Cabecera Columnas Blancas
image

José Luis de la Rosa - Columnas Blancas

Un cambio fatídico

Que Lopetegui está haciendo un buen trabajo no hay dudas, con sus errores y aciertos el Sevilla hasta ahora se está codeando con los de arriba en la clasificación. Eso no es opinión, eso al menos hoy es un hecho.

Mucha culpa de esos buenos resultados está basado en su sistema defensivo, donde emergió un central descomunal (Diego Carlos) ayudado por su pareja de demarcación (Carriço o Koundé) más Fernando por delante. Ese triángulo inexpugnable le proporcionó al equipo una solidez y un equilibrio insultante, y con ello, a pesar de que arriba no se atinaba con el gol vinieron los resultados rápidamente. Al Sevilla no solo no le hacían goles, sino que ni siquiera le tiraban a portería. Vaclik tocaba una media de dos balones por partidos. Todo iba de mil maravillas, hasta que Lopetegui sin que tuviera motivo alguno decidió un cambio fatídico, modificar el sistema basado en la incrustación del serbio Gudelj en el centro de la defensa.

De esa manera desplaza hacia ambos lados a los centrales y lleva consigo también un cambio de posición en varios jugadores. Para mí, las consecuencias es que todos los implicados en el cambio de posición bajan considerablemente sus prestaciones, con lo que el equipo pasa de estar bien posicionado y sabiendo a qué juega, a ser un equipo desorientado y muy vulnerable atrás.

Con esa inexplicable decisión que Lopetegui está empleando asiduamente desde el mes de noviembre la fragilidad defensiva comenzó a aparecer. Penetraciones fáciles, remates sin oposición y ocasiones de gol que antes no se veían. De pronto Koundé desplazado a la derecha sale en todas las fotos, Diego Carlos desplazado a la izquierda pasa de ser un central de setenta millones, a uno de siete. Y Vaclik de no intervenir casi nunca, a hacer parada tras parada.

Estaba claro, que por lo que fuera, ese sistema al equipo le sentaba fatal y no debería de haber tenido más recorrido que una prueba fallida. Pero no ha sido así. Lopetegui como buen vasco ha seguido insistiendo y una de sus consecuencias es la desgraciada eliminación de copa a manos de un segunda división.

El vasco lo volvió hacer en Miranda de Ebro sin más motivo que una cabezonería, y en veinte minutos ya perdimos la eliminatoria dos cero.

Sinceramente, siempre he sido un defensor de Lopetegui, fui de los pocos que me gustó que viniese, pero no llego a comprender porque insiste en un sistema que por lo que sea no funciona.

De momento, fue la clave de que se esfumara el sueño de la copa donde teníamos puestas muchísimas esperanzas.

Por su buena clasificación le perdonaba lo que para mí es una barbaridad futbolística que es ver que Nolito está por delante del Mudo Vázquez, pero si para mí eso es muy duro, lo de esto último me está costando bastante más sobrellevarlo.

El mal momento de la cantera

No corren buenos tiempos para la cantera del Sevilla. Y es algo que no es nuevo. Los malos resultados vienen ya de largo y es algo para analizar desde el club (imagino que son conscientes de ello).

Y no será por falta de apoyo del club, donde es evidente las mejoras en infraestructuras y comodidades que en estos últimos años ha acometido en sus instalaciones.

Estos decepcionantes resultados no se refieren a los estrictamente deportivos (que también) sino a lo que verdaderamente importa y por los que el club hace un esfuerzo en su organigrama deportivo y económico: el sacar jugadores para la primera plantilla. Único fin de la existencia de la cantera.

Es cierto que con el crecimiento deportivo del club se hace mucho más difícil incorporar futbolistas que se equiparen al resto de la plantilla, que en su mayoría está confeccionada a base de fichajes millonarios. Pero es que en la mayoría de los casos, los jugadores más destacados de la cantera a duras penas se mueven por la segunda división o por ligas menores, casos como Matos (Twente), Carmona (Racing), Luismi (Valladolid), Cotán (Roda), Borja Lasso (Tenerife), Curro (Numancia), Ivic (Huesca), C. Fernández y Brice en el Granada, etc. Hay muchos más. Pero ni los nombrados, ni los no nombrados dan el nivel para jugar en el Sevilla.

Y para ser sinceros, y jugando un poco a “pitoniso” los Mena, Lara, Pozo, que son los jugadores más punteros actualmente, me temo que acabaran igual que el resto.

Solo Bryan Gil pudiera vislumbrar alguna posibilidad de ser un jugador importante, aunque tampoco es que sea yo muy optimista al respecto.

A modo de ejemplo (abro paraguas), todo lo contrario de nuestro vecino que a decir verdad en lo único que nos supera en esta última década es precisamente en sacar jugadores importantes: Ceballos (Arsenal), Junior (Barcelona) o Fabián (Nápoles).

Posiblemente los últimos jugadores de buen nivel (hablo de memoria) fueran Alberto Moreno, Campaña y Luis Alberto. O incluso Perotti o Fazio. Y ronda ya los diez años desde que esto ocurriera.

Por cierto, me llama mucho la atención el modelo de jugador que acompaña a esta mala racha en nuestra cantera. Me refiero a la baja estatura de la mayoría de los jugadores. Algo que creo que no es casualidad. Ya el director del fútbol base (Pablo Blanco) en una entrevista (MFB) ante la pregunta de cuál era el modelo de futbolista de la cantera del Sevilla contestó que ya no importaba tanto la altura, que el perfil del canterano se basa en que sean talentosos y dinámicos.

Pues yo pienso que más vale que se lo vuelva a plantear porque los resultados no le avalan. Aunque está claro que el problema no es solo de centímetros.

Mercado de invierno

Lo primero que cabe decir es el agradecimiento a los administradores de Columnas Blancas por permitirme dar mi opinión en esta reputada web sevillista.

Opinión que hoy está dirigida al tan comentado tema del mercado de invierno.

Tema que se ha fortalecido con la derrota con el Villarreal y el partido con el Bergantiños.

El equipo lleva ya cuatro meses compitiendo y para mí no hay duda que hasta el momento está cumpliendo de sobra las expectativas.

En general, el equipo funciona y recalco lo de en general (no lo último que tenemos en la retina). Tiene un estilo reconocible y los resultados hasta ahora lo avalan. Se han conseguido 31 puntos en 17 jornadas, lo que le ha supuesto que en la actualidad sea el tercer clasificado.

Pero la liga te da una oportunidad para poder modificar la plantilla durante el mes de enero. Todos los equipos son mejorables, y el Sevilla, también. Así que hay que intentarlo.

Cuatro meses son suficientes para saber dónde el famoso cuadro de Monchi es mejorable. Y sin duda quien mejor lo sabe es el propio Monchi.

Ya en su día, justo antes de comenzar la liga, el propio Monchi dijo que a su proyecto le faltaba algo y que se podía haber hecho algo más. Pues en unos días tiene la posibilidad de completar ese famoso cuadro que dejó sin acabar.

Pero ojo, los aficionados somos muy propensos a pedir fichajes, y hay que tener en cuenta muchos condicionantes. Primero el económico. El esfuerzo en verano ha dejado poco margen de maniobra. Y tampoco hay mucho margen en los jugadores. Debemos saber que en la mayoría de los casos los jugadores que están en el mercado de invierno son muy suplentes en sus respectivos equipos.

Pero también hay algo que reseñar a estos inconvenientes. El director deportivo del Sevilla es Monchi, con lo que eso conlleva.

En las posiciones de donde se puede mejorar más o menos coincidimos casi todos. Pero hay prioridades, y claro, todas no se van a cometer. A ver Monchi si decide actuar hasta dónde puede llegar. La lista que hay en la calle pudiera ser esta:

1º Un delantero que mejore la capacidad goleadora de los que están en la plantilla.

2º Un jugador ofensivo de banda izquierda con desborde.

3º Laterales de más nivel que Pozo y Escudero.

4º Un mediapunta que aporte velocidad.

5º Un central “con centímetros”

6º Un portero.

Yo puesto a opinar, me conformaría con mejorar el 1º caso, creo que es lo único que verdaderamente repercutiría de manera significativa en el equipo. Los demás casos, con una buena gestión del entrenador podría valer.

También la opción 5º me parece muy interesante.

A todo esto, no me he referido a las salidas, porque doy por seguro que si las hay no repercutirán negativamente en el equipo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies