Cabecera Columnas Blancas
image

Carlos Romero - Columnas Blancas

Bocetos proyecto museo. Fuente: Archivo del autor.
CARLOS ROMERO 07/09/2021

La joya de la corona del estadio Ramón Sánchez-Pizjuán

Estos días se cumplen tres años de la inauguración del museo del Sevilla FC, creo que tenemos algo de perspectiva para analizar qué ha supuesto para la institución y su aportación a los visitantes.

Según la ECA, (European Club Association) de la que el Sevilla FC es miembro, a medida que la industria del fútbol se vuelve cada vez más competitiva, es importante que los clubes reconozcan y promuevan la cultura y la historia a través de sus departamentos históricos o personas responsables de la historia, que hacen que sus clubes sean únicos. Esto, junto con la identificación del museo del club como un flujo de ingresos importante y algo que mejora la experiencia de los fans, ha generado un creciente interés en la creación y el desarrollo de dichos museos.

Como contamos en anteriores entregas, la historia es un acicate importante en la modernización de los clubes de fútbol de élite, entendido como parte de uno de los ejes estratégicos en su globalización. No fue un camino de rosas poner en marcha el museo del eterno campeón de Andalucía, la responsabilidad nos llevaba a temer no acertar en los objetivos, por lo que fue un proyecto que nos llevó años ejecutarlo y en el que intervinieron numerosos especialistas y empresas. Había que poner en marcha un proyecto que debía cumplir dos premisas: debía estar a la altura del Sevilla FC y la de conseguir el mejor museo posible.

Un Sevilla FC comprometido como institución con el proyecto, que debía albergar 130 años de historia, un patrimonio histórico realmente soberbio, y esos elementos que lo hacen singular: el único museo del mundo futbolístico en el que pueden observarse seis títulos de la UEFA Europa League.

Render del proyecto de museo del Sevilla FC realizada en 2018. Fuente: Archivo Sevilla FC.

Además de los criterios propios y tener una idea en mente clara de lo que queríamos conseguir, fue esencial ver y observar qué estaban haciendo otros, cuáles eran sus problemáticas y dificultades, pero, sobre todo, tomar nota de aquello que los hacía ser exitosos y nos sirviese como inspiración.

Queríamos conseguir que fuese un museo dinámico, cambiante, que la información que contuviese llegase a todos de forma fácil, muy visual; prácticamente de un solo vistazo, con unos contenidos y un discurso expositivo adecuados; adaptado a todas las edades, a personas con movilidad reducida, en varios idiomas y con una multimedia vanguardista que mostrase la información de forma clara, fácil y pedagógica, intentado que supusiese la inmersión del visitante en una experiencia en clave blanquirroja, un museo de los sentidos.

Render del proyecto de museo del Sevilla FC realizada en 2018. Fuente: Archivo Sevilla FC.

Diseñado como una línea temporal repartida en sus cuatro salas y más de 1.100 m2 de exposición, alterna zonas de exposiciones temporales y espacios monográficos, el visitante nunca verá el mismo museo cuando repita visita, podrá observar un título europeo o nacional y obtener los datos de cualquier jugador de la historia sevillista, (todos desde 1890 hasta hoy en día) así como entrenadores, presidentes, camisetas, o todos los estadios históricos en los paneles multimedia que se ponen a disposición, todo ello mientras se oyen de fondo los cánticos de gol norte, con un sonido realista de alta definición.

Se fabricaron maquetas de todos los estadios sevillistas a lo largo de la historia, fruto de unos trabajos de investigación enormemente complicados, pero hoy podemos observar en la exposición, con gran detalle, dónde y cómo jugaron nuestros ancestros.

Lugar importante ocupan los títulos europeos para gloria del Sevilla FC, un lugar de ensueño para cualquier sevillista que se precie de serlo, con la fabricación, además de la vitrina central que los aloja, de unas hornacinas con objetos de culto de cada una de las finales.

Especial mención es la que se hace a nuestros dorsales de leyenda, donde se pueden consultar sus hazañas como héroes sevillistas, así como el enorme espacio dedicado a los grandes trofeos amistosos y veraniegos, muchos kilos de plata de la más rica orfebrería, como la de Marmolejo en los trofeos ‘Ciudad de Sevilla’, digna de ser admirada.

Hoy podríamos decir, con la perspectiva que nos aportan estos tres años, que creemos que lo hemos conseguido en una buena parte.

Atrás quedaron los años en los que el Sevilla FC no podía mostrar su gloria adecuadamente, el museo sevillista ha conseguido la mayor calificación posible en los tour-operadores, las visitas son numerosas, y ha logrado posicionarse en el top 10 de museos y espacios expositivos de la ciudad de Sevilla. Percibimos igualmente que gusta al visitante y que realmente percibe la experiencia que proponemos.

Render del proyecto de museo del Sevilla FC realizada en 2018. Fuente: Archivo Sevilla FC.

No hablaremos de beneficios económicos, no es el objetivo, pero sí podemos hablar del enorme beneficio intangible e inmaterial que aporta un museo de estas características a propios y a extraños, es la mejor forma en la que podemos transmitirle a un foráneo qué es y qué significa esta institución, al mismo tiempo que potencia el sentimiento blanquirrojo en un sevillista.

Igualmente, el ‘Sevilla FC History Experience’ está asociado con la ‘International Sports Museums Association’ – ISMA, a los que pertenecen los grandes museos futbolísticos del mundo, como Boca, River, Benfica, Juventus, Bayern, y Arsenal entre otros, con sede en Lisboa.

Para terminar, decir igualmente que no todo son luces, también hay sombras, la pandemia truncó desgraciadamente de forma temporal la línea de éxito como casi en todos los sectores culturales, aunque las previsiones de recuperación son halagüeñas conforme la pandemia va retrocediendo.

En el horizonte está seguir mejorando siempre, siendo exigentes como buenos sevillistas, decíamos no es un museo estático, deben plantearse a nivel museológico determinados objetivos a medio y largo plazo, trabajamos como departamento del club para ello.

Foto: Sevilla FC History Experience – Sala 2. Archivo Sevilla FC.

Aficionados sevillistas en la grada del Campo de Sport del Sevilla FC de la Avenida Reina Victoria. fuente: Archivo Sevilla FC
CARLOS ROMERO 30/08/2021

La historia en los clubes de fútbol

Venía dándole vueltas desde hace algún tiempo a algunas cuestiones relacionadas con la historia y el fútbol, en cómo esta es percibida por los aficionados, los dirigentes y por los distintos agentes que intervienen en la industria, porque ya es industria nos guste o no, y la utilidad que tiene para un club.

En primer lugar, decir que caemos habitualmente en la equivocación al pensar que la historia de un club es eso hasta donde alcanza nuestra memoria, hablamos de los mejores jugadores del pasado, por ejemplo, como de aquellos que vimos jugar. Craso error, en el caso del Sevilla FC habría varias generaciones de sevillistas, nuestros padres, nuestros abuelos e incluso nuestros bisabuelos, que discreparían enormemente de nuestra percepción. La historia es un todo, pero al mismo tiempo incomparable en sus determinados estadios y épocas, además de las obligada perspectiva y contextualización.

Así, no podríamos comparar un jugador de la importancia de Kinké ubicado temporalmente en los años 20 del siglo pasado, que lo fue todo para el modo de juego legendario del Sevilla FC y que ganó casi la totalidad de lo que se puso en juego en el sur de España junto a la “Línea del miedo”, con Kanouté, jugador de “La generación del Centenario”, otro jugador que aportó una grandeza al club inmensa, pero en dos etapas y circunstancias muy distintas. Nuestros bisabuelos no dudarían en decir que el mejor jugador de la historia sería Kinké, muchos de nosotros, actualmente, nos decantaríamos por otro, por lo tanto, sería necesario hacer pedagogía sobre estas cuestiones, nuestros abuelos vibraron y disfrutaron de la misma forma con Kinké o Spencer como nosotros los hacemos contemporáneamente con Navas o Palop.

“La historia hace posible que se refuerce el sentido de pertenencia al club, y ancla la fortaleza de los aficionados globales con su institución”.

Cambiando de tercio, me gustaría comentar la percepción de lo que debe ser un departamento dedicado a la historia en un club, algo que puede chocar, cada vez menos, pues muchos se peguntarán qué hace un área de estas características en un club de fútbol.

La respuesta es muy sencilla, más tratándose de un equipo con más de cien años de recorrido histórico, es precisamente que es algo implícito e indisoluble en la institución, está ahí queramos o no, no nos podemos deshacer de ella, incluso si este club desapareciese -rogamos a todas las deidades para que eso nunca suceda- la historia seguirá ahí para siempre. Además, ha producido ingentes cantidades de enseres en forma de plata y documentos que hay que atender y cuidar.

Pero mientras en otros países, especialmente Reino Unido, donde sólo es necesario darse una vuelta alrededor de sus estadios para respirar la historia de los distintos clubes -ocurre igual en Alemania, Francia, Portugal, y otros tantos países- en España es algo que aún tiene que abrirse paso. La historia para el Manchester United, por ejemplo, ejerce una presión sobre sus rivales y obliga a una exigencia del propio club. Enfrentarse al ManU es competir con un club inmenso, esté bien o esté mal en ese momento, competir con el equipo de la Trinidad de Best, Charlton y Law presentes en el ADN a jierro. La historia lo envuelve en un halo de gloria, despierta la admiración de propios, pero lo más importante, de extraños, que terminarán aficionándose y afiliándose globalmente siendo parte y eje fundamental de los objetivos estratégicos.

“La historia es un nexo en común de todos los componentes del club, les une ante la competición, potencia la identidad, y posibilita una idiosincrasia que les hace sentirse únicos”.

Así lo vemos en otro país, Portugal por ejemplo, un club como el Benfica que alberga 250.000 socios globales además de los abonados en su propio estadio, para el que la atención a la historia es imprescindible e innegociable en sus estructuras, de hecho cuenta con un departamento con 28 empleados, laboratorio propio para el cuidado de sus enseres históricos, instalaciones impresionantes para almacenarlos con control de temperatura y humedad, y algo muy importante, un museo en el que invirtieron 10 millones de Euros que es considerado como un santuario para sus seguidores. Por cierto, si tenéis oportunidad os aconsejo que lo visitéis.

Es curioso cómo los clubes más importantes del mundo prestan una atención suma y especial a sus departamentos de historia. Otros ejemplos podrían ser River Plate, Boca Juniors, Dortmund, Bayern, Oporto, Liverpool, etc. algunos de ellos con un presupuesto claramente inferior al del Sevilla FC. Cuanto menor importancia den a su historia, menos importantes son.

La evolución del fútbol de élite obliga a los clubes a esto, afortunadamente, el Sevilla FC cuenta con un departamento histórico que es pionero en el fútbol español, y es además modelo para otros clubes que comienzan a plantearse estas cuestiones como un hecho estratégico. Son varios con los que he tenido la oportunidad de compartir experiencias y formas de trabajo en este sentido para su implantación.

Pero claro, el Sevilla FC, además, cuenta con todos los ingredientes históricos necesarios para ser un club mítico, alberga elementos físicos e intangibles que son únicos a nivel nacional e internacional. Su propia historia obliga al club a estar a la altura necesaria y todas sus acciones están condicionadas por ella, es uno de los parámetros de la grandeza. El Sevilla FC es el club más grande del sur de España, está por ver si lo es del sur de Europa por el peso de su historia y debe actuar en consecuencia.

Pero como decía, en España aún estamos a años luz de estos otros países que lo tienen muy claro desde hace bastantes lustros. Nos llevan una ventaja astronómica. Cuando varios lustros atrás ellos comenzaban a darse cuenta del filón que supone la historia como eje estratégico, nosotros estábamos discerniendo sobre si era necesaria hacer una web oficial y discutiendo su utilidad para un club. Plantearse si un club debe tener una web hoy en día sería impensable.

Y en esas estamos, en ese momento en el que sus dirigentes discuten si la atención a la historia es necesaria y si tiene utilidad para un club. Picando piedra nos hallamos para fabricar hachas y puntas de flecha, creo que todavía nos queda alguna que otra generación de distancia para que los dirigentes de los clubes españoles asuman plenamente esta necesidad, los hagan evolucionar, y deben asumir que la historia está en las antípodas del mercantilismo, porque es la esencia y la que cose la fidelidad de sus aficionados.

Y me gustaría terminar este popurrí y mezcliche de apuntes con un par de cuestiones. Los representantes de la historia del fútbol la ostentan los propios clubes a través de sus historiadores, que ya no son sólo historiadores, sino juristas, antropólogos, museólogos, estadísticos, lingüistas, incluso economistas por eso de que la historia es una ciencia social y debe analizarse interdisciplinarmente desde distintas ópticas. Y digo esto porque me da la risa cuando leo que tal ‘historiador’ ha dicho algo en Twitter, máxime siendo un aficionado, o que alguna asociación desnortada sentencie una teoría peregrina. Ni caso. La historia pertenece a los clubes, a sus departamentos, y son los únicos órganos creíbles y autorizados por ser oficiales y profesionales, son el único conjunto real de historiadores en España a tener en cuenta.

Terminando, el historiador no es un señor/a que se acuerda de cabeza de tal partido o de los goles que marcó tal jugador, que podría ser también, (si me preguntasen en frío, depende de qué, seguramente no sabría responderles, no recuerdo siquiera un partido de la temporada pasada) sino que trabaja en función de una disciplina, y atiende la historia globalmente, sus contextos en las épocas en los que sucedieron los hechos, los personajes, las causas, las consecuencias, escenarios, las influencias políticas, y, cómo no, la recopilación de datos objetivos: goles, partidos, puntos, clasificaciones, jugadores, presidentes, etc.

La historia es algo que se estudia y se aplica.

CARLOS ROMERO 12/05/2021

La irreductible aldea de Híspalis

Me contaba Genaro, llamémosle así, que acudía por aquellos lares invitado al estadio madridista por cuestiones de trabajo. Fue recibido por un directivo merengue henchido de la prepotencia característica, que trata al resto de los clubes nacionales como si de extranjeros se tratase -si el club referido tiene cierta importancia- o como paletos mononeuronales que corren tras algo redondo, si el club es algo más modesto.

Rezumaba ese tinte de supremacía que hace poco observamos absortos e incrédulos en su jefe, Florentino Pérez, cuando intentaba hacernos creer, tras su ignominioso atentado de Superliga aún inconcluso, que el fútbol es sólo el Real Madrid y que todos colgamos de su ubre piadosa, alimentándonos, mientras gozosos deberíamos lanzar loas y albricias por su magnanimidad. Todos somos tratados como enanos mentales que necesitamos de su tutela, cualquier percepción que usted tenga en este sentido con respecto a ese club, créame, se queda muy corta.

Le decía a Genaro este directivo, sin que el menor remordimiento recorriese y atisbase su mente, que está bien que en Sevilla fuésemos del Sevilla y del Betis, el terruño siempre tira, pero que primero deberíamos ser del Real Madrid, que estaban trabajando en ello, y que tarde o temprano lo conseguirían.

Y Genaro le dijo sin cortarse un pelo, “están locos estos romanos”, y sería algo risible y ‘carcajeable’ si no fuese porque uno mira el panorama nacional, y observa las hordas de albaceteños y murcianos que claman al cielo porque le pitasen al Madrid antes de ayer un penalti como una casa, a cuyo jugador merengue sólo le faltó sacar un subfusil para terminar de rematar al contrario.

Y conste la alta estima que el que les escribe le tiene a los albaceteños y a los murcianos, amén de los pacenses, pero es que esto no es achacable a ellos tampoco, cuando a las criaturas no hacen más que bombardearles mediática y permanentemente con las cosas del Madrid, volvemos a lo mismo, como si no existiese otro club en la tierra.

La amenaza es real, sin paliativos, el Imperio lanza un ejército de periodistas y grandes medios que hoy mismo claman contra el VAR, y que sin pudor alguno propugnan que el Real Madrid deba ganar sí o sí, aunque cometan la injusticia futbolística más grande, tal cual. Como muestra un botón de Alfredo Relaño del diario AS.

Así, a cara descubierta, no se esconden.

Para los incrédulos, ¿a quién le va a extrañar estas cosas de un club que obligó impunemente a no jugar a Campanal aquel Trofeo Carranza para ganarlo?

Soy de los que piensa que, en el asedio sin cuartel que le tienen a Sevilla estos romanos, tarde o temprano lo conseguirán y la, hasta ahora, irreductible aldea futbolística que es Híspalis terminará por capitular. Ese directivo madridista trabaja sin cuartel para que sea así, cada día se ven más camisetas merengues en la ciudad, y perteneceremos todos a ese ejército de zombies vikingos pendientes del peinado del Cristiano Ronaldo de turno.

Cuando éramos niños cantábamos aquello de:

¡Hala Madrid!, el equipo del gobierno, la vergüenza del país”

Maravillosa poción mágica ¿No les enseñamos estas canciones ya a los nuestros?

Genaro, hijo, para las conclusiones que sacaste de allí, mejor que te lo hubieses ahorrado.

CARLOS ROMERO 06/03/2021

Nunca ganaremos otra liga

Mientras no pongamos remedio. Decía en Redes Sociales que podemos competir con el Liverpool, el Inter, el Manchester United, o cualquier otro equipo de ámbito mundial, y ahí estamos, pero amigos, si jugamos contra uno de los dos de siempre, el que sea, nos pasan estas cosas ¿Jugamos mal, fallamos un penalti de libro, (porque […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies