Cabecera Columnas Blancas
image

La carambola frustrada

Como otras ocasiones he escrito, lo peor de jugar contra los del tripolio no es el resultado, sino la polvareda que deja tras sí. Lo prometo, antes del choque del Wanda tenía preparado un artículo en el que pronosticaba todo cuanto iba a suceder en la jornada, tanto al lado de las cocheras del Este de Madrid, como en otros campos. Solo erré en el resultado final, afortunadamente. No lo mandé por hastío. Tal vez la cadena episcopal deba buscar mejores profesionales, auténticos periodistas deportivos, más objetivos y menos ofuscados por la burbuja en que viven y trabajan. La visión y percepción de las cosas en el resto de España dista mucho de ser la que tienen en la villa y corte, capital del reino.

“Ramón Rodríguez, cuando acabe el choque del Wanda y se te acerque la reporterilla habitual de Mediaset a meterte el dedo en el ojo y hurgar en la herida, mándala de una vez a tomar viento fresco, me harías muy feliz. ¿Cómo la soportas?”

Es lo que escribí porque sabía que iba a ocurrir y también que las declaraciones que hiciera Ramón traerían cola. Lo que respondió, queridos locutores y reporteros de la eclesiástica emisora, no es una impresión de él, sino de todo el sevillismo. No nos pastorea, se limita a reflejar las sensaciones de toda una afición que está segura de que desde Madrid al SFC se le maltrata. Mas no haré una lista de agravios. Lo que el periodismo capitalino no entiende es que hacen un trabajo para toda España, no solo para los seguidores de sus clubs favoritos, y que cuando se publica algo lesivo contra cualquiera de los 17 restantes de la Liga Santander, se está faltando al respeto a todos sus abonados, simpatizantes y accionistas, por mucha legión rural que los equipos del “tripolio” posean y proporcionen la audiencia de sofá y barra de bar que requieren para justificarse.

En una cosa sí se equivocó el director deportivo del SFC: citaba a dos medios como los mejores cuando ninguno de los dos es cabecera de información para los sevillistas. Uno es regalado dentro de un medio de información local, y el otro ni se compra; ambos sólo sirven para envolver piezas de cerámica en una mudanza, y porque el nivel de vida alcanzado en España permite a todos usar papel higiénico, si no, servirían para algo más. Entró al trapo el bueno de Monchi, primero con la reportera que no le gusta el fútbol, y luego con uno de sus jefes, pero, ¿qué hacer? Responder al ataque a sabiendas de que el rifirrafe es lo que les da de comer, lo que vende, o seguir tragando quina. Se ha llegado ya a una situación en la que hay que poner el pie en pared, y si no hay, aparentemente, nadie que conteste a los ataques, pues tendrá que hacerlo el director deportivo.

La referencia del presentador de “El Partidazo” a no sé qué de un trozo de tarta que nos han comido tras quince años ya es un indicio de por dónde van, y proceden, los tiros. ¿Qué tarta? Al SFC nadie le ha restado ni un ápice de su espacio por mucho que algunos lo intenten. En 17 años que nuestro rival urbano, querido Manolo, ha tardado en reconquistar un título, el SFC ha hecho diez (10) y un sinfín de finales. ¿De qué estás hablando?

Es un hecho comprobado las manipulaciones y maniobras del periodismo capitalino para desestabilizar a cualquiera que haga peligrar lo que entienden que es de su propiedad, y el SFC ha sido de siempre una de sus presas favoritas por mucho que intenten desmentirlo. Si piensan que el Talón de Aquiles para debilitar a la entidad es atacar a Monchi, la llevan clara. Ni criticando la relación que pueda o no tener con la prensa local ni encampanándose porque les dice en la cara lo que todo el sevillismo piensa les servirá para sus propósitos. Molesta no tanto lo que dice, como quien lo dice y donde lo dice.

El otro su colega de leñoso y frondoso apellido presume de provinciano por sus orígenes asturianos. ¿Se acordará alguna vez del club de tu tierra, el Sporting? Uno es de donde pace, y él pace, pero que muy bien, en Madrid. Que le tiene verdadera inquina al SFC queda patente cuando hoy le ha faltado tiempo, ha sido el 1º en hacerlo, en divulgar las declaraciones del senil presidente del Eintracht, Peter Fischer. Este engreído, seguramente ahíto de cerveza y sofocado por el calor, no sabe que el Sol sale para todos, y que las ciudades pobres, que no son tan ricas como las alemanas, tienen el mismo derecho a organizar eventos internacionales, y sobre todo, querido Juanma, si el anfitrión posee siete (7) títulos europeos. Aquí no hay tanto dinero como en su país para que una entidad privada en la urbe con los tres barrios más pobres de España pueda sufragarse fácilmente un estadio acorde al siglo XXI a no ser que haya contado históricamente con las bendiciones municipales, que no es el caso del SFC. Esos gastos faraónicos sólo pueden realizarse en Madrid gracias a las ventajas de ser capital del reino, porque que un C.A.M. se haya construido un estadio nuevo, aunque sea al lado de las cocheras casi en Guadalajara, debiendo lo que debe y pagando al 2º entrenador más caro de Europa, en España solo es posible allí. Por cierto, nunca he visto un campo de fútbol como el Wanda con tan complicados accesos. Hoy, la evacuación del RSP se ha efectuado en media hora desde el final del partido. Yo tardé dos horas en 2018 en subirme al autobús en la final de Copa, y otras dos en salir de aquellos barrios orientales y agrestes de Madrid.

Pero a los medios capitalinos nada les interesa que se haga más allá del Leroy Merlín de Barajas por el Este, de Mercamadrid por el Sur, de la Casadecampo por el Oeste y de Las Tablas por el Norte. Piensan que aquí no se conoce la trayectoria de cada uno y por qué colores respiran, que te quede claro José Félix, que ha sido el detonante, e igual al de tibetano apellido que tiene un hijo en el filial del CAM. Difaman amparados en la libertad de expresión y el derecho a la información, hacen caso al “quásar” del espacio profundo, pero muy próximo, que emite radio-señales. Allí solo son voceros de ese falso relato (vivo desde los tiempos de D. Gil de olímpico sobrenombre) que tantos réditos da a los enemigos del Sevilla. Es posible que además del periodismo deportivo local no sevillista, haya que señalar a algún otro personaje de éxito con su “magazine” matinal en la misma cadena como filtrador de bulos anti-sevillistas fuera de onda. ¿Quién sabe?

Pierdo la esperanza de que en Sevilla ocurra lo mismo que en Manchester, Liverpool, Milán o Roma. Mientras la parte balompedista de la ciudad no comprenda que su enemigo no está en Nervión, sino a 565 Kms. al Norte, seguiremos sufriendo estos ataques, porque es muy romántico, e interesado, creer su victimista relato de club oprimido por el vecino rico. Que piensen, que si alguna vez hacen sombra a los poderosos, los que hoy les ríen las gracias y creen a pie juntillas sus difamaciones, serán los mismos que los calumniarán. La esperada carambola que sacase al SFC de la próxima “Champions” no se dio, y mira que han empujado para ello. Pues nada, a unos y otros, los de aquí, y los de allí, polvitos de talco en los ángulos inguinales para los escozores, y… ¡a la venta!

Últimas entradas de José Ramón Yúfera (ver todo)

You might also like

Yo confío

El que no quiera ver al Sevilla en puestos de descenso

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies