Cabecera Columnas Blancas
image

Una semana menos para ganar la liga

Lo han leído bien, al Sevilla FC le queda una semana menos para ganar la Liga ¿Cuándo ocurrirá dicha explosión de júbilo? Nadie puede predecir su fecha exacta: ¿Dentro de 5 años, de dos, de uno, de tres meses, de diez semanas? Cuando fuere, resta una semana menos.

Lamentaría que alguien se haya sentido desilusionado tras la lectura del título y del párrafo que antecede a éste, pero es como veo la situación: el Sevilla FC ejerce de meritorio para grandes hazañas desde hace tres largos lustros que ya han contemplado la arribada masiva de plata a nuestras renovadas y pletóricas vitrinas que aún pueden y deben ampliarse más.

Escribo estas líneas antes de la disputa de los tres puntos ante el Club Atlético Osasuna de Pamplona. Hablamos de la Liga y es muy complicado llegar y besar el santo como reza la coloquial expresión, y ejemplos sobrados tenemos de ello: de los últimos 25 campeonatos, tan solo cinco se han escapado a las garras de los dos gigantes.

El primero de ellos lo conquistó el legendario Superdepor en el año 2000. Su clasificación media en las siete temporadas anteriores fue la de un puesto más cercano al 5º que al 6º: 5,4, insistimos, como media, en las siete temporadas previas a la obtención de su campeonato liguero (3º-2º-2º-9º-3º-12º-6º-1º).

Tras el Depor fue el Valencia quien se alzó con la Liga en 2002 y una clasificación media de 6,1 en las siete temporadas anteriores a ese logro (10º-2º-10º-9º-4º-3º-5º-1º) y que logró repetirlo en 2004 con una clasificación ponderada entre el 5º y el 6º de 5,4 en los siete años previos (como el Depor) en su segunda conquista (10º-9º-4º-3º-5º-1º-5º-1º).

Vino luego el primer turno del Atlético de Madrid, quien ganó la Liga en 2014 tras un puesto medio de 5,9 en las siete temporadas anteriores a dicho campeonato (7º-4º-4º-9º-7º-5º-3º-1º) y, muy reducido, de 2,4, cuando la ganó en 2021 tras una serie de 1º-3º-3º-3º-2º-2º-3º-1º.

Las matemáticas y el fútbol guardan una relación de amor y odio en cuanto que los números pueden tener varias lecturas, la mía es que es muy difícil aparecer de repente y ganar una Liga. De remontarnos aún más atrás en el tiempo veríamos como en la conquistada por el Atlético en 1996 tuvo como media un puesto entre el 6º y el 7º (6,4) en los 7 años anteriores) y que sus antecesores fueron los equipos vascos que ganaron cuatro ligas consecutivas: dos la Real y sendas el Athletic, y que lo hicieron tras una serie de 4º-4º-8º-8º-11º-4º-2º-1º-1º los de San Sebastián y de 5º-3º-3º-9º-7º-9º-4º-1º-1º-3º-3º los de Bilbao.

Hay que estar ahí arriba, y en orden anterior a esta temporada encontramos al Sevilla FC como 4º-4º-6º-7º-4º-7º-5º. Contemplando esa serie, la media sería de 5,3, probablemente algo menor la temporada que viene pues si no fuera en esta temporada pero quedáramos subcampeones, en la media desaparecería un 5º puesto para aparecer un 2º rebajándola hasta 4,9, lo cual tampoco garantiza nada pero nos mantiene en la pomada que conduce al antes que después.

“Si no fuera en ésta”… Es el derecho a soñar de los sevillistas, saber que estamos ahí, donde, como vulgarmente se dice, se cuecen las papas. Y sabemos que para nosotros todo parece resultar más difícil. El Sevilla FC ha tenido en las últimas 15 ligas puntuaciones de 77-76-71-70-70-64-63-63 puntos entre otras. Esto, en la Liga de tres puntos por victoria y de 38 jornadas (ponderando a éstas las dos disputadas con 42 en las temporadas 1995-96 y 1996-97) le habría alcanzado para ganar 4 ligas y un subcampeonato y dos terceras plazas;  o 3 Ligas , 3 subcampeonatos y una tercera plaza; o 2 ligas, 3 subcampeonatos y 2 terceras plazas; o una liga, 4 subcampeonatos y 2 terceras plazas.

Y nos ha dado para dos terceras plazas, cuatro cuartos puestos, cinco quintas posiciones y tres sextos lugares en la clasificación. Todo nos cuesta más. Me recuerda a aquel gran Sevilla que subió a Primera División y ganó la Copa en la temporada 1934-35 y que en ésa y en las 19 siguientes quedó 16 veces entre los 6 primeros o grandes de España sólo superado -por poco- por Barcelona y Athletic (18 y 17 veces respectivamente) y por delante de Madrid y Valencia (15 ambos) y Atlético (13), aunque sólo ganó una Liga por cuatro de los colchoneros (al margen de aquel Atlético Aviación fascista y emergente y del robo del señor Azón).

Espero que el artículo haya entretenido, lo que persigo, pero que más allá de ese entretenimiento, busco también infundir paciencia y ambición: el Sevilla FC está en la senda para ganar de nuevo la Liga, no debemos cejar en el empeño por más piedras que encontremos en un camino que nunca, ya lo ven, fue de rosas. Recuerden, queda una semana menos.

A Santiago Aparicio García, cazador de doxósofos

Confieso que cuando leí el desprecio al que me referiré pensé dejarlo correr por no dar publicidad sobre todo a su autor, pues aunque ya somos conscientes de las insidias y zafiedades verbales que sufre el SFC desde décadas más el daño moral y a su imagen que provocan, estando curados de espanto, hay ocasiones en que hay que rebelarse. Es el caso del panfleto aparecido en un medio que hace décadas creí extinto y que ahora sobrevive en versión digital. Lo admito, he caído en la provocación pero no consiento que el trabajo de un grupo de profesionales sea infravalorado por cualquier ignorante.

¿Os imagináis, amigos sevillistas, a algún periodista emocionalmente vinculado al SFC parodiando una investigación seria sobre cualquier club de fútbol español? La que nos caería. Pues he aquí a un columnista manchego que le inquieta la fecha fundacional del SFC.

En su habitual columna “A diestro y Siniestro” de DIARIO 16, un “juntaletras”, hace burla del esfuerzo del  Área de Historia del SFC en un art. titulado “Encontrado un pergamino romano con el acta fundacional del Sevilla FC”. Sin duda, el SFC puede ser diana para las críticas de quien sepa del paño en cualquiera de sus parcelas, pero el sujeto en cuestión está tan “esnortao” que apunta precisamente a la que menos fisuras tiene de la entidad. Me pregunto ¿Qué se le ha perdido en Sevilla? ¿Qué sabe de la ciudad y de nuestro club? Como diría un castizo ¿Quién le ha dado vela en este entierro? Santiago Aparicio García es el hombre, forofo del Club At. Madrid, pasión que no oculta. Por ahí ya me va cuadrando el motivo de su escrito. Con muchas titulaciones y trabajos, me da la impresión de que es aprendiz en muchas cosas y maestro en nada. Su especialidad es “cazador de doxósofos”, (el platónico “palabro” se las trae, incluso para pronunciarlo) pero para mí que es sólo un francotirador mediático que dispara contra todo lo que se mueve haciendo honor al título de su columna. Y además pienso que es de los que su visión de las cosas no rebasa los límites de Madrid y alrededores por muchas conexiones que tenga con universidades latinoamericanas.

Ser cazador de “doxósofos” no lo faculta para faltar al respeto. Ningún sevillista se cree sabio ni experto en palabra u opinión excepto de su propia institución, pero los hay de fuera, periodistas de bufanda y gorrilla e hinchas de otros clubs, que caen en la paradoja de intitularse cazadores precisamente de lo que son sin saberlo. Es el caso de éste “predador” el cual escribe de lo que sea, y el día 25-1-2022, oyó campanas sin saber dónde y le faltó tiempo para perpetrar su obrita. Intuyo que, como en tantas otras ocasiones, la fuente informativa del 132 aniversario procederá de ese “quásar” del espacio profundo, de ese agujero negro supermasivo (y muy próximo) del que suele partir  toda desinformación interesada en dañar al SFC. Como hace año y pico en Tablada, un acto inocuo que sólo interesa al sevillismo,  provoca tal seísmo emocional en gentecillas diversas que, sin tener ni pajolera idea del tema, se lanzan a la crítica y al humor irónico; como el bueno de Santiago, que se muta en apóstol matamoros anti-sevillista haciendo un mal uso del derecho a la información y libertad de opinión.

La parodia que perpetra tiene poca gracia. El latín usado es mediocre, la frase “Pelves congregentur in Hispalis tertio kalendas lanuarias” no es correcta, a no ser que el autor tenga noticia de algún dialecto diferente al latín ortodoxo que se practicase en la Meseta; “pelvis (no pelves) congregantur (no congregentur) in Hispalis tertio calendas ianuarias (no lanuarias)” es la forma adecuada. Para hacer bromas con el latín hay que dominarlo, y creo que no es el caso. “Palanganas” si,  hasta la muerte y a mucha honra, quienes idearon el calificativo para insultarnos consiguieron el efecto contrario, más no creo que sepa Santiago de donde viene el apelativo ni a qué cualidad del Sevilla se refiere.

Si toda la munición que tiene para la mofa es referirse al aspecto físico de José Castro debiera pensar si desde Sevilla podríamos sacar punta, siendo él un “indio” confeso, a un par de jefes de su tribu. “Palanganas si, sin esa admirable y sutil precisión semántica que Santiago hace entre los seguidores que son “del Atleti” y los que son “el Atleti”. Aquí todos somos Sevilla, la ciudad y sin exclusivismos, y todos somos el Sevilla FC, entidad  tan de la misma como el Ateneo y sus monumentos. Palanganas, con un barrio por corazón, Nervión, en donde lleva 94 años y desde donde su pasión se desborda a toda Sevilla, su provincia, y bastantes lugares más.

Nada más lejos de mi intención que zaherir de ninguna forma al At. Madrid y su afición, pero reflexione Santiago Aparicio cómo sería su reacción y la de los atléticos si desde Sevilla se trivializase sobre la fundación del club rojiblanco, puesto que como bien sabrá, la inscripción de la entidad madrileña en el registro de asociaciones no se produjo en 1903, sino en 1907. Aquí, querido, chistes e ironías sabemos hacer todos ¿Y si alguien de la prensa sevillana sembrara suspicacias e hiciera chanza sobre el mantenimiento de la categoría tras la Guerra Civil por parte del At. Madrid cuando descendió al término de la temporada 1935-36 cambiando su nombre por el de At. Aviación? ¡Desbordamiento del Manzanares! Pues los sevillistas hemos de tragar la apelación jocosa al “Diluvio Universal” como causa del primer descenso del SFC. ¡Mira qué gracia, hombre!

Sugiero a Santiago Aparicio que no recurra a la ridiculización de lo que desconoce para alcanzar notoriedad. Por añadido le recomiendo que no confunda las “señales de humo” (que debe conocer bien) con los rayos cósmicos ultraverdes que sobre “los palanganas” se emiten a pulsaciones desde el universo paralelo más allá del agujero negro arriba citado. La Historia es una ciencia tan digna de respeto como cualquier otra y le supongo conocedor de tal aspecto. Que siga preocupándose de los numerosos asuntos relacionados con su club e intentando demostrar que su “Atleti” es la única víctima propiciatoria del nacional-madridismo, la presa fácil del “duopolio”, y no su principal colaboracionista necesario para el mantenimiento “ad infinitum” del fraude que es la liga española. Que olvide al SFC, no es ninguna autoridad para desmentir y desconsiderar  hechos comprobados. Que lea “El SFC a caballo entre los siglos XIX y XX, de las élites británicas a la ilusión regeneracionista”. Tal vez le sirva para documentarse mejor.

Finalmente dedico con todo mi cariño ésta redacción a los componentes del Área de Historia del SFC a quienes tanto se intenta humillar. Un recuerdo para Agustín Rodríguez, quien inicio esta aventura, y a José Manuel Ariza, compañero en este foro, ambos ya en el Tercer Anillo. Ya contaban con “libelos” al estilo “patético” de Santiago Aparicio al inicio de su labor, no les coge de sorpresa. Carlos Romero, Juan Luis Franco, Antonio Ramírez, Javier Terenti, José Luis Herrera; Francisco Maldonado, Juan Castro, Enrique Vidal y Pedro José Sendra, gracias por el prestigio que contribuís a dar al Sevilla FC con vuestro trabajo. Un fuerte abrazo.

El Sevilla que está en puertas

Me apetece explicar el por qué un negativo confeso como yo tiene la sensación de que la situación del Sevilla tiene una pinta buenísima.

El motivo de mi optimismo radica en el tremendo margen de mejora del equipo, y que ese margen de mejora estoy casi seguro que está ya en puertas.

Queda poco para que los diversos motivos que nos han impedido rendir como esperábamos desaparezcan y ojito a este equipo de Lopetegui que estoy casi seguro que va a callar muchas bocas, sobre todo bocas sevillistas que sin analizar circunstancias se han apuntado a las feroces críticas al equipo en estos últimos partidos.

Es cierto que las críticas están fundadas en la puesta en escena de un equipo que a día de hoy es candidato al título y que con una de las mejores plantillas de su historia deambula por el campo renunciando a la profundidad para asegurar posesión y jugando a que no pase nada y a ver si cascamos una. Un modelo rácano no acorde con el nivel de la plantilla y menos con los objetivos creados y marcados por el club.

Pero eso será transitorio. Si no lo fuera seguramente no nos daría ni para clasificarnos para la Europa League.

El Sevilla que quiere Lopetegui no es este que últimamente estamos viendo. Éste es como consecuencia de una inexplicable tormenta de problemas que le han obligado a cambiar la manera de afrontar los partidos.

Este equipo ahora roto, resurgirá y dará su verdadero potencial dentro de muy poco.

Sin ir más lejos pongo como ejemplo la última jornada, que por cierto no es ni mucho menos en la que más problemas se ha tenido.

Centro del campo para Fernando, Delaney y Papu. No, ese será el del Sevilla que está en puertas. Jugaron Jordán, Oliver y Gudelj. Con Diego Carlos y Acuña a medio gas. Sin banda derecha, jugadores nuevos que ni saben el nombre de sus compañeros, otros sin descansos etc, etc.

¿Qué pensabais, un 0-3 en el Sadar?

¿Qué puede hacer Lopetegui ante esta situación? ¿Jugar sacando limpio el balón desde atrás rompiendo líneas, con ritmo alto en las transiciones y presionar en bloque arriba? Pues no. No se dan las circunstancias ahora. El equipo tiene que pasar esta pesadilla de contratiempos con la menor pérdida de puntos posibles. Y posiblemente la táctica del mantener la portería a cero y que no pase nada en los partidos puede que sea la única manera de perder los menos puntos posibles hasta que pase el temporal.

Y una vez que pase…

Una vez que pase entonces veremos el Sevilla que está en puertas.

Eso sí…Si desparecen los “Diversos motivos”.

PEDRO GONZÁLEZ 08/02/2022

La muerte del derby

Al menos como muchos de nosotros lo conoció. He dudado mucho en escribir estas líneas. Ha sido tan esperpéntico lo que pasó, y tan increíble lo que ha venido después, que me pareció poco alentador verter una opinión más a la riada de comentarios, de todo tipo, que hemos hecho las dos aficiones sobre lo […]

EDU SANIÑA 07/02/2022

Palos a Julen

La rutina de siempre cuando a este equipo le da por tropezar. Da igual el cómo, pero hay gente que tiene la maravillosa costumbre de buscar en el entrenador al culpable de todos los males de los equipos. Si falla el delantero, la culpa del entrenador. Si falla el portero, la culpa del entrenador. Si […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies