Cabecera Columnas Blancas
image

Actualidad en clave sevillista

Andamos los sevillistas revueltos y crispados, en éstos, aún, inicios de la temporada 2021-22. Tal vez el parón para los “bolos” que la UEFA perpetra para las selecciones nacionales nos venga bien a todos para reflexionar sobre los diversos aspectos que nos preocupan: el juego del primer equipo, la marcha del Sevilla At. en la nueva 1ª RFEF, y evidentemente la próxima JGA del 26-10-2021. Ningún orden preferente en estos tres temas que he seleccionado, simplemente me ha salido así.

Guste o no, sean o no fervientes admiradores del primer entrenador, habrá que reconocer que como mínimo hay debate. Y lo hay sobre el sistema de juego y la manera de enfocar cada partido. Como le sucede a J.M. Ariza, entiendo poco de tácticas, de geometrías en la pizarra del vestuario, de “gestos técnicos”, “palos largos y cortos”, “propuestas de partido” y demás. Solo que llevo 60 años viendo fútbol y sobre todo al SFC y algo habré aprendido. Mi deseo es ver al Sevilla ganar siempre y los partidos asegurados lo antes posible. Bajo la batuta de Julen Lopetegui lo 1º se cumple casi siempre, no así  lo 2º. Entiendo y comparto el respeto debido a todo contrario, pero no el miedo. No me vale lo de “resultados ajustados porque es el sino de la Liga Santander”. Cierto que hay más igualdad, bienvenida sea, pero el Sevilla no debe perder ciertos encuentros. Nuestro equipo puede perder contra los del Duopolio+1, contra Atlethic, Valencia CF, Villarreal, incluso contra “los otros” de nuestra ciudad, pero contra ninguno más. Se puede dar el clásico partido tonto contra un colista que los jugadores le cogen asco desde el inicio y normalmente lastrados por decisiones arbitrales polémicas. Quiero pensar que ese fue el caso del encuentro del domingo en el Nuevo Los Cármenes en donde se vio a un equipo impotente y desquiciado y en el que el entrenador rival parecía el veterano que daba una lección al novel.

Nos cansa el juego horizontal y la tozudez del de Asteasu en varios aspectos: no ir a por los partidos desde el minuto 1 cuando el que hay enfrente es un rival claramente inferior, sacar el balón jugado desde el “arquero” con el riesgo grande que conlleva o alinear de salida a profesionales que no están en su mejor momento. ¿Es Augustinson un nuevo caso Dabbur? La irritación de los que vimos el partido por TV se explica por esas causas y porque se perdió ante un equipo que en la presente liga no había ganado ningún encuentro desperdiciando la oportunidad de “agarrar la punta de la tabla”. No quiero ni pensar el rebote de los que se desplazaron confiados a Granada. Entre líneas algún que otro peso pesado de la plantilla ya ha insinuado, entrevistado en “zona flash”, ciertas inconveniencias del sistema. No es solo el punto de vista de algunos aficionados “mestallizados”. Ahora bien, si lo que ocurre es que se ha sobrevalorado la plantilla entonces alguien está vendiendo humo. En resumen, algunos pensamos que hay plantilla y “fondo de armario” para plantear el juego de otra manera.

Sobre el primer filial, encuadrado en el grupo II de la nueva 1ªRFEF qué voy a escribir, más bien preguntar. ¿Está capacitada su plantilla y su entrenador para competir en una categoría en la que militan clubs y futbolistas históricos? ¿Por qué se ha “tragado” una composición de grupos en donde hay un claro desequilibrio de potencial deportivo entre ambos? Va el penúltimo habiendo ganado un solo encuentro, ¿Saben los del Consejo que descienden cinco equipos directamente a 2ª RFEF? Si se va a reaccionar ya se va tarde, y, en tal caso ¿Dará para mantener la categoría?

Como seguidor del filial, me apena verlo caer por esos campos de Dios y en el “Jesús Navas”. Intuyo que la respuesta del Consejo si es interpelado por esta cuestión será la misma que en otras ocasiones: “esperamos una reacción segura” y “es nuestra política”. Si no es la categoría natural del filial nos podríamos haber ahorrado el ingreso en 1ª RFEF. Ignoro cuál es el modelo del Sevilla At., veo a muchos canteranos en otros equipos de la Liga Smartbank desde la SD. Ponferradina hasta el Almería, pero solo veo a Iván Romero en el primer equipo debutando en el Wolkswagen Arena de Wolfsburgo. No estoy seguro de que fuese el momento y el lugar más adecuado.

Y el último caso de inquietud y desasosiego actual para los sevillistas es la próxima JGA. Puede que en general se piense en una división entre los partidarios de quienes lideran los dos grupos representativos del gran accionariado. Puede que sea cierto, o puede que no. En este sentido, nunca he ocultado mi filiación en Accionistas Unidos a través de la Asociación de Pequeños Accionistas con los que tengo sindicadas mis siete humildes acciones. Pero aquí no escribo por ellos, si no por mí,  y me atrevo a asegurar que las bases están solo con el Sevilla FC y nunca votará a favor de la presencia en el Consejo de ningún capital foráneo, ni procedente de Delaware, de Singapur, de Malaysia, del Mundo Árabe, o de Burgos, vayan de la mano de quien vayan, ya sea de la de D. José Castro Carmona o de la de D. José Mª. del Nido Benavente.  Sabemos cuál es la ley y que en estas votaciones manda el capital, no el sentimiento ni la mayoría simple de votantes, pero sepan los grandes capitales que preferimos una  mediocridad permanente a ser campeones de liga un año y caer luego porque los dueños que viven a 10.000 Kms.de distancia y tienen otros muchos negocios deben recuperar su inversión. Preferimos mantener la esencia de nuestro club, la que nos transmitieron nuestros padres y abuelos, a uno o dos años de gloria y “glamour” y luego ser arrojados al abismo porque las cuentas no le cuadran al inversor. Ejemplos hay varios, y mucho me temo que el próximo va a ser un club de la capital de la Liguria (Italia). Si esta gente, lo que quiere es echar del fútbol al viejo aficionado, lo está consiguiendo; si lo que buscan es una escisión en el seno de la entidad que vaya solo en detrimento de la misma como ya ha ocurrido en otras ciudades también lo está logrando, voces hay ya en ese sentido.

Sabemos también de las maniobras de compras, de la labor de zapa en las peñas y de llamadas telefónicas para persuadir a los propietarios de pocas acciones de sindicarlas o venderlas a ellos. Cada uno se presenta azuzando el miedo contra “los americanos”, uno porque los va a echar, y otro porque los va a controlar. Es la Ley y poco podemos hacer ante ella, solo agrupar y sindicar nuestras valiosas acciones con quienes representan al pequeño accionariado (me niego a nombrarlos minoritarios ya que somos mayoría) a fin de aumentar el porcentaje de capital en JGA y manifestar una clara oposición a inversores extraños. Ojalá que en la JGA salga lo mejor para el Sevilla y el sevillismo y que predomine el cariño y el sentimiento por la sociedad antes que el negocio o la creencia de  que el Sevilla es un medio de vida. Lo dudo.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies