Cabecera Columnas Blancas
image
EFE
JUAN LUIS FRANCO 02/08/2022

La crítica, el burro y los canapés

La afición sevillista siempre ha sido crítica y no se ha conformado nunca con un victimismo complaciente. Podríamos poner muchos ejemplos de ello, pero nos vamos a quedar con uno.

Nos situamos en la temporada 1931/32. Mala marcha liguera que desemboca en dimisión en febrero del presidente, el barón de Gracia Real, a lo que sigue la eliminación en Copa en dieciseisavos de final.

En ese momento el sevillismo pasa a la acción y crea la “Agrupación Sevillista”, una asociación de sevillistas de a pie que se constituía para ser la alternativa a la oficialista “Peña Sevillista”.

La Agrupación convoca a los socios, asistiendo cuatrocientos de ellos, para concretar las ideas a plantear en la Junta General Extraordinaria que se avecinaba.

Entre los críticos está Sánchez-Pizjuán, el cual, en una Junta muy tensa, logra calmar a los asambleístas, mediando entre las propuestas, que no detallamos para no alargarnos. A mediados de mayo se celebró otra Junta extraordinaria para tratar la situación deportiva y económica del Club y la dimisión de la directiva.

Sánchez-Pizjuán pide la unidad del sevillismo, discutiéndose ampliamente fórmulas para resolver la difícil situación económica. El presidente recogió las propuestas de los socios, otorgándosele al Comité ejecutivo un voto de confianza para que retirase la dimisión y resolviese la crisis deportiva. Se acordó finalmente que el Comité continuara hasta la asamblea ordinaria a celebrar en el mes de junio.

El 26 de junio de 1932, la asamblea eligió por unanimidad a D. Ramón Sánchez-Pizjuán como presidente.

¿A qué viene todo esto?

La crítica es necesaria, bien llevada y razonada es el estímulo y acicate que necesita el que esté al frente de cualquier responsabilidad para dar lo mejor de sí mismo de la entidad que representa.

Otra cosa distinta es quejarse por todo. Desde mi punto de vista, se ha pasado de la crítica a la intransigencia, mucho daño ha hecho EA Sports, con el FIFA 21 y el “modo Carrera”.

Para quien no lo sepa, el modo carrera de FIFA 21, consiste en que desempeñas el rol de manager, inviertes en jóvenes talentos para asegurar el futuro del club. A menos que seas muy torpe, ganas siempre, En eso consiste la adición a esta variante del juego, en alentar tu ego de forma que te consideres un superclase de la dirección técnica y consigas ganar muchos millones de euros gracias a tu sagacidad para las gestiones, las cuales después quieres aplicarlas en Twitter, y la vida real es otra cosa.

Está todo inventado. Leyendo Twitter se me viene a la memoria el libro de “El Conde Lucanor”, redactado a finales del primer tercio del siglo XIV por Don Juan Manuel (1282-1348) y que fue mandado imprimir por vez primera en Sevilla en 1575, no pudo esogerse otro sitio para su primera impresión.

El Cuento II de “El conde Lucanor” narra “Lo que sucedió a un hombre bueno con su hijo”.

Resumido trata de lo siguiente:

Un padre y su hijo salen acompañados de su inseparable burro a cumplir con sus faenas en el campo.

Al salir del pueblo, el hijo se monta en el burro y alguien los ve y hace el siguiente comentario:

– ¡Ay que ver! Qué poca consideración del niño, tan joven, montado en el burro y el padre andando.

El padre lo oye y le dice al niño:

– Mira niño, bájate tú y me subiré yo.

Se baja el niño del burro y se sube el padre. Un poco más adelante, otra persona los ve y comenta lo siguiente:

– Desde luego, qué poca consideración de ese hombre, él montado en el burro y el pobre niño andando.

A esto el padre le dice al niño:

– ¡Anda niño! Súbete tú también el burro.

Poco después, otra persona que estaba junto al camino comenta:

– Qué poco respeto le tienen al pobre animal. Los dos subidos en él, que va el animalito que no puede tirar.

Igualmente, el padre oye el comentario y dice:

– Mira niño, vamos a apearnos los dos e iremos andando.

Seguidamente los ve alguien y su comentario fue el siguiente:

– ¡Serán tontos! Mira que ir los dos andando y el burro de vacío.

Volviendo al texto original, rematamos la historia:

Y, cuando don Juan escuchó esta historia, la mandó poner en este libro e hizo estos versos que dicen así y que encierran toda la moraleja:

Por críticas de gentes, mientras que no hagáis mal,

buscad vuestro provecho y no os dejéis llevar.

No me considero más sevillista que nadie, no saco el sevillómetro para este comentario; pero entiendo que estamos pasando de la crítica constructiva y razonada a reivindicar con orgullo que no te inviten a canapés.

Últimas entradas de Juan Luis Franco (ver todo)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies