Cabecera Columnas Blancas
image

José Ramón Yúfera - Columnas Blancas

Asier Arrate, Rafael Carpacho y Pachy Dopico

Un partido en la memoria de nuestros mayores

Va para los sevillistas más veteranos y por todos los sevillanos de bien, sean del color que sean, especialmente para los más mayores, esos que, en tan aciagos y pandémicos tiempos, están en la mayor franja de riesgo y no se sorprenden de lo que ahora la mayoría  estamos viviendo por 1ª vez.

Oía a mi padre hablar de un hecho acecido muchos años antes y, con sus amigos, rememoraba aquél lejano y único acontecimiento. Lo escuché también de otros familiares y conocidos de mi casa, pero ya se sabe que el fútbol no tiene memoria, es solo presente, y si acaso, algo de futuro, así que pensaba que eran cosas de viejos.

Año 1947, el de la muerte de Manolete, la España de Franco internacionalmente aislada, y lo que era peor, económicamente bloqueada. La población pagaba culpas de un régimen no elegido. La ONU y el bloque del Este no distinguían entre gobernantes y gobernados y a éstos se les hacía sentir las secuelas de un brutal aislamiento. El país conocía las noticias a través del “parte” en radios de válvulas, la propaganda del régimen hacía valer la autarquía y los pocos coches funcionaban con gasógeno. El café con achicoria se endulzaba con caramelos. Es lo que había. En tal situación, solo la Argentina del general Perón dió ayuda.

Sevilla vivía como podía la pesadilla de una postguerra alargada por el bloqueo, eran los años del hambre. En los cines se anunciaba “El Caballero del Oeste” (Palacio Central) con Gary Cooper y Loretta Young y “La dama de la Frontera” (Rialto) de Ch. Lumont con Yvonne de Carlo y Rod Cameron. El invierno de 1946-47 fue uno de los más lluviosos que se recuerda hasta el punto que apenas un mes después del suceso al que la generación anterior a la mía se hacía lenguas, Sevilla sufrió una de las peores inundaciones que se recuerda. Entretanto, Tomás Ruiz Vela hacía el cartel de una Semana Santa que tal impacto emotivo provocó en el padre Ramón Cué (entonces estudiaba en la Hispalense Hª. de América) que escribió su personalísima visión de ella: “Cómo llora Sevilla”, y Antonio Olmedo (Don Fabricio) publicaba su obra “Cien años de toros” dedicado al centenario de la Feria de Abril.

Club Atlético San Lorenzo de Almagro. Gran club argentino, fundado en 1908 en el barrio de Boedo, al sur de Buenos Aires, Héctor H. Scotta, llegó de allí. El astro José Sanfilippo salió de su cantera. Se les conoce como “los cuervos” o “el ciclón”. Hoy, sigue siendo  importante en la Superliga argentina. Con un dilatado historial en toda Sudamérica,  uno de sus abonados e hinchas más ilustres es el Papa Francisco I. Es el club que más simpatizantes tiene de la colonia española en Buenos Aires. Era en 1947 el vigente campeón de su país.

¿Qué relación guarda aquél año, 1947, y nuestra ciudad con el San Lorenzo de Almagro? Fruto de la relación hispano-argentina entre sus jefes, dos militares en el poder, el club bonaerense realizó una gira por España, que incluyó también la nada democrática Portugal de Oliveira Salazar, entre Diciembre de 1946 y Febrero de 1947, siendo el tramo final de la misma Sevilla. La propaganda del régimen hizo lo suyo para realzar la visita de aquél “team” sudamericano que osaba desafiar el bloqueo internacional, pero la realidad es que se llenaron todos los campos que visitaron los azulgranas del Gasómetro, su cancha en Buenos Aires. La visita se vendió  en la época como una especie de Plan Marshall a la argentina.

Mucho se ha escrito  sobre aquella gira que empezó en el Metropolitano de Madrid contra su titular el 23-12-1946 y terminó en Sevilla el 6-2-1947. No es mi objetivo en este escrito analizar su totalidad, pero la visión del fútbol en España cambió tras la visita del club de Boedo. Se dice que fue el primer “tiquitaca” y que los públicos quedaron maravillados por aquél estilo de juego. El fútbol español estaba anclado  en el 2-3-5, inmóvil como la autarquía económica vigente. San Lorenzo tenía un equipazo: Blazina en el arco, como defensas laterales, Basso y Vanzini, centrocampistas Zubieta, Grecco y Colombo, y delanteros, Imbellone, Antuña, De la Mata, Farro, Pontoni, Martino y Silva. Y practicaba ya el 3-2-2-3. En él militaban futbolistas españoles exiliados: García, y los internacionales Lángara y Zubieta, todos en el Ath. Bilbao hasta la guerra e integrantes también de una selección de Euzkadi que no pudo regresar a España en plena gira por América en 1939. Isidro Lángara, había vuelto cuando nos visitó San Lorenzo y jugaba en el Real Oviedo, pero Ángel Zubieta no, así que fue una de las atracciones de la gira.

Futbolísticamente, Sevilla vivía una situación muy dispar. El SFC era el vigente campeón de liga y, presidido por el Marqués de Contadero, defendía su título pero estaba en uno de esos lapsus, especialidad de la casa, que caracterizan a sus plantillas históricamente. Su última victoria había sido en Mestalla casi un mes antes, y el Domingo anterior, jornada 18ª, caía (2-1) derrotado en Oviedo. Mientras, su eterno rival urbano, caía al pozo de la 3ª división. El encuentro contra  San Lorenzo se improvisó en Lisboa (donde habían jugado su 10ª partido de la gira contra un combinado de equipos de la ciudad lusa) ya que no hubo acuerdo para jugar un 2º encuentro  en Barcelona donde ya lo había hecho el día de Año Nuevo.

Llegados a Sevilla hubo visitas guiadas, una recepción en el Ayuntamiento a la que acudieron todas las personalidades civiles y militares de la ciudad, y disfrutaron de una capea costeada por la Federación en la hacienda Pino Montano, presente Pepe Luis Vázquez, entre otros. El partido estaba fijado para el Jueves 6-2-1947 a las 16´00 horas. Se agotó el papel y se cerraron negocios para poder asistir. El suceso fue de tal importancia, que mi padre, que estuvo presente, conservó la entrada como recuerdo. Emociona ver Nervión en un documental de la futbolteca española (Roque Taurisano Nardone) repleto, 30.000 espectadores se calculó, hecho un mar de paraguas mientras bajo las órdenes del trío arbitral dirigido por Álvarez Orriols (de la Fed. Centro) los dos capitanes, Zubieta por San Lorenzo y López por el SFC intercambian banderines en tanto que en las gradas se agitaban pañuelos blancos. No era para menos, iban a jugar los vigentes campeones ligueros de Argentina y España. La persistente lluvia no iba a ser un freno para la afluencia de un público que tampoco tenía muchas opciones de entretenimiento.

Ramón Encinas, alineó a sus mejores titulares con dos préstamos del club argentino para la ocasión: Rodríguez y Aballay. Formó con los siguientes, Bustos, Joaquín , Belmonte, Alconero, Rodríguez y Eguiluz; López, Arza, Aballay, Herrera y Campos (Sustituido por Pedrín en el minuto 16). Por San Lorenzo, Pedro Omar alineó: Blazina, Vanzini, Basso, Zubieta, Grecco y Colombo; Alarcón, Faro, Pontoni, Martino y Silva.

Vinieron para un partido de exhibición pero se encontraron con un Sevilla bravo que no quiso defraudar y lo embarrado del campo hizo el resto. Primero saltó San Lorenzo con las banderas de España y Argentina entrelazadas, y luego, el SFC. Sorteados los campos, el Sevilla comenzó atacando hacia  gol sur, hacia lo que hoy sería la intersección de Luis de Morales con Eduardo Dato. La 1ª parte terminó 2-2 con goles de Arza (2) y Pontoni (2). El 2º tiempo fue aún más espectacular por las alternativas en el “score”, vuelve a marcar Arza a pase de Herrera, Pontoni empata; adelanta Farro a los rioplatenses y nuevamente iguala a 4 Herrera, Aballay adelanta a los sevillistas, y finalmente de penalti, Zubieta, hace las tablas finales a cinco.

Ese fue el suceso que tanto se rememoraba. San Lorenzo regresó a Argentina y su astro vasco, Zubieta, permaneció en él hasta 1952, año en que regresó a España para colgar las botas en el Deportivo de La Coruña.  Como secuela de aquella gira se produjo poco después otra más política, la visita de Eva Duarte de Perón, que también tuvo en Sevilla, mes de Junio, una de sus mejores escalas, pero esa es ya otra historia.

Joaquín Caparrós Camino

Voy regularmente al RSP desde Septiembre de 1961, 2ª jornada del CNL, partido nocturno,  visitante el entonces Atlético de Bilbao. Resultado 2-1. Era aún muy niño, no había cumplido los 8 años, solo guardo débiles recuerdos de tal choque y desde luego no tenía constancia de lo que era la figura de un entrenador, A. Barrios aquél día. Muchos  ha tenido nuestra entidad luego, algunos han dejado mejor huella, o más profunda, que otros; los ha habido canteranos como Manolo Jiménez y Antonio Álvarez, exfutbolistas del primer equipo (Arza, Juan Carlos Álvarez, Julián Rubio). Sin menospreciar a ninguno, solo tres han quedado grabados en mi ser sevillista por identificarlos con los valores del club: Manuel Cardo Romero, Carlos Salvador Bilardo y Joaquín de Jesús Caparrós Camino.  

A Joaquín se le podrán discutir muchas cosas, pero no su indudable sevillismo y compromiso con la entidad y con la profesión que ama, ambas a partes iguales. Se nos va a Armenia, país que conozco, exrepública soviética, de tormentoso pasado, enclavada al sur del Cáucaso, tiene unos paisajes increíbles. Si a Joaquín le gusta la fruta y la verdura fresca, ese es el lugar. Ya ha recibido del club el reconocimiento correspondiente, el SFC lo ha nombrado II Banquillo de Oro, tras el coriano Manolo Cardo, el “cateto” forjado en el mismo metal. Por mi parte, no desearía que se marchase sin igual reconocimiento de la afición. Este utrerano que nació en 1955 un día después de la antigua fecha conmemorativa de la fundación del club conectó perfectamente con su idiosincrasia y la de su hinchada, y lo hizo en momentos muy difíciles, como antes Manolo Cardo y  Carlos Salvador Bilardo.

Desde su 1ª salida de nuestra institución en 2005 tras 5 años de éxitos logrados con una bravura no exenta de calidad, comentaba con mis amigos que, Joaquín, no solo debía siempre tener las puertas abiertas en el SFC, sino que habría que inventarle un cargo para anclarlo en la entidad. Mi idea era que fuese como lo que Luis Molowny, el “Mangas”, fue para el R d M en los setenta: alguien siempre en la recámara para que cuando el ocupante de un banquillo fallara, estuviera disponible, y mientras, hiciera una buena labor de club. Y así fue finalmente cuando hubo de culminar la temporada 2017-18 para que la entidad no quedara fuera de Europa, y lo mismo en la siguiente. Mas no ha habido continuación.

¿Por qué se marcha? Puede que sea el veneno de los banquillos o bien que el cargo que ocupaba en el club, coordinador de cantera, estuviese vacío de contenido, o ambas cosas a la vez. Es lo de menos, se nos va alguien muy sevillista y sería bueno que todos se lo reconociésemos. Tras una corta carrera como futbolista en Madrid y alrededores (arriba lo vemos en el CD Leganés), debutó  muy joven (1981) en los banquillos en clubs modestos principalmente de Castilla-La Mancha. Fue en 1995 cuando dio el salto a una institución de más enjundia, el RC. Recreativo de Huelva. Dirigió al decano, al que ascendió a 2ª División, hasta 1999, y fue entonces cuando por vez primera oí hablar de un entrenador que era sevillista y que estaba en uno de nuestros muchos rivales regionales que en aquellas circunstancias coincidieron con el SFC en 2ª aquella temporada  aquejados todos de ese inexplicable revanchismo anti-sevillista. ¿Qué pensaría entonces Joaquín, una persona tan amante de nuestra tierra andaluza en su totalidad, de aquél “hermanamiento” muy orientado contra el Sevilla, entre el club que lo había contratado y el refundado Málaga de Fernando Puche?.

 En el Recre estaba  en 2ª división la temporada 1998-99 mientras que Marcos Alonso ocupaba nuestro banquillo, la del ascenso en la promoción contra el Villarreal, y en los dos partidos de liga el SFC venció 1-0. Como espectador e hincha del SFC, cuando el decano nos visitó aquella tarde del 7-2-1999,  tuve claro que Joaquín tenía que llegar al club ante los tiempos aún difíciles que se avecinaban. Ramón Rodríguez Verdejo, a la sazón aún en activo como portero, seguro que ya se fijaría en él. Pasaría otro año antes de que pudiese recalar en el Sevilla, y fue preciso un nuevo descenso, para que llegase. Mientras, una corta y fallida estancia en Villarreal.

En el verano de 2000, nadie daba un duro por el ascenso del Sevilla la siguiente temporada.”Equis en la quiniela”, decía Luis C. Peris en una TV local en la pre-temporada ante las perspectivas que se presumían para los dos clubs sevillanos. El SFC, presidido ya por Roberto Alés, en economía de guerra, afrontaba una temporada en 2ª con dos rivales de “tronío” que habían descendido con él, el eterno rival de “donmanué”, y el At. Madrid de Jesús Gil. El pensamiento general era que si nos manteníamos sin apuros en la categoría ya se habría conseguido mucho. Después de la marcha de Juan Velasco en 1999, hubo que vender a, Tsartas, Jesús Mora “Jesuli” y  Carlos Marchena para cuadrar números, y Joaquín no dijo ni pío, bueno, sobre Tsartas insinuó que “se había acomodado mucho”. Hizo frente al Campeonato (Monchi ya como director deportivo) con Héctor, Castedo, P. Alfaro, Prieto, Casquero, Fredi, Gallardo, Olivera, Tevenet, Zalayeta,  Olsen, Notario, César, Loren Morón, Francisco Lama, Míchel, Taira, Salas, Otero, Podestá, D. Ribera, Antoñito, Tabaré, Loren del Pino, Juric, Vega, Arteaga, Puli, Mije, Reyes, Patri y Manuel Ángel. A ninguno he querido olvidar. Un equipo hecho con canteranos, jugadores a coste cero, o por recuperar. Dos jornadas antes del final el Sevilla recuperaba su sitio en 1ª como campeón.

En los cuatro años siguientes, Joaquín no solo mantuvo al club en 1ª, sino que logró dos clasificaciones UEFA. Su estilo era criticado desde ese triángulo que ya he mencionado otras veces, especialmente desde Madrid. Ahora que en la villa y corte se hacen lenguas del lema “cholista” (“partido a partido”) como si lo hubiese inventado él, es bueno recordar que la frase la acuñó Joaquín, el nuestro, en 2ª. Genial aquél día en el Vicente Calderón cuando tras perder 3-0 y el público colchonero coreaba el “slogan”, entre otros más soeces, “que bote Caparrós…” la prensa local le preguntaba su parecer al respecto y su respuesta fue: “que en un día como hoy el público del Calderón se acuerde de mí, es un honor”. De sombrerazo.

Cierto locutor de horas de brujas lo tenía crucificado, a él y a dos de sus profesionales. Los escozores envidiosos de algunos les llevaron a afirmar que la 1ª clasificación UEFA que consiguió (2004) la hizo con un equipo no de fútbol, sino de rugby. Y eso cuando coexistían en los banquillos españoles  los Manolo Preciado, Aguirre, Lotina, e incluso R. Benítez y V. Muñoz.

Joaquín deja el club de sus amores tras un decepcionante final de temporada en 2005. Con la clasificación champions en la mano, perdió un “derby” en Heliópolis que propició que el eterno rival rebasase al SFC en las siguientes jornadas y fuese él quien entrase en el primer torneo continental. A pesar de meter al equipo en UEFA, no renovó. Después, Riazor, San Mamés, Stade de la Maladière, Ibero Star, comentarista en 4TV, Ciutat de València, Los Cármenes, El Sadar, Grand Hamad y Al Ahli. Convertido en un trotamundos regresa al Sevilla un año después de su última experiencia en los banquillos del Al Ahli de Qatar.

Tras la vergüenza del Wanda y el desastre contra el Levante UD unos días después, el 28-4-18 regresa al Sevilla. Fue muy emotivo verlo en las gradas de la Cisneros Palacios presenciando un partido del filial aclamado por el respetable. Consiguió in extremis la clasificación del equipo para la UEL en las escasas jornadas que quedaban, y no era moco de pavo lo que había por lidiar: Real Sociedad, R de M, RBB y D. Alavés.

El cargo de director deportivo había quedado vacante pues el primer sacrificado de la mala temporada 2017-18 fue su titular desde la salida de Monchi, Óscar Arias. Cuando se le propuso que fuese él formando una terna con Marchena y Gallardo, no se negó. Aceptó un cargo, “director de fútbol”, para el que no se sentía preparado ni le gustaba. Hizo lo que pudo y lo que sabía y trajo a Pablo Machín como entrenador. El equipo no carburaba y lo tuvo que cesar en la noche triste de Praga. Y de nuevo al rescate, 15-3-2019, y otra vez lo logró, por segundo año consecutivo. Por último, acepta un puesto creado “ad hoc” dentro del organigrama del club: “desarrollo de talentos” en coordinación con Pablo Blanco. Y este ha sido su último trabajo en el club, de momento.

En dos años ha dado cuatro pasos al frente en beneficio de la entidad. Es para que todos los sevillistas lo recordemos siempre y se lo reconozcamos. En situación caótica del club, fue quien le devolvió la dignidad deportiva. “Quiero que el Sevilla sea un equipo antipático como visitante”, decía en el verano de 2000. Se refería al plano deportivo, el objetivo era crear un equipo correoso, difícil de batir, pero algunos aprovecharon esta declaración para criticar sin objetividad su estilo de juego.

Joaquín, espero que tengas mucho éxito en tu nueva aventura en el Cáucaso, y cuando vuelvas al Sevilla, seguro que lo harás,  que sea en un puesto acorde a tu personalidad. Mi opinión es que prescindir de Joaquín Caparrós es un lujo que no sé si los sevillistas nos debemos permitir.

CIRO FUCSO / EFE

Coronavirus

COVID-19.-La velocidad a la que se mueven los acontecimientos en este planeta llamado fútbol es vertiginosa. Apenas da tiempo a digerir una noticia cuando ya hay otro asunto. Una entrevista de un ex-político con un “gurú” local de las ondas recordando y aclarando sucesos de hace casi 30 años que todos sospechábamos, la designación del estadio poli-municipal de La Cartuja como sede de la final de la Copa de SM el Rey, el modelo de competición que ha seguido este año dicho torneo, la cuestión arbitral (sistema de designación, el CTA y preparación cualitativa de los trencillas) en la LFP agravada por el VOR-VAR, la distinta vara de medir de la “canalla” nacional-madrileña a la hora de exigir perdón según quién y a qué club pertenece el declarante, los candidatos a presidir la FEF (si malo es lo que hay, miedo da los que pueden acceder) las sensaciones ante el inminente SFC-RBB del próximo día 15-3-20, la salida de D. Joaquín Caparrós Camino del club vía Ereván (Armenia) como seleccionador, en fin, muchas cosas. Pues todo ha quedado barrido por el COVID-19, un mutante y variante cabrón de coronavirus.

A puerta cerrada, de momento, no solo el choque UEL contra la AS Roma en el RSP y en el Stadio Olímpico, sino las dos próximas jornadas, la 28ª y la 29ª, del CNL (Liga Santander y Liga Smartbank) serán también así. ¿Se desata el pánico? No sé si las medidas están o no justificadas, pero creo que en el caso de que así fuese, otros tipos de concentraciones de masas, como manifestaciones reivindicativas y festivas, también deberían tratarse, y haberse tratado ya, de igual forma. Pero no nos desviemos, a los sevillistas, ¿Cómo nos afecta? Pues de entrada tendremos que ver, a fecha de hoy, nuestras dos próximas citas en el RSP por TV. Dos encuentros que muchos tenemos ya pagado por el abono de temporada. Puede considerarse una frivolidad escribir en estas circunstancias sobre pérdida de dinero y quién y cómo lo va a compensar, pero es una realidad que está ahí y de la que, de momento, ningún organismo se ha pronunciado, ni el club, ni la LFP, ni los poderes públicos.

Mi opinión al respecto de todo este asunto es que si “el bicho” sigue haciendo estragos con tal progresión geométrica, las competiciones europeas y nuestro CNL deben, como mínimo, aplazarse, sin descartar una suspensión definitiva por causa de fuerza mayor. Los verdaderos aficionados al fútbol somos de los que gusta ir al estadio, vivir el ambiente, animar a tus colores, emocionarte con tu himno y cantar los goles de tu equipo hasta la afonía. Y presumo que la mayoría de los sevillistas somos de esta pasta, no nos gusta el fútbol de sillón con cervecita y frutos secos, ni el de barra de bar con reverberación de sonido. Ese fútbol, para los orientales y para los que solo apuestan a caballo ganador.

Mientras escribo, salta la noticia del aplazamiento del SFC-AS. Roma, previsto para mañana 12-3-20 a las 18´55 horas en el RSP, en plenos “idus” de Marzo, aniversario de la encerrona en la Curia Hostilia de Roma que acabó con la vida del dictador Julio César. La AFE y la FEF ya solicitan la suspensión del CNL. Todas las competiciones que no dependen de la LFP ya están detenidas. D. Ángel Torres, presidente del Getafe CF ya ha anunciado que su equipo no viaja a Milán para enfrentarse al FC Internazionale, la Junta de Castilla y León suspende la celebración del partido de Liga Smartbank CD. Mirandés-CD. Numancia haciendo uso de sus atribuciones autonómicas, la final de Copa en el Olímpico de la Cartuja de Sevilla aplazado también. Mientras, el presidente de la LFP, sr. Tebas, calla o da evasivas, acude mañana a una reunión en Las Rozas y se remite a lo que aconsejen las autoridades políticas y sanitarias. Está claro de que, si por él fuera, el CNL no se suspendería aunque tuviese que jugarse lo que resta a puerta cerrada ¿Por qué?, ¿Qué intereses protege?  ¿Por qué ningún presidente de los clubs de la LFP, excepto D. Ángel Torres, se pronuncia?.

Si esta crisis sanitaria, que amenaza en transformarse en otra económica de las de libro, sirve para que los aficionados de a pié de estadio, los que solo apostamos en una competición sin adulterar, logramos reconducir este deporte-juego que nos apasiona en un fútbol lo más libre posible de las televisiones y de las apuestas, bienvenida sea, aunque no creo que suceda. Lo último que deseo pensar es que la LFP está aún barajando intereses económicos y que las televisiones desean aprovecharse de esta coyuntura para engrosar aún más sus ganancias.

¿Un SFC-RBB a puerta cerrada? Precedentes hay, como el de la Copa del Rey de 2007 cuando el partido de vuelta que se jugaba en el antiguo estadio de la Exposición de 1929 hubo de suspenderse por el botellazo a Juan de Ramos. El choque se detuvo y lo que quedaba de partido se jugó a puerta cerrada en el Coliseum Alfonso Pérez Muñoz de Getafe. Pero ¿No sería eso alterar la competición? ¿Por qué el anfitrión no puede contar con el calor de su público? ¿Quién reembolsará al RCD Mallorca las pérdidas por la visita del FC. Barcelona? ¿Para que determinadas cadenas televisivas se hagan de oro monopolizando la retransmisión del “match”? Lo mejor es aplazar la jornada y ya se jugará cuando se pueda.

Históricamente ha ocurrido en España y en Europa. Ante situaciones de este calibre, los torneos hubieron de suspenderse, no iniciarse o retrasarlos. Si ahora se puede estar ante un escenario de éste tipo lo último que importa son los intereses de las televisiones y de las casas de apuestas. Terreno desconocido. Un par de jornadas del CNL podrían recuperarse, pero ¿Y si hay que dar el torneo por terminado? ¿Cómo queda la clasificación? Habría que dilucidar el campeón, los que irían a competiciones europeas, los descensos… ¡qué follón! ¿Se prorrogaría la competición en verano, casi enlazando con la siguiente temporada? Habría que repasar qué ocurrió hace 81 años cuando estalló la 2ª Guerra Mundial.

La Liga Inglesa, entonces Football League First Division,  se suspendió ya empezada en Septiembre de 1939 con el Blackpool como “leader”. Hasta 1946 no se reanudó el torneo nacional, y mientras, solo hubo campeonatos regionales, pero al Blackpool no se le respetó el puesto en el que iba antes de la cancelación. En Italia no hubo ligas las temporadas 1943-44 y 1944-45. En la temporada 1943-44, se disputó la Divisione Nazionale, ganada por Spezia Calcio. El título no es reconocido por la Federación Italiana de Fútbol por lo que no se toma como un Scudetto verdadero, y es por tanto no considerado oficial. En España, el aún joven CNL, no se celebró entre 1936 y 1939. También ha habido algún caso diferente: la liga griega (Α΄ Εθνική Κατηγορία ou Ελληνική Σούπερ Λίγκα) se canceló en Noviembre de 1916 porque la casa de un árbitro fue incendiada tras ser amenazados otros miembros del arbitraje heleno. Más tarde, dicha Superliga Griega, fue detenida durante semanas por otros gravísimos incidentes vandálicos en 2018 y 2019. Y naturalmente, han existido casos chocantes en América Latina y otros continentes.

Mi opinión: primero la salud pública, luego los intereses de los abonados de los clubs y los futbolistas, en tercer lugar la preservación de la pureza del CNL y no adulterarlo más de lo que ya está, y en último lugar las preocupaciones de las televisiones, casas de apuestas y dirigentes del fútbol en España.

Getty

¿Qué queremos los sevillistas?

A menudo, el discurso oficialista carga sobre la excesiva exigencia de nuestra afición. Así se manifestó tal cosa, sobre todo por el presidente D. José Castro, en la última JGA que casi se celebra tomando las uvas de fin de año. Ahí, el máximo mandatario de la institución, hizo una vez más (sí, otra vez) […]

Ausencia de gen competitivo

El sevillismo está de nuevo en depresión, a la eliminación copera contra el CD. Mirandés se unen los últimos resultados negativos en la Liga Santander. La debacle de Miranda de Ebro, más por el resultado y la eliminación en sí ante un 2ª división, el cabreo del aficionado lo es por la forma. El equipo […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies