Cabecera Columnas Blancas
image

Quique de la Fuente - Columnas Blancas

Vacunas rojiblancas

Ahora que estamos en espera de las vacunas, podríamos encargar a los científicos que hicieran algunas vacunas para sevillistas, tanto para jugadores como para aficionados, a ver si así se les quita a algunos las patologías obsesivas.

Una vacuna para el mudo, que le meta un poco de adrenalina, que uno lo ve terminar el partido y parece que ha venido de pasear al perro.

Para Ocampos una dosis para que sea menos chupón, que de niño parece el típico que ponía el dedo gordo en el bocadillo cuando le pedías que te diera un poco, o que no te dejaba la Game Boy ni una mísera partidita.

Para Lopetegui, a ver si le quitamos los tics y se tranquiliza un poco en la banda y, de camino, sea un poco más ingenioso en rueda de prensa, que no vea tío, es más repetío que mi amigo Juan contando que una vez se enrolló con una brasileña ¿no tienes otro repertorio, miarma? Lopetegui hubiera sido el actor perfecto de la película, atrapado en el tiempo, le dan el Óscar del tirón.

Pa’l presi, a ver si se viene arriba y nos hace un tercer anillo y hasta nos lo techa, que menos mal no nos ha cogido la Filomena a las 21:00 horas allí sentao tragándonos un partidito como con el Valladolí o Éibar, que eso ya sería más desagradable que morder el palo que viene en las pipas salá, y ya que estamos, un vídeo-marcador nuevo, que tiene la misma calidá que el Telefunken que tenía mi abuelo, que uno ve el marcador y parece que en cualquier momento te sale las noticias del NODO.

Otra vacuna para De Jong, pa darle un poquito de maldá, que parece mentira que un tío con esa planta, en vez de pensar el defensa, ¡ojú, vaya tela el nota que tengo que marcar hoy! le entran ganas de darle un beso en la frente. Parece un testigo de Jehová, con esa cara no se puede ser un killer. Más o menos tenemos algo parecido en la defensa con Sergi Gómez, que con de Jong, harían una pareja perfecta para hacer un grupo tipo los pecos. No se pué tené más cara de güena gente que estos dos.

Y, por supuesto, vacuna para muchos aficionados, que todavía hay quien no le ha gustado la renovación de Lopetegui, ¡me cago en tus mulas! Una cosa es que nos ponga de los nervios con algunos planteamientos cagones, pero chiquillo, si con este ganamos hasta sin querer. El tío está sembrao, Lopetegui ahora mismo monta una heladería en Huesca y se forra.

A los cabezones que no se bajan del burro, aficionados que todavía no ven a En-Nesyri delantero pa’l Sevilla, dijeron en su día que no vale y ya le pueden dar la bota de oro al chaval, que pa ellos no vale.

Y, sobre todo, una vacuna para los grandes afectados por los daños colaterales de los éxitos del Sevilla FC, esta vacuna debe ser de gran dosis y, cada cierto tiempo, una dosis de recordatorio, porque no veas el daño que ha hecho la entidad, la de personas que Monchi and company han destrozado y amargado de por vida y sin visos de recuperación.

Pero no todos tendrían que vacunarse, a Fernando, Monchi, En-Nesyri, Navas… y, sobre todo, a los centrales, hay que dejarlos como están y además me extraña que Diego Carlos se pudiera vacunar, ¿qué clase de aguja le tienen que poner al bicho de Diego Carlos? Ese dobla toas las agujas, habría que pincharle con una broca del 15.

También os digo una cosa: lo mismo que hay gente que parece que le gusta protestar, verlo todo mal… están los que son todo lo contrario, un derroche de optimismo sin igual, los osos amorosos son skin head al lado de ellos; qué manera de transmitir felicidad, optimistas por naturaleza, hablo de gente como Juan Ramón Morales y Javier Labandón “el Arrebato”, te pones a mirar sus tuits y el dueño de la mansión Play Boy parece un desgraciao al lao de estos, estos dos no ponen mala cara ni cuando reciben una carta de hacienda certificá.

Bueno, pues a ver si se anima el presidente y se hace de unas vacunas rojiblancas.

El híbrido de Nervión

Siempre digo que en la vida hay que buscar el término medio de las cosas, la escala de grises y en el fútbol, hemos pasado del blanco al negro sin prácticamente pasar por el gris.

Los que hemos vivido el futbol de hace mínimo 25 años atrás, hemos vivido unos cambios bruscos en el fútbol, hay cosas que afortunadamente se actualizan, menudo coñaso era echarle el balón atrás al portero cuantas veces quisieras y cogerlo con la mano. Madre mía. Hemos mejorado en equipaciones, antes las calzonas eran feas de cojones y antiestéticas, pero aparte de tecnologías y reglamento, el VAR, a las cámaras con ángulos imposibles o videomarcadores espectaculares, me quiero referir a tema de jugadores. Hay cosas que se hacen ahora, que son inimaginables pensando en jugadores del pasado, cosas que se podrían haber hecho perfectamente antes, pero son imposibles de imaginar y sobre todo visualizarlo por mucho que lo intentes, como por ejemplo, las celebraciones de los jugadores.. Yo, que quieres que te diga, pero me es imposible imaginarme a Curro San José celebrando un gol con un baile de Fornite, incluso haciendo la forma del corazón con la mano en la cámara, o el gesto de surfero con la mano que hacía Ronaldinho cuando marcaba. Con Curro San José no me sale imaginarlo, no me sale ni con Anton Polster cojones.

¿Cómo me va salí con Curro San José?, porque Curro San José era un tío de los de antes, mariconadas las precisas, yo es que no me lo imagino siquiera yendo al McDonalds a comé, ni a un Telepizza, ya ni te digo un kebab. Curro se toma una ensaladilla con picos y una de carrillá en la peña de abajo su casa, onde va con la mierda esa cojones. ¿Os imagináis a Curro San José subiendo fotos del partido a su Instagram? No te lo imaginas saliendo con un chandal plateado y una gorra después de un partido a firmar autógrafos o a hacerse fotos con sus auriculares blancos, ome por favó, si es que ahora prácticamente parecen con la misma edad los hijos de los jugadores de antes, cuando tenían la misma edad, ahora algunos parecen que han salido de hermano mayor. ¿Te imaginas saliendo con un descapotable y gafas de sol de cristal de espejo, con música reguetonera a cualquier defensa de la época? Ni de coña, como mucho, me puedo imaginar, a Diego Rodríguez melena al viento, escuchando los chichos.

Por poner otro ejemplo, ¿te imaginas a Salguero, con los tatuajes de las estrellas en el codo, estilo Sergio Ramos? Es que ni de coña.

Tú le pones a un jugador de antes con su bigote y pinta de pureta, un Arteche de la vida o Goicoechea y cuando le metes un gol, le haces el bailecito del Fornite, ooojú chiquillo, los dos no acaban el partido, ellos por roja y el que marca ya sabemos el por qué.

Pero también es verdad, que ahora da gloria ver los césped de ahora en los campos, sin las calvas típicas de las porterías de antes, podías plantar perfectamente papas ahí. Un Eibar-Sestao en campo embarrao era gloria bendita, jogo bonito en estado puro.

En esto de las modernidades, el que todavía mantiene un poco el tema rancio es el Athletic, allí no se ve tanta celebración de bailecitos y pamplinas. Ahora, eso sí, por Dios, el cantecito de… a la bim, a la bam a la bim bom bam… eso sí lo podían dejar ya cojones, que cosa más rancia y fea. Estos ganan la copa y cantan el ¡¡hemos ganao la copa del meao

Busquemos un termino medio en el fútbol, un tío como Curro San José, que siente los colores, formal, pero que vaya vestido con ropa del Zara y que si mete un gol, lo celebra con los compañeros, luego se bese el escudo y termine mandándole un beso a la parienta que está en la grada…

Por eso queremos tanto a Jesús Navas, nuestro jugador gris, un término medio, el que no te extrañaría verlo en un restaurante bueno, pero también verlo en la peña a comerse un serranito y que va en un cochazo, pero no escuchando reguetón, escuchando El Barrio… un término medio.

En definitiva, por eso, tanto mayores como niños, queremos tanto a Navas porque Jesús Navas es “El hibrido de Nervión”.

Qué coraje, killo

Ahora estamos calentitos con el tema Dabbur y la gente indignada porque se va sin oportunidades, que ni cuando se fue Suker dio tanto coraje, y hablando de coraje…

Somos muchos sevillistas y por ende, hay de todo y ni la mejor la afición del mundo se iba a librar de tener a gente pa tó –voy a hacer una clasificación de la gente que tenemos pa descambiarla-, se podría escribir un libro. Por eso, se me quedarán atrás much@s, así que pondré los que mas coraje me dan, y seguramente, estaremos de acuerdo en mucho.

Empezamos con el nivel, gente que dan coraje:

L@s que arrebañan el agua o bocadillos de los compis, hermanos… este tipo de sevillista que nunca se llevan nada, porque según ell@s, no tiene hambre, ni sed, que ya esperan y cenan en casa… pero arrebaña, cual ave carroñera con to lo que pueda, “kill@ un buchito namá“, “un bocaito”, “échate una pipas”… después llegan a casa y ya se toma el yogurt y a dormí l@s muy mamo…

L@s que llegan una hora antes al estadio, namá abren ya están ahí dentro, pero kill@, que no te van a quitar el asiento, hace 20 años sí, pero ahora están numerados cojones, no me seas fatiga, tómate algo antes de entrar chiquill@ que se te va queá el culo cuadrao.

Los que en un tiro a puerta del Sevilla, que aunque pase a 5 metros de la portería, gritan uyyyy, ¿Uy qué, cojones? Si por poco sale de banda.

¿Y qué me decís de cuando es al contrario? Cuando nos crean la ocasión, en este caso, las mujeres, normalmente ya puretillas parriba, con los chillidos que parece que va a coger un toro a su hijo,. No sé qué da más susto, el grito de la señora o Messi al borde del área.

Los que critican a Biris Norte porque no están animando como otras veces y a él/ella precisamente no se le ha ni visto tocar las palmas, ni pa sacudirse la sal de las pipas.

L@s que te dicen “yo paso de ir al estadio killo, es un coñaso pa salir después, llegas tarde a casa, a esas horas hace frió, yo lo veo mejor en la tv, ves la repetición”… y le dices al día siguiente.

-Killo tengo un carné de sobra pa el partido que viene ¿te vienes?

Aro, ¿a qué hora es?

-A las 21:00 el domingo (y en febrero, frío y siguiente día lunes)

Aro killo, de arte ¿quedamos a las 20:00 no?

El que pierde la bufanda tras el partido -siempre hay alguien que pierde una bufanda- pero ojo, no una bufanda cualquiera eh, una con más historia que Inglaterra, se la regaló su abuelo en el lecho de muerte… se la hizo la abuela a mano de regalo de su comunión… es la de la final de Eindhoven, ¡Po cuídala cojones! ¡O déjala en tu casa enmarcada!

El demasiad@ optimista o agorer@: ni le vamos a meter 3 fácil al Madrid, ni vamos a pegar un petardazo con el Alcorcón en copa killo. Alguna vez pasará, pero será algo inesperado, no es algo que tú solo ves venir, ya estarías forrad@ en las apuestas cojones, pero cuidao, que el día que acierte… ojú, no te va da , madre mía la que te espera…

-¿Ves?, te lo dije…

– Me lo llevas diciendo 10 años to los domingos cojones, alguna vez tendrá que ser, ojú chiquillo.

Los que se van 3 minutos antes, ya puede ir empate y que la victoria te da el pase a la final… aquí lo importante es no pillar atasco. Pero chiquill@, es como si te tragas el pasapalabra y te vas justo en el rosco, este tipo de personas son lo que se comen el cucurucho del helao y tiran la base crujiente del final del cucurucho. ¡Cuidado!, no son personas de fiar, en su cabeza hay algo que no le deja acabar de disfrutar, como si su cabeza la manejara su suegra.

Y me despido con algo que me da mucho coraje sobre todo por los bajit@s o niñ@s, estar atentos a esto a partir de ahora, veréis que curioso.

Los de delante que se levantan en una ocasión de gol, y te pierdes ver el gol o el remate. Aquí hay una norma no escrita (fijarse a partir de ahora): no es que se levanten porque está a punto de marcar el Sevilla. No, porque es curioso, esto solo pasa si es en la portería que te cae cerca, cuando es la lejana, no pasa. Que alguien me explique el por qué, yo todavía estoy buscando la respuesta, a no ser que el gol en portería cercana vale doble y todavía no me he enterado.

Los que parecen que han venido a comer y se han encontrado con un partido de fútbol, era más de otra época, pero recuerdo a uno, normalmente de pueblo, que venía al Sevilla a ponerse totalmente “púo”. Pedazo de bocadillo, la bota de vino, queso… venga a sacar comida ahí, pero killo, ¿tanta hambre te da el fútbol?. Todos sabemos que en el descanso entra de arte el bocadillo pero es que lo tuyo no es normal, parece vienes patrocinado por un supermercado.

Diego Carlos, “el vinagre de Nervión”

Hay un dicho sevillano que se dice cuando algo está fuerte: “¡está mas fuerte que un buche de vinagre!”. Esta expresión la ha dejado obsoleta y en ná, (ya el vinagre parece agua) comparado con nuestro pedazo de central Diego Carlos. Diego Carlos es tan bueno, que da hasta coraje cogerle cariño, porque se le […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies