Cabecera Columnas Blancas
image

Edu Saniña - Columnas Blancas

De todos, menos de los nuestros

Nada nuevo bajo el sol, como diría aquel. Una vez más, coincidiendo con la campaña de abonados, la directiva del Sevilla FC demuestra estar lejos, lejísimos, de sus aficionados. Una subida de carnet que, no por sabida, ha sentado como una patada en el estómago en el seno de nuestra afición.

En líneas generales el abono ha subido un 15% respecto a la temporada pasada. Una temporada donde, todo hay que decirlo, el equipo se quedó bastante lejos de los objetivos marcados al principio de temporada. Salvo en Liga, donde a pesar del bajón del equipo se consiguió un año más y por tercero de forma consecutiva la clasificación para la UEFA Champions League, el equipo no estuvo a la altura de las expectativas. En Champions se cayó a las primeras de cambio en un grupo donde se evitaron ‘cocos’ y se partía como claro favorito, mientras que en Copa del Rey, en un partido marcado por las circunstancias externas, fue el eterno rival el que apeó a un equipo que en las primeras rondas tuvo que sudar más de la cuenta para eliminar a equipos de un nivel muy inferior.

Si ya de por sí la subida de precios ha sentado mal en el sevillismo, ni que hablar de las declaraciones de Monchi. Uno de los alma máter de este Sevilla moderno, en una entrevista para Onda Cero Sevilla, ha calificado el abono como barato. Partiendo de la base de que vivimos en una Andalucía a la cola en lo económico de Europa y en un país que cada día castiga a sus habitantes en los precios, hablar de que un abono que supone más del 50% del Salario Mínimo Interprofesional en nuestro país -si tomamos por referencia el más barato- de esa forma es demencial. Más aún cuando lo comparas con el de equipos como Real Madrid, Barcelona o Atlético, equipos que en más de una ocasión has puesto de ejemplo de un escalón superior al que en tema fichajes es imposible acceder.

La directiva está totalmente alejada de su afición. Por no hablar de los más jóvenes, aquellos que deben abanderar el Sevilla del futuro y que cada día tienen mayores dificultades para poder seguir a los suyos in-situ. Cuando vengan mal dadas, tocará apelar a la afición una vez más. Ayer, como ya viene siendo habitual, el aficionado de a pie, ese que es el verdadero motor del Sevilla FC, volvió a quedar a los pies de los caballos. Reflexionen porque mañana es tarde.

Palos a Julen

La rutina de siempre cuando a este equipo le da por tropezar. Da igual el cómo, pero hay gente que tiene la maravillosa costumbre de buscar en el entrenador al culpable de todos los males de los equipos. Si falla el delantero, la culpa del entrenador. Si falla el portero, la culpa del entrenador. Si lo hace el defensa, ¿por qué no?: PALOS A JULEN.

Tres años lleva Julen Lopetegui en el Sevilla FC y algunos le siguen pidiendo que cambie la fórmula que le ha llevado a hacer un equipo superlativo. Pocos se acuerdan ya de Machín, Montella o el Toto Berizzo. Equipos poco trabajados y muy alejados de cotas impensables para presupuestos terrenales. Julen aterrizó en Sevilla con la peor carta de presentación posible: pasado madridista y una traición de Estado, con destitución a menos de 48 horas del pistoletazo de salida del Mundial.

Hay muchos que aún no le perdonan su pasado. Son muchísimos sevillistas los que esperan agazapados y en silencio para cebarse con un entrenador que va camino de convertirse, por números, en el mejor entrenador de la historia de este club. Se dice pronto. Una Europa League, dos clasificaciones para Champions con chanclas a falta de varias jornadas y dos años en la pelea por un título de Liga que no se consigue desde hace nada más y nada menos que 76 años. Ayer, vaya.

El Sevilla no juega bonito. El Sevilla no ataca y apabulla al rival. El Sevilla suele sestear más de lo común. Sí. Rotundo sí. Pero este Sevilla tiene números de grande. Un equipo que cuando juega bien gana, cuando juega regular gana y que para perder necesita que se alineen más de uno y dos astros. Lopetegui ha hecho del Sevilla un equipo rocoso, con un sistema defensivo pocas veces visto en esta casa y que, por cada derrota o empate, te regala varias victorias. Un equipo que no se conforma con empatar fuera de casa cuando históricamente ha sido un equipo que lejos de Nervión daba entre pena y asco.

No sé qué más necesita el bueno de Julen para convencer a esa parte de un sevillismo que sigue viendo en el entrenador el problema y no la virtud. Un entrenador que, con aspecto nervioso y poco dado a la broma, se vuelca en cuerpo y alma para que el Sevilla siga codeándose con los gigantes del fútbol mundial. Un entrenador que, al fin y al cabo, quiere entrar en el libro de la historia dorada del Sevilla FC. Ya pasó con Juande y con Unai.

El sevillismo sigue empeñado en pegarse tiros en el pie cuando llega alguien que, con sus virtudes y sus defectos, coloca al equipo en una posición soñada años atrás. Tras tres empates consecutivos y la eliminación copera, muchos han decidido salir de la cueva. La solución, ante cada traspiés, es sencilla: PALOS A JULEN.

La máquina ya está funcionando

28 de enero de 2022. Y algunos parecen que no se enteran de la película que desde el foco mediático nos quieren vender cada vez que algún equipo ajeno a los tres de siempre se dispone a discutir el título de Liga. Y lo peor es que nosotros ya lo hemos vivido en nuestras propias carnes no hace mucho.

La resaca del derbi de Copa del Rey empieza a resultar pesada y cargante. Mientras que desde el Sevilla FC se ha intentado dar carpetazo de lo ocurrido, como así se plasmaba en el comunicado oficial, desde el Real Betis están empeñados en ir hasta el final de una cuestión que intenta castigar al agredido. Y no, por supuesto el palazo recibido por Joan Jordán no engloba a toda la afición. Pero no por contar muchas veces una mentira, esta se convierte en verdad.

El fin del Real Betis es con un motivo claro y conciso: la sanción -bajo mi punto de vista desproporcionada del cierre del estadio- debe posponerse lo máximo posible. Y están en todo su derecho, faltaría más. El problema es que el partido no se suspende por el mareo de Jordán y si por el palo que impacta con el mediocentro sevillista. Y la sanción, suspendido o no el partido, hubiese sido exactamente igual. Pero mucho mejor rizar el rizo antes que pasar página.

La caverna mediática madrileña ha sabido aprovecharse de la situación y han encontrado en el ‘Caso Jordán’ la ocasión perfecta para desestabilizar a la única alternativa real al título del Real Madrid. Y no, no es la primera vez que aquellos que trabajan bajo la orden de la persona más poderosa de nuestro país sacan los tanques para derrumbar a todo aquello que le pueda hacer sombra a su equipo. El Sevilla molesta al Madrid o, lo que es lo mismo, el Sevilla molesta a la prensa de Madrid.

Si nos retrotraemos al último año con posibilidad real de ganar la Liga, la temporada de Sampaoli, también la Copa fue el palo al que se agarraron. Aquella vez fue Sergio Ramos y aquella vez también intentaron desestabilizar. Esa vez no pusieron en duda a dos miembros del plantel, aquel ataque fue directo al corazón del Ramón Sánchez-Pizjuán. Aquel que ante la provocación del camero y movido por el calentón del momento decidió recordarle al camero que su casa no era el Sevilla FC. La sanción se cumplió este año, pero la pandemia hizo que fuese una anécdota y no un problema.

El Sevilla molesta, claro que molesta. Los fichajes de Corona y Martial, unidos a la permanencia en la plantilla de Diego Carlos, han hecho saltar las alarmas de un equipo que una vez más quiere plantar cara a los todopoderosos. La máquina ya está funcionando. Que te odien muchos que, para quererte, ya estamos nosotros.

¡Qué noche la de aquel día!

Hay días que siempre estarán en el recuerdo por un sinfín de motivos. Acostumbrados a que los títulos europeos llegasen a nuestra ciudad por el mes de mayo, el Sevilla FC quiso regalar un título a los suyos entre olas de calor y de COVID. En el año más difícil, el club tiró de ese […]

Tantas veces me mataron, tantas veces me morí

“Tantas veces me mataron Tantas veces me morí Sin embargo estoy aquí resucitando Gracias doy a la desgracia Y a la mano con puñal Porque me mató tan mal” Así comienza la letra de la canción de Mercedes Sosa y así podríamos contar mil y una historias de nuestro Sevilla FC. No hay un solo […]

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies