Cabecera Columnas Blancas
image

José Ramón Yúfera - Columnas Blancas

fuente: Archivo

Evaluación final

Dos semanas han pasado ya desde el término del CNL 2021-22, el primero tras la llamada pandemia lo que ha significado el regreso del público a las gradas, momento de valorar la temporada.

Anda el sevillismo en pleno debate sobre la continuidad de Julen Lopetegui cuando a fecha de hoy parece que no hay nada decidido por ninguna de las partes, ni por el club ni por el entrenador. Desde ésta modesta columna solo aspiro a ofrecer una visión lo más completa posible de la evolución del equipo desde Agosto pasado.

Si nos detenemos solo en el CNL, el torneo desde mi punto de vista más importante en el que se participa, ha sido un éxito en cuanto a puntuación y objetivo cumplido. Cuartos entre el “tripolio” lo que por tercer año consecutivo convierte al equipo en el verdadero campeón de liga, por mucho que moleste y escueza a más de uno. Tampoco puede esgrimirse que lo conseguido se ha hecho agónicamente, aunque lo parezca dada la situación en la que se estaba en Enero y cómo se ha terminado. El objetivo se logró una jornada antes del final, y a cinco puntos, más el “goal-average” , sobre nuestro tenaz perseguidor.

Cuestión diferente es el juego realizado, gran parte de la grada entiende que se puede conseguir lo mismo pero de otra manera, en éstas páginas no voy a reproducir lo que ya todo el mundo sabe, no es que aburra, es que los marcadores ajustados y sacar el balón jugado desde la portería va a provocar más de un infarto. Aquí no se trata de que la afición nunca está contenta, yo, particularmente estoy relativamente satisfecho porque se ha perdido muy poco y en una competición de tres puntos donde los positivos y negativos no cuentan desde hace 26 años, eso tiene su importancia. Pero, ¡qué sufrimiento! No deseamos los sevillistas otro Sampaoli, ni otro Emery, pero el fútbol de hoy, como se ha demostrado en la participación del SFC en la fase de grupos de la “Champions” y contra West Ham United en UEL, es físico y rapidez, sin desdeñar una buena técnica y buen trato del balón.

Ante la pobreza de sistema y juego se pueden esgrimir muchos argumentos, también super-analizados ya, pero para solucionar eso está el entrenador. Con plantillas sensiblemente inferiores, Cardo, Bilardo y Caparrós sacaron petróleo de sus jugadores e iban a la “botica” si era necesario, por muy distintas que fueran las coyunturas. Este año se ha ido, pero solo para remover los “frascos” de las estanterías de la “Cisneros Palacios” y desplazarlos a algunas concentraciones sin apenas derramar su contenido perjudicando, como pronostiqué en su momento, la marcha del Sevilla At. en 1ª RFEF hasta consumar su descenso. Se dice, se habla, de que se realizó una 1ª vuelta insuperable, pues no estoy completamente de acuerdo en ello. Sí, 41 puntos, pero se ganaron partidos que se merecieron perder: Balaídos, Nuevo San Mamés, o no ganar, como en el RSP contra el Villarreal, sin contar algún otro punto conseguido muy en el descuento como la tarde pluviosa contra el D. Alavés. Entonces, ya se preveía que con ese juego, a pesar de la cercanía en puntuación con el “leader”, lo más probable es que se pasara una 2ª vuelta de fatiguitas y a ver si nos daba para UEL.

En las competiciones europeas hay que decir, y el club lo ha reconocido, que ha sido un completo fracaso. Claro que el CNL es “lo que da de comer”, pero caer eliminado en fase de grupos frente a “teams” potentes pero poco afamados ha privado a la entidad de un buen pellizco en € que ha desequilibrado el presupuesto y obliga a la “revolución de plantilla” en marcha. LOSC Lille, Wolfsburgo, Red Bull Salzburgo, por muy financiados que estén por sus respectivas empresas, no deberían de haber sido obstáculo para superar la fase.

Y luego, caídos a la UEL, tocó el West Ham United. La ida en el RSP tuvo fases de buen juego pero el resultado fue corto para ir tranquilos a la caldera del Olímpico de Londres. En mi mente latía aún el recuerdo de la eliminatoria contra el FCB en Copa del año anterior. Un calco.

En Copa del Rey mi impresión es que también ha sido un fracaso, más no por ser eliminados por el eterno rival, que todos sabemos ya las circunstancias externas y de plantilla que concurrieron en la disputa; si acaso se gestionó muy mal el incidente del palo habida cuenta que el equipo estaba ya fuera del torneo desde el calentamiento. Mi impresión negativa es por las dos eliminatorias anteriores contra el Córdoba y el Andratx, ambas necesitaron ante dos equipos de tres categorías inferiores prórroga, y contra los baleares, hasta penaltis. Lo del Córdoba tiene una leve disculpa porque su categoría no es la que ha competido este año, y allí, su afición se toma los enfrentamientos contra el SFC como un “derby” a pesar de las pocas veces que se ha coincidido con ellos en la misma división. Pero lo del “Camp Municipal Sa Plana” es para revisarlo una y otra vez.

Reflexionando en todo esto, ¿qué camino tomar? ¿Estará dispuesto Lopetegui a secundar las directrices que le marque el director deportivo? Si lo hace ¿lo hará porque no tiene una oferta mejor?, y si no ¿Cuál sería el perfil de entrenador idóneo? Pienso que aceptar una continuidad de un Lopetegui a regañadientes es un error. Tiene una personalidad muy acusada, es un gran trabajador, eso no se le discute, pero desarrolla un estado de nervios excesivo que no es bueno para la plantilla y su buen hacer en el césped.

Hace tiempo que en el club se perdieron dos máximas que hace 20 años hizo crecer a la entidad hasta las cotas en las que hoy está: la confección del equipo para la venidera temporada tiene que estar ultimada el día de la presentación, a falta de algún fleco o retoque, y el entrenador debe asumir que ficha y confecciona el club a través de su director deportivo. Ignoro si en las discusiones y entrevistas que se estarán manteniendo esta perspectiva de las cosas estarán sobre la mesa, lo que bajo ningún concepto debe suceder ni permitirlo el club es que Lopetegui acepte una prolongación de su estancia porque no tenga mejores ofertas, creo que sería un suicidio deportivo.

A día de hoy, mientras en la planta noble del RSP se está concediendo a Francisco López Alfaro el 12º dorsal de leyenda, los sevillistas estamos expectantes. Confiamos en nuestro director deportivo, actualmente único punto de referencia y asidero de la afición, pero que no se demore en exceso.

Y ya sólo deseo un verano tranquilo y que el SFC sólo sea noticia por su buen hacer deportivo.

A todos los sevillistas: salud y sevillismo.

La carambola frustrada

Como otras ocasiones he escrito, lo peor de jugar contra los del tripolio no es el resultado, sino la polvareda que deja tras sí. Lo prometo, antes del choque del Wanda tenía preparado un artículo en el que pronosticaba todo cuanto iba a suceder en la jornada, tanto al lado de las cocheras del Este de Madrid, como en otros campos. Solo erré en el resultado final, afortunadamente. No lo mandé por hastío. Tal vez la cadena episcopal deba buscar mejores profesionales, auténticos periodistas deportivos, más objetivos y menos ofuscados por la burbuja en que viven y trabajan. La visión y percepción de las cosas en el resto de España dista mucho de ser la que tienen en la villa y corte, capital del reino.

“Ramón Rodríguez, cuando acabe el choque del Wanda y se te acerque la reporterilla habitual de Mediaset a meterte el dedo en el ojo y hurgar en la herida, mándala de una vez a tomar viento fresco, me harías muy feliz. ¿Cómo la soportas?”

Es lo que escribí porque sabía que iba a ocurrir y también que las declaraciones que hiciera Ramón traerían cola. Lo que respondió, queridos locutores y reporteros de la eclesiástica emisora, no es una impresión de él, sino de todo el sevillismo. No nos pastorea, se limita a reflejar las sensaciones de toda una afición que está segura de que desde Madrid al SFC se le maltrata. Mas no haré una lista de agravios. Lo que el periodismo capitalino no entiende es que hacen un trabajo para toda España, no solo para los seguidores de sus clubs favoritos, y que cuando se publica algo lesivo contra cualquiera de los 17 restantes de la Liga Santander, se está faltando al respeto a todos sus abonados, simpatizantes y accionistas, por mucha legión rural que los equipos del “tripolio” posean y proporcionen la audiencia de sofá y barra de bar que requieren para justificarse.

En una cosa sí se equivocó el director deportivo del SFC: citaba a dos medios como los mejores cuando ninguno de los dos es cabecera de información para los sevillistas. Uno es regalado dentro de un medio de información local, y el otro ni se compra; ambos sólo sirven para envolver piezas de cerámica en una mudanza, y porque el nivel de vida alcanzado en España permite a todos usar papel higiénico, si no, servirían para algo más. Entró al trapo el bueno de Monchi, primero con la reportera que no le gusta el fútbol, y luego con uno de sus jefes, pero, ¿qué hacer? Responder al ataque a sabiendas de que el rifirrafe es lo que les da de comer, lo que vende, o seguir tragando quina. Se ha llegado ya a una situación en la que hay que poner el pie en pared, y si no hay, aparentemente, nadie que conteste a los ataques, pues tendrá que hacerlo el director deportivo.

La referencia del presentador de “El Partidazo” a no sé qué de un trozo de tarta que nos han comido tras quince años ya es un indicio de por dónde van, y proceden, los tiros. ¿Qué tarta? Al SFC nadie le ha restado ni un ápice de su espacio por mucho que algunos lo intenten. En 17 años que nuestro rival urbano, querido Manolo, ha tardado en reconquistar un título, el SFC ha hecho diez (10) y un sinfín de finales. ¿De qué estás hablando?

Es un hecho comprobado las manipulaciones y maniobras del periodismo capitalino para desestabilizar a cualquiera que haga peligrar lo que entienden que es de su propiedad, y el SFC ha sido de siempre una de sus presas favoritas por mucho que intenten desmentirlo. Si piensan que el Talón de Aquiles para debilitar a la entidad es atacar a Monchi, la llevan clara. Ni criticando la relación que pueda o no tener con la prensa local ni encampanándose porque les dice en la cara lo que todo el sevillismo piensa les servirá para sus propósitos. Molesta no tanto lo que dice, como quien lo dice y donde lo dice.

El otro su colega de leñoso y frondoso apellido presume de provinciano por sus orígenes asturianos. ¿Se acordará alguna vez del club de tu tierra, el Sporting? Uno es de donde pace, y él pace, pero que muy bien, en Madrid. Que le tiene verdadera inquina al SFC queda patente cuando hoy le ha faltado tiempo, ha sido el 1º en hacerlo, en divulgar las declaraciones del senil presidente del Eintracht, Peter Fischer. Este engreído, seguramente ahíto de cerveza y sofocado por el calor, no sabe que el Sol sale para todos, y que las ciudades pobres, que no son tan ricas como las alemanas, tienen el mismo derecho a organizar eventos internacionales, y sobre todo, querido Juanma, si el anfitrión posee siete (7) títulos europeos. Aquí no hay tanto dinero como en su país para que una entidad privada en la urbe con los tres barrios más pobres de España pueda sufragarse fácilmente un estadio acorde al siglo XXI a no ser que haya contado históricamente con las bendiciones municipales, que no es el caso del SFC. Esos gastos faraónicos sólo pueden realizarse en Madrid gracias a las ventajas de ser capital del reino, porque que un C.A.M. se haya construido un estadio nuevo, aunque sea al lado de las cocheras casi en Guadalajara, debiendo lo que debe y pagando al 2º entrenador más caro de Europa, en España solo es posible allí. Por cierto, nunca he visto un campo de fútbol como el Wanda con tan complicados accesos. Hoy, la evacuación del RSP se ha efectuado en media hora desde el final del partido. Yo tardé dos horas en 2018 en subirme al autobús en la final de Copa, y otras dos en salir de aquellos barrios orientales y agrestes de Madrid.

Pero a los medios capitalinos nada les interesa que se haga más allá del Leroy Merlín de Barajas por el Este, de Mercamadrid por el Sur, de la Casadecampo por el Oeste y de Las Tablas por el Norte. Piensan que aquí no se conoce la trayectoria de cada uno y por qué colores respiran, que te quede claro José Félix, que ha sido el detonante, e igual al de tibetano apellido que tiene un hijo en el filial del CAM. Difaman amparados en la libertad de expresión y el derecho a la información, hacen caso al “quásar” del espacio profundo, pero muy próximo, que emite radio-señales. Allí solo son voceros de ese falso relato (vivo desde los tiempos de D. Gil de olímpico sobrenombre) que tantos réditos da a los enemigos del Sevilla. Es posible que además del periodismo deportivo local no sevillista, haya que señalar a algún otro personaje de éxito con su “magazine” matinal en la misma cadena como filtrador de bulos anti-sevillistas fuera de onda. ¿Quién sabe?

Pierdo la esperanza de que en Sevilla ocurra lo mismo que en Manchester, Liverpool, Milán o Roma. Mientras la parte balompedista de la ciudad no comprenda que su enemigo no está en Nervión, sino a 565 Kms. al Norte, seguiremos sufriendo estos ataques, porque es muy romántico, e interesado, creer su victimista relato de club oprimido por el vecino rico. Que piensen, que si alguna vez hacen sombra a los poderosos, los que hoy les ríen las gracias y creen a pie juntillas sus difamaciones, serán los mismos que los calumniarán. La esperada carambola que sacase al SFC de la próxima “Champions” no se dio, y mira que han empujado para ello. Pues nada, a unos y otros, los de aquí, y los de allí, polvitos de talco en los ángulos inguinales para los escozores, y… ¡a la venta!

Debates

Pasaron las fiestas primaverales de la ciudad las cuales son cada vez menos nuestras gracias a la alianza entre la política y la hostelería y en éste sentido, mi momento favorito, en clave de fútbol evidentemente, fue cuando el cuadro flamenco de la caseta de la que soy abonado consorte, oriundo de un pueblo entre Utrera y Jerez de la Frontera creo, gritó al término de una actuación: “¡Hala Madrid!” sin que nadie les contestara. Fue como un soplo de resistencia a la “madrileñización” de la Feria y también a la transformación que está, solapadamente, sufriendo para parecerse a la fiesta de otra ciudad andaluza. ¡Que los éxitos del RMCF, en Sevilla, importan un rábano, vamos!

Se aproxima el final de la temporada 2021-22 y el sevillismo está enfrascado en la continuidad o no del actual entrenador de la 1ªplantilla. Ha sido el debate de todo el año. Desde éstas líneas yo, a día de hoy, no me atrevo a pronunciarme. Entiendo el enfado de la mayoría aunque habría que matizar varias cuestiones.

La 1ª, y que nuestra exigente (y no exenta de razón) afición nunca debe olvidar es el fraude que es nuestra competición liguera y que esta temporada se ha manifestado en toda su verdadera dimensión. El SFC lucha contra un ramillete de clubs, el que llamo “tripolio” (RMCF, FCB y CAM), que nos duplican en presupuesto, pero no es esto lo más importante porque en otros torneos como la Bundesliga es posible que un desconocido y humilde Hofenheim llegue a campeonar, y en la “Premier” inglesa, a pesar del “Big Six” (allí al menos son 6 los aspirantes de inicio, y no 3 como aquí) puede algún año colarse un Leicester de la vida. En España es impensable. Hace 20 años que el Valencia CF rompió las alambradas de lo que es considerado un coto cerrado por los arriba citados, y hasta hoy. Y anteriormente habría que remontarse a los primeros ochenta (entra ya en la Historia, casi en el “proto-fútbol”) para ver cómo durante 4 años ninguno de los del “tripolio” fue campeón.

Amén del debate sobre la figura de Lopetegui, lo expuesto es también un tema de discusión interesante. Varios años lleva el CAM gastándose lo que no tiene, su argumento es que son 10 temporadas seguidas las que lleva en “Champions”, pero muchos creemos que hay algo más que atenta contra el tan cacareado “fair play” financiero (que tanto dicen defender las instituciones del fútbol patrio) que ayuda, y de qué forma, a esta entidad a no caerse del cuarteto de cabeza. Este invierno, cuando antes algunos clubs han sido descendidos administrativamente, algunos hasta han desaparecido, y otros históricos, y no quiero dar nombres, las están pasando canutas en la Liga Smartbank con el aliento en el cogote del sr. Tebas sobre el tope salarial, el FCB, endeudado hasta las cejas, ha hecho un equipo, entrenador incluido, que le ha permitido saltar desde la mitad de la tabla hasta el 2º puesto, arbitrajes aparte, y casi nadie ha dicho nada, sólo algo se ha insinuado en alguna emisora radiofónica local, y en la del SFC. Hace unos días le decía a un amigo, simpatizante madridista, que el domingo perdían contra su vecino urbano para hacerles el favor de asegurar plaza “champions”. “No hombre, es un “derby”, eso no lo permite la afición merengue”. “Al tiempo”, le contesté, “Vais en el mismo barco, un RMCF con la final asegurada y con el título liguero conseguido no va a pelear como lo hizo en el RSP”. Si alguien vio el partido en el Wanda-Metropolitano de anoche que me diga en la cara que no fue una pantomima desde la alineación merengue de salida hasta el final.

Si los sevillistas reparamos en esto, tal vez la caída el equipo, incluso antes de la 2ª vuelta, hasta perder toda posibilidad de hacerse o disputar el título, e incluso la 3ª plaza, se nos haga menos traumática. Hoy, 9 de Mayo, en una de las emisoras capitalinas al servicio del “tripolio” ha estado nuestro presidente. De muchas cosas parece que ha hablado, incluso hasta de un posible cambio de nombre del RSP (tal anuncio merece un artículo aparte que incluya la protección como BIC del mosaico de Santiago del Campo), pero en nada se ha referido al fraude que es la liga española, y tengo que escribir que a los sevillistas nos gustaría dirigentes algo más osados que se refiriesen a esta, para mí palpable, realidad. Sólo Ramón Rodríguez, cada vez que lo entrevista la impertinente reportera de “Mediapro” al término que el SFC juega en los campos del “tripolio”, se atreve a llamar las cosas por su nombre para que lo crucifiquen luego.

Hechas estas matizaciones, el debate que sólo parece interesar al sevillismo, cuando quedan tres jornadas para el final del Campeonato, es el del entrenador. En éste sentido yo no oculto lo que me parece un mal juego ni el atasco u ofuscación de ideas que de solución a la escasez de goles o a la casi inexistencia de un medio campo. Cuando el equipo visitó Mendizorroza escribí que pocos puntuarían allí en un intento de justificar y defender el papel del entrenador, me equivoqué. Se sacó un empate milagroso que luego, como ayer en La Cerámica y en otras ocasiones, se ha demostrado claramente insuficiente a tenor de lo que han hecho otros. Hoy, el sentir general de la afición es que se han perdido puntos, a pesar de la escasez de derrotas, contra equipos con los que nunca, dadas las aspiraciones de la sociedad, tendrían que haberse perdido.

Explicaciones y justificaciones pueden darse las que se quieran: COVID, lesiones de más o menos larga duración, la caída de un pilar básico como Fernando, decisiones arbitrales claramente perjudiciales (Son Moix, Vallecas…), torneos de naciones en fechas intempestivas, etc… pero la realidad es que el entrenador no ha dado con la solución para sacar el máximo rendimiento a cada uno de los jugadores que tiene a su disposición. Hay jugadores, no doy nombres, que están solo para lanzar faltas, y otros, que no se van ni de su sombra. Lopetegui, da la sensación de estar perdido y que la situación, llámese exigencia, fracaso en los torneos continentales y en la Copa, ésta con todos sus atenuantes, jugadores que no responden, o lo que sea, parece fuera de control.

Mas es indiscutible que los números lo sostienen.

El Miércoles nos visita un RCD Mallorca agonizante tras ser vapuleado por un rival directo y con un entrenador, que en tiempos, se las mantuvo tiesas con el SFC. Le llevamos 33 puntos, pues temo por el resultado. Arriba escribí que aún no me atrevía a manifestarme sobre la continuidad de Lopetegui, tiene contrato hasta 2024, y habría que valorar esto también. Mi opinión va a depender de la clasificación entre el cuarteto de privilegio pero también de las sensaciones de juego que de el equipo, incluso si en el próximo encuentro se consiguen los tres puntos (nada debemos esperar de otros resultados anteriores de la misma jornada). Solo quedan dos puntos para el objetivo liguero, deben conseguirse el Miércoles y como diría el gran Caparrós, ponerse ya las chanclas. Si eso no sucede, todo se complicará más.

¡Que bote Nervión!

¡¡“Que bote Nervión, que bote Nervión”…!! Coreaban los granadinistas desplazados a nuestra ciudad cuando V.Díaz empató en el 88 presagiando que como mínimo se llevaban el bagaje de un punto dado el tiempo reglamentario que restaba. No contaron con el alargue de 9 minutos que el sr. colegiado madrileño Ortiz Arias decretó subsanando en parte […]

Utopías

Como cada semana, quedo con un amigo sevillista, abonado y accionista, para que me entregue exquisitos manjares avícolas traídos de las primeras estribaciones de la Sierra Morena sevillana y además, mientras degustamos un buen café, hacemos intercambio económico y de opiniones sobre este SFC que nos quita el sueño. Me preguntaba si fui el domingo […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies