Cabecera Columnas Blancas
image

Antonio Velázquez - Columnas Blancas

Monchi y Fernando

El pulpo

No estamos muy acostumbrados en Sevilla al buen pulpo, salvando algún aliño que te puedas encontrar en tu bar de esquina preferido (en mi caso en Casa Julián), pero esta temporada nos vamos a hartar de Polvo (pulpo en portugués, vaya…). Y no es lo mismo que morder el polvo, que ya lo hicimos en muchas ocasiones la temporada pasada. Ni tampoco es lo mismo que echar un… bueno, a lo que voy, que entre polvo y polvo me entretengo y no cuento lo que quiero.

Este año futbolístico disfrutaremos del mejor Pulpo del mercado, y no es pulpo a feira, aunque seguramente lo veamos paseando por la Feria en abril. Evidentemente me refiero a Fernando Reges, cefalópodo futbolista brasileño (qué de adjetivos :O) que nos ha traído Monchi este verano proveniente de la liga turca. Y esa fue una de las causas por las que tenía cierto recelo con su fichaje. Y por sus 32 años (aunque es más joven que yo y ya sabéis lo que duele comenzar a ser mayor que todos los jugadores en activo).

Muchos los recordábamos de su etapa en el City siendo un cerrojo defensivo y un 5 de mucha calidad y, sobre todo, de gran envergadura. En realidad, como estamos viendo ahora vestido de blanco, lo que tiene son muchos tentáculos. 8 ni más ni menos. Y con ellos llega a cualquier balón que se tercie, recupera hasta aburrir al contrario y si él se aburre, le da el esférico al rival para volvérselo a arrebatar, como decía alguien en Twitter estos días. Y es que viendo cualquier partido del Sevilla parece que haya varios Fernandos sobre el verde, como si de una pesadilla se tratase para el equipo de enfrente, como un verdadero Doctor Octupus siendo el malo de la película para todo plantel que se le ponga por delante. Y Lopetegui lo sabe, y ojalá tuviera varios Pulpos con los que poder rotar, porque se le acumulan los minutos al octópodo centrocampista en La Liga y seguro que se notará su falta en el once cuando llegue el momento del descanso, las sanciones o Calamardo no lo quiera, alguna lesión.

Y algo que me llama poderosamente la atención es que sólo nos costara 4,5 M de machacantes. Como si alguien en el Galatasaray estuviera mal de la cabeza y nos regalara este auténtico Kraken. Y si fueran pocas risas ya, para suplirlo fichan a Nzonzi que es más lento que Internet en un Windows 95. Buenas cachimbas hay en Turquía, eso sí.

Esperemos, por el bien del Sevilla, que este pedazo de titán continúe al ritmo que está, que Julen sepa dosificarlo bien, que las lesiones le respeten los tentáculos y que disfrute en Sevilla para que, si todo va bien, incluso pueda retirarse aquí. Este es uno de los que gustan por Nervión. Porque tiene todos los ingredientes necesarios para triunfar aquí: casta, coraje, sal, aceite de oliva y pimentón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies