Cabecera Columnas Blancas
image

Pepe Sabariego - Columnas Blancas

Ahora a mí no me sale…

Respetando todas las opiniones, nadie es más Sevillista que nadie. No lo he hecho nunca. Primero, porque no sé y segundo, porque no lo concibo. Silbar a mi equipo, a mis jugadores, a los que están defendiendo mi escudo y mi camiseta.

Viene esta introducción por lo acontecido en el último partido de liga ante la Real Sociedad, donde en el minuto 10, y tras un pase atrás, se empezaron a escuchar los primeros silbidos, que posteriormente acompañarían en varias ocasiones más durante el mismo.

Primero, había que haberse puesto en el contexto que rodeaba el partido. Veníamos de jugar el jueves anterior en Inglaterra la vuelta de octavos de final de la Europa Ligue, con prórroga incluida. Se requirió un esfuerzo y un desgaste añadido a lo que el equipo ya venía arrastrando. Y volvíamos a afrontarlo con los mismos jugadores. El único que no había jugado era Ocampos y, además, en el calentamiento, perdíamos a nuestro portero titular Bono.

¿Otra vez?, sí otra vez. La enésima que volvíamos a perder un futbolista por lesión. Y, por si fuera poco, la tarde se presentaba más propia de San Sebastián que de Sevilla.

Para mí, no era el momento de silbar ni de criticar. Era el de ayudar y animar, porque el equipo lo necesitaba. Y al igual que los aplausos influyen positivamente en los futbolistas, los pitos lo hacen al contrario.

Estoy de acuerdo con que el fútbol que está desarrollando el equipo en estos últimos meses no es el que nos gustaría ver, cierto, sobre todo fuera de casa. Pero cierto es también que algo se habrá hecho bien para que en la jornada 29 estemos en el 2º puesto de la liga. Precisamente, en la competición de la regularidad valen igual los puntos de las primeras jornadas que los de las últimas, y el Sevilla fc, hasta hoy, es el 2º más regular.

Te puede gustar más o menos. Podrán estar más o menos acertados, pero lo que no se puede poner en duda es la Competitividad de este equipo: sólo 2 derrotas en 29 partidos.

No sabemos lo que va a pasar en estas 9 últimas jornadas que le quedan al campeonato, pero sí es verdad, y aunque algunos no les sirva de excusa, que las adversidades por las que está pasando el equipo desde el mes de Diciembre incluido no son normales. Yo diría que extrañas. Y no es el momento ahora de buscar culpables. Ya llegará ese momento. Pero afrontar esta cantidad de partidos con una media de 8 o 9 bajas, no hay club que lo resista.

Por eso yo le doy todavía más valor a estar en la situación que estamos, es un milagro. Los resultados de la primera mitad de la liga nos hicieron soñar con la posibilidad de luchar por conseguir algo histórico, pero ese sueño caló en un gran sector del Sevillismo como un objetivo, de ahí la frustración actual. En cambio, si logramos la clasificación para la Champions, que sería histórica por conseguirse por tercera vez consecutiva vía liga, no se le da valor. ¡Con lo dificilísimo que es eso!

Y yo me pregunto, ¿Hemos perdido una oportunidad histórica? La proyección del Real Madrid se va a los 85 puntos y nuestra máxima puntuación histórica fue la pasada temporada con 77. ¿Podemos ganar una liga con ese puntaje? Yo lo veo prácticamente imposible. Para poder aspirar a ganar una liga, el campeón tiene que estar en torno a los 75 puntos. Recuerdo que el Depor lo fue con 69 y el Valencia, con 77.

Lo que sí tengo claro es que el equipo ha llegado a este parón muerto física y mentalmente, y necesita parar, recuperar futbolistas, refrescarse, y sobre todo, realizar un RESETEO mental tanto los jugadores como el entrenador.

Por eso a mí no me sale criticar y silbar a los jugadores ni al entrenador, porque creo que están dando todo lo que tienen, pero que las adversidades no les dejan hacer más. No es que no quieran, es que no pueden.

Ahora bien, si recuperamos gente y aprovechamos el parón, pudiendo contar con el grueso de los componentes de la plantilla, pero sin recobrar esas señas de identidad que nos encandiló anteriormente (con presión en campo contrario, sometiendo a los rivales con balón, solvente atrás y efectivo arriba), entonces ya no habrá excusas ni argumentos, y yo seré el primero en criticar y exigir tanto al entrenador como a los jugadores.

PERO AHORA NO, AHORA A MÍ NO ME SALE.

SIEMPREYSOLOSFC.

Regalo de cumpleaños

El pasado 25 de Enero, el club más grande del sur de España celebró su 132 cumpleaños, el Sevilla FC.

Y para celebrar esta efeméride, se entretuvo en regalar a su afición, nada más y nada menos, que el fichaje hasta final de temporada, aprovechando el mercado invernal, de Antony Martial, procedente del Manchester United, llenando de ilusión a todos los que profesamos esta religión Sevillista.

Días antes había llegado también el Tecatito Corona, otro fichaje de este mercado cuya dificultad es histórica y evidente.

El cambio de cromos que se ha producido es una apuesta más del club, que quiere seguir dando pasos  con este equipo, que a día de hoy, y a pesar de las numerosas adversidades, es el segundo clasificado en la liga a 4 puntos del líder, y que sigue batiendo todos los récords posibles.

Digo el cambio de cromos porque ha sido brutal. Han salido Idrissi y Oscar Rodríguez, y han llegado los dos comentados anteriormente. Futbolistas de élite, de primerísimo nivel y de una calidad contrastada para una línea delantera donde pedía a voces futbolistas de otro perfil, con velocidad, desborde, que encaren el uno contra uno, y con gol.

Con la llegada de Martial y Tecatito, la plantilla da un salto de calidad, compensando y equilibrando la diferencia que existe entre la línea defensiva y la ofensiva.

Pero, para mí, una vez finalizado el periodo del mercado, el mejor fichaje ha sido la no venta de Diego Carlos al fútbol inglés, tan importante o más, que la llegada de los dos nuevos.

Chapeau!!! para mi Club, donde ha prevalecido lo deportivo a lo económico. Porque la ambición no se demuestra con palabras sino con hechos, y el Sevilla ha cambiado la filosofía que nos ha dado tanto en los últimos 15 años  de vender para crecer, por la de comprar y no vender. Todo ello después de presentar un déficit de 41 millones en la última JGA y caer en la fase de grupo en la CL.

Ahora mismo, y hasta que no empiece a rodar el balón, todo es teoría, pero la verdad que es  tremendamente ilusionante.

Porque, si hoy en día el fútbol y el juego del equipo se basa en la solidez defensiva con mucha posesión de balón y pases de seguridad, con las dos nuevas incorporaciones las variantes de sistema y juego se abren considerablemente.

Ahora el foco está puesto y apunta a Lopetegui, porque el magnífico entrenador vasco tendrá que demostrar que puede sacar el máximo rendimiento a esta nueva línea de ataque, que cuenta con mucha más variedad y calidad que hasta ahora; así como utilizar todas las variantes que le va a permitir esta plantilla.

Los resultados son irrefutables y el equipo gana y vuelve a ganar, pero hay un debate del juego instalado en cierto sector del Sevillismo ( aburrido, previsible, poca fluidez en ataque, mucho juego hacia atrás, etc.) que no están exento de razón. Y aunque en fútbol nos dejamos llevar por sensaciones, después son los números los que nos marcan la realidad.

¿Jugar bien o Jugar bonito? Opino que jugar bien es GANAR y que la victoria se puede conseguir de distintas maneras. Y pienso que Lopetegui, analizando las características de la plantilla, ha optado por darle más protagonismo al aspecto defensivo (equipo menos goleado de la liga) donde la solidez y el orden son más protagonistas, que al juego de intercambio de golpes de ida y vuelta, sin control y con mucho riesgo.

A partir de ahora, contaremos con dos nuevos futbolistas con perfiles que no teníamos, y que dotarán de un potencial y caudal atacante al equipo que hasta ahora carecía. ¿Quiere esto decir que ahora vamos a ganar todos los partidos por goleada? Pues no ¿Y que garantiza algo? Tampoco, pero la realidad es que ahora hay muchas más posibilidades. Y nos podríamos hacer mas preguntas, ¿Habrá algún cambio de sistema?, ¿Atacaremos más los espacios?, ¿Aprovecharemos más y mejor las contras?, ¿Saremos más protagonismo al ataque? De lo que sí estoy seguro es que la plantilla es ahora mucho más completa y está  más equilibrada.

Tenemos que mirar hacia adelante con mucha ilusión y optimismo. Quedan 16 jornadas de liga, 48 puntos en juego, además de nuestra competición fetiche, la Europa Ligue. Y aunque es muy difícil, tenemos argumentos para soñar con terminar esta temporada haciendo algo muy grande.

El club, muy por encima de sus posibilidades económicas, ha puesto los mimbres completando una plantilla con futbolistas top y una calidad contrastada que no estaban a nuestro alcance. Por eso ahora queda lo más  difícil, demostrarlo y hablar en el campo.

Es muy complicado, pero estamos ante una oportunidad que no sabemos cuando se podrá volver a repetir. Por eso hay que ir con todo y a por todas.

Y para terminar, y sin ánimo de meter presión, sólo ilusión, voy a hacer mía una frase de mi amigo Miguel Marrufo: “ ¡¿TUTIMAGINAS”?!

SIEMPRE Y SÓLO SFC.!!!

Aquí se forman campeones del mundo

Este texto que figura en el cartel de la valla que nos encontramos al entrar en nuestra Ciudad Deportiva nos recuerda y llena de orgullo a los Sevillistas algo que no es fácil, que ahí se formaron tres canteranos que fueron campeones del mundo con la Selección Española en el mundial de Sudáfrica en el 2010: Jesús Navas, Carlos Marchena y Sergio Ramos.

A lo largo de nuestra historia muchos han sido los canteranos que han llegado a jugar en el primer equipo, siendo parte importante y notoria de ella. Prueba evidente de esta notoriedad en el club son los dorsales de leyenda: Gallego, Enrique Lora, San José, Antonio Álvarez, Enrique Montero, Pablo Blanco y, el último nominado, Francisco López Alfaro.

Subir del filial al primer equipo era una consecuencia habitual y lógica. Incluso durante muchas temporadas eran mayoría en la composición de las plantillas, pero esta tendencia hace años que no existe, se ha roto.

¿Por qué ahora no pasan -o lo hacen muy pocos- canteranos al primer equipo? ¿Cómo, teniendo mejores medios, instalaciones, material deportivo, amplio cuerpo técnico… salen menos?

Si año tras año nuestros equipos de escalafones inferiores son campeones en sus ligas. Si contamos con internacionales en todas las categorías de las Selecciones Nacionales. ¿Qué está pasando? ¿Cuáles son los motivos?

La respuesta a estas preguntas para el aficionado, como todo en fútbol, serán muchas y variadas. Seguro que todas tendrán sentido y que ninguna será la correcta, pero lo cierto es que hoy en día es una realidad la ausencia de canteranos en el primer equipo.

La presencia de canteranos en un equipo suele estar condicionada por varios factores principales:

1)- Por tener el club filosofía de cantera. Ejemplo claro, el Athletic Club de Bilbao.

2)- El económico. Cuando el club no puede firmar futbolistas y mira obligatoriamente para la cantera.

3)- Cuando un canterano destaca por encima de los demás e irrumpe demostrando, partido sí y otro también, sus cualidades. Como decimos en el argot futbolístico: “Rompe la puerta”.

4)- Aprovechando la oportunidad que se le presente por lesión, sanción u otro motivo de un componente de la primera plantilla, y se consolide en el equipo.

Las respuestas seguro que las tendrán en el club y estoy convencido que los responsables de los escalafones inferiores trabajan cada día para revertir esta situación.

En mi opinión, la principal causa es el crecimiento deportivo y económico del club. Jugar en el Sevilla F.C. actual es muy difícil y la exigencia de un equipo nivel Champions es muy grande. El rendimiento tiene que ser inmediato, aquí no se espera a nadie. Y un entrenador que tiene 25 profesionales en su plantilla es muy complicado que le dé la oportunidad a un canterano antes que a uno de ellos.

Muchos aficionados nos quejamos de que aquí no se le dan oportunidades a los nuestros, pero yo me pregunto: ¿tenemos la paciencia suficiente cómo para aguantarlos y esperarlos?

El sevillista no entiende de edades ni de nacionalidades. Le da igual que tenga 18 ó 34, que haya nacido en Coria del Río o en Camerún. Lo que le pide al que viste su camiseta y defiende su escudo es rendimiento. Y no espera, lo quiere inmediato.

Siempre a lo largo de nuestra historia ha sido así, pero ahora, dado el nivel deportivo actual, esa exigencia se multiplica por diez.

En estos últimos años el club ha apostado por la juventud, jugadores juveniles de primer año jugando en el División de Honor e incluso en el Sevilla Atlético, saltándose varios escalones. Entiendo que buscando una progresión más rápida. De hecho, el filial es el equipo más joven de los más de 100 que conforman la segunda B en España. Su formación, compitiendo en superior categoría, puede ser mayor, pero para ello tienen que jugar todos los domingos. A esas edades, el futbolista tiene que jugar y jugar. Además, el físico en el fútbol actual es determinante y puede ser que, después de varios años en el filial, el futbolista tenga que dar ya el salto y, por su juventud, aún no esté formado físicamente para competir en un equipo nivel Champions como el Sevilla.

Vamos a creer en este proyecto y tener paciencia, porque hay varios futbolistas que vienen con una gran proyección.

Pero si no sale ese futbolista crack que llama a la puerta y la rompe, a mí particularmente me gusta mucho la fórmula de la cesión: salir para crecer, terminar de formarse compitiendo y volver.

Otra posibilidad sería plantillas más cortas como hacen algunos de los grandes, por ejemplo, con 20 ó 22 fichas de profesionales, y dejar las otras libres para los canteranos. De esa forma, podrían tener más oportunidades.

Aún con todas estas dificultades, no concibo un Sevilla sin su cantera. Tenemos técnicos preparados, instalaciones, material deportivo, residencia para los jugadores… Lo ideal sería que siempre hubiese varios canteranos formando parte de la primera plantilla y que fuese siempre por su calidad y no por necesidad. Pero lo importante es que la cantera, como se ha demostrado a lo largo de la historia de nuestro equipo, siempre estará ahí para cuando se necesite. Y el Sevillista siempre va a sentir el orgullo de que “ AQUÍ SE FORMAN CAMPEONES DEL MUNDO “.

Saludos y Viva el Sevilla FC.

Siempre!!!!!

Hay motivos para disfrutar

No es exclusivo de esta época dorada la exigencia e inconformismo que caracteriza a nuestra afición, porque esto ha sido el santo y seña del Sevillismo toda la vida. Así ha sido siempre, va en nuestro ADN. Además, desde el inicio de este siglo, hemos añadido a lo anterior la Ambición, un complemento indispensable para […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies