Cabecera Columnas Blancas
image

Juanma Díaz - Columnas Blancas

Yo… sevillista como mi padre

Una de las cosas que más recuerdo de mi infancia es la pasión que mi abuelo materno tenía conmigo. Y eso que yo era muy pequeño, pero parece que se me ha quedado grabado a fuego. Yo tendría 3-4 años y cuando llegaba a casa después del colegio me sentaba en sus rodillas y me contaba historias y cuentos, me ponía a hacer operaciones matemáticas, me enseñaba la hora -con 3 años yo ya tenía reloj y sabía perfectamente la hora- e intentó con todas sus fuerzas hacerme bético, como era él.

Me decía constantemente: “Mi niño es bético como su abuelo”. Y yo le contestaba cada vez que lo decía: “Yo soy sevillista como mi padre”. Y cuanto más me lo decía creo que más sevillista me hacía yo. Se puede decir que el sentimiento rojiblanco y el amor por unos colores se impregnó en mí de una forma consistente. Y eso que mi padre no insistía en que yo fuera sevillista. Me llevaba al estadio, eso sí, pero no tenía la insistencia que tenía mi abuelo.

Cuando ya mi abuelo Paco se dio cuenta que no tenía nada que hacer conmigo, me dejó por imposible y tuvo que aceptar que yo fuera sevillista. Mi padre fue muy sevillista, vivía muy intensamente el fútbol y, sobre todo, lo que ocurría con su equipo. Yo lo veía y me empapaba de todo lo que, prácticamente sin querer, me estaba enseñando de su sevillismo. Podemos decir que “he mamado sevillismo” gracias a mi padre.

En mi familia hay mucha afición futbolera y, como ocurre en muchas familias sevillanas, podemos decir que estamos repartidos entre aficionados sevillistas y béticos. En aquellos tiempos eso de ser de Sevilla y ser del Barça o del Madrid no se llevaba… o se era bético o se era sevillista. Igualito que ocurre hoy…

Eso sí, el respeto siempre por bandera, pero sin olvidar la guasa sevillana y el cachondeíto cuando el otro equipo salía goleado o cuando se producía la victoria en un derbi. Todo muy sano, aunque hay que reconocer que en alguna ocasión algún que otro mosqueo hubo.

Mi abuelo vivía conmigo y en mi familia era tradición juntarnos todos en nuestra casa para ver el partido que televisaban los domingos. Mi abuelo, mi padre, mis tíos y mis primos nos situábamos frente al televisor para ver el partido que echaran. Como sociedad machista que era en aquellos tiempos, las mujeres mientras tanto se solían ubicar en otro salón y de fútbol nada. Nosotros disfrutábamos del partido, mucho más si jugaban el Sevilla o el Betis… y si se trataba de un derbi… eso era lo máximo.

La pena que me da es que mi padre se fue al tercer anillo casi sin poder disfrutar como él se merecía de los últimos éxitos del Sevilla. En sus años de socio lo máximo que consiguió fue disfrutar de un par de clasificaciones europeas para jugar algunas eliminatorias de la UEFA A partir de 2006 -años de gloria sevillista- él estaba enfermo y no se enteró muy bien de lo que supuso Eindhoven y todo lo que vino después… Él falleció el día antes de jugar la final de Copa del Rey en 2010 en el Nou Camp y que le ganamos al Atlético de Madrid. Yo fui con mi sobrino y él estuvo con nosotros.

Abuelo, lo intentaste, pero creo que elegí la opción correcta, la del mejor equipo de Andalucía. Muchas gracias, papá, por hacerme sevillista. Siempre conmigo…

#yomecuro #SeguimosJuanma

Mi abono del Sevilla FC

¡Columnas Blancas ha vuelto! Y estoy muy contento por ello, porque creo que es un blog de opinión sevillista que puede tener su sitio en la red, como lo tuvo en su momento dentro de la blogosfera sevillista.

Permitidme que me presente brevemente. Mi nombre es Juanma Díaz, soy profesor de Secundaria de Matemáticas en el IES Chaves Nogales de Sevilla Este, abonado número 18900 del Sevilla FC -he pasado por varias etapas de abono sí, abono no- y miembro del Equipo de Redacción que coordina este blog junto a los amigos Sebas Cárdenas y J. Carlos Acosta, a los que les agradezco enormemente que aceptaran esta propuesta loca que un día les lancé de volver con Columnas Blancas. De la misma forma se lo agradezco a los colaboradores que en su momento fueron y que ahora seguirán siéndolo, así como a los nuevos fichajes que seguro nos deleitarán con sus artículos de calidad escritos en clave sevillista.

Mi primer recuerdo tiene que ir para el gran Agustín Rodríguez (qepd), que desde el tercer anillo verá que volvemos con este blog que hace más de 10 años se le ocurrió y en el que han escrito destacados sevillistas. ¡Va por ti, amigo Agustín!

Llevo más de año y medio enfermo. Tengo un mieloma múltiple, que es un tipo de cáncer en la sangre que afecta a la médula ósea y, por tanto, al tejido óseo. Es una enfermedad incurable. Ahora mismo, porque estoy seguro que #yomecuro, ya que los avances en estos últimos tiempos para el tratamiento de la enfermedad están siendo espectaculares. Desde el primer momento me uní a este #yomecuro -hashtag de Twitter- creado por el amigo Valentín García, periodista de Canal Sur y paciente de cáncer de pulmón-. El llevar esta etiqueta en todo lo que publico en mi blog personal y en mis redes sociales representa una actitud para afrontar la enfermedad. Tras el shock inicial al recibir la noticia me dio por tomármelo de forma positiva y el #yomecuro y el #SeguimosJuanma están siempre presentes en todo lo que publico, pues estoy contando todo el proceso que estoy siguiendo. Y es impresionante el apoyo que estoy recibiendo de mi familia, de mis amigos, de mis compañeros, de gente que conozco de Internet e incluso de gente que no conozco de nada pero que ya han entrado a formar parte de mi vida y se quedarán para siempre.

Soy socio y colaborador de la Fundación Josep Carreras contra la leucemia porque entiendo que hay que seguir investigando para terminar de una forma definitiva con las enfermedades de la sangre (leucemia, linfoma, mieloma…). Se me ocurrió crear una “Operación pulseras” que todavía está activa y organizamos algunos eventos con ayuda de familia y amigos para recaudar fondos para la Fundación. Toda ayuda es poca, y es que esto lo hacemos porque #SomosImparables.

Llevo 8 meses en silla de ruedas y me han reconocido una discapacidad del 67%. Como esta enfermedad ataca a los huesos a mí me ha afectado, aparte de a otros sitios, a la columna y a algunas vértebras que provocan la inmovilidad que tengo. Estoy yendo a rehabilitación y afortunadamente estoy avanzando, muy poco a poco porque esto es muy lento, pero se van viendo pequeños avances.

Desde principios de la temporada 18/19 no pisaba nuestro Sánchez-Pizjuán, pues pasé bastante tiempo ingresado en el hospital y ya después vino lo de la inmovilidad y, por tanto, la imposibilidad de acceder a mi localidad en Gol Sur.

Este verano llega el momento de la renovación de abonos y observo en la página que habilitan a tal efecto -yocumplotemporadas.com- que hay posibilidad de sacarse un abono para discapacitados con acompañante con asiento reservado en sendas plataformas ubicadas en Fondo y en Preferencia. Y me digo: “Esta es la mía”. Contacto por correo electrónico con Taquillas y al poco tiempo me responden muy amablemente detallándome las condiciones para optar a una localidad en dicho sitio, pues también dependería de que hubieran localidades libres. Tras varios intercambios de mensajes con ellos me citan para renovar mi abono y para que se lo saque mi sobrino que será mi acompañante. Cuando me vi con mi abono en la mano puedo decir que fue uno de los días más felices de estos últimos tiempos, pues tras tantas visicitudes pasadas -y las que sigo pasando- esto implicaba poder volver a mi Sánchez-Pizjuán a ver a mi Sevilla FC. ¿Hay mejor cosa que esto?

Estrenamos nuestros abonos el viernes 30 de agosto en el partido de Liga contra el Celta, primer partido en casa de esta temporada. Lástima el empate final porque todo lo demás estuvo genial. A pesar de las pequeñas incomodidades por culpa de las obras que están realizando en el Estadio, creo que el club lo tenía todo muy bien organizado con su personal y al menos mi sensación fue que la cosa funcionó bastante bien.

El sitio reservado para discapacitados es muy digno. Tenemos pantalla de televisión, una plataforma con elevador manejado por un empleado de la empresa de seguridad y un sitio en dicha plataforma para ponernos con nuestra silla de ruedas y una silla para nuestros respectivos acompañantes.

Quiero aprovechar estas líneas para agradecer al Sevilla FC y a las personas que gestionan este tipo de cosas la sensibilidad que demuestran al tratarnos así a las personas discapacitadas. Así da gusto, de verdad. Ojalá fuera así también por parte de otras entidades públicas y privadas, porque os puedo asegurar que no siempre es así. Ahora que uno lo necesita es cuando se da cuenta de la cantidad de deficiencias que hay todavía -barreras arquitectónicas en calles y edificios, respeto a espacios reservados para discapacitados, concienciación social…- y eso que se ha avanzado mucho en este sentido y la sociedad en general está bastante sensibilizada, aunque todavía falta…

Gracias, Sevilla FC. Me vais a permitir esta temporada ver a mi equipo en mi bombonera y de verdad os digo que es algo que me emociona. Y seguiremos luchando por el #yomecuro, a ver si la próxima temporada puedo volver a mi localidad habitual y dejarle mi sitio a otra persona discapacitada que lo necesite. Esto sería muy buena señal.

Muchas gracias por estar ahí y bienvenido de nuevo a Columnas Blancas.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies