Cabecera Columnas Blancas
image
PEPE SABARIEGO 02/02/2022

Regalo de cumpleaños

El pasado 25 de Enero, el club más grande del sur de España celebró su 132 cumpleaños, el Sevilla FC.

Y para celebrar esta efeméride, se entretuvo en regalar a su afición, nada más y nada menos, que el fichaje hasta final de temporada, aprovechando el mercado invernal, de Antony Martial, procedente del Manchester United, llenando de ilusión a todos los que profesamos esta religión Sevillista.

Días antes había llegado también el Tecatito Corona, otro fichaje de este mercado cuya dificultad es histórica y evidente.

El cambio de cromos que se ha producido es una apuesta más del club, que quiere seguir dando pasos  con este equipo, que a día de hoy, y a pesar de las numerosas adversidades, es el segundo clasificado en la liga a 4 puntos del líder, y que sigue batiendo todos los récords posibles.

Digo el cambio de cromos porque ha sido brutal. Han salido Idrissi y Oscar Rodríguez, y han llegado los dos comentados anteriormente. Futbolistas de élite, de primerísimo nivel y de una calidad contrastada para una línea delantera donde pedía a voces futbolistas de otro perfil, con velocidad, desborde, que encaren el uno contra uno, y con gol.

Con la llegada de Martial y Tecatito, la plantilla da un salto de calidad, compensando y equilibrando la diferencia que existe entre la línea defensiva y la ofensiva.

Pero, para mí, una vez finalizado el periodo del mercado, el mejor fichaje ha sido la no venta de Diego Carlos al fútbol inglés, tan importante o más, que la llegada de los dos nuevos.

Chapeau!!! para mi Club, donde ha prevalecido lo deportivo a lo económico. Porque la ambición no se demuestra con palabras sino con hechos, y el Sevilla ha cambiado la filosofía que nos ha dado tanto en los últimos 15 años  de vender para crecer, por la de comprar y no vender. Todo ello después de presentar un déficit de 41 millones en la última JGA y caer en la fase de grupo en la CL.

Ahora mismo, y hasta que no empiece a rodar el balón, todo es teoría, pero la verdad que es  tremendamente ilusionante.

Porque, si hoy en día el fútbol y el juego del equipo se basa en la solidez defensiva con mucha posesión de balón y pases de seguridad, con las dos nuevas incorporaciones las variantes de sistema y juego se abren considerablemente.

Ahora el foco está puesto y apunta a Lopetegui, porque el magnífico entrenador vasco tendrá que demostrar que puede sacar el máximo rendimiento a esta nueva línea de ataque, que cuenta con mucha más variedad y calidad que hasta ahora; así como utilizar todas las variantes que le va a permitir esta plantilla.

Los resultados son irrefutables y el equipo gana y vuelve a ganar, pero hay un debate del juego instalado en cierto sector del Sevillismo ( aburrido, previsible, poca fluidez en ataque, mucho juego hacia atrás, etc.) que no están exento de razón. Y aunque en fútbol nos dejamos llevar por sensaciones, después son los números los que nos marcan la realidad.

¿Jugar bien o Jugar bonito? Opino que jugar bien es GANAR y que la victoria se puede conseguir de distintas maneras. Y pienso que Lopetegui, analizando las características de la plantilla, ha optado por darle más protagonismo al aspecto defensivo (equipo menos goleado de la liga) donde la solidez y el orden son más protagonistas, que al juego de intercambio de golpes de ida y vuelta, sin control y con mucho riesgo.

A partir de ahora, contaremos con dos nuevos futbolistas con perfiles que no teníamos, y que dotarán de un potencial y caudal atacante al equipo que hasta ahora carecía. ¿Quiere esto decir que ahora vamos a ganar todos los partidos por goleada? Pues no ¿Y que garantiza algo? Tampoco, pero la realidad es que ahora hay muchas más posibilidades. Y nos podríamos hacer mas preguntas, ¿Habrá algún cambio de sistema?, ¿Atacaremos más los espacios?, ¿Aprovecharemos más y mejor las contras?, ¿Saremos más protagonismo al ataque? De lo que sí estoy seguro es que la plantilla es ahora mucho más completa y está  más equilibrada.

Tenemos que mirar hacia adelante con mucha ilusión y optimismo. Quedan 16 jornadas de liga, 48 puntos en juego, además de nuestra competición fetiche, la Europa Ligue. Y aunque es muy difícil, tenemos argumentos para soñar con terminar esta temporada haciendo algo muy grande.

El club, muy por encima de sus posibilidades económicas, ha puesto los mimbres completando una plantilla con futbolistas top y una calidad contrastada que no estaban a nuestro alcance. Por eso ahora queda lo más  difícil, demostrarlo y hablar en el campo.

Es muy complicado, pero estamos ante una oportunidad que no sabemos cuando se podrá volver a repetir. Por eso hay que ir con todo y a por todas.

Y para terminar, y sin ánimo de meter presión, sólo ilusión, voy a hacer mía una frase de mi amigo Miguel Marrufo: “ ¡¿TUTIMAGINAS”?!

SIEMPRE Y SÓLO SFC.!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies