Cabecera Columnas Blancas
image
JOSÉ MANUEL ARIZA 10/06/2021

Dignitate

Saludos.

Del latín “dignĭtas”:

  1. f. Gravedad y decoro de las personas en la manera de comportarse.

Es la tercera acepción de “dignidad” que propone la Real Academia de la Lengua, la RAE. Es, también, una cualidad humana (que no sabemos bien lo que ocurre con los animales aunque a algunos les otorguemos dudosas condiciones humanas) que puede ser mostrada por personas sin importar su cultura, su procedencia social, sus estudios o carencias formativas.

La dignidad es, además, pariente íntima de principios como el honor, la honra, el orgullo… por pertenecer, de manera real o simbólica, a un grupo al que deberías dedicar respeto y esperar lo mismo de ellos. En épocas pasadas, la “fidelidad” alcanzaba hasta el hecho de morir antes que traicionar ésos principios por dignidad. En distintas mitologías, los héroes clásicos preferían sacrificarse para salvaguardarlos y hasta hace bien poco, los japoneses practicaban el harakiri (sacrificio ritual) antes que vivir con deshonor. El “pecado” de los cristianos tiene mucho que ver con esto aunque el concepto “redención” diste mucho de pretender matarse por ello.

Hemos visto a lo largo de la Historia muchos personajes, con impresionantes currículos, hacer las mayores barbaridades imaginables, indignas. Los seguimos viendo. Y los vemos también en todos los estratos sociales aunque los más llamativos sean los políticos, los militares o muchos empresarios porque sus acciones son, por la cantidad de afectados, las que más resalten. Y hemos visto a personas humildes, analfabetas incluso, mostrar niveles de dignidad gratificante.

¿Pero qué ocurre cuando aun siendo muy joven te conviertes en un personaje popular, famoso, rico… y no tienes el cerebro bien amueblado o poco formado? Un personaje que desean imitar miles de chavales de todo el mundo pero del que, desgraciadamente, solo conocen una de sus facetas como persona (la de jugador) y que a pesar de su indudable importancia, no se les alienta a contemplar el resto del individuo ni las circunstancias que rodean al ídolo.

Decía Edson Arantes do Nascimento, Pelé, que para ser el mejor del mundo hay que saber serlo dentro y fuera del campo. Y como todos conocemos bien a otro de los más grandes y que vistió nuestra camiseta (ya saben a quién me refiero) había diferencias abismales entre el in y el out. Éste distaba mucho de ser un ejemplo… vestido de calle aunque se le “consentía” porque con ropa de trabajo era sencillamente genial. También floreció antes de la cuenta y arrastró carencias sensibles toda su vida de ciudadano.

A estas alturas deben haber adivinado que me refiero a Sergio Ramos García y el pequeño “terremoto” que ha provocado la supuesta vuelta al Sevilla FC. La Plaza está dividida, muy dividida en la Ciudad Sevillista Dual por excelencia. Y lo es porque se “fabricó” aquí y nunca haya renunciado, de palabra, a su sevillismo y a pesar de que lo ha manifestado siempre, en el terreno de juego se comportó habitualmente de forma más que dudosa, sospechosa incluso. A veces hemos pensado que puede que sea el peor hijo posible de entre los muchos de la familia.

Es, o ha sido, unos de los centrales más completos del mundo; ha ganado todo lo ganable; ha amasado una fortuna considerable y es, como decía arriba, ídolo para muchos niños y niñas… pero a diferencia de los otros dos que nombro, sus comportamientos dentro del campo distan mucho de ser ejemplares. Claro que se le “consienten” porque milita (o militaba) en el Real Madrid y a pesar de ello (que es mucho pesar) ostenta el record de jugador más expulsado de La Liga: desproporcionadamente violento en muchas ocasiones, a pesar de sus magníficas cualidades, con “entradas” peligrosas para la integridad física del oponente (que es, no lo olvidemos, un “compañero” de profesión con otros colores) con el “no pasará” llevado al extremo, por lo civil y por lo criminal; sucio, es sucio y aunque hemos conocido a otros muchos de calaña similar (en el amor y en la guerra todo vale y esto va de amores y belicismo) éste se erige en el rey absoluto; chulesco, es chulesco y provocador con agresividad manifiesta contra todo y contra todos los que osen cuestionar sus métodos… podría extenderme pero no contaría nada que no supiéramos ya de sobras.

En lo particular, sus desafíos contra el Sevilla están aquí incluidos: altanero, jactancioso, chuleta, farolero, valentón, perdonavidas, chulapo, pinturero, soberbio, rufián, sinvergüenza, granuja, fatuo, presumido y petulante. Puede que se me escape alguno más pero me he despachado a gusto.

Los continuos gestos a la Grada sevillista, la de “SU” Equipo del alma…

Termino. Habrán supuesto, con razón, el cariño que le profeso y la ilusión que me produce su posible vuelta. Y observo perplejo la campaña de “blanqueado” en la que muchos sevillistas están participando. Mi no entender pero soy torpe de nacimiento, lo siento.

Cuidaros.

RAFA VELASCO 08/06/2021

León de mi vida

Tomando prestada la expresión de José Antonio Camacho en la final del Mundial 2010 , una expresión que ha quedado para siempre en la historia futbolera de este país, yo quisiera hoy titular este artículo como pago de una deuda que tengo con mi corazón sevillista.

No sé si alguna vez serán leídas estas líneas por Ramón Rodríguez Verdejo ni tampoco si están a su altura, pero da igual, es una necesidad que tengo de mostrar mi agradecimiento a una persona que me ha hecho feliz y sentirme orgulloso cuando representa mi sentimiento.

En nuestra Peña Sevillista Nervión Solidario he tenido el privilegio de disfrutar de alguna que otra charla con él, junto a otros socios de la peña y su carisma hace que lo veas como un referente, como un ejemplo a seguir porque tenemos la inmensa fortuna de que el Sevillismo se hiciera un día dueño de su corazón gaditano.

Recuerdo la primera vez que vi a Monchi, una mañana de domingo defendiendo la portería del Sevilla Atlético, con un aspecto rocker que llamaba la atención, porque no era usual en los jugadores jóvenes de la cantera.

Por cierto, debo decir que nos regaló grandes actuaciones en el filial y que ha sido mejor portero de lo que se le reconoce y él mismo dice, pero siempre se le compara con su papel de Director deportivo y en esta comparativa creo que ningún portero saldría bien parado.

Se ganó un lugar en nuestros corazones como portero suplente y discípulo aventajado de Carlos Salvador Bilardo y llegó a ser un personaje popular en un programa de humor que hacía imitaciones del mundo del fútbol, más concretamente “Arús con leche“, de Alfonso Arús, en el que el personaje siempre salía con una gorra.

Su humildad siempre le ha permitido dar pasos adelante con la fuerza del que sabe que nadie le regaló nada y consiguió metas que muchos solo pudieron soñar, aunque él se empeñe en quitarle importancia.

Muchas temporadas a la sombra de Juan Carlos Unzué, al que por cierto aprovecho para mandarle un fuerte abrazo sevillista con la fuerza del que nunca se rinde. Fue su suplente hasta que el descenso a Segunda le dejó sitio en un equipo venido a menos… y en esos malos momentos dio la cara con la profesionalidad que le caracteriza.

Vivió en primera persona tardes para olvidar, como la eliminación copera ante el Isla Cristina o como aquel Sevilla – Real Sociedad que el Sevilla ganaba 2-0 y perdió en 6 minutos por 2-3 con el de San Fernando en la portería.

Por cierto, aquel partido supuso el cese del entrenador que hoy me presta su expresión para titular el artículo. Su imagen llorando en la puerta del vestuario del Carlos Tartiere de Oviedo tras consumarse el descenso quedará grabada en las retinas de todos los sevillistas que queremos a nuestro equipo en las buenas y en las malas.

Cuando tuvo que colgar los guantes siguió cerca de los jugadores como Delegado de campo, lo recuerdo junto a los banquillos con su traje claro en un puesto en el que no se le veía muy cómodo.

Posteriormente, como ya todos saben, Roberto Alés le ofreció la dirección deportiva en unos momentos de incertidumbre en los que “no había dinero ni para balones“.

Recuerdo sus primeros fichajes en la prensa: “Casquero y Castedo, nuevos futbolistas del Sevilla FC” y la sorpresa de los aficionados que no sabían ni quienes eran y que veían con incredulidad que venían libres del Toledo y del Hércules.

En aquellos años de penurias, recuerdo un fichaje paradigmático de la situación, el de Puli, cedido por la AD Ceuta, tal como lo leen.

Aquel verano se escuchaba algún que otro comentario jocoso en la afición, creo recordar uno de Cesar de “Los Morancos”, que decía que Monchi era la primera persona que veían en la puerta de salida del “Corredor de la Muerte¨ para ver quien quedaba libre, como alusión a su trabajo constante en buscar jugadores con calidad pero sin coste por la grave situación económica del club.

Junto a Joaquín Caparrós logró devolver la ilusión al sevillismo y de la mano de José María Del Nido empezó a forjar su leyenda.

A partir de aquí ya todos conocéis lo que ocurrió, con tantos sueños que cumplimos y que muchos no llegamos ni a soñar.

Pero yo hoy quería hablar de aquella etapa en la que todavía no tenía ganada su merecida fama, para recalcar que su brillante curriculum actual está labrado en la humildad, en el fango de los malos años y en muchos días para olvidar.

Para terminar, me gustaría hacer pública una única duda que me deja Monchi como sevillista: ¿Su monumento dónde lo ponemos: en Gol Sur o en Gol Norte?

JOSÉ MANUEL ARIZA 02/06/2021

Volver

Saludos.

Yo adivino el parpadeo de las luces que a lo lejos
Van marcando mi retorno
.

Son las primeras estrofas, como saben, de un maravilloso Tango de Carlos Gardel y Alfredo Le Pera, tomadas para ésta ocasión en la voz mágica de Estrella Morente. Las elijo, de entre las que llenan ésa maravillosa obra rebosante de tristeza por lo perdido, porque definen completamente lo que siento, lo que deseo y lo que me ha sido hurtado.

Un año perdido (aunque con el sexto destello argentino de los que somos los más sabios) revestido de ausencias y que para algunos es más largo porque son las urgencias del tiempo pendiente; cuando descubres que tienes más pasado que futuro; cuando cada momento es mágico, único e irrepetible. Cuando anhelas que el resto de tus días sigan fluyendo por nuestro río de la plata con nombre árabe.

Que febril la mirada
Errante en las sombras, te busca y te nombra.

Volver a la Casa que las dos dimensiones, frías y distantes aunque de fidelidad asombrosa, no suplantan en ése placebo insoportable a pesar de que lo que sientes sea tan genuino como la carne viva. Volver en largo, ancho, profundo y Corazón. Volver en color, olor, sabor y pasión. Volver porque la deidad de aquel día te tocó al nacer y te puso sangre blanca y roja y te dio un Hogar para ti y los tuyos.

Volver al ritual mágico con todos tus dioses, los divinos y los humanos; volver hombro con hombro, abrazo con abrazo y volver con deseo insano, febril la mirada. Volver donde eres casi más tú que en tus otros tus; con tripas vivas, primarias y salvajes, con valor tan importante como esos cuatro o cinco valores auténticos de tu vida. Volver a vivir las liturgias de las Copas y de las copas: del antes, durante y después; de las sonrisas de cara ancha y a veces, tristes pero con la esperanza intacta de que vendrán otras mejores…

Pasión de cemento o de traca, estoicos o desaforados, pacíficos o exaltados que todos tienen aquí cabida porque es un Corazón enorme y todos pulsan igual, como teselas del mosaico que compone ésa Pasión: todas iguales, todas tan valiosas como las demás, únicas en sí mismas y como el resto. Porque volver es cantar de nuevo durante unos minutos el Himno maravilloso y en ocasiones, en el segundo prodigioso envuelto en red aunque tu garganta sea un desastre, como un atentado estético que debería estar penado y del que solo te salvan los tenores que te rodean y que te permiten fundirte en el anonimato glorioso. Pero suman, tus graznidos suman.

Volver para ver a las caras nuevas y antiguas; para mirar, observar, catar y analizar a los recién llegados por si son o serán buenos que a los otros ya los conocemos. Y sentenciar. Volver para equivocarte y redimir a los condenados  de su pena, por trabajo, con un indulto total y una indemnización gloriosa. Y volver para desear equivocarte tanto que no haya rincón donde ocultar tu orgullo herido y tu torpeza como técnico de grada. Te faltarán algunos y otros llegarán para ocupar el hueco que dejaron. Y los querremos a todos. O casi a todos.

Y regresar a la Agencia de Turismo “Seville FC Travel” que nos lleva por Europa en volandas (con créditos sin fin que ríete de las cuestas de enero) Escudo y Bufandas y Banderas como pasaporte, dejando huellas de Giralda orgullosa por doquier, en ése doquier inmenso que hemos subyugado sin piedad, sin concesiones, sin heridos, sin prisioneros y que es nuestro y lo seguirá siendo mucho tiempo más.

Volver con la Exigencia por la Excelencia aun sabiendo que existen imponderables de mayor cuantía pero a los que ya vemos en un horizonte cada vez más cercano y ellos nos ven a nosotros; de saber que “imposible” no existe, que los sueños se cumplen, que se están cumpliendo y que deseas como nada estar allí cuando lleguen los próximos porque como decía D. Lope (de Vega): “yo hago lo que puedo y la Fortuna lo que quiere”.

Volver para seguir exigiendo, como desde el principio mismo, que para los nuestros pedimos lo mejor siempre y no consentimos paños calientes porque para calentarnos ya estamos nosotros. Sangre de nuestra Sangre.

1890 razones para Volver, Sevilla FC.

Cuidaros.

ENRIQUE BALLESTEROS 01/06/2021

Tras la valla

Supongo que seré del grupo de progenitores que está convencido en dejar a sus hijos recuerdos imborrables. También soy consciente que es harto complicado que la memoria seleccione lo que uno desea o deje a un lado lo que, egoístamente, pretendo recordar y que, a la vez, recuerden para siempre. Mira que nos empeñamos en […]

La Liga Promises

La Liga Promises la organiza la Liga de Futbol Profesional y la Fundación José Ramón de la Morena, aunque muy bien podría organizarla el R. Madrid junto al FC Barcelona. Dos equipos que se caracterizan por reclutar a jóvenes jugadores del país para incorporarlos a sus respectivas canteras, no en vano tanto de la Masía […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies