Cabecera Columnas Blancas
image

Fuera de la Liga de Campeones

Así, tal como suena, fuera de la Liga de Campeones (LdC) salvo conjunción astral, combinación matemática, o milagro de la Virgen de Fátima. Cuarta jornada y a la calle, y con suerte, mucha suerte, puede que caiga la pedrea de la UEL. Esa es la realidad tozuda y contundente hasta ahora. Y lo escribo tras analizar el partido contra el LOSC Lille ya en frío. Acudí al RSP con dudas porque sabía que un club campeón de la “Ligue 1” en 2021, aunque vaya actualmente el 12º en su competición, no desmerecería, por tal razón vi el partido más tranquilo de lo que en mí es habitual, y al final, pensé que el resultado fue injusto, porque tal y como se desarrolló el encuentro, creo que el LOSC mereció más. Ha sido la tónica del equipo que representa a nuestra ciudad en la presente LdC en fase de grupos. Como mucho mereceríamos llevar un solo punto, y no tres, dado el talante mostrado. Independientemente de que la sala VOR-VAR nos ha penalizado más que beneficiarnos en toda la fase, lo ha hecho en justicia.

Contra el Red Bull Salzburg se salió vivo de milagro, no solo por los justos “penaltys”  errados por Sûcic´ de los tres que lanzó sino porque el rival nos dio un buen repaso en la 2ª parte. Con uno menos, al SFC lo sostuvo el resultado, la afición, Bono y que era la 1ª jornada. El RB. Salzburg es un club “patrocinado” por una empresa de bebidas energéticas que ha impuesto su nombre al viejo VS Austria Salzburg  y a su estadio. Compite en Europa porque la UEFA ha admitido una argucia semántico-jurídica para que pueda hacerlo. El grupo empresarial que es su dueño tiene otro club en propiedad, el Red Bull Leipzig de la “Bundesliga”. Para que ambos pudieran participar siendo de la misma titularidad se hizo una diferenciación entre “propietario” y “patrocinado”. El nuevo RB Salzburg, con un estadio (“Red Bull Arena”) de 31.000 espectadores, es al amo de la Österreichische Fußball-Bundesliga: conquista el campeonato federal desde que la empresa local “Red Bull GmbH” se hizo con el club. Pese a que el principal accionista (Dietrich Mateschitz) es austríaco de nacimiento y residente en la ciudad, un grupo de aficionados prefirieron fundar un nuevo club, el S.V. Austria Salzburg, con los colores morados e historia tradicionales, en ella se encuentran numerosos títulos nacionales y jugar una final de UEFA contra el FC Internazionale Milano (1994).

La 2ª jornada fue contra el VfL Wolfburgo, 7º en la Fußball-Bundesliga”. Huelga decir que el club es propiedad al 100% de la consabida casa automovilística. Su estadio habitual,  el “Wolkswagen Stadium”, tiene capacidad para 30.000 espectadores y hay 26.000 abonados, pero tiene otros dos muy amplios para escalafones inferiores. Ha sido campeón de la “Bundesliga” en 2009 y es habitual en las competiciones UEFA. La empresa propietaria nació y radica en la misma ciudad del club. En este encuentro, si no es por la actuación de Bono y porque a indicaciones de la sala VOR-VAR, el búlgaro Georgi Kabakov, decretó pena máxima en el minuto 87 que habilitó a Rakitic a hacer el empate, la visita del SFC a la Baja Sajonia se habría saldado con derrota inapelable.

El desplazamiento a Lille para jugar frente al club local, el Lille Olympique Sporting Club (LOSC) tuvo idéntico guión a los anteriores. Era la 3ª vez que se visitaba la región de Hauts de France, los precedentes no eran buenos, y el choque del 20-10-21 en el Pierre-Mauroy deparó un 0-0 esperanzador aún jugando mal. Esta entidad del Norte de Francia ha pasado por varias manos desde su conversión en SAD. Su palmarés es de cinco títulos de liga, seis de la Copa de Francia, y una Supercopa francesa. Desde 2020 es de una empresa luxemburguesa, Merlyn Partners  SCsp.

La vuelta del día 2-11-2021 en el RSP ya es conocida y reciente. Antes de la metedura de pata de Delaney, prácticamente desde el gol de Ocampos, se barruntaba el empate. Afortunadamente nadie en el club ha querido excusarse en el penalti apuntado desde la sala VOR-VAR al muy mal árbitro por otros motivos, el rumano István Kóvacks. Más triste no ha podido ser nuestra participación.

Cuando en Agosto se publicó el Grupo G la mayoría pensábamos que era asequible. Pues no, no lo era. Dos de los que prácticamente nos han echado a patadas de la actual LdC tienen detrás un potente modelo de gestión basado en empresas locales, poderosas, afines a sus ciudades y a sus entidades representativas que se traducen en muy buenos equipos profesionales. Nuestro SFC no desmerece en historia y potencial deportivo a éstos, pero antes de quejarnos por el mal torneo hecho, los sevillistas deberíamos informarnos sobre la potencialidad de los equipos a los que nos hemos enfrentado.

El modelo el SFC sigue siendo exitoso, no lo cuestiono, pero tal vez no dé para superar lo mucho hecho ya. Dejando fuera el debate sobre el juego propuesto por Lopetegui, puede ser válido para la Liga española. La realidad plasmada de sopetón nos ha cogido por sorpresa en esta fase de grupos. Sevilla no es Salzburgo, Wolfsburgo o Lille. El SFC compite en su ciudad, que no es rica, con los “balompédicos”. Aquí no podemos esperar a empresas locales que financien nuestra sociedad porque no las hay, y no está en nuestro ánimo acudir a un capital foráneo por razones ya expuestas en anteriores artículos. Quizá  en Lille si lo estén, pero no en Sevilla. Así que la realidad se nos ha impuesto.

No deseo ser agorero, más el palo es gordo porque afecta a lo presupuestado, y más si ni siquiera se alcanza la participación en UEL, también porque se ha producido en vísperas de un B/S (odio el anglicismo derbi, y más si se le añade un calificativo) en el Estadio de la Exposición de 1929, y además por el daño provocado a la moral de la afición quedando aún la 2ª parte de la 1ª vuelta donde nos esperan los punteros del CNL. Escrito esto, alguien debe amonestar severamente a Delaney sobre sus salidas de pata de banco y de paso aconsejar a nuestro primer entrenador que no se desquicie tanto en la banda porque pienso que sus nervios son perjudiciales y los transmite al equipo. Y nada más, espero que nos levantemos y si no… pues lo de siempre: ¡Viva el SFC y su sufrida afición, hasta la muerte!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies