Cabecera Columnas Blancas
image
CARLOS MARTÍN 27/12/2021

Inocentadas: entregar las armas y apostar por la disolución

Hubo un tiempo en el que una inocentada en los medios de comunicación era considerada como una pequeña licencia tomada desde las redacciones para jugar desde la complicidad con la incredulidad de la audiencia. Para muestras, Serra Ferrer fue a finales de los 90 entrenador del Sevilla FC durante algunas horas y el campo del eterno rival debía ser dinamitado en 1980 con la cesión temporal del Sánchez-Pizjuán en el preámbulo del mundial de 1982. Ese tipo de bromas, haciendo posible algo a todas luces inverosímil, eran tomadas como un guiño que, una vez al año, se podía permitir el periodista de referencia como aval de la veracidad que tenían el resto de sus informaciones los 364 días restantes.

Esta tradición, que muchos consideran una moda reciente ligada especialmente al auge de las redes sociales, es anterior incluso a Orson Welles y a la mayor ‘inocentada’ llevada a cabo con la obra radiofónica ‘La guerra de los mundos’, que causó conmoción en los Estados Unidos en octubre de 1938. En aquel momento muchos oyentes del programa pensaron que se trataba de una retransmisión verdadera de una invasión extraterrestre, al igual que muchos lectores en diciembre de 1905, según recoge la hemeroteca de ABC como primera inocentada, dieron credibilidad al fotomontaje del hundimiento del viaducto de la calle Segovia en Madrid.

Esta centenaria costumbre, que bebe de la inspiración anglosajona del ‘April Fools Day’, se enmarca en el 28 de diciembre por la vinculación de este día con la conmemoración de la matanza ordenada por el rey Herodes de los niños menores de 2 años nacidos en Belén con el objetivo de asesinar a Jesús de Nazaret (poca broma). De ahí que se homenajeara el engaño que los progenitores tuvieron que realizar para salvar la vida de su descendencia. Aunque también hay una explicación alejada de cualquier referencia cristiana y estaba ligada a la tradición pagana de los Saturnales, período festivo que traía la elección azarosa de líderes imprevisibles, donde los esclavos romanos intercambiaban los papeles con sus dueños, generando chascarrillos durante los quince días del cierre del año entre sacrificios y banquetes públicos.

Conocido el origen histórico, y teniendo en mente muchos ejemplos mediáticos relacionados con el Sevilla Fútbol Club a lo largo de las últimas décadas, quizás sería un buen momento para ‘la entrega total de las armas’, así como la disolución de la tradición en los medios de cabecera.

En una época donde la realidad supera a la ficción informativa, donde hay una imparable proliferación de noticias falsas, falta de habilidades críticas o fuentes objetivas para contrastar, y un crecimiento exponencial de medios o cuentas satíricas que la audiencia no logra identificar como tal; ¿no sería una buena ocasión para un mayor compromiso que ayude a suprimir aquello que vaya en contra de la veracidad de los medios de Comunicación? Como la mujer del César. No solo ser honrada. También parecerlo.

Que esta humilde petición sirva como deseo generalizado para los que sienten en blanquirrojo. El sevillismo ya tiene suficiente con la ‘serpiente de verano’ y la larga lista de fichajes sin contrastar que quedan en humo, como para tener otro momento del año en el que una ‘Fake News’ se vista de broma.

RAFAEL CÁCERES 20/12/2021

¿En manos de quiénes estamos?

Escribo tras haber visto la defensa numantina del Cádiz en el Santiago Bernabéu. Hoy no pensaba escribir, pero, pasadas dos horas de la finalización del encuentro, veo, escucho, leo y no puedo más que sentir una rabia inmensa tras la defensa, en televisión, radio o prensa escrita en twitter del actual líder de La Liga. Y es que la entrada de Casemiro castigada con amarilla es ROJA en cualquier punto de España excepto para los medios con sede en la capital del Reino. Es roja para todo el que no sea Madrid, así como para la prensa extranjera, que ven con asombro como se interpreta el reglamento en España según el escudo que porte el infractor. No me cabe la menor duda que, de haber sido al revés, el jugador del Cádiz habría sido sancionado con roja.

He estado ‘bicheando’ un poco por internet, nada de investigación seria, tampoco lo pretendo y ahora, oyendo radio o viendo televisión hay casi dos millones de españoles recibiendo la doctrina oficial que emana de los medios ‘controlados’ por el régimen.

Por citar los de mayor audiencia, hoy domingo por la noche (ya lunes) hay unos 700.000 oyendo “El Partidazo”, unos 670.000 están con “El Larguero”, 250.000 prefieren “El Transistor” y otros 250.000 estarán siguiendo por tv “El Chiringuito”, ese esperpento de Mega elegido por Florentino para la presentación de su juguete roto.

Mañana seguirán machacando Marca o As, entre otros, más las terminales provincianas de las susodichas radios, que serán nunca mejor dicho “la voz de su amo”.

Todo esto después de haber defendido a su Atlético de Madrid y la gravedad de la concesión del gol que dio la victoria al Sevilla, que nunca debió subir al marcador por falta previa de Delaney en el salto y juego peligroso de Koundé al dejársela a Ocampos.

Lo peor de todo es que, la mayoría de las veces consiguen su objetivo, que no es otro que amedrentar a los árbitros que, conscientes de la que les va a caer (incluso desde dentro del estamento) suelen dejarse llevar hacia donde fluye la corriente. Es más fácil “interpretar” cualquier jugada hacia donde sopla el viento y lo que un día es claro penalty por mano de Ocampos, la misma jugada no tiene ninguna sanción a la semana siguiente, si el protagonista es Casemiro.

En manos de esta gente estamos.

El fútbol profesional no debería mantener por mucho más tiempo esta situación. Es mucho lo que hay en juego para consentir estos escándalos. Según el estudio de PricewaterhouseCooper (PwC) publicado en la Newsletter de LaLiga en julio de este mismo año 2021, el fútbol profesional genera 185.000 empleos (0.98% de la población activa) 15.688 millones en ingresos (1.37% del PIB) y 4.100 millones en impuestos, entre otro montón de cifras que están a disposición de quien las quiera consultar. Cifras que demuestran que el fútbol profesional es una de las principales ‘industrias’ de este país.

¡Y estamos en manos de quien estamos!

Jugando algunos con las cartas marcadas, temiendo levantar la cabeza los otros por temor fundado a las represalias, mirando de reojo a quiénes deberían acompañar en el necesario cambio, desconfiando.

Por otro lado, la indiferencia de un Consejo Superior de Deportes indolente, máxima autoridad política en España, mira hacia otro lado sin atreverse a “coger el toro por los cuernos”.

Es posible organizar a las aficiones, a reclamar lo que por derecho nos pertenece y una ley nos arrebató, a influir y participar en la toma de decisiones, a exigir modificaciones normativas que nos devuelva lo nuestro, a que se nos dé el peso que nos corresponde…

Mientras no nos organicemos, los aficionados seguiremos hablando de la corrupción de la liga, la Federación, el arbitraje, la mafia, la indiferencia del CSD… y seguiremos estando en manos de quienes estamos.

The Otago Witness, periódico de la ciudad de Dunedin, Nueva Zelanda
CARLOS ROMERO 18/12/2021

Tanto honor y tanta gloria, Mr. Johnston

La historia es la que nos hace grandes, así de categórica es la frase. Sin un palmarés, sin una idiosincrasia, sin las hazañas y las épicas, o los grandes hechos, el estatus de “Eterno campeón de Andalucía” no es posible. Para colmo es gran parte de la motivación para ser sevillistas, lo que nos inculcaron nuestros abuelos y nuestros padres.  Ponerla en valor es casi una obligación, que hoy entre la pelotita entendido como lo más importante en un equipo de fútbol, mañana será historia. Abundemos en ella.

Podríamos hacer una larga lista de personajes poliédricos, ya fuesen foráneos o locales, que aportaron grandes cosas a la ciudad de Sevilla y que desgraciadamente permanecen en el olvido, algo que trataremos de remediar, al menos con uno de ellos, e intentaremos recuperar su figura por la parte que nos toca.

Hablaremos de un señor británico, escocés, nato en su casa de Newmill, Elgin, un 14 de octubre de 1854, que llegó a Sevilla con 17 años. Comerciante, para más señas, amante del deporte y de la cultura, capeó con las calores hispalenses a las que seguramente debió adaptarse, para emprender un camino que dejaría una profunda huella, aunque esta tuviese que ser redescubierta en los albores del siglo XXI gracias a las nuevas tecnologías de investigación histórica. No nos importó ir a Nueva Zelanda para conseguir la información y la encontramos.

Edward Farquharson Johnston, comenzó a ejercer como vicecónsul británico en Sevilla a la edad de 25 años, lo que da una idea sobre su formación. Su actividad profesional principal tuvo lugar en la naviera MacAndrews, de la que fue socio propietario, que tuvo la hegemonía del comercio entre Gran Bretaña y España, pero igualmente participó en otras empresas como la Sevilla Water Works.

Y, cómo no, cuestión que nos ocupa, fundó el que sería el eterno campeón de Andalucía de fútbol, el Sevilla Football Club, del que fue su primer presidente, a la luz del tintineo rubio de aquellas cañas de cerveza que tomaba junto a algunos de sus compatriotas y otros tantos españoles de ascendencia escocesa en la celebración de la muy escocesa noche de Burns. Fue socio del Centro Mercantil, hoy conocido como Círculo Mercantil, auténtico hilo conductor de la historia sevillista desde finales del siglo XIX hasta bien entrada la década de los años 20 del siglo pasado, al que se asociaría junto a otros sevillistas que pertenecieron al club durante las distintas generaciones de jugadores, entre los que se incluían José Luis Gallegos, presidente en 1905, MacColl, Geddes, Merry, Escandón, Bel, Moliní, Balbontín, y otros tantos.

En su casa de la calle Guzmán el Bueno, estaba la sede administrativa de la Sailors Room, entidad dedicada a atender a los marineros británicos que llegaban en barco a la ciudad, que además organizaba actividades de ocio durante su estancia, cómo no, practicando sus costumbres entre las que se encontraba el football, organizando partidos contra el club sevillista durante el ocaso del siglo XIX y el amanecer del XX, además de los organizados frente a los alemanes de la Sevillana de Electricidad de Otto Engelhardt y los celebrados entre los distintos equipos del mismo club.

Johnston puede ser considerado el primer árbitro de España del que se tiene noticias, del primer partido entre clubes constituidos del que se tiene constancia, dando por bueno el primer gol en territorio nacional, que se sepa, marcado por un sevillista llamado Ritson.

Sólo las personas con su autoridad y con conocimiento del reglamento podían impartir justicia futbolística en aquellos años, esa autoridad del vicecónsul británico que además tuvo un papel importante en la fundación del Club de Regatas de Sevilla, formando parte de la tripulación junto a los Welton, Niño y White, jugadores sevillistas, o bien como presidente de la Sociedad del Tiro de Pichón según la “Guía de Sevilla y su provincia de 1895”.

No podríamos terminar esta breve semblanza, sin decir que fue un gran impulsor de la cultura, su casa era centro de acogida de viajeros románticos británicos, teniendo un papel impulsor en las excavaciones arqueológicas de Carmona, siendo uno de los firmantes del acta del Museo de la Necrópolis Romana de esta ciudad en 1885.

Partió hacia tierras británicas en la segunda década del siglo XX, dejando atrás su Sevilla y su legado que permanece hasta nuestros días, fundando el club de fútbol que más notoriedad ha dado al sur de España y mítico en Europa.

Falleció en Londres un 14 de junio de 1924 y sus cenizas fueron trasladadas a su ciudad natal.

Gracias por tanto honor y tanta gloria, Mr. Johnston.

Edward Farquharson Johnston – Archivo Sevilla FC

ALBERTO CONTRERAS 16/12/2021

Beber la copa. Abrir la lata.

Brindo por esta Copa del Rey. Torneo del KO que contradictoriamente ofrece la maravillosa experiencia de desencantarme con mi Sevilla a la par que reconciliarme con el fútbol. Y todo porque un grupo de futbolistas que mañana volverán a sus profesiones de sustento, horneando pan o fijando la mirada en la contabilidad que refleja la […]

El anillo de San Mamés

He tenido la oportunidad, gracias a la generosidad de unos buenos amigos -un tesoro que con los años valoramos más-, de vivir la experiencia de asistir al partido que nuestro equipo jugó el pasado sábado en San Mamés. Bilbao se ofrece como un destino muy especial para viajar, pues la ciudad ha conocido una profunda […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies