Cabecera Columnas Blancas
image

Ciento treinta y dos

Ciento treinta y dos, 132. Así, tal como suena, se dice y se escribe pronto, pero son los años de existencia de nuestro Sevilla FC. Es la Historia, una ciencia, aunque para algunos, incluidos los que vivaquean en y de políticas municipales, es solo una ristra de nombres y fechas. Es la herramienta útil para aclarar un pasado lejano a través de diversas fuentes y nos permite conocer el presente. Es la disciplina que, inaugurada con rigor científico en el club por Agustín Rodríguez, es actualmente magistralmente dirigida por Carlos Romero y colaboradores como Pedro Sendra, JL. Franco, Enrique Vidal, José Luis y tantos otros.  Pioneros  imitados por muchos, y discutidos más por pasión ciega que por razón por quienes no pueden ver al SFC ni en pintura, son los artífices de la divulgación del pasado sevillista. Enhorabuena.

“Burn´s Nigth”, 25 de Enero de 1890. Escoceses afincados en la ciudad inician la andadura sevillista aprovechando esa tradicional cena en recuerdo de su poeta nacional, Robert Burns. Ignoro si habría “scotch broth” o “cook-a-lekie” como entrantes o se contentaron con cualquier sopa sucedánea que por entonces, 1890, se podría tener en una taberna sevillana o en “El Café Suizo” de calle Sierpes, ni tampoco si degustaron el “haggis” acompañado de “mashed potatoes”. Más seguro que el “wiskhey”  no faltó. Y así, en una noche de brindis, jolgorio y comilona, nació el Sevilla FC. Piénsese en la cantidad de tiempo transcurrido. Aún Cuba y  Puerto Rico en el Caribe, y Filipinas, Marianas, Carolinas y Palau eran provincias españolas.

No debería perder tiempo y espacio en rebatir a negacionistas que no admiten la verdad científica, pero ya me conocéis, entro al trapo rápido. No hay peor ciego ni sordo que el que no quiere ver ni escuchar. Hay quien su antigüedad la vincula a metáforas míticas que necesariamente quedan en la nebulosa de los tiempos: “los grandes ríos no pueden tener una sola fuente” como el Nilo y el Amazonas, pero del mito descienden raudos a la realidad y aprovechan un papelito hallado dentro de un libro en una mesita de noche para retrasarla, y hasta quienes las exhibiciones deportivas del modo de vida británico ante atrasados y depauperados hispánicos del XIX las consideran actas fundacionales.

En esta última línea, son varios los lugares de España que merecerían ser cunas del fútbol español: todos los que tuvieron presencia británica por diferentes razones. Así, Vizcaya, Cantabria, Campo de Gibraltar, Vigo, Málaga… y otros más se consideran también pioneros en este deporte.  “Since 1904”, reza en el estadio municipal de una importante ciudad andaluza, no es la fecha fundacional de su actual club representativo, sino la de la aparición del fútbol en dicha ciudad. Allí, tras el primero, han existido a lo largo del siglo XX seis entidades antes de la Guerra Civil, y tres hasta la actualidad. Sin nada que ver cada una con la subsiguiente, y con claras interrupciones de tiempo entre ellas sobre todo antes de 1936, en tal urbe, se toma como acta fundacional la de la entidad más antigua. Y encima se permiten el lujo de argumentar que el fútbol en Sevilla surge en 1907. ¿Por qué la rigurosa labor desarrollada por el Área de Hª del SFC, contrastada científicamente y admitida por la RFEF es tan discutida? ¿Por qué entonces, una interrupción temporal entre 1893 y 1905 es objeto de tanta controversia, cuando en otros lugares de Andalucía lapsus idénticos no lo son?

Y ninguna escisión, el SFC no la ha tenido hasta la fecha. Ningún club sevillano posterior, desde el Calavera CF  hasta el Triaca FC, y desde el Recreativo de la Calzada hasta el C.D. Victoria, han nacido de ninguna escisión POR NINGÚN MOTIVO del Sevilla FC. Es muy deplorable que la información que aparece en importantes fuentes de información digitales siga con el infundio de que el adversario deportivo del SFC en la ciudad fue fruto de una escisión por motivos clasistas. 132 años de historia con sus luces y sus sombras, títulos locales y regionales antes y después de la aparición en 1928 de la Liga adornan las vitrinas del club:

18 Copas de Andalucía entre 1915 y 1940 organizadas por la Federación Novena de Football Clubes creada por el gran Paco Alba, luego Federación Regional Sur hasta 1950, y actual RFAF.

5 Copas de España desde 1935 hasta 2010.

1 Campeonato Nacional de Liga en 1946 (Y dos birlados, uno en 1951 y otro en 2007)

6 UEFA EUROPA LIGUE entre 2006 y 2020.

1 SUPERCOPA DE EUROPA en 2006

1 SUPERCOPA DE ESPAÑA en 2007

7 trofeos Ciudad de Sevilla entre 1972 y 1994

Es lo que hay, y a quien le escueza, como escribía el gran J.A. Blázquez, “polvitos de talco en los ángulos inguinales”.

Cuando comenzó el Campeonato Nacional de Liga, el SFC hubo de hacerlo en 2ª División, ya hace un siglo se apuntaban las formas y maneras de los que han “controlado” el fútbol nacional desde entonces. Ascendió por vez primera en 1934, y ya no volvió a Segunda hasta 1968, acontecimiento que ya hube de padecer. Luego he conocido tres descensos más, 1972, muy doloroso; 1997, como secuela de los sucesos de Agosto de 1995; y finalmente 1999. No todo fueron luces pues, pero incluso en esos momentos duros, la afición no desmayó y surgieron puntos de referencia que ayudaron a sobrellevar la situación: Juan Arza, Biri-Biri, Roque Olsen, o Eugenio Montes. Recuerdo en esos años malditos partidos memorables contra entonces rivales de enjundia como el RC Celta, CF.Calvo Sotelo, Racing Club, Rayo…, trufados con vivencias tristísimas como la tragedia de Pasarón o las derrotas continuadas en campos ignotos: Lasesarre, El Plantío, Santa Coloma… así como la tarde bochornosa de Linarejos. Inolvidable la noche de la promoción contra el Villarreal con 70000 gargantas clamando contra el personajillo que tanto nos zahería en los años finales del siglo XX; y nuevos asideros como (Caparrós, Monchi…) para una afición dolorida, maltratada y ninguneada por quienes actuaban con un revanchismo incomprensible e inexplicable que trasciende lo meramente futbolístico.

Nuestra ciudad, nuestro club, nuestro estilo y… nuestra historia. Nada que envidiar de nadie. Pensé terminar aquí mi recordatorio al cumpleaños del club, pero he aquí que un “libelo” de un tal doctor publicado el día 27-1-2022 en un diario que creía extinto y ya es solo digital gracias a la caridad de un medio más potente me exhortan a hacer un anexo. Próximo artículo, dedicado a D. Santiago Aparicio García, de Diario-16.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies