Cabecera Columnas Blancas
image

José Ramón Yúfera - Columnas Blancas

betis-sevilla

Inferioridad de condiciones

Creo que el club ha perdido, en la obligada prolongación de esta irracional eliminatoria que nos han colado frente a nuestro rival urbano, una oportunidad magnífica de alzar la voz contra el enjambre de competiciones, cada vez más enmarañadas, que provocan, no ya la confusión del aficionado y seguidor de un equipo, sino un desgaste en forma de cansancio, lesiones y sanciones, que entidades como el SFC difícilmente pueden afrontar con visos de éxito. Hoy, ha habido Copa, Liga y Supercopa ¿Quién entiende este galimatías?

Sinceramente pienso que se han dado las circunstancias para no comparecer esta tarde en el feudo heliopolitano. La prolongación de la eliminatoria ha agravado la inferioridad de condiciones con la que el equipo se presentaba ya “a priori” ante un choque de semejante enjundia, así que, si se hubiese decidido no acudir no se habría perdido mucho más de lo que se ha perdido tras la terminación del mismo. ¿Una sanción de dos años sin jugar la Copa? ¿Y qué? La entidad tiene cinco de este torneo ya. Precedentes no demasiado lejanos hay, y el club que perpetró la incomparecencia, el FC. Barcelona, no fue sancionado.

Hay 42 clubs en la LFP de los cuales 20 son de la Liga Santander lo que equivale a 38 jornadas que hay que combinar con las competiciones europeas de clubs y los torneos de selecciones nacionales más el añadido de la Copa y la Supercopa en países lejanos, engendro que para los abonados de siempre, no deja de ser un capricho de las instituciones del fútbol, por mucho “parné” (“mardito parné”) y patrocinadores que dejen. Es dificilísimo cuadrar fechas, más una vez cuadradas, que no ocurra nada extraordinario. Pues ha sucedido: la guerra en forma de pandemia desde hace dos años. Pero nada, una vez más, las instituciones del fútbol hacen encajes de bolillos para establecer calendarios y te meten una Copa con calzador en Diciembre–Enero, a partido único en campos de “polvarea”, o un derbi porque a algunos periodistas les gusta y les da claque.

Las competiciones de selecciones en otros continentes además provocan una sangría deportiva, incluido el riesgo de lesiones, muy perjudicial para quienes han de ceder a sus profesionales, cual es el caso del SFC. El calendario, mal que bien, se va cumpliendo, los equipos con más internacionales sobreviven gracias a la épica superando como pueden lesiones, infectados, sancionados y reclamados por sus naciones. Más que no ocurra nada extra, y he aquí que un incidente grave en el campo del rival urbano, no se considera causa suficiente para suspender “sine die” el encuentro, porque claro, no hay fechas para la reanudación del mismo dada la saturación del calendario. Y mientras, los sevillistas tenemos que aguantar que si hay calendario para una Supercopa donde el Profeta dio las tres voces.

Pedirle al universo “criaturitil” un comportamiento diferente al detectado antes, durante y después del partido creo que no es posible. Y no estoy refiriéndome a quien lanzó el mástil de PVC, que escrito sea de paso si coge la onda adecuada puede saltarte un ojo, sino a quienes desde dentro y desde el entorno de la entidad “palmeril”, bastantes para mi sorpresa, han contribuido al caldeamiento del encuentro en las vísperas y luego han minusvalorado y hasta ridiculizado el hecho. Hay quien sibilinamente pregona que “cada uno arrima el ascua a su sardina” en un ejercicio de equidistancia intolerable. ¿Qué lleva a profesionales y personas normales a tan veloz evolución hacia el radicalismo? La catarsis de balompédico común (“homo baeticensis common” ) a su versión más extrema (“Homo baeticensis ferox” ) da para un ensayo en antropología prehistórica. “Estilo betis”, con ocasión de otro lance similar en el mismo estadio, el de la eliminatoria del busto creo, alguien muy acertadamente supo definirlo sin profundizar en sus orígenes. Son así, y punto.

En otro orden de cosas, alguna vez habrá que plantearse por las autoridades locales y los propios clubs si el orden público debe o no prevalecer sobre las audiencias televisivas. No se debe programar un choque de eternos rivales a las 21´30 horas según los caprichos de las TV porque los radicales, demasiados, se llevan el día entero de “botellona”, así ocurre lo que ocurre. ¿Es que nadie se pregunta el esfuerzo en seguridad que la ciudad, protagonizado por sus cuerpos de policía local y nacional, debe afrontar? ¿Y el coste económico que eso significa?

Bueno sevillistas y amigos, se ha perdido la eliminatoria y nada más, queda felicitar al rival por su victoria por la mínima ante un mermadísimo Sevilla que con suplentes de suplentes en algunos puestos ha peleado hasta el final y desearles que disfruten y que recuerden por décadas, como suelen hacer, el gol olímpico de su estrella abusando de un portero novel. Tal vez lo del asta de PVC pueda servirles para irse aclimatando al Estadio Municipal de La Cartuja si tienen pretensiones de llegar a la final porque, o mucho me equivoco o varias jornadas las van a tener que jugar en tal escenario.

Y en cuanto a la posición del club, sigo creyendo en que a pesar de la sanción que podría, o no, recaer, hoy tocaba no acudir a Heliópolis. Y como miembro de APA y AU, también pienso que se ha debido hacer un comunicado más duro al respecto del que se ha hecho, pero acato la decisión tomada por unos y otros. Y nada más, sólo me preocupa que el cuerpo técnico y el director general deportivo sepan sacar a la plantilla de una posible desmoralización. Y ya, solo Mestalla, Mestalla y Mestalla. ¡Viva el Sevilla hasta la muerte!

La semilla de la calumnia

Siembra, que algo queda”, antiguo dicho popular romano con el doble sentido de referirse a algún enemigo político con el fin de desacreditarlo (“Calumniare fortiter aliquid adhaerebit”) o sea, “la calumnia siempre se adhiere a algo”. Ya la usó el filósofo inglés Francis Bacon en 1625 en “De la dignidad y el crecimiento de la ciencia” en la que se especifica claramente “calumniad con audacia; siempre quedará algo”. Y ya en el siglo XX, no olvidemos al criminal “nazi” Joseph Göebbels que como ministro de propaganda del III Reich espetaba: “una mentira repetida mil veces llega a convertirse en una verdad”.

En fútbol el uso de semejante práctica es de uso, y consumo, habitual y se suele vincular al arbitraje, el cual en España es un problema endémico de difícil solución. ¿Hay manos negras, o de otro color, que deciden, influyen, o manipulan las designaciones para los partidos según qué equipos jueguen y en qué circunstancias clasificatorias estén? ¿Ciertas decisiones en el campo van orientadas a mantener el “status” de privilegio de los de siempre? Son suspicacias frecuentes y más desde la super-profesionalización del fútbol y que el VAR no solo no ha corregido sino que las ha multiplicado. Más he aquí, que quienes más han sido señalados desde los cincuenta hasta la fecha como beneficiarios de tal práctica, son los que ahora braman por la limpieza del arbitraje español. Afortunadamente, solo están en la etapa de acusarse entre ellos. Desde que tengo memoria hasta la fecha, han pasado ocho presidentes del Comité Técnico de Árbitros (CTA), sesenta años, en ese tiempo solo ha habido tres supuestos favorecidos (uno principal y dos “ad-láteres”) gracias a designaciones y decisiones tomadas en el césped que han significado hasta títulos. Si el hecho ha sido consciente o no, es otro asunto, pero la realidad ha sido esa.

Cada vez me resulta más difícil escribir sobre lo mismo y cada vez soy ya más reacio a ello, incluso cuando el SFC es puesto más o menos ocultamente en la picota. Que el SFC molesta, es una obviedad. Molesta a quienes están acostumbrados a que nadie les incordie, a quienes miran la clasificación año tras año y semana tras semana y ven que el SFC los supera con la barbaridad de puntos que lo hace, y a quienes en algún momento quisieron humillar a la entidad pero que desde hace lustros compiten una, dos, tres, y hasta cuatro categorías por debajo.

Esta reflexión viene a cuento del recién nombrado presidente del CTA, Luis Medina Cantalejo, sevillano hijo y nieto de árbitros. Los difamadores profesionales ya ven en él “la mano que mece la cuna”, recordando el “film” de Amanda Silver como guionista y Curtis Hanson de director y actuación insuperable de Rebecca de Mornay. No sé si Luis Medina es sevillista o no, pero si así fuera, tal cualidad no sería una anomalía desde que existe el CTA, solo que su presidente en este caso, no sería afín a ningún club asociado al poder político, económico y mediático de este país que “por la gracia divina” está designado a monopolizar o competir por todos los títulos.

Como casi siempre, “la sombra de la sospecha” (película de 2006 con Michael Douglas y Kieffer Shuterland)) no nace en Madrid, sino en nuestra propia ciudad. Determinadas decisiones arbitrales de las últimas jornadas del CNL están siendo observadas con lupa por algún que otro cabezón pensante que no tiene el más mínimo reparo en siquiera disimular su filiación balompédica. ¿Un ejercicio de “supporter-periodismo”? Tan descomunal testa ya está viendo, como si lo hiciera desde un carro de fuego, que es la nueva dirección del CTA quien obstaculiza una mejor clasificación del equipo de sus amores. ¿Querrá influir con sus insinuaciones en la designación y actuación arbitral para el choque que el SFC debe afrontar en octavos de final de la Copa de España 2022 y a la vez caldear el ambiente?. Si estas sospechas tuvieran siquiera fundamento, independientemente de lo sucedido en Vallecas en la última jornada en donde solo uno de los cuatro lances reclamados admite análisis, al SFC en la vespertina dominical contra el Getafe CF tendrían que habérsele concedido un par de goles más y un penalti.

La llama del recelo en Madrid aún no ha prendido lo suficiente como para iniciar una de esas campañas “anti lo que sea” cuando allí ven en riesgo el liderazgo de alguno de los suyos al que por su cuna creen que tienen derecho. Confieso que no estoy al tanto ya de sus cuitas y preocupaciones, lo dejo por imposible. “Penaltitos no se pitan” ceja levantada “dixit” hace solo un mes… “¿Qué…? ¿En Mestalla quieren decir algo? Están todavía en fase de mirar de reojo pero poniendo el foco en su sempiterno enemigo “blaugrana”, en la etapa de avisar del peligro, como cuando un medio de prensa afín a un partido político advierte de que en tal encuesta el contrario lo supera en intención de voto. No obstante, “la semilla de la discordia”, obra que espero leer más pronto que tarde, ya ha sido sembrada para cuando convenga. Como siempre ha sucedido desde que tengo uso de razón, la “siembra” nace de la Sevilla anti-sevillista y el riego y abonado se practicaría en Madrid si llega el caso, y luego, debidamente publicitada, la especie resultante se divulgaría a toda España contribuyendo a la fama del SFC y del sevillismo.

Pido perdón si aburro y canso refiriéndome casi siempre a lo mismo, pero es lo que hay. Muy orgulloso a día de hoy de nuestro equipo. He criticado, y seguramente volveré a hacerlo, a Julen Lopetegui, por su forma de entender el fútbol; más en las circunstancias actuales que todos sabemos, ha logrado conectar con la grada en lo que el club, su equipo y su afición, mejor sabe hacer: la épica. Dos meses compitiendo en Europa, Liga y Copa con la plantilla mermada, y lo que te rondaré morena, frente a rivales dificilísimos, y mantener la puerta a cero casi siempre y el 2º puesto en el CNL es digno de elogio. No queda a la zaga de Cardo, Bilardo y Caparrós, entrenadores que mejor han sabido encarnar el espíritu y lema de la entidad, “casta y coraje”, y con quienes más se ha identificado la afición. ¿Nos dará para ser campeones de liga? Creo que no, ni siquiera para ese nuevo invento periodístico que es el de “candidato a aspirante”, pero me conformo con “joder” un poco, a los de allí y a los de aquí. Que el equipo logre la clasificación para jugar la Liga de Campeones 2022-23 sería para mí suficiente.

Ánimo a todos los sevillistas para lo que nos queda de temporada, el sábado nos espera otra encerrona, una más. Ya advertí tras el choque en liga que nos podríamos ver las caras otras veces, que podría haber ocasión para su revancha antes del partido de vuelta en el RSP y que fuésemos respetuosos en la victoria en aquél cercano y lejano momento a la vez. Ahora, en estas tensas vísperas, escribo lo mismo. Respeto al equipo rival que arropado estará por una afición que no entiende ni admite que en esta ciudad se pueda ser del SFC. Si superamos la eliminatoria, alegría contenida y nada más, aún podríamos coincidir en la UEL, y la vuelta en liga queda a la vuelta de la esquina. Si no pasamos, que sea con dignidad y… a mirar la clasificación en el CNL. Es lo que hay queridos.

Premoniciones

Llegó Diciembre y con él un calendario empinado para nuestro SFC que con una de cal y otra de arena, alegrías y decepciones, va campeando como puede rayando en la épica. Bajas por lesión y sanción derivadas de una acumulación irracional de partidos y competiciones pensada solo para ganancias de los clubs y de las poderosas instituciones del fútbol han conducido a la entidad, entre otras razones internas y/o relativas a la planificación y dirección deportiva, al fiasco en la Liga de Campeones (LdC) que ya analicé en su momento antes de la visita a Salzburgo, a la derrota en el Bernabéu (también analizada) y al sofocón en el Nuevo Arcángel.

Mis amigos y conocidos me consideran pesimista y derrotista por predecir algunos resultados  porque no me baso en hechos de calidad deportiva ni de dibujos tácticos, sino en estadísticas y ambiente previo. Ningún mérito tiene acertar en Chamartín porque eso todo el mundo lo sabe, en Salzburgo llegué a pensar en una victoria épica que no se dio, y sin embargo si se ha producido frente al Villarreal y el Atlethic Club cuando ni en sueños imaginaba un pleno de seis contra estos dos. El SFC mantiene numantinamente la 2ª plaza del actual CNL contra viento y marea, casi heroicamente y aún con un partido menos. Tras lo de Córdoba y el desgaste que supuso y al que nunca se tendría que haber llegado, el equipo aguantó increíblemente ante la tropa de Don Unai porque la falta de gol de los castellonenses fortaleció el ánimo de los jugadores hasta provocar la comunión con la grada.

Cuando en el sorteo de Copa tocó el Córdoba CF advertí que era el peor rival para nosotros. Me tildaron de no ver la realidad y de sufrir los muchos años de mediocridad vividos con el SFC en que batacazos como los del Isla Cristina, Algeciras, Ciudad de Murcia y muchos más, eran posible. Es cierto, en mi ánimo pesan esas décadas de la mediocridad, pero rara vez me equivoco. Me decían: “el Córdoba CF milita tres categorías debajo del SFC”, pero no es la que le corresponde respondía yo, como se está demostrando. Va “leader” destacado en el grupo 4º de 2ª RFEF, en vísperas del choque copero acababa de proclamarse campeón de la Copa Federación, un título modesto si se quiere, pero de indudable valor sentimental y moral, comparable a los Campeonatos de Andalucía de los tiempos del “proto-profesionalismo” que  atesora nuestro museo. Si nada extradeportivo se produce, el Córdoba CF ingresará directamente a 1ª RFEF en Mayo. Con este bagaje más el añadido de ser allí considerados los partidos contra el SFC como un duelo regional, barruntaba yo que habría dificultades, y no erré.

Al desgaste en la mencionada eliminatoria se añadió el del Villarreal, y claro, luego vino lo de Salzburgo. Del Nuevo San Mamés el equipo vuelve increíblemente con los tres puntos en juego, si el Villarreal falló lo indecible el mediodía del 4-11-21, los “leones”  ahora de Don Marcelino, la noche del pasado sábado erraron de tal forma que hicieron que el golazo de Delaney sirviera para ganar y que yo me fuese  la cama como si me hubiese tomado un “TRANXILIUM 15 mg” y más contento que unas pascuas. Ni el juego del equipo ni las bajas hacían prever un éxito en “La Catedral” que sin embargo se produjo. No lo digo yo, lo pregonaban en el descanso los comentaristas de SEVILLA FC RADIO. ¿Milagro? ¿épica?… un poco de todo. Segundos en la tabla y a esperar la 2ª parte del mes.

Tengo la premonición, de que en Mallorca frente al C.E. Andratx no habrá las dificultades de Córdoba. Los aficionados de esta ciudad mallorquina no tienen ninguna rivalidad real ni inventada con el SFC y debemos por lógica superarlos sin necesidad de prórroga. Compite en el grupo 3º de 2ª RFEF en donde va 7º con un bagaje de 6 partidos ganados, 4 empates y cinco derrotas (la última el pasado domingo frente al histórico C.E. Europa) Su “goalaverage” es de +3 (17 goles a favor y 14 en contra). Fundado en 1957, históricamente ha jugado casi siempre en la 3ª División balear, su estadio es el municipal Sa Plana con capacidad para 2.000 espectadores y de césped artificial, será una de las dificultades que el equipo que presente Don Julen tendrá, la otra se llama Martínez Munuera. Sus colores son azules en dos tonalidades que alterna con el listado auriazul como uniforme de respeto. Tiene unos 250 abonados y en realidad es de la misma división que el Córdoba CF, desde luego con una historia bien diferente. No será un paseo pero el pase fluido dependerá del compromiso que adquieran (y del que sea capaz de transmitir Don Julen) los profesionales que salten al tapete de Sa Plana.

Lo del sábado es ya harina de otro costal. Nos visita el autodenominado “pupas” que vienen de dos derrotas consecutivas, la última contra su eterno rival. No presagio nada bueno para dicho encuentro. Independientemente de la indudable potencialidad deportiva del  adversario colchonero, en el ánimo de sus muy numerosos “influencers” no está el descolgarse ya de la lucha por el título. Es así, el SFC va 2º, con un partido menos y a ocho puntos del eterno monopolizador de la punta de la tabla no es aspirante, más el C.A. Madrid que cuarto con trece puntos de diferencia con el “leader”, también con un partido menos, si es considerado candidato.

Temo cada año el choque contra los rojiblancos porque es uno de los tres de nuestra liga que juega con el terreno de juego inclinado a su favor, ellos creen que no es así porque se comparan con su poderoso vecino, pero sí lo es. No creo descubrir nada sospechando que sus jugadores vendrán aleccionados, sabiendo ese factor, para buscar todo tipo de jugadas dudosas que puedan influir en decisiones arbitrales (aún no se sabe el cuadro de los “refferees”) que les beneficien. Ha ocurrido infinidad de veces contra ellos desde los tiempos de Ramón Azón y su amigo el “linier” Lucas Saz en 1951. Enfrente habrá un SFC en cruz y en cuadro al que mucho le valdrá buscar la épica y la comunión con la afición para salir airosos. Estadísticamente, no veo a los del Wanda con tres derrotas seguidas, ni al SFC venciendo dos encuentros consecutivos en el RSP porque la semana próxima llega el partido atrasado contra el FCB. No es ninguna regla lógica ni basada en estudios de cifras de posesión del balón ni de zonas de calor de fulanito ni de cantidad de disparos a puerta, simplemente lo presiento así.

Rehúyo los cuentos de la lechera, se quiénes somos y de dónde venimos, aunque alguna vez habrá que romper esa tendencia, nosotros somos nuestro peor enemigo. Este miércoles en Andratx los que salgan deben tomarse el choque como si enfrente tuviesen al PSG o Bayern y entiendo que debe jugar toda la suplencia, para eso está. Y el sábado, el sevillismo en el RSP debe ser una olla a presión en el buen sentido de la palabra, no para que los colegiados beneficien al SFC, sino para que no hagan lo propio con los rojiblancos madrileños. Y serán los que salten a “La Bombonera” alineados y mentalizados por Lopetegui quienes deberán provocar la ansiada comunión con el espectador sevillista. Estamos y seguimos vivos, mal que les pese a más de uno.

EFE

Madriditis

Quienes sigan mis escritos ya sabrán que no soy objetivo cuando de enjuiciar aspectos del SFC se trata, así que sobre todo, si hay alguien de este foro que de alguna forma simpatice con el Real Madrid CF, humildemente le sugiero que se abstenga de seguir leyendo este modesto artículo. “Madriditis”, es lo que suelen […]

Vísperas

Si, vísperas de una nueva visita al escenario en el que habitualmente fracasamos, allí donde nos esperan con una mezcla de desprecio y desconfianza que deriva en frecuentes humillaciones deportivas. Nada presagia que el nuevo envite en La Castellana vaya a ser diferente ésta vez, si bien los sevillistas nunca perdemos la esperanza de cambiar […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies