Cabecera Columnas Blancas
image

Surrealismo

No es muy complicado percatarse de las corrientes de opiniones que se percibe del sevillismo a nivel general, ya que a las tradicionales tertulias de bares, se han unido de forma multitudinaria las redes sociales de internet (Facebook, WhatsApp y Twitter). En realidad esto último es la mejor metodología para medir la opinión pública.

Es decir, ahora se percibe más claro el sentir general de la afición.

Esa opinión generalizada en el verano del 2019, casi unánime, de rechazo a la contratación de Julen Lopetegui para que fuera nuestro entrenador, estaba fuertemente arraigada al sentir de gran parte del sevillismo, hasta el punto de que, aún con los magníficos resultados de estos casi dos años al frente del equipo, la mayoría de ellos no han cambiado de opinión, solo la guardan para poder sacarla a relucir al primer contratiempo del equipo, incluso cuando ni siquiera hay contratiempos.

El Sevilla este domingo ha jugado un pésimo partido que le ha costado su primera derrota de la temporada. Ello, junto a las críticas por insistir alineando algunos jugadores señalados por la afición (sobre todo Suso y Rakitic), ha permitido que los anti-Lopetegui del verano del 19 vuelvan a manifestarse de forma masiva contra el entrenador vasco.

No hablo de criticar decisiones, yo mismo critico cosas con las que no estoy de acuerdo. Sin ir más lejos, los dos últimos partidos Lopetegui ha cometido errores que han repercutido de manera negativa en el equipo. Faltaría más que estuviera exento de críticas. Pero son críticas puntuales, como uno puede criticar un mal partido de Kounde o de Acuña.

Hablo de perder la perspectiva de los resultados por el hecho de intentar arrimar el ascua a su sardina, cuando hay motivos elocuentes para dejar la sardina donde está.

El Sevilla ha tenido por diferentes motivos una pretemporada mala. No mala de resultados deportivos que eso no importa. Mala de preparación para el devenir de la temporada. O mejor dicho, para el comienzo de la temporada. Podíamos decir que el equipo está realizando la pretemporada compitiendo.

Como resultado de esos inconvenientes, como no podía de ser de otra manera, hay muchos jugadores que ha comenzado la temporada con menos nivel del que nos pueden dar. Algo que, por supuesto, tiene que repercutir en el juego del equipo. Puedo poner como ejemplo, por distintas circunstancias, a Navas, Acuña, Kounde, Suso, Papu, Jordán, Ocampos, Oliver o, como es lógico, por adaptación a los recién llegados. Todos tienen que mejorar y, sin duda, lo harán. Lo veremos en dos meses.  Mientras eso ocurre, mejor estar arriba teniendo en general buenos resultados.

Y sí, digo buenos resultados, a pesar de que empates fuera de casa ante la Real (colíder de la liga) y ante el Wolfsburgo en Champions se consideren malos resultados y se hayan criticado mayoritariamente.

De ahí cuando digo lo de perder la perspectiva de los resultados.

Sí, sabemos que la afición del Sevilla es exigente y lo veo bien. Fundamental para el crecimiento del club. Pero cuando se pasa esa frontera los adjetivos de denominación cambian. Por ejemplo, surrealistas. Y surrealista es pedir el despido de un entrenador que hasta ahora está haciendo un excelente trabajo.

Estoy seguro de que en ese movimiento anti-Lopetegui, que surgió hace dos años, nunca han cambiado de opinión, solo tenían que esperar su momento. Y el momento parece que les ha llegado, con la insistencia de alinear a Suso y perder el primer partido de la temporada.

Surrealismo.

You might also like

Lopetegui

Que el Sevilla F.C., ha tenido una mejoría sustantiva, en todos

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies