma, Juan Pablo, que su abuelo “Barrero”, que fue jugador del Sevilla en los años 20 y nuestro primer traspasado al Real Madrid, una vez retirado del fútbol y afincado ya en la Capital de España como Notario, cuando el Sevilla visitaba el Bernabéu, se volvía a sus amigos y coincidentes en la grada y les decía: “Mucho cuidado con lo que aquí se diga, que hoy juega mi SEVILLA“.

Así somos. Sin necesidad de ser antialgo, porque en eso no perdemos ni el tiempo ni la energía, con el respeto al contrincante sea quien sea pero con la firmeza del que nunca se siente inferior. Y en el fútbol tampoco.

Monchi y Lopetegui
ÁNGEL CERVANTES 21/09/2019

Seriedad, divino tesoro

No corren los mejores tiempos para una cualidad que facilitaba moverse con una base de criterio, elegancia y discreción en el proceloso mundo de las relaciones sociales. Que la seriedad ya no vende una escoba es una evidencia tan triste como palmaria; más preocupante todavía es que sean legión los que se empeñan en guardarla bajo llaves en el baúl de los recuerdos. Lo suyo, hoy, es hablar (de todo) hasta la saciedad, sin saber o sabiendo lo justo (es lo de menos), voz en grito (preferentemente) y adornar cualquier medio discursillo con tres o cuatro ocurrencias en forma de chanza (clamoroso éxito). El gracioso de turno se ha comido por sopa al serio. Aquel que se ríe poco, o lo hace con medida y sin levantar polvo, parece condenado a vagar por el reino de la amargura, a perderse por el laberinto de la insatisfacción.

En fin, que hemos venido a hablar del Sevilla Fútbol Club, pocas tonterías. La cuestión que tratamos de resaltar en esta rentrée como colaborador raso de Columnas Blancas es que el equipo que ha puesto Ramón Rodríguez en las manos de Julen Lopetegui para esta temporada 19-20 es serio, muy serio, extremadamente serio. Esa seriedad, naturalmente, debía trabajarse (modelarse, inculcarse, tatuarse llegado el caso) y a fe que se ha hecho. Se sabe que es pronto, que la temporada es larga y dura, que los que también juegan a esto saben enfadarse, apretar y apuntar con el dedo al ojo. Todo es cierto, pero no lo es menos el hecho de que la primera pica del proyecto está sustentada sobre piso firme. Esta base sólida sirve, de momento, para atesorar puntos que nadie va a tocar y mirar lo que está por venir, en España y en Europa, con tranquilidad y hasta con fundado optimismo. Allá vamos.

JUANMA DÍAZ 20/09/2019

Mi abono del Sevilla FC

¡Columnas Blancas ha vuelto! Y estoy muy contento por ello, porque creo que es un blog de opinión sevillista que puede tener su sitio en la red, como lo tuvo en su momento dentro de la blogosfera sevillista.

Permitidme que me presente brevemente. Mi nombre es Juanma Díaz, soy profesor de Secundaria de Matemáticas en el IES Chaves Nogales de Sevilla Este, abonado número 18900 del Sevilla FC -he pasado por varias etapas de abono sí, abono no- y miembro del Equipo de Redacción que coordina este blog junto a los amigos Sebas Cárdenas y J. Carlos Acosta, a los que les agradezco enormemente que aceptaran esta propuesta loca que un día les lancé de volver con Columnas Blancas. De la misma forma se lo agradezco a los colaboradores que en su momento fueron y que ahora seguirán siéndolo, así como a los nuevos fichajes que seguro nos deleitarán con sus artículos de calidad escritos en clave sevillista.

Mi primer recuerdo tiene que ir para el gran Agustín Rodríguez (qepd), que desde el tercer anillo verá que volvemos con este blog que hace más de 10 años se le ocurrió y en el que han escrito destacados sevillistas. ¡Va por ti, amigo Agustín!

Llevo más de año y medio enfermo. Tengo un mieloma múltiple, que es un tipo de cáncer en la sangre que afecta a la médula ósea y, por tanto, al tejido óseo. Es una enfermedad incurable. Ahora mismo, porque estoy seguro que #yomecuro, ya que los avances en estos últimos tiempos para el tratamiento de la enfermedad están siendo espectaculares. Desde el primer momento me uní a este #yomecuro -hashtag de Twitter- creado por el amigo Valentín García, periodista de Canal Sur y paciente de cáncer de pulmón-. El llevar esta etiqueta en todo lo que publico en mi blog personal y en mis redes sociales representa una actitud para afrontar la enfermedad. Tras el shock inicial al recibir la noticia me dio por tomármelo de forma positiva y el #yomecuro y el #SeguimosJuanma están siempre presentes en todo lo que publico, pues estoy contando todo el proceso que estoy siguiendo. Y es impresionante el apoyo que estoy recibiendo de mi familia, de mis amigos, de mis compañeros, de gente que conozco de Internet e incluso de gente que no conozco de nada pero que ya han entrado a formar parte de mi vida y se quedarán para siempre.

Soy socio y colaborador de la Fundación Josep Carreras contra la leucemia porque entiendo que hay que seguir investigando para terminar de una forma definitiva con las enfermedades de la sangre (leucemia, linfoma, mieloma…). Se me ocurrió crear una “Operación pulseras” que todavía está activa y organizamos algunos eventos con ayuda de familia y amigos para recaudar fondos para la Fundación. Toda ayuda es poca, y es que esto lo hacemos porque #SomosImparables.

Llevo 8 meses en silla de ruedas y me han reconocido una discapacidad del 67%. Como esta enfermedad ataca a los huesos a mí me ha afectado, aparte de a otros sitios, a la columna y a algunas vértebras que provocan la inmovilidad que tengo. Estoy yendo a rehabilitación y afortunadamente estoy avanzando, muy poco a poco porque esto es muy lento, pero se van viendo pequeños avances.

Desde principios de la temporada 18/19 no pisaba nuestro Sánchez-Pizjuán, pues pasé bastante tiempo ingresado en el hospital y ya después vino lo de la inmovilidad y, por tanto, la imposibilidad de acceder a mi localidad en Gol Sur.

Este verano llega el momento de la renovación de abonos y observo en la página que habilitan a tal efecto -yocumplotemporadas.com- que hay posibilidad de sacarse un abono para discapacitados con acompañante con asiento reservado en sendas plataformas ubicadas en Fondo y en Preferencia. Y me digo: “Esta es la mía”. Contacto por correo electrónico con Taquillas y al poco tiempo me responden muy amablemente detallándome las condiciones para optar a una localidad en dicho sitio, pues también dependería de que hubieran localidades libres. Tras varios intercambios de mensajes con ellos me citan para renovar mi abono y para que se lo saque mi sobrino que será mi acompañante. Cuando me vi con mi abono en la mano puedo decir que fue uno de los días más felices de estos últimos tiempos, pues tras tantas visicitudes pasadas -y las que sigo pasando- esto implicaba poder volver a mi Sánchez-Pizjuán a ver a mi Sevilla FC. ¿Hay mejor cosa que esto?

Estrenamos nuestros abonos el viernes 30 de agosto en el partido de Liga contra el Celta, primer partido en casa de esta temporada. Lástima el empate final porque todo lo demás estuvo genial. A pesar de las pequeñas incomodidades por culpa de las obras que están realizando en el Estadio, creo que el club lo tenía todo muy bien organizado con su personal y al menos mi sensación fue que la cosa funcionó bastante bien.

El sitio reservado para discapacitados es muy digno. Tenemos pantalla de televisión, una plataforma con elevador manejado por un empleado de la empresa de seguridad y un sitio en dicha plataforma para ponernos con nuestra silla de ruedas y una silla para nuestros respectivos acompañantes.

Quiero aprovechar estas líneas para agradecer al Sevilla FC y a las personas que gestionan este tipo de cosas la sensibilidad que demuestran al tratarnos así a las personas discapacitadas. Así da gusto, de verdad. Ojalá fuera así también por parte de otras entidades públicas y privadas, porque os puedo asegurar que no siempre es así. Ahora que uno lo necesita es cuando se da cuenta de la cantidad de deficiencias que hay todavía -barreras arquitectónicas en calles y edificios, respeto a espacios reservados para discapacitados, concienciación social…- y eso que se ha avanzado mucho en este sentido y la sociedad en general está bastante sensibilizada, aunque todavía falta…

Gracias, Sevilla FC. Me vais a permitir esta temporada ver a mi equipo en mi bombonera y de verdad os digo que es algo que me emociona. Y seguiremos luchando por el #yomecuro, a ver si la próxima temporada puedo volver a mi localidad habitual y dejarle mi sitio a otra persona discapacitada que lo necesite. Esto sería muy buena señal.

Muchas gracias por estar ahí y bienvenido de nuevo a Columnas Blancas.

Ciudad Deportiv

Ciudad deportiva y estadio

En esta semana hemos conocido el proyecto del Sevilla FC sobre la nueva Ciudad Deportiva, que pasará a llamarse Campus Deportivo y Empresarial José Ramón Cisneros Palacios, y será el centro neurálgico del Club, y que aparte de las oficinas que ya se encuentran allí, albergará también los despachos de presidencia, dirección general, así como […]

RAFA VELASCO 20/09/2019

¿Una vuelta atrás?

Dicen que siempre hay que mirar adelante, que nunca se debe mirar atrás, pero el rico refranero español, también nos dice que Rectificar es de sabios. ¿Y todo esto a qué viene? Pues viene a colación de la vuelta que parece haber dado nuestro Sevilla FC a aquellos comienzos donde se fraguó un Sevilla Campeón. […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies