Cabecera Columnas Blancas
image

Como la pipa de un indio

Más quemado que la pipa de Toro Sentado, la de fumar. Así me encuentro tras la 4ª jornada de la liga 2022-23. Nada de cuanto está aconteciendo pilla de sorpresa. No voy a relatar la evolución deportiva de toda la pretemporada, si acaso señalar dos puntos de referencia: la goleada frente al Arsenal, primer aviso serio de lo que se viene barruntando desde bastante antes del mes de Enero, y la débil, debilísima, imagen del equipo frente al Cádiz CF en el trofeo Antonio Puerta a pesar del triunfo.  Suficientes muestras para que ya se encendieran todas las alarmas.

La sensación es que hay desavenencias en el seno del Consejo, entre el Consejo y la Dirección Deportiva más el entrenador, y entre éstos dos últimos entre sí. Si esta sospecha es cierta no quiero ni imaginar la situación en el vestuario. A día de hoy tengo el pálpito de que el equipo no le ganaría ni al Margaritense, con todos mis respetos al club balear. Hay ya quien en emisoras locales de principal audiencia, un “especialista” en “los otros”, amparándose en los mensajes del personal  y con mal disimulada satisfacción, augura  un “segundazo”. Pronto para tal vaticinio, no obstante y huyendo de paralelismos lejanos, no es algo que deba descartarse plenamente ante el devenir de los acontecimientos en este nuestro Sevilla, porque el problema deportivo es solo el reflejo de una crisis institucional.

Salvando las circunstancias de tiempo y coyuntura, lo más parecido a la actualidad es la crisis de los noventa que tuvo como epicentro el descenso administrativo a 2ªB. Aquello terminó dos años más tarde, en 1997, con una pérdida de categoría que ya se estuvo bordeando la temporada anterior. La mayoría cree que fue el asunto de los avales la causa de la caída al pozo de la 2ª, más yo creo que no fue así, sino que la feroz expulsión del SFC de la LFP fue en realidad la consecuencia de una mala gestión larvada antes.

La oscura conversión del club en S.A. en 1992, la venta de Simeone a Don Jesús a bajo precio más cuatro chicos, que por respeto a su honor no nombro, con el colaboracionismo necesario de quien entonces era nuestro entrenador (para la prensa nacional-capitalina era el “sabio”) la conexión marbellí,  etc… fueron precedentes claros de ir bajando poco a poco los escalones. Un amigo sevillista aquéllos días me comentaba que el Sr. Presidente llevaba al Sevilla como un “puticlub”. Y así era, esperaba hasta el último día de mercado para fichar y ponía como ejemplo lo que él hacía en su negocio cuando acudía a orientales ferias y aguardaba hasta el final para obtener mercancía de saldo pero interesante. Para él no había diferencia entre una juguetería y un club de fútbol. Jamás se cerró la plantilla el día de la presentación, y creo recordar que el mes de Julio anterior al infausto 1 de Agosto de 1995, el entrenador que vino, con escaso “curriculum”, desconocedor de la Liga y al que le estalló el asunto de los avales en todas las narices, llegó después del 1 de Julio. El “sabio”, olisqueando como viejo zorro la que se venía encima, se marchó en Mayo dejando al equipo 5º pero con un regusto amargo por su forma especuladora de entender el juego y con el lastre de sus caprichos en el vestuario.

La crisis de los avales sacó a relucir la verdadera situación, ruina en todos los aspectos. Suker, Velasco, Marchena, José Mari, Jesuli, Unzué y algunos más  hubieron de ser traspasados para cuadrar cuentas. Nuestro actual director deportivo debe conocer bien los detalles porque estaba entonces en la plantilla. La guerra accionarial entre una plataforma televisiva y sus testaferros contra quienes querían recuperar el club se desató entonces, y así nos fue.

La crisis deportiva actual viene gestándose desde hace un año como mínimo, quien no haya querido verla es que no desea verla. El “papelón” en Copa del Rey las dos últimas temporadas (El Arcángel, Linarejos, Metropolitano contra el Leganés, Andratx…) culminando con la mala gestión por parte del entrenador de la agresión a Jordán en el B/S de Enero que arrastró al propio futbolista y al resto de los estamentos del club. Y todo por sobrevivir en una eliminatoria perdida ya desde el calentamiento. No voy a entrar en las razones sobre la continuidad de Lopetegui, pero el hecho está ahí: raro es el sevillista que no presentía lo que deportivamente está sucediendo.

Indiscutiblemente, los males actuales abarcan más que la mera parcela deportiva, pero primero urge darle una solución a ésta cuestión, y después vendrá todo lo demás. Tiene mala pinta porque se está demorando un cese que está cantado, independientemente de las razones que pueda tener el entrenador. Cada cual tendrá las suyas, pero es la ley del fútbol. Las caras de futbolistas y entrenador en el “Power Horse Stadium” de Almería lo decían todo, ninguno cree ya en el otro. Y mientras el Consejo con su presidente a la cabeza está “en otras cosas”, el director deportivo ha de salir a hacer la labor de pegamento aglutinante y exponerse a las críticas despiadadas no sólo del nacional-periodismo sino incluso del local. Con ello no deseo defender la planificación hecha, cuyos fallos también tendrán explicaciones que no pueden aventarse alegremente.

Tras 16 años de éxitos sostenidos, el Sevillismo tiene la frustración de no haber conseguido un título de liga; las razones internas y externas, son bien sabidas. Los sevillistas jóvenes que no han conocido, o no tienen memoria de otra cosa, se van a dar de bruces con una realidad que los veteranos si conocemos, y muy bien. En 16 años el SFC no ha podido provocar una rebelión contra lo establecido desde los años 50 del pasado siglo. Superada ya la 4ª jornada del CNL 2022-23 el dibujo es el mismo de siempre, incluidos los arbitrajes. Una pirámide sólida para aupar a tres al “pódium” que de derecho a los principales dineros europeos, unos estadios que se pueblan con la catetería nacional y extranjera luciendo las camisetas de sus ídolos globales a modo de babero que les cuesta lo que ni pagarse podrían.

Los horarios, las jornadas de Viernes a Lunes, el calendario asimétrico provocan ese abrasamiento en el viejo aficionado. El “padre Pérez”, empeñado en su “superliga”, habla de la huida de la juventud de los estadios porque los partidos duran mucho y porque se prefiere ver solo a clubs que él diga ¿No será porque de antemano se sabe ya el desenlace del CNL? ¿No será porque el excesivo alargamiento de los partidos tiene que ver con no saber atajar los teatros y las pérdidas deliberadas de tiempo de bastantes jugadores, además de la deficiente instrumentalización del VAR? ¿No será porque mientras la mayoría de clubs tienen que hacer lo indecible para cuadrar números e inscribir futbolistas, al arruinado FCB le basta con no se qué activación de palancas, toleradas por quien hasta ha provocado la desaparición de clubs por mucho menos? Por eso escribo, más quemado que la pipa de un indio, hecho un tizón.

El pueblo joven sevillista tendrá que acostumbrarse esta temporada por lo menos, a mirar cara a cara a equipos que no “estaban en nuestra liga”. Olvídense de los At.Madrid, Villarreal, Real Sociedad, e incluso Atlethic Club, Valencia y “los otros”, nuestra liga este año, y quiera Dios que no se prolongue aún más tiempo, está mucho más abajo. Más vale que el abonado, el socio, el accionista, el simpatizante y demás, haga más pronto que tarde tal catarsis a la hora de identificar objetivos, por el bien de la entidad. En la playa a la que voy anualmente, dialogaba con un buen aficionado del Atlethic Club como lo hacemos todos los veranos. Centrándonos en nuestros respectivos equipos hacíamos repaso a todas éstas cosas y al final me decía: “Bueno chico, pues hasta dónde se pueda, es lo que hay”, pues eso, quemados hasta el fondo de la pipa porque es lo que hay.

Ante tanta desazón, y sin que una solución rápida se atisbe siquiera en el horizonte, el único soplo de aire fresco lo ha propiciado el equipo femenino y el Sevilla AT., un aplauso para ambos.

Últimas entradas de José Ramón Yúfera (ver todo)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies