Cabecera Columnas Blancas
image
ALEJANDRO CADENAS 26/01/2022

Parón y mercado invernal

Hemos llegado al parón. Ese parón que tanto necesitábamos cual ciclista subiendo el ultimo puerto y le dan un nuevo bidón de agua. O ese maratoniano desfallecido, que encuentra en ese último puesto, ese líquido que le da fuerzas para acabar el Maratón. O esa persona que se desmaya y que esa bombona de oxígeno, lo reactiva y le hace recuperarse tranquilamente.

Pues sí, así estaba nuestro equipo, dando las boqueadas cual pez que lo sacan del agua y se revuelve por su supervivencia, por recuperar su vida, hasta que de vuelta al agua, nada en su hábitat lleno de felicidad.

Y es que toda nuestra afición, era consciente, que nuestros gladiadores estaban físicamente muy mermados, con un equipo lleno de bajas, jugando con lesionados y jugadores muy por debajo de su rendimiento, sin poderles dar un relevo, exigiéndoles lo mismo de siempre: LA VICTORIA EN CADA PARTIDO.

Hasta 11 bajas hemos tenido por diversas causas. Jugadores con su selección en África, lesiones musculares, lesiones por contusiones, por roturas varias, etc., etc. Todo se unía y si fuese poco hasta el dichoso y casi invencible COVID, también se cebaba con los nuestros. Una agonía que veíamos en los nuestros y veíamos como se llegaba al final de cada partido con nuevas bajas, el equipo exhausto, y buscando ese oxígeno que tanta falta hace.

Vaya desde aquí, mi sombrerazo a esos guerreros, que mermados, jamás se sintieron vencidos, que en cada partido, en cada acción, en cada jugada, se dejaban hasta la última gota de sudor, hasta el último esfuerzo, hasta la última bocanada de aire. Como reza nuestro himno, casta y coraje, esos que nunca se rinden, esos que hacen que el escudo que llevan en el pecho, sea orgullo de su afición y de su gente, esos que sí nos representan, porque esta sabia e inteligente afición, que es incomparable con otras, sabe reconocérselo y es lo único que pide. Porque el Sevillista, lo primero y lo único que pide es la entrega y el sacrificio, el sudor de todo lo que se pueda dar, la calidad, ya vendrá y cada uno aportará la suya. Pero cuando uno es profesional, lo que principalmente se le pide es esfuerzo y entrega, y eso, estos dignos y eficientes mercenarios del balón, lo han dado a espuertas.

Cierto es, que la afición también sufría el desgaste. Intentaba con ese grupo Biris, incansables y siempre al frente de esa perfecta animación, que tanto llega a nuestros jugadores, y liderando al resto del Estadio, que también se unía, pues como vieja y sabia, olía que era el momento de arrimar el hombro, de dar ese plus que al jugador le podía faltar, haciendo una simbiosis de equipo-afición, que al contrario le ponía muy cuesta arriba vencer a nuestro equipo.

Y llegamos a éste parón, y a éste mercado invernal. ¿Y qué sucede? Pues sin oficialidad del fichaje de Martial (aunque con altísimas posibilidades de incorporarse y así lo doy yo por hecho), lo que ocurre es que nuestra piedra angular, nuestro cerebro gris, nuestra arma letal, nuestro mago, se vuelve a sacar de la chistera un cañón de ilusión y de fuerza en forma de dos fichajazos, al menos en principio como son Tecatito y Martial, además añadamos, que al parecer Diego Carlos se queda, otro subidón de moral y otro factor de positivismo.

Lo ha vuelto a hacer y ha vuelto a llenar de ilusión por una cota altísima como objetivo, a toda una afición, que seguro va a responder a este reto con un apoyo total y con una fe , ilusión y positivismo que esperemos sea letal para conseguir el objetivo.

Enhorabuena a todos, y esperemos que toda esta corriente generada por nuestro Monchi, sea para bien y a final de curso, podamos sacar matrícula de honor.

VAMOS TODOS JUNTOS ¡!!!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies