Cabecera Columnas Blancas
image

Ramón, querido Ramón

Pasó el tan cacareado qatarí mundial con el final más o menos esperado, y aquí, el Sevillismo ya comienza a estar harto de estar harto. El tan esperado y deseado parón que según creían los más cándidos reconduciría la crisis deportiva hasta dejarla en solo “un mal inicio de temporada” lleva camino de quedarse en casi nada en términos de corrección de la marcha en el Campeonato Nacional de Liga (CNL).

En este mes y pico transcurrido, se anunciaron marchas de futbolistas que no han dado el nivel como cosa ya decidida y hecha, se amplió la “lista negra” a quien parece que ha tenido un grave enfrentamiento dialéctico con la Dirección Deportiva (DD), luego uno de los primeros descartes parece que va a quedarse a pesar de su más que probable operación que le va a prolongar su ausencia de los terrenos de juego, y la plaga de lesiones (ahora en el Mundial), que no cesa y que obliga a que alguno más de los señalados no pueda entrar en el mercado de enero. Hago tal reflexión porque es importante que salgan algunos con ficha muy alta y rendimiento bajo antes de nuevas incorporaciones sabiendo además que en esto del fútbol y más en época de mercado los “macutazos” son moneda de uso común.

Y ¿qué incorporaciones? Nombres muchos, realidades nada. Como pronostiqué, llegará el 8 de enero, visita del Getafe al RSP a las 18:30 horas, rival directo (directísimo) muy probablemente a cuatro (4) puntos de la salvación (se dice pronto, ¿eh?) y Sampaoli, si es que no ha dado para entonces la “espantá”, parece que va a tener menos efectivos que antes del parón. Cierto es que, dado el resultado de algunos de nuestros profesionales, casi es mejor no contar con ellos. Son cinco choques (5) en enero contra equipos que están en la misma pelea que el SFC, y es muy posible que lo que venga o lo que se vaya, sea al final y sobre la bocina.

Hace tiempo escribí aquí que a lo mejor haría falta en este honorable foro de sevillistas personas animosas que viesen las cosas de forma positiva porque, sinceramente, yo no veo en el club nada que me insufle el más mínimo optimismo. Creo que el abonado, el accionista, el peñista, es decir, todo el que sufre la actual gestión del club y las dentelladas de quien desea re-ocuparlo, ya teme que se produzca alguna noticia y prefiere la ausencia de noticias.

La Junta General de Accionistas (JGA) convocada para el 29 de los corrientes en virtud de los últimos acontecimientos jurídicos lleva camino de tener un resultado que no sirva de solución al devenir deportivo de la entidad: la guerra accionarial continuará así como la deficiente gestión del actual Consejo. Pero si ocurriese un “vuelco”, la sociedad quedaría en manos de personas de las cuales la mayoría social del Sevillismo no se fía. La afición (abonados, accionistas, peñistas y demás simpatizantes) empieza a sentir indiferencia ante el resultado de la JGA porque no ve ningún atisbo de posible mejoría propiciado por el grupo accionarial que salga vencedor. Pésima gestión actual, a todos los niveles, y promesas populistas del clásico vendedor de humo entre quienes desean manejar el club.

Sé que la D.D. soporta más de lo que debe y pese a su aún inexplicada planificación estival es único punto de referencia entre el Sevillismo, pero Ramón, querido Ramón, por ello el foco está sobre ti. La afición (abonados, accionistas, peñistas, etc…) estaba expectante y esperaba ya algo concreto a estas alturas, por lo menos en las salidas. Y nada. Si estás esperando a las vísperas de la JGA para anunciar algo no lo sé, pero debes saber, Ramón, querido Ramón, que la afición (abonados, accionistas, peñistas, etc…) está desencantada. No esperamos ninguna traca, ni la deseamos, solo profesionales comprometidos. Ha sido muy, pero que muy doloroso, ver a tres campeones de Argentina dando el callo con su selección mientras se han arrastrado, literalmente, hasta la jornada 14ª del actual CNL con el club que les paga, y demasiado generosamente. ¿Se van a quedar?

Vemos Ramón, querido Ramón, cómo (aparentemente) se alargan y aparecen dificultades inéditas en la rescisión de acuerdos y contratos con los daneses (uno excesiva e inadecuadamente temperamental y el otro todo lo contrario) e igual con el señor Alarcón y con los argentinos que juegan bien sólo donde les parece, y sin embargo, la afición (abonados, accionistas, peñistas y simpatizantes) ve con temor que sea imprescindible la venta de los marroquíes y quedarnos con el lastre de quienes han contribuido a estar en el puesto 18º del CNL, puesto de descenso. Dos marroquíes fundamentales en la lucha por la permanencia en las 24 jornadas del CNL restantes.

Mes y pico ya desde la derrota contra la Real Sociedad, han pasado los “bolos” contratados para no perder la forma y apenas buenas noticias: la implicación y profesionalidad de Rafa Mir, la esperanza en un Carlos Alvarez y poco más. El despunte de ciertos canteranos, como en la pasada temporada con el anterior entrenador, ha tenido su contrapunto con el claro derrumbe del primer filial que ni con cambio en el banquillo remonta. ¿Hay en el Consejo quien cree que seguir la cantera es cosa de “frikis”? Algunos creemos que es un indicio de la marcha de la entidad, y estamos un poco cansados de que se nos responda que “es la política del club”, la del argumento de tener futbolistas jóvenes en una selva de veteranos con colmillos retorcidos que tengan que aguantar las hinchadas locales como el pasado domingo en el Vivar Téllez de Vélez-Málaga. El casi seguro descenso del Sevilla At. arrastrará al Sevilla C a División de Honor: todo un éxito.

La crisis no es deportiva ni institucional, sino estructural. Ni el Consejo actual ni la oposición que intenta asaltar el club por enésima vez y fanfarronea con que lo seguirá intentando, a ninguno queremos. Los grandes capitales de la entidad están llevando al club a un descenso histórico del que nadie sabe si podrá salir, al menos a corto plazo. Ninguno representa a la mayoría social de ésta gran institución a la que tengo el orgullo de pertenecer desde 1955, aunque la ley ampare que la puedan controlar.

Escribo mientras se desarrolla la asamblea de Accionistas Unidos a la que no he asistido
porque ya estoy de “bajona” total y no deseo oír más, prefiero aquello de “la ausencia de
noticias es una buena noticia”. Pues eso, felices fiestas a todos los sevillistas, y a no cagarla el miércoles en El Pozuelo de Torremolinos.

Últimas entradas de José Ramón Yúfera (ver todo)

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies