Cabecera Columnas Blancas
image

José Ramón Yúfera - Columnas Blancas

Entre trileros anda el juego

La pieza teatral del barroco español “Entre bobos anda el juego” (Francisco de Rojas Zorrilla) me sirve para titular este artículo tras ser testigo directo de los sucesos acaecidos en la Junta General de Accionistas (JGA) el pasado 29 de Diciembre. Como en el transcurso de la asamblea hubo cierto debate sobre el significado de la palabra trilero, he tenido a bien incrustarla en el título para hacer un modesto juego de palabras. Todo el Sevillismo sabe ya lo acontecido en las 4 horas largas que duró la JGA por lo que no la voy a desmenuzar. Pero si  esbozaré algunas impresiones fuera de los debates que solo importan a los principales accionistas.

La 1ª es la de ver a un presidente del Consejo aislado y sin apoyos, ni siquiera entre los miembros de la mesa. Excepto el consejero que lleva las cuentas y el representante del candidato, todos los demás fueron meras figuras decorativas. ¿Había una 2ª fila en la mesa?

La 2ª fue la actitud de dictadorzuelo del presidente del Consejo. Si sabía ya el chaparrón que se le venía encima lo suyo habría sido dejar hablar sin límite de tiempo y solo al final, en respuesta al clan familiar que principalmente lo acusa de prácticas de jugador de ventaja con tenderete en Calle Sierpes, aclarar que semejantes prácticas las aprendió de quien fue su presidente mientras él ostentaba el cargo de vice.

La 3ª impresión fue comprobar cómo la mayoría de la sala, casi en un 100/%, desaprueba la gestión del actual Consejo en todas sus facetas, pero rechaza también la candidatura de la familia opositora. Fue constante la demanda de unidad dirigida a los poseedores de la mayoría de acciones y la de poner fin a sus rencillas. En este sentido, fue muy triste ver cómo bastante antes del final, antiguos y veteranos sevillistas que en su momento tuvieron peso en el Consejo, abandonaron la sala con un rictus en sus rostro en el que se mezclaba la amargura, la impotencia y la ira contenida: Augusto Lahore, la mejor intervención de la tarde-noche, y Juan Luis Villanueva, silencio elocuente el suyo.

Es inexplicable el enrocamiento del Sr. Presidente, que a día de hoy aún no ha presentado su dimisión sabiéndose solo. Puede entenderse sólo por despecho. Ni por dinero se aguanta semejante asedio. Pero la candidatura opositora debe entender también que el tiempo ha pasado y que a la mayoría de la afición sevillista (abonados, socios, accionistas y peñistas) le disgusta que las JGA discurran con tácticas asamblearias casi de guerrilla urbana, tácticas típicas de otras épocas y lugares y que los más viejos conocemos, y hasta mejor. Por favor, a estas alturas no nos es precisa ninguna demostración chabacana de cómo reventar una reunión inclinando el tablero de juego a favor propio, eso es de primer manual estudiantil para asambleas de facultad de aspirantes a politiquillos.

Lo único positivo fue la aprobación de los puntos (8º y 9º) referidos al blindaje de los símbolos y patrimonio del club, labor en la que todos los grupos que representan al pequeño accionariado, independientemente de que se manifestaran o no en la JGA, han trabajado largamente.

Pasada la JGA, el calentón inicial de los asistentes fue cediendo ante la tristeza,  sabedores de la escasa solución de la institución a corto plazo. Entre trileros anda el juego, y la angustia y desazón con la que saliera la afición (abonados, socios, accionistas y peñistas) a los grandes capitales les importa poco o nada. Las bases del Sevillismo pueden tener sus discrepancias e incluso egos que impidan un frente más unitario frente a los principales accionistas, pero nunca la tendrán por sillones ni dinero.

El desgobierno de la entidad, carente total de liderazgo, ya obstruye la remodelación de la plantilla en el mercado invernal. Ante la cada vez más palpable dificultad de movimientos, admiro la labor que Ramón Rodríguez Verdejo está haciendo. Sospecho que está recomendando a ciertos elementos de la plantilla que hagan profesión de fe sevillista porque ve que algunos de la “lista negra” (a saber si fue él quien la elaboró o fue una trola estilo Deportes 4) tras el Mundial son recuperables. En cualquier caso siempre es mejor que las salidas al césped. Escribo esto porque, supongo que lo sabrás Ramón, tienes el honor (para mí lo es) de ser el último en la larga lista de personas o colectivos que concitan la animadversión del balompedismo en versión “discobolista” (de “Discóbolo”, seudónimo del periodista Gil Gómez Bajuelo) “movimiento” iniciador de la leyenda negra del Sevilla FC, por tus conocidas acciones y declaraciones post-partido. Ahora eres tú, pero antes lo fueron Caparrós, Del Nido, Pablo Alfaro y Javi Navarro, la Peña Biri-Biri, Bilardo, Campanal y muchos más. La historia da para un artículo específico.

Pero la crisis estructural es nuestra, nos la hemos fabricado nosotros, no llegó de fuera por mucho que alegren las pajarillas a nuestros “queridos enemigos”. Por ello, desde estas páginas modesta y respetuosamente hago un llamamiento:

Al aún presidente para que asuma su soledad derivada de su deficientísima gestión, que reflexione y que abandone ya por el bien del SFC. Si lo hace limpiará mucho de sus gravísimos errores.

Al candidato para que atienda a dos cosas:

si no puede acelerar inmediatamente su reentrada en la sociedad que acepte una tregua mientras los grandes capitales consensuen hasta junio un presidente y consejo interino con idea de dar la estabilidad imprescindible para salvar la categoría, pero que la guerra accionarial termine ya, al menos en lo que resta de temporada.

que no nos tome por tontos a los sevillistas.

A los representantes de las agrupaciones de base del Sevillismo les animo a que se entrevisten más pronto que tarde con los grandes accionistas que sostienen al actual mandatario con la idea de convencerlos de la necesidad de retirarle el apoyo que le brindan y consigan lo arriba escrito: un presidente de consenso hasta Junio.

Es mucho lo que nos jugamos.

Ramón, querido Ramón

Pasó el tan cacareado qatarí mundial con el final más o menos esperado, y aquí, el Sevillismo ya comienza a estar harto de estar harto. El tan esperado y deseado parón que según creían los más cándidos reconduciría la crisis deportiva hasta dejarla en solo “un mal inicio de temporada” lleva camino de quedarse en casi nada en términos de corrección de la marcha en el Campeonato Nacional de Liga (CNL).

En este mes y pico transcurrido, se anunciaron marchas de futbolistas que no han dado el nivel como cosa ya decidida y hecha, se amplió la “lista negra” a quien parece que ha tenido un grave enfrentamiento dialéctico con la Dirección Deportiva (DD), luego uno de los primeros descartes parece que va a quedarse a pesar de su más que probable operación que le va a prolongar su ausencia de los terrenos de juego, y la plaga de lesiones (ahora en el Mundial), que no cesa y que obliga a que alguno más de los señalados no pueda entrar en el mercado de enero. Hago tal reflexión porque es importante que salgan algunos con ficha muy alta y rendimiento bajo antes de nuevas incorporaciones sabiendo además que en esto del fútbol y más en época de mercado los “macutazos” son moneda de uso común.

Y ¿qué incorporaciones? Nombres muchos, realidades nada. Como pronostiqué, llegará el 8 de enero, visita del Getafe al RSP a las 18:30 horas, rival directo (directísimo) muy probablemente a cuatro (4) puntos de la salvación (se dice pronto, ¿eh?) y Sampaoli, si es que no ha dado para entonces la “espantá”, parece que va a tener menos efectivos que antes del parón. Cierto es que, dado el resultado de algunos de nuestros profesionales, casi es mejor no contar con ellos. Son cinco choques (5) en enero contra equipos que están en la misma pelea que el SFC, y es muy posible que lo que venga o lo que se vaya, sea al final y sobre la bocina.

Hace tiempo escribí aquí que a lo mejor haría falta en este honorable foro de sevillistas personas animosas que viesen las cosas de forma positiva porque, sinceramente, yo no veo en el club nada que me insufle el más mínimo optimismo. Creo que el abonado, el accionista, el peñista, es decir, todo el que sufre la actual gestión del club y las dentelladas de quien desea re-ocuparlo, ya teme que se produzca alguna noticia y prefiere la ausencia de noticias.

La Junta General de Accionistas (JGA) convocada para el 29 de los corrientes en virtud de los últimos acontecimientos jurídicos lleva camino de tener un resultado que no sirva de solución al devenir deportivo de la entidad: la guerra accionarial continuará así como la deficiente gestión del actual Consejo. Pero si ocurriese un “vuelco”, la sociedad quedaría en manos de personas de las cuales la mayoría social del Sevillismo no se fía. La afición (abonados, accionistas, peñistas y demás simpatizantes) empieza a sentir indiferencia ante el resultado de la JGA porque no ve ningún atisbo de posible mejoría propiciado por el grupo accionarial que salga vencedor. Pésima gestión actual, a todos los niveles, y promesas populistas del clásico vendedor de humo entre quienes desean manejar el club.

Sé que la D.D. soporta más de lo que debe y pese a su aún inexplicada planificación estival es único punto de referencia entre el Sevillismo, pero Ramón, querido Ramón, por ello el foco está sobre ti. La afición (abonados, accionistas, peñistas, etc…) estaba expectante y esperaba ya algo concreto a estas alturas, por lo menos en las salidas. Y nada. Si estás esperando a las vísperas de la JGA para anunciar algo no lo sé, pero debes saber, Ramón, querido Ramón, que la afición (abonados, accionistas, peñistas, etc…) está desencantada. No esperamos ninguna traca, ni la deseamos, solo profesionales comprometidos. Ha sido muy, pero que muy doloroso, ver a tres campeones de Argentina dando el callo con su selección mientras se han arrastrado, literalmente, hasta la jornada 14ª del actual CNL con el club que les paga, y demasiado generosamente. ¿Se van a quedar?

Vemos Ramón, querido Ramón, cómo (aparentemente) se alargan y aparecen dificultades inéditas en la rescisión de acuerdos y contratos con los daneses (uno excesiva e inadecuadamente temperamental y el otro todo lo contrario) e igual con el señor Alarcón y con los argentinos que juegan bien sólo donde les parece, y sin embargo, la afición (abonados, accionistas, peñistas y simpatizantes) ve con temor que sea imprescindible la venta de los marroquíes y quedarnos con el lastre de quienes han contribuido a estar en el puesto 18º del CNL, puesto de descenso. Dos marroquíes fundamentales en la lucha por la permanencia en las 24 jornadas del CNL restantes.

Mes y pico ya desde la derrota contra la Real Sociedad, han pasado los “bolos” contratados para no perder la forma y apenas buenas noticias: la implicación y profesionalidad de Rafa Mir, la esperanza en un Carlos Alvarez y poco más. El despunte de ciertos canteranos, como en la pasada temporada con el anterior entrenador, ha tenido su contrapunto con el claro derrumbe del primer filial que ni con cambio en el banquillo remonta. ¿Hay en el Consejo quien cree que seguir la cantera es cosa de “frikis”? Algunos creemos que es un indicio de la marcha de la entidad, y estamos un poco cansados de que se nos responda que “es la política del club”, la del argumento de tener futbolistas jóvenes en una selva de veteranos con colmillos retorcidos que tengan que aguantar las hinchadas locales como el pasado domingo en el Vivar Téllez de Vélez-Málaga. El casi seguro descenso del Sevilla At. arrastrará al Sevilla C a División de Honor: todo un éxito.

La crisis no es deportiva ni institucional, sino estructural. Ni el Consejo actual ni la oposición que intenta asaltar el club por enésima vez y fanfarronea con que lo seguirá intentando, a ninguno queremos. Los grandes capitales de la entidad están llevando al club a un descenso histórico del que nadie sabe si podrá salir, al menos a corto plazo. Ninguno representa a la mayoría social de ésta gran institución a la que tengo el orgullo de pertenecer desde 1955, aunque la ley ampare que la puedan controlar.

Escribo mientras se desarrolla la asamblea de Accionistas Unidos a la que no he asistido
porque ya estoy de “bajona” total y no deseo oír más, prefiero aquello de “la ausencia de
noticias es una buena noticia”. Pues eso, felices fiestas a todos los sevillistas, y a no cagarla el miércoles en El Pozuelo de Torremolinos.

entrenamiento sevilla fc

Mi visión de las cosas

Comprendo que mi visión de las cosas puede disgustar, pero describo la situación tal como la percibo y cimentada en las varias décadas, seis exactamente, que acudo regularmente al RSP a ver a nuestro Sevilla. Sin duda, en éste foro, haría falta alguien que escribiese con una perspectiva diferente y que insuflase optimismo, pero no es mi caso, y no hay ninguna intención de inocular desánimo ni ser agorero, que hay periodistas que se tienen por sevillistas que si lo hacen.

Antes que nada deseo explicar que posiblemente en mi anterior colaboración (“Carta abierta al Consejo de Administración del SFC”) no quedó claro el asunto de la protección del mosaico de Santiago del Campo. Quiero dejar perfectamente nítido que ninguna responsabilidad de que tan magnífica obra no esté aún declarada BIC debe achacarse al Departamento de Historia del club tan bien dirigido por Carlos Romero y Pedro Sendra. Es la única área de la entidad que se salva de cualquier atisbo de crítica.

Explicado esto, vamos al núcleo de las cosas. Parón gracias al bodrio de mundial (no he visto ni los resúmenes de ningún partido). Un evento que se va convirtiendo en algo parecido a Eurovisión, solo para “frikies” prestos a ponerse ante el receptor de TV para babear con los ídolos que quienes viven del fútbol encumbran para, llegado el momento, despeñarlos. Al SFC dicen que le viene de lujo, y mientras las dos facciones que se disputan el control de la sociedad afilan sus cuchillos visitando peñas y haciendo actos de propaganda vendiendo cada cual su burra, el abonado, el socio, el accionista y el peñista (¡qué grande es el Sevilla!) se debate en un océano de incertidumbres.

La facción aún en el control de la institución, reconoce los errores cometidos y pide perdón a la afición (abonados, socios, accionistas y peñistas – no me cansaré nunca de reiterar quiénes somos para que se entienda la magnitud de éste club en la ciudad y en su historia). ¿Perdón? No es suficiente, quienes han puesto al Sevilla al borde de la 2ª División, ahora Liga Smartbank, están obligados a explicar algo más. No vale decir: “perdón, lo sentimos, prometemos rectificar”, aclárense las causas de tan desastrosa planificación con la máxima concreción: Lopetegui y todas sus derivaciones, situación económica real, mantenimiento en plantilla de buenos profesionales pero claramente pasados de edad con el agravante de la incorporación de Isco, el fracaso económico de haber arriesgado en apostar por el título de liga sabiendo de la imposibilidad de ello por culpa de quienes manejan el fútbol español desde sus instituciones y desde la sombra, en fin, muchas cosas.

Quien está en la oposición que no venga ahora dando lecciones de buena gestión económica porque cuando estaba en el poder se le llenaba la boca con frases como que “quien no arriesga no gana”. Un poco de memoria.

Y mientras van y vienen los “macutazos” sobre fichajes y salidas la realidad se cierne inexorable. El sorteo de Copa del Rey lleva al equipo a jugar en uno de los campos donde más se nos quiere, La Rosaleda de Málaga. Cinco años ya que el SFC no pisa dicho estadio y resulta que el “caprichoso” sorteo nos empareja con el Juventud de Torremolinos, que es como decir Dos Hermanas respecto a Sevilla. Club de 2ª RFEF que por obra y gracia de la TV no puede disputar la eliminatoria en su campo de El Pozuelo. Podría haberse elegido el municipal “Antonio Lorenzo Cuevas” marbellí (en obras al parecer) o “El Maulí” antequerano, pero no, nos llevan allí donde el “Frente Boquerón” y los “Malaca” pueden “expresarse”, tras un lustro, a su antojo. Sólo hay ya que oír al entrenador del club de la capital provincial: “soy del Torremolinos desde chiquitito” ¿nadie le ha aclarado que su nombre es el Juventud? ¿Ninguno preguntó si los colores del Juventud tienen que ver en semejante declaración de fidelidad? Como en otro lugar en la misma Sevilla, parece que en la ciudad costasoleña la animadversión a cualquier cosa que provenga del decano de la capital de Andalucía va implícita en los contratos. Habrá sevillistas que vean mejor un campo con medidas más reglamentarias que las de “El Pozuelo” y que las tres categorías de diferencia entre el SFC y el Juventud terminarán por imponerse. Yo veo el peligro de jugar en un campo altamente hostil, con una afición más pendiente de una debacle sevillista que del devenir del actual club de fútbol representativo de su ciudad, con el agravante de la situación del SFC ahora mismo. Nada se pierde si el Consejo decide no acudir a “La Rosaleda” alegando cualquier forma de inseguridad. Habrá quien piense que eso sería tirar la Copa, pues sí, y soy de los que creen que al equipo este año le sobran todas las competiciones excepto el Campeonato Nacional de Liga (CNL).

Y en el mismo, el CNL, el 30 de Diciembre a las 19´45 horas el equipo rinde visita al RC Celta de Vigo en su estadio Abanca Balaídos en la 15ª jornada. El partido será antes de cualquier remodelación de la actual plantilla, el equipo local nos lleva un punto en la tabla. No hace falta que diga que si el choque se salda con otra derrota el RC Celta se nos va ya a cuatro puntos. Mientras el equipo vigués, su plantilla y cuerpo técnico saben a lo que juegan y cuáles son sus rivales, como el Cádiz CF, el Getafe, el Real Valladolid, etc… mucho me temo que nuestro equipo no lo sabe, acudiremos al Abanca Balaídos con los mismos mimbres que nos han puesto 18º en la clasificación. Así es como yo lo veo.

Actualmente, gracias a quienes manipulan nuestro fútbol desde las instituciones (LFP y RFEF) y desde la sombra (reverendo e ilustrísimo “Padre Pérez”) para los clubs españoles menos los que integran el “tripolio” (RMCF, FCB y C.At. M.) estar en la LFP es un lujo. Escribo esto porque si finalmente la temporada acaba en un “segundazo”, Dios no lo quiera, el sevillismo debe saber que entidades históricas que no es necesario nombrar se debaten año tras año en un esfuerzo titánico para no salir de ésta categoría formada por la liga Santander y la Smartbank. Los hay quien ha jugado “Champions” y ahora malviven en 1ª RFEF.

Alguno pensará que exagero, puede ser, pero me avalan 60 años de asistencia ininterrumpida al RSP y un abono desde 1955. Llevo con orgullo el nº 37 y mi sorpresa es quien avanza tan raudo y veloz en antigüedad que ya presume de nº 80 siendo bastante más joven que quien escribe. En 2019 se me otorgó la placa de 50 años de “Fiel de Nervión”. Al mismo al que me refiero se le concedió la de 60 años. Misterios de los archivos y del envejecimiento.

Mi visión de las cosas, mi forma de ser, mi experiencia y un amor al club que no supera al de nadie pero que tampoco es menos que el de nadie. Saludos.

Carta abierta al Consejo de Administración del Sevilla FC

Caída libre, cuesta abajo y sin frenos, como en 1968, y como en los ciclos 1972-75 y 1996-2001. Está sucediendo lo que más de uno presagió y avisó desde hace más de un año cuando inmerecidamente se triunfaba en San Mamés o Balaídos. Entonces nos vendíais desde la Cúpula la moto de luchar por el […]

Aire fresco

Es ya una corriente de opinión, ignoro si mayoritaria o no, pero sí que está instalada en una gran parte del sevillismo de base (accionariado minoritario y socios) entre los que me encuentro: el actual Consejo de Administración del Sevilla FC presidido por Don José Castro Carmona debe dejar paso a nuevos directivos que renueven […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies