Cabecera Columnas Blancas
image

José Ramón Yúfera - Columnas Blancas

La polémica del 130 Aniversario

Hace ya mucho, un amigo sevillista me dijo, con ocasión de pasadas diatribas con el eterno rival urbano, que en esas guerras el SFC nada tenía que ganar y mucho que perder. Tal aseveración viene ahora como anillo al dedo a raíz de la furibunda reacción de la alcaldesa de Minas de Riotinto ante el acto celebrado en Tablada el Viernes 6-11-20 y respaldado, como era de esperar, no faltaría más entre correligionarios políticos y nacidos en la misma localidad, por el actual regidor del Ayuntamiento de Huelva.

Antes que nada, humildemente, recomiendo a la Sra. alcaldesa de la ciudad minera que cuando el Ayuntamiento que representa haga algún escrito vigile su redacción, porque la soflama dirigida al presidente del SFC, en términos de corrección literaria y ortográfica, deja mucho que desear y es impropia de su población, y más cuando se ha presentado en todos los medios.

Deseo aclarar a las instituciones y clubs agraviados, que el SFC es una entidad privada, orientada principalmente, desde sus inicios, a la práctica del fútbol y lograr éxitos deportivos en este deporte y no en otras disciplinas deportivas o de vida social. Hecho a sí mismo, el SFC nunca ha implorado, ni en sus peores momentos, ayuda institucional, municipal, autonómica, o estatal. No juega en estadio municipal, tiene su propio patrimonio conseguido solo con el esfuerzo y el dinero de los suyos sin nada que deberle a ninguna institución política. Es el 6º club de España en el “ranking” histórico de la liga española, es la entidad andaluza que en fútbol más títulos ha conseguido y sus abonados somos fieles al lema de sevillistas en Sevilla, sevillanos en Andalucía, andaluces en España y españoles en el Mundo. Nuestros éxitos los tenemos que celebrar con sordina, casi disculpándonos, a pesar de brindárselos reiteradamente, diez veces en los últimos 15 años, a Andalucía. Esa es su verdadera historia, y no la que fabrican otros.

El SFC nunca ha usado ningún calificativo ni delante ni detrás de su nombre principal, ni para dar lustre a la entidad, ni como reclamo ante una posible escasez de abonados o de triunfos y solo cambió de nombre una vez por imposición política. En una región como la nuestra, en la que más de un club se arroga la antigüedad que le place tomando como origen la más antigua de entidades desaparecidas, frecuentemente con nula relación con las actuales, sin que nadie replique, es justo recordar este dato cuando se afea y acusa al SFC nada menos de falsear, faltar al respeto y usurpar la historia de los demás.

El club ha logrado un alto grado de profesionalización a todos sus niveles, y entre ellos está su propia Área de Historia. Con muchísimas dificultades y pocos medios, porque a pesar de lo que comúnmente se cree fuera, el SFC no es una institución rica, las pocas personas que en dicha área trabajan son especialistas titulados. Han demostrado que en 1890 en la antigua dehesa de Tablada se jugó un partido entre dos clubs, uno era el SFC y el otro el Huelva Recreation Club. Da igual que en la prensa onubense o en otros documentos en los meses posteriores a marzo de 1890 llamasen al SFC el “Club Inglés de Sevilla”. Fue un partido registrado en la prensa británica desde Escocia (Dundee, The Dundee Courier and Argus) hasta Nueva Zelanda (Dunedin, The Otago Witness) pasando por Inglaterra (Londres, The Field) en 1890 y 1891 en los que claro y diáfano se escribe el nombre de SEVILLA FOOTBALL CLUB. Un partido reglamentado, no una exhibición de colonialistas británicos del 1870 ante depauperados y explotados obreros españoles.

Escrito esto, nadie entre el sevillismo discute la primacía en el fútbol nacional del actual Real Club Recreativo de Huelva ni de ningún otro club de su provincia, a pesar de sus cambios de nombre.

Recurso fácil es preguntar a los regidores de las dos ciudades onubenses si no tienen cosas más importantes de las que ocuparse, y preocuparse, que de crear polémicas artificiales y absurdas. Pero en un plano estrictamente deportivo creo que si el desproporcionado celo puesto en este asunto lo pusieran los dos ayuntamientos desairados por tan inocuo y modesto acto en Tablada (que en nada perjudica su existencia ni su historia) en conseguir que sus ciudadanos renueven el abono anual en cualquier circunstancia y coyuntura, y pueblen jornada tras jornada en la categoría que fuere las gradas del Nuevo Colombino o del Cuna del Fútbol Español en lugar de abandonarlo para ver al FC Barcelona o Real Madrid por TV, ni el RCR Huelva ni el Riotinto Balompié estarían en la situación que están.

La cantinela del apoderamiento por parte del SFC de símbolos y de historia no es nueva, ya la conocemos los sevillistas, y además no es la primera vez que algún alcalde o alcaldesa nos han soltado los perros por motivos igual de fútiles que este. Aprovechando el acto en Tablada, alguien ha agitado otra vez el árbol del anti-sevillismo y ha movido una de sus tres ramas, en este caso, la de la Andalucía anti-sevillana. Otra rama permanece oculta, que es la que difama, y la tercera, que es donde se reparten los carnets de clubs y aficiones simpáticos, pues a lo suyo divulgando solo lo que le parece. En este sentido, la información al respecto que aparece en un diario deportivo nacional, usa como soporte gráfico una placa inaugurada ya hace 10 años confundiéndola con el modesto monumento conmemorativo inaugurado el viernes. Por favor, un poco de rigor y contraste a los supervisores de este medio y reconvengan algo al informador.

La historia de siempre, la de ricos y pobres, la de buenos y malos y la de opresores y oprimidos. Más vale caer simpático que ser gracioso dice el viejo refrán. La gente cree no la verdad, sino lo que le gustaría que fuese verdad. Y según este razonamiento, el SFC no puede quitarse el injusto sambenito que le colgaron hace muchísimo tiempo. Haga lo que haga el SFC, nunca será bastante para mejorar su fama.

Jamás el SFC ha faltado, ni faltará al respeto a ningún club o ciudad, a pesar de que cuando toca visitar rivales próximos se le recibe con hostilidad y de que cuando vienen Real Madrid y FC Barcelona, aficionados de ciudades y provincias próximas acuden a Sevilla a ver si humillan al SFC. Animo a nuestro presidente a que no entre en ninguna polémica.  Al Ayto.  de Minas de Riotinto debe contestar él, porque a él va dirigida la exagerada reprimenda. Y en mi modesta opinión, la respuesta debe ser lo más correcta y amable posible pese al tono amenazante de la carta. La protesta del alcalde onubense, como no va dirigida con la misma concreción que la de su colega de su ciudad natal, debería ser atendida por el alcalde de nuestra ciudad, pero adivino que no estará para estas cosas.

La historia del SFC es la que es, guste o no, ni roba símbolos ni fama a nadie ni falsea la historia. Si hubo fútbol, de exhibición o reglamentado, en cualquier lugar de la provincia de Huelva desde 1870, exhorto a las ciudades y a los clubs afectados a que divulguen los documentos que tengan a mano como ha hecho el SFC. Si la RFEF media, y da como buena la versión onubense, pues el SFC la aceptará.

Y nada más. Desde Sevilla, y particularmente desde el SFC, se lamenta mucho la incomparecencia en el acto de los representantes municipales de Huelva y del RCR Huelva especialmente de Manuel Zambrano que tan buenas tardes de fútbol en tiempos de Manolo Cardo nos dio a todos los sevillistas. Y como escribo siempre, vamos a llevarnos bien, y cada mochuelo a su olivo.

¿Aspirante al título?

Mucho se habla y se escribe sobre la posibilidad de que nuestro SFC se convierta por fin en un serio rival que rompa el monopolio que históricamente, salvo excepciones, han poseído RMCF, FCB y CAM SAD. Las entrevistas a la cúpula dirigente del club y a sus profesionales tras cada partido o en ruedas de prensa van en ese sentido. Las respuestas de los entrevistados no despejan demasiado tal enigma, reconocen la extrema dificultad del evento pero no renuncian a nada.

Hace cuarenta años, cuando la Real Sociedad quebró excepcionalmente el monopolio citado arriba, los profesionales y directivos del club guipuzcoano respondían a  preguntas de la prensa deportiva sobre sus objetivos que “alcanzarían la meta máxima a la que pudieran llegar”, sin concretar nada. Insinuaban que sería la marcha del campeonato la que iría marcando el objetivo final de la entidad “txuri urdin”.  Durante tres temporadas seguidas la Real aspiró (1980) y no logró el entorchado por un polémico arbitraje del sr. colegiado valenciano Gª. Carrión en el Santiago Bernabéu (23-3-80) y un final de temporada en el que los maletines voladores hicieron lo propio: último partido de liga en el RSP y un SFC, entrenado por el madridista de cuna Miguel Muñoz mas actuación estelar de Bertoni, gana 2-1 a la Real que solo necesitaba el empate para alzarse con el título. Pero en los dos cursos siguientes (1981 y 1982), con todo merecimiento, sí campeonó.

Los condicionantes de aquella gesta de los donostiarras tienen que ver con la coyuntura histórica del momento y no es asunto de comentario en estas páginas, pero fue una verdadera hazaña. En ese sentido, y analizando la evolución del fútbol en España sostengo que para ser campeón de liga hacen falta tres cosas:

1.- Tener una primera plantilla profesional por lo menos igual que la del RMCF, FCB y CAM SAD.

2.- Tener un bufete de abogados que den la batalla con solvencia y seriedad en los despachos y sótanos de las instituciones del fútbol español.

3.- Disponer de unos órganos de prensa propios, de alcance extenso, más otros generalistas que sean, o tengan elementos, afines que afronten con firmeza y con razones las campañas calumniosas, insidiosas y vejatorias a las que a menudo se ha sometido al club cada vez que se ha producido algún rifirrafe especialmente con los rivales capitalinos, y combatan a los que alimentan nuestra injusta mala fama.

Y como añadido, para reunir las condiciones expuestas, hace falta mucho, mucho dinero.

Sinceramente, no veo a nuestro SFC en condiciones ahora mismo de dar ese salto, aunque la labor del Consejo en esa línea es meritoria. La temporada 2020-21 acaba de empezar aún con el buen sabor de boca de la que acabó la tarde-noche agosteña de Colonia. Es pronto para un análisis de posibilidades. No debemos olvidar que esto no deja de ser un juego y el azar influye. La batalla mediática, los re-arbitrajes, la maniobras desestabilizadoras externas y extemporáneas empezarán hacia la 2ª vuelta si el equipo se mantiene en posiciones altas. Queda pendiente un partido contra el CAM SAD, el que hubiera sido la 1ª jornada de la presente liga 20-21, que deberá celebrarse el 12-1-21. Y ahí nos esperarán, y en función de la situación previa, o del resultado, se dará el pistoletazo de salida para la caza y captura del sevillista, metafóricamente hablando.

No obstante parece, y repito, “solo parece”, que algún avance hay que permite ilusionarse con incrustarse entre los aspirantes de siempre. Me explicaré.

El partido que cerró la 5ª jornada del presente CNL 20-21 y enfrentó al FCB y al SFC tuvo, ya en el descuento, una de esas jugadas que, por lo común, se hubiese resuelto a favor del local y nos hubiese dejado la cara de tontos. Para mí, el lance en cuestión, el de Messi con Diego Carlos, no fue penalti, como mucho, interpretable por el sr. colegiado extremeño Gil Manzano y/o sus asistentes a pie de calle y/o Mtez. Munuera en el VOR-VAR. En otro tiempo nada lejano, con otro SFC o cualquiera de la LFP que no fuesen los del duopolio+1, la jugada habría terminado con el equipo arbitral señalando el punto fatídico. Ni Messi en el césped, ni Koeman en rueda de prensa profirieron la más mínima protesta. Solo un medio en la órbita culé, Mundo Deportivo, presenta escandalosamente la referida jugada en su portada, más pensando en su odiado rival del duopolio+1  que en el SFC, “Atraco al Barça en el Camp Nou” refiere Joan Poquí en el diario catalán. El medio en cuestión, sin embargo, reconoce claramente el buen hacer del Sevilla tanto táctica como técnicamente. Otros periódicos afines a la causa “blaugrana”, deportivos y generalistas, omiten por completo el lance y alaban al club visitante: “Punto de Optimismo, un Barça valiente no sucumbe al planteamiento táctico de Lopetegui” titula Diario Sport que en la previa definía el choque como “test de champions”.  El generalista La Vanguardia escribe: “El Barça firma unas tablas de altos vuelos con el Sevilla” “partido de rompe y rasga” e “indomable Sevilla”, son algunas de las frases de J.B. Martínez en el rotativo barcelonés. Es para sentirse, como sevillista, halagado.

Ni que decir tiene, que el escandaloso silencio propio de las clásicas gallinas en Cuaresma, en los medios proclives a los otros componentes del duopolio+1 tiene más que ver con que el lance podría favorecer al FCB que a un deseo de limpieza y justicia en el juego. Creo que si la jugada de marras se produce en el área culé hasta hubiesen reclamado la última pena aunque fuese beneficiosa para el SFC.

¿Se ha empezado a respetar al SFC tal y como desde hace mucho tiempo sucede en Europa? Los indicios apuntan a que así es. Lo deseable no es que ahora a nuestra entidad empiece a tratársele como se ha hecho desde tiempo inmemorial con los ya conocidos en detrimento de los demás, pero las reglas las han establecido ellos, no el SFC, y si por fuerza del  prestigio europeo y mundial alcanzado desde 2006 se logra saldar una deuda histórica de respeto con el SFC, pues bienvenido sea, y que dure.

Canal Sur

Una difícil comparación

La confrontación FEF-LFP empaña la ilusión por el comienzo de la temporada 2020-21. El llamado “caso Fuenlabrada”, la polémica de jugar lunes y viernes, los intentos de mediación del CSD, politizan ya el fútbol nacional provocando colisión entre, aficiones, ciudades, partidos políticos y hasta administraciones. Todo ello no hace nada más que generar confusión entre los aficionados que ya no saben cuáles son las competencias reales de cada institución relacionada con el fútbol.

Como todos mis artículos, escribo desde el sentimiento sevillista y para sevillistas, nunca me referiría a este asunto que en principio no afecta al SFC de no haber resurgido el Sr. Lendoiro, ex -presidente del R. C. Deportivo  con el que el entrañable club coruñés vivió sus mejores momentos, haciendo una comparación entre lo ocurrido con el final de la Liga “Smartbank” y la Crisis de los Avales de Agosto de 1995, que tanto daño nos hizo a los sevillistas. Argumenta el buen exmandatario deportivista que, en justicia, debe procederse a ampliar la Liga “Smartbank” a 24 equipos. Por esa vía el  Deportivo mantendría la categoría que, desgraciadamente, ha perdido en el terreno de juego esta temporada.

Entiendo que toda la familia deportivista intente todo cuanto esté en su mano para que su histórico club no abandone la LFP, pero pedir una ampliación de la Smartbank citando como antecedente la solución que se dio al conflicto de Agosto de 1995 que involucró a  R.C Celta, SFC, Albacete Bal. y Real Valladolid, no procede porque hay algunos matices y otros precedentes que deben tenerse en cuenta.

El primer matiz es que, a diferencia de lo ocurrido en la jornada 42 ª de la “Smartbank”, la Crisis de los Avales fue debida en gran medida a un enfrentamiento entre el secretario  general de la LFP  Jesús Samper y el presidente del SFC, Luis Cuervas. La bisoñez del organismo, creado en 1984, y el carácter impulsivo de ambos mandatarios derivó en un choque de trenes. La LFP invitó de inmediato a los descendidos esa temporada (Albacete Balompié  y  Real Valladolid) a ocupar las plazas de RC. Celta y SFC, lo que dificultó enormemente una solución pactada y el asunto se politizó debiendo intervenir el CSD ante la situación creada con manifestaciones en las cuatro ciudades afectadas. Ahora, podrá o no existir un enfrentamiento entre los máximos dirigentes de la FEF y la LFP, pero no entre el Consejo del Deportivo y la LFP, hasta esta situación, claro. Lo que sí hay en común es el intento del CSD de mediar.

El 2º matiz es que, en 1995, el SFC había quedado 5º (puesto UEFA) en el CNL y el R.C. Celta, 13º. El Deportivo en 2020 ha quedado en puesto de descenso, independientemente de las reclamaciones judiciales que tenga sobre su partido contra la Extremadura UD, la visita con contagiados de COVID-19 del Fuenlabrada, y sobre la anulación completa de la jornada. Escrito de otra forma, el Deportivo llegaba a la 42ª en descenso y solo una difícil carambola lo salvaría.

El 3º matiz es un precedente de 1987. Hay otro de la temporada 1939-40, que no voy a referir ahora, pero el de 1987, el año de los play offs a seis tras la liga regular con que finalizó el último CNL a 18 equipos, sin duda lo debe recordar el Sr. Lendoiro. Se decidió una reestructuración aumentando el torneo a 20, de 1ª División solo bajaría uno, el último, y subirían cuatro de 2ª División. Antonio Baró era el presidente entonces de la recién creada LFP y José Luis Roca de la FEF. El último en 1ª División esa temporada (1986-87) fue el Cádiz CF de don Manuel Irigoyen, a la sazón directivo de la RFEF y gran conocedor de los entresijos del fútbol español. El presidente cadista  aclaró que el descenso de 1ª a 2ª era de tres, sin precisar el orden, así que si “a posteriori” se decidía un cambio de reglas del juego, habría que dilucidarlo entre los tres últimos. Le dieron la razón, hubo un “play off exprés” entre C.A. Osasuna, R.C. Racing de Santander y Cádiz CF. Y éste se salvó.

El  4º matiz, se refiere concretamente al Sr. Lendoiro.  Se oponía claramente a la ampliación a 22 del CNL. Argumentaba que su club estaba en “champions”, que no habría fechas, que era una locura…  Hay que tener memoria para todo, sólo hay que visitar las hemerotecas. A los sevillistas, supongo que a los “celtiñas” también, nos dolió mucho aquello. La afición del SFC escribió el 2-8-1995 uno de sus capítulos más hermosos al manifestarse por las principales arterias de nuestra ciudad hasta el Ayuntamiento solicitando justicia ante aquél atropello fruto de malentendidos, de novatos y de choque de caracteres. Supongo que la afición deportivista habrá hecho lo propio desde el 22-7-2020 en las redes sociales, que es donde ahora se influye.

Con tales matices no deseo disculpar en absoluto la chapuza de la última jornada en la “Smartbank” propiciada por el interés de la LFP en acabar el CNL como fuese ni quitarle razón al R.C. Deportivo y su sufrida afición con la que tantos lazos nos unen. Ampliación ya no va a haber, el CNL 2020-21 ha comenzado ya y el CD Fuenlabrada y SD. Ponferradina  han jugado  la 1ª jornada. Vía justicia ordinaria, podrá existir compensación económica al Deportivo, pero de haberse producido la ampliación demandada, o hubiese sido a 26 (sin descensos) o a 24 con un “play off” a cuatro: Deportivo, Numancia, Extremadura y Racing.

Creo, una vez más,  que se está perdiendo una magnífica oportunidad para racionalizar el nº de equipos en la LFP y diferenciar claramente el fútbol profesional del que no lo es. Nada ocurriría si se hacen dos grupos de 13 o 14 clubs en la Smartbank para una o dos temporadas, y, tal como se va a hacer en las categorías de la RFEF, dejar ya la cantidad de equipos en la vieja 2ª División en 20. Pero los dineros de las TV andan de por medio, y así, es muy difícil.

De lo que nadie se acuerda es que la “solución” dada al conflicto de los avales  pasó factura al Sevilla que tuvo que purgar seis largos años de travesía del desierto. Sin dinero suficiente, con una guerra accionarial terrible, acosado desde fuera del club por dirigentes de sus rivales más enconados, padeciendo una injusta mala fama, el SFC salvó la categoría por la campana y por Suker en 1996, descendió en 1997 y estuvo dos ejercicios en 2ª. En 1999 ascendió a pesar de las muchas dificultades: “baile” de entrenadores, de directivas (JGA del “World Trade Center”), protagonizando un final de temporada agónico con el nefasto arbitraje en Los Pajaritos para sobrevivir luego al infierno de La Rosaleda lo que nos facultó para jugar la promoción contra el Villarreal. Luego, un año en 1ª soportando arbitrajes increíbles y nuevo descenso en 2000. Y finalmente, la llegada Ramón Rodríguez y Joaquín Caparrós de la mano de Roberto Alés, la conversión a la humildad del sevillismo, y hasta hoy, solo progresión.

El Deportivo no necesitará tanto. Desde esta plataforma, le deseo lo mejor, y estoy seguro que, igual que el Sevilla FC salió a la larga reforzado de aquella situación, también lo hará el Deportivo, y más pronto que tarde.

Un verano agridulce

En clave sevillista, sin duda, un verano agridulce, con sensaciones contrarias. Un año terrible que no olvidaremos mientras tengamos memoria. Se han marchado para siempre amigos y familiares, no por la guerra en forma de pandemia que dirigentes irresponsables de estados poderosos nos han impuesto, pero sí durante la misma. Insisto en que la competición […]

El capitán maravillas

Ya me resultó sonoro su nombre la 1ª vez que fui consciente de estar en el RSP en la ya muy lejana fecha de 10-9-1961, en la grada se hablaba de que no iba alineado en un partido, 2ª jornada del CNL 1961-62, nada menos que contra el Ath. C. Bilbao, el “Bilbao”, que entonces […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies