Cabecera Columnas Blancas
image
CIRO FUCSO / EFE

Coronavirus

COVID-19.-La velocidad a la que se mueven los acontecimientos en este planeta llamado fútbol es vertiginosa. Apenas da tiempo a digerir una noticia cuando ya hay otro asunto. Una entrevista de un ex-político con un “gurú” local de las ondas recordando y aclarando sucesos de hace casi 30 años que todos sospechábamos, la designación del estadio poli-municipal de La Cartuja como sede de la final de la Copa de SM el Rey, el modelo de competición que ha seguido este año dicho torneo, la cuestión arbitral (sistema de designación, el CTA y preparación cualitativa de los trencillas) en la LFP agravada por el VOR-VAR, la distinta vara de medir de la “canalla” nacional-madrileña a la hora de exigir perdón según quién y a qué club pertenece el declarante, los candidatos a presidir la FEF (si malo es lo que hay, miedo da los que pueden acceder) las sensaciones ante el inminente SFC-RBB del próximo día 15-3-20, la salida de D. Joaquín Caparrós Camino del club vía Ereván (Armenia) como seleccionador, en fin, muchas cosas. Pues todo ha quedado barrido por el COVID-19, un mutante y variante cabrón de coronavirus.

A puerta cerrada, de momento, no solo el choque UEL contra la AS Roma en el RSP y en el Stadio Olímpico, sino las dos próximas jornadas, la 28ª y la 29ª, del CNL (Liga Santander y Liga Smartbank) serán también así. ¿Se desata el pánico? No sé si las medidas están o no justificadas, pero creo que en el caso de que así fuese, otros tipos de concentraciones de masas, como manifestaciones reivindicativas y festivas, también deberían tratarse, y haberse tratado ya, de igual forma. Pero no nos desviemos, a los sevillistas, ¿Cómo nos afecta? Pues de entrada tendremos que ver, a fecha de hoy, nuestras dos próximas citas en el RSP por TV. Dos encuentros que muchos tenemos ya pagado por el abono de temporada. Puede considerarse una frivolidad escribir en estas circunstancias sobre pérdida de dinero y quién y cómo lo va a compensar, pero es una realidad que está ahí y de la que, de momento, ningún organismo se ha pronunciado, ni el club, ni la LFP, ni los poderes públicos.

Mi opinión al respecto de todo este asunto es que si “el bicho” sigue haciendo estragos con tal progresión geométrica, las competiciones europeas y nuestro CNL deben, como mínimo, aplazarse, sin descartar una suspensión definitiva por causa de fuerza mayor. Los verdaderos aficionados al fútbol somos de los que gusta ir al estadio, vivir el ambiente, animar a tus colores, emocionarte con tu himno y cantar los goles de tu equipo hasta la afonía. Y presumo que la mayoría de los sevillistas somos de esta pasta, no nos gusta el fútbol de sillón con cervecita y frutos secos, ni el de barra de bar con reverberación de sonido. Ese fútbol, para los orientales y para los que solo apuestan a caballo ganador.

Mientras escribo, salta la noticia del aplazamiento del SFC-AS. Roma, previsto para mañana 12-3-20 a las 18´55 horas en el RSP, en plenos “idus” de Marzo, aniversario de la encerrona en la Curia Hostilia de Roma que acabó con la vida del dictador Julio César. La AFE y la FEF ya solicitan la suspensión del CNL. Todas las competiciones que no dependen de la LFP ya están detenidas. D. Ángel Torres, presidente del Getafe CF ya ha anunciado que su equipo no viaja a Milán para enfrentarse al FC Internazionale, la Junta de Castilla y León suspende la celebración del partido de Liga Smartbank CD. Mirandés-CD. Numancia haciendo uso de sus atribuciones autonómicas, la final de Copa en el Olímpico de la Cartuja de Sevilla aplazado también. Mientras, el presidente de la LFP, sr. Tebas, calla o da evasivas, acude mañana a una reunión en Las Rozas y se remite a lo que aconsejen las autoridades políticas y sanitarias. Está claro de que, si por él fuera, el CNL no se suspendería aunque tuviese que jugarse lo que resta a puerta cerrada ¿Por qué?, ¿Qué intereses protege?  ¿Por qué ningún presidente de los clubs de la LFP, excepto D. Ángel Torres, se pronuncia?.

Si esta crisis sanitaria, que amenaza en transformarse en otra económica de las de libro, sirve para que los aficionados de a pié de estadio, los que solo apostamos en una competición sin adulterar, logramos reconducir este deporte-juego que nos apasiona en un fútbol lo más libre posible de las televisiones y de las apuestas, bienvenida sea, aunque no creo que suceda. Lo último que deseo pensar es que la LFP está aún barajando intereses económicos y que las televisiones desean aprovecharse de esta coyuntura para engrosar aún más sus ganancias.

¿Un SFC-RBB a puerta cerrada? Precedentes hay, como el de la Copa del Rey de 2007 cuando el partido de vuelta que se jugaba en el antiguo estadio de la Exposición de 1929 hubo de suspenderse por el botellazo a Juan de Ramos. El choque se detuvo y lo que quedaba de partido se jugó a puerta cerrada en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz de Getafe. Pero ¿No sería eso alterar la competición? ¿Por qué el anfitrión no puede contar con el calor de su público? ¿Quién reembolsará al RCD Mallorca las pérdidas por la visita del FC. Barcelona? ¿Para que determinadas cadenas televisivas se hagan de oro monopolizando la retransmisión del “match”? Lo mejor es aplazar la jornada y ya se jugará cuando se pueda.

Históricamente ha ocurrido en España y en Europa. Ante situaciones de este calibre, los torneos hubieron de suspenderse, no iniciarse o retrasarlos. Si ahora se puede estar ante un escenario de éste tipo lo último que importa son los intereses de las televisiones y de las casas de apuestas. Terreno desconocido. Un par de jornadas del CNL podrían recuperarse, pero ¿Y si hay que dar el torneo por terminado? ¿Cómo queda la clasificación? Habría que dilucidar el campeón, los que irían a competiciones europeas, los descensos… ¡qué follón! ¿Se prorrogaría la competición en verano, casi enlazando con la siguiente temporada? Habría que repasar qué ocurrió hace 81 años cuando estalló la 2ª Guerra Mundial.

La Liga Inglesa, entonces Football League First Division,  se suspendió ya empezada en Septiembre de 1939 con el Blackpool como “leader”. Hasta 1946 no se reanudó el torneo nacional, y mientras, solo hubo campeonatos regionales, pero al Blackpool no se le respetó el puesto en el que iba antes de la cancelación. En Italia no hubo ligas las temporadas 1943-44 y 1944-45. En la temporada 1943-44, se disputó la Divisione Nazionale, ganada por Spezia Calcio. El título no es reconocido por la Federación Italiana de Fútbol por lo que no se toma como un Scudetto verdadero, y es por tanto no considerado oficial. En España, el aún joven CNL, no se celebró entre 1936 y 1939. También ha habido algún caso diferente: la liga griega (Α΄ Εθνική Κατηγορία ou Ελληνική Σούπερ Λίγκα) se canceló en Noviembre de 1916 porque la casa de un árbitro fue incendiada tras ser amenazados otros miembros del arbitraje heleno. Más tarde, dicha Superliga Griega, fue detenida durante semanas por otros gravísimos incidentes vandálicos en 2018 y 2019. Y naturalmente, han existido casos chocantes en América Latina y otros continentes.

Mi opinión: primero la salud pública, luego los intereses de los abonados de los clubs y los futbolistas, en tercer lugar la preservación de la pureza del CNL y no adulterarlo más de lo que ya está, y en último lugar las preocupaciones de las televisiones, casas de apuestas y dirigentes del fútbol en España.

ABC
ALBERTO CONTRERAS 11/03/2020

El fútbol ya no nos pertenece

“El fútbol ya no nos pertenece”. Así cierra su acertada reflexión mi compañero blancocolumnista, Pedro Monago, en el último artículo publicado en este espacio.

Y esa última afirmación (o negación) se me clavó como una certeza.

El fútbol es ya, desde hace tiempo, una herramienta sociológica que ha servido, por ejemplo, para que el gobierno italiano consiga instalar de inmediato en las conciencias de sus conciudadanos la seriedad que quería transmitir respecto de las medidas que por la crisis del coronavirus aplicaban. Cuentan que en los primeros días el aislamiento se lo pasaba la mayoría por el forro del pantalón de Gucci. Basta con suspender la Serie A para que Don Giovanni apure su Birra Moretti y se despida del camarero diciendo, ¡coño, esto va en serio, me voy para casa!

Se están alzando las voces de los aficionados reclamando lo que es una obviedad. Sin la afición, sin público, la celebración de los partidos de la Liga no tiene sentido. El espectáculo pierde el elemento esencial de su razón de ser, el espectador. La muchedumbre apasionada que desde la grada envuelve los insulsos sonidos de un cuero golpeado en el rectángulo verde y hace parecer aquello épico. Porque la épica no reside en el “clinc” que suena cuando la pelota golpea el travesaño, sino en el “¡ohhh!” inmediatamente posterior que se derrama desde el graderío hacia el césped.

Otro de nuestros ilustres blancocolumnistas, Alfonso Ramos –aka Cazón Palangana-, lo resumía con su mordaz guasa en un tuit: Todos los equipos de la Liga jugarán sus partidos de local como el Getafe, sin público.

Y mucho me temo que por esta vez y sin que sirva de precedente los aficionados ganarán esta batalla. Pero no nos vengamos arriba. Será una victoria paradójica. No vendrá determinada porque vayan a ser tenidas en cuenta sus reivindicaciones, sino porque desde arriba, los que mandan, saben de la potenciación que supone el fútbol (más concretamente su cancelación) para el mensaje de concienciación que quieran trasladar a la sociedad llegado el caso. Es su as en la manga. No ganaremos porque el fútbol sea nuestro, será, precisamente, porque el fútbol ya no nos pertenece.

PEDRO MONAGO 10/03/2020

A medias

Pues nada, aquí andamos, leyendo noticias sobre la evolución del Covid-19 en nuestro país y las posibles medidas a adoptar para contener la posible pandemia. Lo último que se comenta es que las dos próximas jornadas de la Liga de fútbol se jueguen a puerta cerrada y, a este respecto, creo que resulta de interés hacer una breve y urgente reflexión sobre lo que tantas veces hemos llamado “el fútbol moderno”.

Me mantendré alejado de la tentación de opinar sobre cuestiones médicas y de medidas epidemiológicas en general, pero creo que el simple sentido común nos da algunas claves de por dónde deberían ir los tiros en esta cuestión.

Que el virus ya está aquí es indiscutible y que las medidas para contenerlo son urgentes, también. Tengo claro que debe prevalecer la salud de los ciudadanos y que, por tanto, debemos asumir las incomodidades asociadas a esas medidas de prevención necesarias, pero también tengo claro que para esa prevención no es mejor jugar sin público que no jugar, así que ¿por qué celebrar un espectáculo sin público? ¿En qué hemos convertido este deporte para que no se decida, sencillamente, suspender los partidos?

Soy perfectamente consciente de los inconvenientes que suspender dos (o las que sean) jornadas de la Liga suponen, pero si la situación es de emergencia y, sobre todo, si comparamos esos inconvenientes con el bien superior protegido, que es la salud ¿tiene sentido que nos quedemos a medias? Desde el punto de vista futbolístico ni siquiera es una buena manera de respetar la competición, porque de alguna forma altera las reglas del juego, pero eso es casi lo de menos, lo verdaderamente importante es que se obvie el papel que juega el aficionado, lo que no es sino un síntoma de lo que llevamos tiempo temiendo: el fútbol ya no nos pertenece.

EFE
ENRIQUE BALLESTEROS 06/03/2020

Siento que ya llegó la hora

El Athletic Club llega a una final de la Copa del Rey. Cuánto sevillismo he visto en esa eliminatoria de semifinales. Es 6 de marzo (en el momento que escribo este artículo) y el 4 de marzo se cumplían 11 años de la debacle de Bilbao. De ese “nos comeremos al león desde la cabeza […]

Paolo Bruno

Con la clase, el estilo y el señorío no se juega

“Catedrales del fútbol español”, poca broma. El Sevilla FC, nuestro Sevilla FC, es una institución ejemplar, y la ejemplaridad se traduce en ocasiones en originalidad, no banales, no estridentes, no chabacanas, sino más bien acordes al buen gusto y a la clase que, con razón, siempre nos hemos vanagloriado tener los del Ramón Sánchez-Pizjuán, y […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies