Cabecera Columnas Blancas
image

Alejandro Cadenas - Columnas Blancas

Autor

La voz de la conciencia

A todos nos gusta el Fútbol, más concretamente nuestro Sevilla F.C., los Jugadores, las Tácticas, los Entrenadores, Preparadores Físicos, etc, etc.

Pero cada día, nos interesa y mucho, las cuestiones Económicas de las S.A.D, porque de esas Cuestiones, Presupuestos, Inversiones, etc, se deriva mayormente el éxito o el fracaso deportivo.

Mucho se ha escrito y muy brillantemente en este rincón de Libertad (tanto para la crítica como para la alabanza) sobre la JGA, por tanto no os voy a cansar sobre aspectos técnicos pero si voy a aportar cierto punto de vista desde otra óptica.

Observo con gran desazón, como los grandes Accionistas toman a los minoritarios como “Bolcheviques incendiarios”, “desestabilizadores”, “Enemigos del Sevilla”, “Quieren mandar con un 5%”, etc. ¿¿De verdad somos eso?? ¿De verdad no somos Sevillistas? ¿No queremos lo mejor para el Sevilla? ¿No tenemos derecho a tener nuestras ideas, opiniones y exponerlas?

¿Por qué molesta esto? A todo el que tiene PODER, suele molestarle esa voz de Pepito Grillo (la voz de la conciencia) que le recuerda de dónde venimos, de cómo se construyó este Sevilla, de esos derechos morales robados por una ley y aprovechado por el capital y a esa voz crítica, no se suele responder con razonamientos verbales y SÍ con ataques para dividir al pequeño accionariado de forma múltiple. No se suele responder con mano tendida y dialogo y SÍ con exclusión y barreras.

No soy, ni deseo serlo, una especie de Che Guevara, prefiero la paz a la guerra, el acercamiento a la distancia, el entendimiento al enfrentamiento, la unidad al fraccionamiento, pero que esto no se confunda con el sometimiento, el aborregamiento, la mansedumbre o el servilismo, NO, por ahí NO, la dignidad de este que escribe, y de muchos miles de otros, no está en venta y menos a un precio económico. Sí, y siempre, esa dignidad tendrá el precio del bien común del Sevilla por encima del uno propio.

Mi sombrerazo a todos aquellos que aún poseen algunas Acciones, bien compradas con su esfuerzo o bien heredadas o transmitidas por sus mayores sevillistas, esos que no han tenido necesidad de venderlas, que las tienen como un tesoro y que las seguirán conservando por el AMOR a su club. Aunque os tomen por enemigos, sepan que aunque con menos Acciones pero más numerosos en personas, tenéis el afecto, cariño y admiración de los Accionistas de Base y me atrevería a decir de muchísimos Sevillistas de Base.

Recuerdo: en la próxima Junta, seguro volveremos a ser PEPITO GRILLO: LA VOZ DE LA CONCIENCIA, esa que no gusta escuchar pero tiene mucha verdad.

La humanidad en el fútbol

Esta semana, dos actos, cada cual con su carga social y emotiva, nos han puesto a todos los Sevillistas los vellos de punta y el corazón encogido. Dos Actos simples, sencillos, humildes, pero llenos de eso que yo llamo el único valor digno del Fútbol de hoy: El SENTIMIENTO

El Nieto de Lorant, aquel jugador Jerezano, aparecía por nuestro Templo para hacerle olvidar por un rato el mal trago que está pasando. [PINCHA PARA VER FOTOS]. Un niño que en ese momento era como una madre que acaba de dar a luz, que su cabeza y su cara solo respiraban Felicidad y Alegría. Y ese abuelo, orgulloso y emocionado, que daba las gracias por el momento que su nieto había disfrutado, que se le llenaba la boca de gratitud hacia su equipo por el comportamiento del Sevilla FC hacia uno de los suyos.

Y qué decir de esa anciana: Lucrecia. [PINCHA PARA VER VÍDEO] Esa SEÑORA, en mayúsculas , sentada en su silla de ruedas, allí en nuestra Ciudad Deportiva , viendo pasar a sus jugadores, temblándole las manos y con una mirada llena de luz y color. Como ella; allí viendo pasar a los suyos, contaba su historia y sus vivencias con su equipo y como finalmente se derrumbaba y lloraba ante el abrazo de ese icono del Sevillismo, nuestro D. Jesús Navas.

Dos historias, donde uno se siente orgulloso de su club, reconociéndole que actos así, dignifican a la Institución, la hacen grande, la acercan al aficionado y Humanizan el Fútbol. Porque como Sevillistas, cualquier pequeño gesto de tu club hacia uno de los tuyos, es un reconocimiento general hacia todos los que sentimos los mismos colores, el mismo escudo y la misma ilusión.

Esa es la senda, y esa es la demostración de tratar bien a una Afición que se lo merece de sobra. Que quiere a su equipo como nadie, que se deja su garganta en Gol Norte, su dinero en estar al lado de su equipo y que jamás ni abandona ni abandonará a éste, sean las circunstancias que sean.

Gracias Sevilla FC. Enhorabuena a los dos grandes protagonistas: a un niño y a una anciana, mejor representación de nuestra Afición, imposible. Gracias y mil gracias. Malditas SAD, maldito dinero y bienvenidos a la HUMANIDAD DEL FÚTBOL.

Afición

El sentimiento

Uno que roza ya los 60 años, recuerda con nostalgia la época de un Ramón Sánchez-Pizjuán con asientos de hormigón y con los ídolos de aquel tiempo: Lora, Espárrago, Biri-Biri, etc. Sinceramente soy un tipo un tanto raro en esto del fútbol, a todos mis amigos sevillistas les gustaban más un Antonio Álvarez, un Julián Rubio, o un Bertoni que un San José, un Blanco o un Eloy Matute. Raro que era uno, cierto, yo era más de la entrega y la honradez que de lo estético, pero se hablaba de fútbol y sólo de fútbol.

Hoy, hablamos de plusvalías, de balances, de amortizaciones, de acciones de Sociedades Anónimas, de ingresos por TV, etc. El cambio del fútbol ha sido y es brutal. Deporte y Negocio.

Pero el cordón umbilical jamás se ha perdido, debo confesar que tengo muchísimas anécdotas. Por ejemplo: cuando me siento frente al televisor y a nuestro SEVILLA F.C. le meten un gol, la patada que le meto a la mesita baja que está delante del sofá, la hace retroceder un metro, y veo a la parienta, espumadera en mano, con cara seria, diciendo «¡tranquilízate!». O cuando el gol es de nuestro equipo, ese salto del sofá que suele acabar con mi cabeza en la lámpara y vuelve a aparecer mi santa preguntando: «Eso tendrá arreglo, ¿no?»

¿Y cuál es el cordón umbilical?: El SENTIMIENTO

Ese que tenemos todos por nuestro equipo y que el día que se pierda se acabará tanto el fútbol deporte como el fútbol negocio.

Recuérdenlo. Sólo una palabra mueve esto, una palabra nos mantiene unidos, una palabra nos hace gastar nuestros ahorros, una palabra nos llena de llanto, de felicidad o tristeza y esa no es otra que

EL SENTIMIENTO.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies