Cabecera Columnas Blancas
image

La segunda vida de Rakitic

Siempre fui fan de Iván Rakitic, de su parsimonia sublime que nos encandilaba a los sevillistas, contraste antagónico con la sangre hirviendo del indiano Medel, que parecía tener siempre el dedo metido en un enchufe. Aquel Rakitic se asemejaba a un dios rubio que destilaba magia con la derecha y dibujaba luces multicolores en el espacio con la zurda. Siempre cabeza en alto, como un general de la guardia de corps de Napoleón en las batallas de Europa.

Aquel Rakitic que conocimos encajó tan bien a nuestra campiña hispalense, que su vals de Strauss se acopló con la bulería de El Turronero que interpretaba de manera sublime José Antonio Reyes (el niño de Utrera que se nos fue al tercer anillo y nos dejó su talento y su sonrisa), y entre ambos montaron una función que los sevillistas jamás nos cansaremos de tararear. Fútbol de tres dimensiones, enganchado en nuestro corazón blanquirrojo por los siglos de los siglos.

Tras capitanear al Sevilla heroico de noches de apoteosis (KO europeo al rival eterno, gol de M´Bia, primera UEFA de Unai…), Iván Rakitic se marchó al Barcelona para conquistar el Everest del fútbol. Fueron seis años en azulgrana donde el croata tocó el cielo con títulos y gloria.

Pero la gloria en este mundo de la pelota es perecedera, mucho más en un gran dinosaurio y el Sevilla de Monchi, Merlín con mando y plaza en el planeta fútbol, volvió a llamar a su puerta y Rakitic dijo un “si quiero” a corazón abierto, con sus venas sevillistas para un regreso tan triunfal que nos llenó de sueños a los sevillistas.

Los sueños, empero, muchas veces nos turban la paz con toneladas de vinagre y Rakitic comenzó a mostrar una cara que nos encendió las cejas: ya no era aquel caballo alazán que dibujaba lunas con su trote, sino un percherón de galopar cansino y pases medrosos. Su personalidad sobre la hierba se difuminó como una gominola entre parvulitos; más que un mariscal de campo, ahora parece un cabo furrier que se muerde las uñas por miedo a molestar.

¿Dónde se perdió Iván Rakitic de los sevillistas? ¿Quién es el de ahora? Su segunda vida en el Sevilla Fútbol Club me llena de tristeza, porque en nada se parece al jugador que yo conocí y dejó grabado su nombre en el armario de los grandes recuerdos. Yo quiero reivindicarle, bancarlo para siempre, pero ese jugador que ahora lleva el 10 sobre la camiseta blanca no es el que queremos que sea. Y queremos que vuelva. Todos en Nervión queremos que vuelva.

fuente: Area Historia Sevilla FC
JUAN LUIS FRANCO 12/03/2021

Y con el Sevilla llegaron los partidos a España

Con el Sevilla FC llegó a la prensa la primera crónica de un partido de fútbol celebrado en España.

El 8 de marzo de 1890, el Huelva Recreation Club y el Sevilla Football Club disputaron el primer partido de fútbol celebrado en suelo español. El lugar escogido fue el Hipódromo de la Sociedad de Carreras de Caballos de Sevilla, en la Dehesa de Tablada, pero hasta el día 12 no pudimos (pudieron) leer su crónica.

Por falta de una, tenemos dos y son complementarias, la del 12 de marzo, en “La Provincia” (Huelva); y otra, del 17, de “The Dundee Courier” (Escocia).

La consideración de que es el primer partido de España proviene de Huelva. “La Provincia” (cuyo director José García era uno de los 25 socios fundadores del Recreation), el 12 de marzo de 1890 se refería así al mismo:

“la partida de “football” (la primera que se juega en España)”.

El corresponsal que fue testigo de la evolución del deporte en la provincia de Huelva en el final del siglo XIX es el que la califica de primera partida. Sabemos que fue este señor porque en un posterior encuentro se decía

“En todos los partidos de Foot-ball o Lawn-tennis etc, que han jugado en competencia los clubes de Huelva y Riotinto, o los de Huelva y Sevilla, ya en las citadas Minas, ya en esta capital o la vecina, hemos tenido un corresponsal que nos ha remitido detallada reseña de estas partidas, pero hallándose ahora enfermo no ha podido prestar este servicio en el Match últimamente celebrado en Sevilla…”

Vayamos con la crónica.

En Huelva incluyen algún párrafo pedagógico sobre este nuevo deporte:

“Football” es un juego de pelota muy distraído y a la vez higiénico por el mucho ejercicio que requiere. La particularidad de este juego consiste en que en vez de botar la con las manos o con paletas, se bota con los pies y en casos apurados con los hombros o la cabeza.”

La fuerza de los testimonios decimonónicos, conservados en la Casa Colón de Huelva y en la British Library del Reino Unido, no merece ser interrumpida con comentarios intrascendentes. Para narrar un hecho no hay mejor forma de hacerlo que dejar que lo cuenten los propios protagonistas.

La previa, la crónica, el primer gol, el primer árbitro, las primeras alineaciones, en resumen, la primera ficha técnica, o el entrañable tercer tiempo; todo ello quedó plasmado en aquellas deliciosas narraciones del siglo XIX.

Nos limitaremos a darle entrada con “PH” (“La Provincia de Huelva”) a lo que escribe en Huelva un testigo directo; y con “DC” (“The Dundee Courier”), a lo narrado en primera persona por uno de los protagonistas y publicado en Escocia.

LA PRIMERA PARTIDA

DC.- Hay un Recreation Club entre nuestros compatriotas en Huelva, les escribimos pidiéndole si podían formar un once y venir a Sevilla para medir sus fuerzas contra nosotros, y a los pocos días recibimos un cable conforme al cual se enfrentarían a nosotros el sábado 8 de marzo. La semana pasada tuvimos un tiempo glorioso, aunque un tanto frío; pero, en conjunto, las perspectivas eran brillantes, y el sábado se esperaba con grandes expectativas. La prensa local se hizo eco, nos aseguramos un buen número de espectadores en el campo, pero desafortunadamente, a la llegada de nuestros amigos de Huelva, se puso a llover. Sin embargo, habían recorrido ochenta millas para jugar con nosotros, así que teníamos que jugar.

PH.- Salieron para Sevilla en el tren correo 22 socios del Club Recreativo de esta ciudad para tomar parte de la partida de “football” (la primera que se juega en España que había de celebrarse (…) en el emplazamiento del Hipódromo de la Sociedad de Carreras de Caballos, (dehesa de Tablada.)

DC.- La hierba estaba en muy buenas condiciones a pesar de la lluvia constante, comenzando a las 4:45 ante alrededor de doce docenas de espectadores.

PH.- Siendo el Club de Sevilla el que botó primero la pelota.

DC.- Los jugadores presentaban un abigarrado aspecto, con todas las equipaciones en regla, y el ala izquierda nuestra, que nunca había tenido el honor de pertenecer a un club atlético, se presentó con traje de noche, en forma de un fantástico pijama estampado. Fue aclamado con gritos de risa burlona y apodado por los nativos como el “Payaso Yugles”. El juego resultó de lo más agradable, con dos partes de treinta y cinco, terminando con victoria para Sevilla por 2 a 0. Ritson hizo el primero, seguido poco después por el “Payaso Yugles”, de forma inesperada para todos menos para él mismo. Es de justicia advertir que el Club de Huelva nunca había jugado junto antes, y que habían tenido un viaje en tren de cuatro horas por la mañana, por lo que jugó con una gran desventaja.

PH.- Los señores que componían las dos partidas son los siguientes:

SEVILLA: Sr. Maccoll (Capitán), Sr. Logan, Sr. Stroulger, Sr. Rickson, Sr. Annodall, Sr. Mondy, Sr. White, Sr. Welton, Sr. Grieg, un sustituto.

HUELVA: Sr. Allcock (Capitán), Sr. Yales, Sr. Wakelin, Sr. Duclós, Sr. Coto, Sr. Kirk, Sr. Daniels, Sr. Cutss, Sr. Gibbon, Sr. Bradley.

DC.- Nuestro médico inglés actuó como juez para Sevilla, y el Secretario del Recreation Club hizo lo mismo para Huelva, cumpliendo el cometido de árbitro el Vicecónsul británico a satisfacción de todos.

PH.- Jueces, Dr. Langdon por Sevilla y el Sr. Palin por Huelva. Presidente el Sr. Jonhson.

DC.- Este es el primer desafío de fútbol conocido en el Sur de España, probablemente de toda España, por lo que fue considerada la ocasión digna para un banquete especial, y a las ocho, treinta cubiertos se dispusieron en el salón del Café Suizo. Después de una suntuosa cena, en parte española y en parte francesa, con ligeros tintes británicos en el menú, el Sr. Edward Johnston, que presidía, con unos comentarios bien escogidos, brindó por nuestra Reina, el Príncipe de Gales, y la Familia Real, así como por la Reina Regente y el joven rey de España, tratando sensiblemente sobre la reciente enfermedad de Alfonso XIII. Es innecesario decir que el brindis fue regado en alcohol con el entusiasmo debido.

PH.- Contestando los comensales con miles de hurras, acompañados con el ruido de los taponazos del Champagne y el choque de las copas.

El Sr. Maccoll, capitán del Club de Sevilla, brindó con palabras muy cariñosas por el Club de Huelva, contestando el Sr. Allcock, Capitán del Club de Huelva.

El Sr. White brindó por los jueces de ambos Clubs, contestando el Sr. Palin, este mismo señor también brindó por el Presidente.

Terminando los brindis se cantaron numerosos trozos de ópera y zarzuela por los señores Macpherson, Logan, Stroulger, Adams, Allcock, Yales y otros, lo que contribuyó a que las horas pasasen como minutos.

DC.- El fracaso del “Payaso Yugles” en su intento de mantener el equilibrio sobre una silla vacía no estropearía la armonía de la reunión. Es probable que Sevilla visite Huelva en unas pocas semanas, y esperamos con interés la repetición de un rato tan agradable como el que Huelva ha tenido aquí, y sin duda la inauguración del juego en esta parte del país debe ser continuada por organizaciones de tipo similar en todas partes donde existe una colonia británica en España.

PH.- Era la una aproximadamente cuando terminó el banquete y los socios del club de Huelva se despidieron de sus amigos, altamente agradecidos de las muchas deferencias que han recibido del club sevillano.

 

Mujer… y sevillista

Hoy, 8 de marzo, día internacional de la mujer trabajadora, enaltecemos la figura de la mujer, honorificando su trabajo y lucha constante. Aquí, en Columnas Blancas, lo haremos en especial, con todas aquellas de corazón rojiblanco, aquellas que venían al Estadio de Nervión y posteriormente al Sánchez-Pizjuán, a veces con la excusa de acompañar a sus maridos cuando en realidad, sentían al Sevilla mucho más que ellos, o muchas de ellas así lo acabaron haciendo. Va por las que con el paso del tiempo consiguieron que su entorno avanzara normalizando el amor por su equipo y por este deporte. Por las que acabaron haciéndose hueco en el mundo del balompié. Y va por todas las mujeres y niñas que no se cansan de llevar en volandas a su Sevilla allá donde vayan. “Su madre fue Sevilla” cantamos cada vez que pisamos nuestro estadio. Y el Sevilla… la pasión de ellas.

Por desgracia, históricamente, debido a la época y a la situación política, se crearon unos estereotipos que calaron en la sociedad y retrasaron a la misma, alimentando así la desigualdad entre géneros. Las mujeres tenían su deber y ese deber se realizaba en casa, no en el estadio de fútbol. Se limitaba la libertad de las mujeres llenando sus decisiones de prejuicios y coartando su asistencia a actividades de ocio. Porque, ¿qué pintaba una mujer viendo un deporte tan masculinizado como el fútbol, entre tantos hombres a su vez? Evidentemente, había familias y familias, donde la mujer decidía lo que quisiese, pero eso sí, bajo la mirada de muchos, que es justo ahí donde radicaba el problema. Aunque las peores situaciones eran cuando sus maridos sentían tener la libre potestad de juzgar si el fútbol era apto para sus esposas y decidir si lo veían. Como si no tuviesen la suficiente madurez critica para decidir qué les gustaba y qué querían ver.

Actualmente podemos ver la relevante diferencia entre el efecto o la repercusión que los hombres acaparan en el fútbol frente al de las mujeres. Esta se ve completamente influida por las continuas acusaciones y juicios que se tuvieron que soportar en nuestro país. Después de todo, sigue habiendo ignorantes que califican a las mujeres que juegan al fútbol como poco femeninas, o quienes no tienen en cuenta opiniones futbolísticas, por muy interesantes que sean, porque salen de boca de una mujer. Al fin y al cabo, “el fútbol femenino ni es fútbol ni es femenino”, dicen.

En este fragmento de El Mundo Deportivo en Barcelona (1914) lo podemos ver: “Esta primera actuación de la mujer en el viril fútbol, no nos satisfizo, no sólo por su poco aspecto sportivo, sino que también porque a las descendientes de la madre Eva les obliga a adoptar tan poco adecuadas como inestéticas posiciones, que eliminan la gracia femenil”. Todavía hay quienes tienen esa actitud y pensamiento; de ahí que se siga luchando, entre otras tantas razones. Y es que está claro que si no hubiera habido esta aprensión, ahora habría muchísimas más niñas futbolistas y la historia del fútbol femenino español sería mucho más extensa y enriquecedora.

Esa aprensión que hemos mencionado extinguió la ilusión de quizás muy buenas futbolistas. El poco fomento que se dio hace que las futbolistas, a día de hoy, deban complementar la dedicación en el fútbol con un segundo trabajo, ya que les es imposible ganarse la vida solo con el deporte. A muchos no les engancha porque dicen que no es un fútbol igual de vistoso que el masculino, cosa que entra en los gustos de cada persona. Pero el verdadero problema, que está por encima de eso, es la poca costumbre que absolutamente todos tenemos con ver el fútbol de ellas.

Hoy no solo recordamos lo mucho que hemos progresado, también reivindicamos lo que aún nos queda por conseguir. Apostemos aún más por el fútbol femenino y ya no solo nosotros como aficionados, sino los clubes. No hablo únicamente de forma económica, sino con ideas que puedan llegar a atraer al público, como es disputando partidos en el Pizjuán. Asimismo, valoremos a nuestras abuelas, madres, amigas, hermanas, hijas, primas, tías con las que compartimos, nos han inculcado o les hemos transmitido esta incomparable pasión. Igualmente, valoremos lo esencial que son las entrenadoras, futbolistas, aficionadas, limpiadoras, fotógrafas, fisioterapeutas, taquilleras… toda aquella mujer que se desvive en lo suyo por nuestro querido Sevilla. Unámonos por el fútbol y por la igualdad. Sigamos construyendo el Sevilla del futuro.

JULIÁN RUIZ 08/03/2021

Más que tirria

Cuenta nuestra querida RAE que la palabra “tirria” responde a un sustantivo femenino, de uso coloquial, que define a un trastorno, obsesión, odio o también a un sentimiento de antipatía hacia algo o alguien, especialmente a una persona (o a un club, esto último lo añado yo). En forma desusada, responde a un enojo, cólera, irritación, ira, […]

CARLOS ROMERO 06/03/2021

Nunca ganaremos otra liga

Mientras no pongamos remedio. Decía en Redes Sociales que podemos competir con el Liverpool, el Inter, el Manchester United, o cualquier otro equipo de ámbito mundial, y ahí estamos, pero amigos, si jugamos contra uno de los dos de siempre, el que sea, nos pasan estas cosas ¿Jugamos mal, fallamos un penalti de libro, (porque […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies