Cabecera Columnas Blancas
image

A Santiago Aparicio García, cazador de doxósofos

Confieso que cuando leí el desprecio al que me referiré pensé dejarlo correr por no dar publicidad sobre todo a su autor, pues aunque ya somos conscientes de las insidias y zafiedades verbales que sufre el SFC desde décadas más el daño moral y a su imagen que provocan, estando curados de espanto, hay ocasiones en que hay que rebelarse. Es el caso del panfleto aparecido en un medio que hace décadas creí extinto y que ahora sobrevive en versión digital. Lo admito, he caído en la provocación pero no consiento que el trabajo de un grupo de profesionales sea infravalorado por cualquier ignorante.

¿Os imagináis, amigos sevillistas, a algún periodista emocionalmente vinculado al SFC parodiando una investigación seria sobre cualquier club de fútbol español? La que nos caería. Pues he aquí a un columnista manchego que le inquieta la fecha fundacional del SFC.

En su habitual columna “A diestro y Siniestro” de DIARIO 16, un “juntaletras”, hace burla del esfuerzo del  Área de Historia del SFC en un art. titulado “Encontrado un pergamino romano con el acta fundacional del Sevilla FC”. Sin duda, el SFC puede ser diana para las críticas de quien sepa del paño en cualquiera de sus parcelas, pero el sujeto en cuestión está tan “esnortao” que apunta precisamente a la que menos fisuras tiene de la entidad. Me pregunto ¿Qué se le ha perdido en Sevilla? ¿Qué sabe de la ciudad y de nuestro club? Como diría un castizo ¿Quién le ha dado vela en este entierro? Santiago Aparicio García es el hombre, forofo del Club At. Madrid, pasión que no oculta. Por ahí ya me va cuadrando el motivo de su escrito. Con muchas titulaciones y trabajos, me da la impresión de que es aprendiz en muchas cosas y maestro en nada. Su especialidad es “cazador de doxósofos”, (el platónico “palabro” se las trae, incluso para pronunciarlo) pero para mí que es sólo un francotirador mediático que dispara contra todo lo que se mueve haciendo honor al título de su columna. Y además pienso que es de los que su visión de las cosas no rebasa los límites de Madrid y alrededores por muchas conexiones que tenga con universidades latinoamericanas.

Ser cazador de “doxósofos” no lo faculta para faltar al respeto. Ningún sevillista se cree sabio ni experto en palabra u opinión excepto de su propia institución, pero los hay de fuera, periodistas de bufanda y gorrilla e hinchas de otros clubs, que caen en la paradoja de intitularse cazadores precisamente de lo que son sin saberlo. Es el caso de éste “predador” el cual escribe de lo que sea, y el día 25-1-2022, oyó campanas sin saber dónde y le faltó tiempo para perpetrar su obrita. Intuyo que, como en tantas otras ocasiones, la fuente informativa del 132 aniversario procederá de ese “quásar” del espacio profundo, de ese agujero negro supermasivo (y muy próximo) del que suele partir  toda desinformación interesada en dañar al SFC. Como hace año y pico en Tablada, un acto inocuo que sólo interesa al sevillismo,  provoca tal seísmo emocional en gentecillas diversas que, sin tener ni pajolera idea del tema, se lanzan a la crítica y al humor irónico; como el bueno de Santiago, que se muta en apóstol matamoros anti-sevillista haciendo un mal uso del derecho a la información y libertad de opinión.

La parodia que perpetra tiene poca gracia. El latín usado es mediocre, la frase “Pelves congregentur in Hispalis tertio kalendas lanuarias” no es correcta, a no ser que el autor tenga noticia de algún dialecto diferente al latín ortodoxo que se practicase en la Meseta; “pelvis (no pelves) congregantur (no congregentur) in Hispalis tertio calendas ianuarias (no lanuarias)” es la forma adecuada. Para hacer bromas con el latín hay que dominarlo, y creo que no es el caso. “Palanganas” si,  hasta la muerte y a mucha honra, quienes idearon el calificativo para insultarnos consiguieron el efecto contrario, más no creo que sepa Santiago de donde viene el apelativo ni a qué cualidad del Sevilla se refiere.

Si toda la munición que tiene para la mofa es referirse al aspecto físico de José Castro debiera pensar si desde Sevilla podríamos sacar punta, siendo él un “indio” confeso, a un par de jefes de su tribu. “Palanganas si, sin esa admirable y sutil precisión semántica que Santiago hace entre los seguidores que son “del Atleti” y los que son “el Atleti”. Aquí todos somos Sevilla, la ciudad y sin exclusivismos, y todos somos el Sevilla FC, entidad  tan de la misma como el Ateneo y sus monumentos. Palanganas, con un barrio por corazón, Nervión, en donde lleva 94 años y desde donde su pasión se desborda a toda Sevilla, su provincia, y bastantes lugares más.

Nada más lejos de mi intención que zaherir de ninguna forma al At. Madrid y su afición, pero reflexione Santiago Aparicio cómo sería su reacción y la de los atléticos si desde Sevilla se trivializase sobre la fundación del club rojiblanco, puesto que como bien sabrá, la inscripción de la entidad madrileña en el registro de asociaciones no se produjo en 1903, sino en 1907. Aquí, querido, chistes e ironías sabemos hacer todos ¿Y si alguien de la prensa sevillana sembrara suspicacias e hiciera chanza sobre el mantenimiento de la categoría tras la Guerra Civil por parte del At. Madrid cuando descendió al término de la temporada 1935-36 cambiando su nombre por el de At. Aviación? ¡Desbordamiento del Manzanares! Pues los sevillistas hemos de tragar la apelación jocosa al “Diluvio Universal” como causa del primer descenso del SFC. ¡Mira qué gracia, hombre!

Sugiero a Santiago Aparicio que no recurra a la ridiculización de lo que desconoce para alcanzar notoriedad. Por añadido le recomiendo que no confunda las “señales de humo” (que debe conocer bien) con los rayos cósmicos ultraverdes que sobre “los palanganas” se emiten a pulsaciones desde el universo paralelo más allá del agujero negro arriba citado. La Historia es una ciencia tan digna de respeto como cualquier otra y le supongo conocedor de tal aspecto. Que siga preocupándose de los numerosos asuntos relacionados con su club e intentando demostrar que su “Atleti” es la única víctima propiciatoria del nacional-madridismo, la presa fácil del “duopolio”, y no su principal colaboracionista necesario para el mantenimiento “ad infinitum” del fraude que es la liga española. Que olvide al SFC, no es ninguna autoridad para desmentir y desconsiderar  hechos comprobados. Que lea “El SFC a caballo entre los siglos XIX y XX, de las élites británicas a la ilusión regeneracionista”. Tal vez le sirva para documentarse mejor.

Finalmente dedico con todo mi cariño ésta redacción a los componentes del Área de Historia del SFC a quienes tanto se intenta humillar. Un recuerdo para Agustín Rodríguez, quien inicio esta aventura, y a José Manuel Ariza, compañero en este foro, ambos ya en el Tercer Anillo. Ya contaban con “libelos” al estilo “patético” de Santiago Aparicio al inicio de su labor, no les coge de sorpresa. Carlos Romero, Juan Luis Franco, Antonio Ramírez, Javier Terenti, José Luis Herrera; Francisco Maldonado, Juan Castro, Enrique Vidal y Pedro José Sendra, gracias por el prestigio que contribuís a dar al Sevilla FC con vuestro trabajo. Un fuerte abrazo.

Últimas entradas de José Ramón Yúfera (ver todo)

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies