Cabecera Columnas Blancas
image
RAFA VELASCO 07/10/2021

Me niego, por nuestros abuelos

Érase una vez un deporte que aglutinaba a las masas cada domingo a las 5 de la tarde y en el que los aficionados decidían los designios del club.

Hoy en día suena a cuento, pero es nuestra historia y quiero seguir soñando con que el Sevilla FC sea el sentimiento que heredé de mi padre y que llevo conmigo día a día como parte intrínseca de mí.

No soy un incauto y conozco perfectamente la realidad que nos ha tocado vivir, en la que hemos pasado a ser meros clientes o incluso menos que eso.

Todos sabemos que mandan las acciones y en puertas de una auténtica batalla por el poder en el Sevilla FC, los aficionados que no tienen acciones, parece que no interesan o simplemente quedan relegados a valor cero.

Y en este punto es en el que me quiero parar y salirme de los renglones que parecen estar ya escritos.

Aunque ya sepamos que en la Junta de Accionistas solo vota el capital, me niego a conformarme y a decir que no tenemos nada que hacer porque de esta forma estaremos perdiendo a nuestro club de manera definitiva.

El Sevilla FC tiene un patrimonio muy rico, en el que se encuentran el Estadio Ramón Sánchez-Pizjuán y la Ciudad Deportiva José Ramón Cisneros que no son, ni deben ser nunca, propiedad de unos pocos que compraron acciones en su día pero que eso no los hace dueños de un patrimonio que no es suyo.

Si alguna vez llegara a ser así, estarían robando a nuestros abuelos que lo levantaron con mucho esfuerzo y sufrimiento.

En estos días en los que se habla más de acciones y del resultado de la junta que de lo que realmente pueda interesar a los sevillistas, escuchas a unos y a otros, cegados por las ansias de poder y solo ves mucho nerviosismo y muy poco sevillismo.

Hermanos sevillistas, por ley no somos dueños del club pero sí lo somos.

No podemos votar en la Junta, pero si debemos mostrar nuestras opiniones y nuestro poder en nuestra casa, antes y después de los partidos.

Dicen que nuestra opinión no vale para nada porqué nos repiten día a día que es así y agachamos la cabeza, pero no se engañen, sin nosotros no son nada, aunque crean que no nos necesitan.

El Sevilla FC está por encima de todos nosotros y sigue siendo nuestro sentimiento, aunque muchos nos martilleen con el discurso pragmático de que ya solo es una empresa.

Me niego a reconocerlo, me niego a poner la carita de tonto mientras roban el patrimonio de nuestros antepasados y sobre todo me niego a ser cómplice de este hurto de sentimientos.

Solo pido que podamos seguir mirando con orgullo al “Tercer Anillo” y no con vergüenza por no haber estado a la altura que ellos merecen.

¡¡Viva el Sevilla FC, que nos legaron nuestros abuelos!!

Va por ustedes.

You might also like

Cincuentenario

La primera vez que pisé el Ramón Sánchez-Pizjuán no fue para

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies