Cabecera Columnas Blancas
image
RAFAEL CÁCERES 04/11/2021

Cuestión de méritos

Siempre me fastidió que no reconocieran nuestros méritos cuando arrancábamos 1 ó 3 puntos en casa del Real Madrid, Atlético o Barcelona. Tanto el periodismo de allí como su afición criticaron a sus equipos, entrenadores, jugadores… por el mal partido hecho.

El ninguneo al rival era (sigue siendo) evidente. El equipo invisible que se llevaba puntos no fue nunca por el buen juego realizado, sino por el mal planteamiento del entrenador o por cualquier motivo propio y ninguno ajeno.

Eso que tanto me fastidia, lo estoy viviendo ahora en Sevilla. Hemos llegado a un punto de creernos tan buenos que ignoramos al rival, como si nos creyéramos que el contrario no juega.

Si el Lille se llevó los 3 puntos fue porque jugó mejor que el Sevilla, su planteamiento táctico en defensa fue formidable (no había sitio por donde entrar, aunque hubiese durado el partido 2 horas más) y el nivel físico de sus jugadores estuvo muy por encima de los nuestros. Si a eso le añadimos su intensidad y su juego aéreo, tendríamos las claves del resultado.

El martes pudimos entender por qué el Lille fue el campeón de la Ligue1 por delante de un tal PSG. Aunque ahora no esté en su mejor momento en la competición doméstica, quien tuvo retuvo. Y en el Sánchez-Pizjuán retuvo con todas las de la ley.

Tuvimos nuestros fallos, errores de primerizos, jugadores señalados, falta de profundidad… todo lo que vertemos en las redes y los grupos de WhatsApp y, sobre todo, recibimos un baño táctico.

La soberbia nunca fue buena compañera. No nos creamos lo que no somos, por mucho que nos lo quieran vender. Esto es Champions y nadie está ahí por ser un paquete. Hemos crecido mucho, pero tenemos que seguir creciendo para dominar en Europa.

Un poco de humildad, de reconocer nuestras limitaciones (para crecer) y de valorar el trabajo de los rivales no nos vendría mal.

Que la exigencia no sea ilimitada. Ojalá en los próximos partidos seamos mejores que los dos ‘…burgo’ que nos quedan y podamos disfrutar de las victorias por nuestros méritos, que también los tenemos y muchos, aunque en ocasiones el contrario nos los oculte.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies