Cabecera Columnas Blancas
image
Autor
PACO ESCARTI 29/09/2021

Hemos perdido el norte

Entiendo que todos conocéis el origen de la frase “hemos perdido el norte”, pero por si quedara algún despistado y de forma breve, comentaros que viene de los antiguos navegantes que a falta de horizonte, una vez que se acababa el día y para no desviarse del rumbo, tenían la necesidad de guiarse por la Estrella Polar o Estrella del Norte.

Si por cualquier circunstancia dejaban de ver esta estrella, perdían el Norte y por lo tanto el rumbo, quedando perdidos y desorientados. Mal asunto.

Pue nosotros que seguimos teniendo las mismas estrellas, pero además contamos con la más sofisticada tecnología para la navegación y para nuestro día a día, no es que hayamos el perdido el norte, no, es que hemos perdido el norte, el sur, el este y el oeste.

Vamos que no sabemos dónde estamos, de dónde venimos y adónde vamos. Un autentico despropósito.

Toda esta parafernalia que habéis tenido que leer para llegar hasta aquí (benditos seáis por vuestro tiempo libre) podríamos aplicarla a cualquier tipo de artículo que se os ocurra sobre la actualidad de este país.

Política, economía, relaciones internacionales, catástrofes naturales, religión, fanatismo, violencia, ocupación, cultura. En fin, todas esas cosas que vemos, leemos y escuchamos a diario que vienen ocurriendo en el mundo.

Pero sin embargo y a riesgo de ser excesivamente localista, voy a referirme a algo que tenemos muy cerca y que los aficionados al fútbol (sí, esos raritos y cada vez peor comprendidos) estamos padeciendo partido tras partido.

El aficionado al fútbol, al menos el aficionado sevillista que es el que mejor conozco, tiene sus costumbres, rituales o manías, que ha aprendido de sus padres y abuelos y que entiende que van unidas de la mano del propio fútbol. Cierto que la esencia del futbol puede que sea el gol, los jugadores, el estadio, los colores, el escudo……………………

Lo que queráis, pero todo esto es completamente absurdo si yo en un partido no me puedo comer dos o tres paquetes de pipas o el mítico bocata de tortilla que nos hacía mi madre, por ejemplo. Porque de la cerveza CON ALCOHOL, como Dios manda, de eso ya ni hablamos.

¿Y a qué viene esto? Pues a que parece que el fútbol es el patito feo, el hermano pobre, el primo tonto o el cuñado pesao.

Los aforos están al 100% en prácticamente la totalidad de espectáculos incluso en recintos cerrados. El fútbol, al aire libre, solo permite el 60%.

Si voy al cine puedo comerme un tanque de palomitas, dos bolsas de chucherías y beberme 2 litros de cocacola, estando encerrado en una sala. En el fútbol no sólo no se puede llevar comida sino que ni siquiera puedo comer pipas.

ESO ES UN SACRILEGIO

Quieren crear afición al deporte. Pues a ver cómo aguantan a un niño en una grada, con la mascarilla puesta 2 horas y sin un triste bocata o refresco que darle. Vamos, ni a un niño ni a mí, que bastante penitencia llevamos por culpa de unos cuantos energúmenos y de unos gestores ineptos con el hecho de no poder tomarme una cerveza en condiciones viendo un partido de futbol cuando eso mismo puedo hacerlo en los toros o en un concierto.

No puedes llevar agua de casa por si hay una nueva oleada de COVID pero sí puedes pagarla a 2 euros porque ahí es imposible que haya contagio.

Impiden que la gente salga a partir de cierto minuto y tiene que esperar indicaciones, no como a la entrada que en la puerta 5 parece el “embarque del ganao”.

“Mantengan la distancia de seguridad por favor”……….¿pero qué distancia de seguridad?, ¿la que tengo con mis dos hijas en la grada? ¿o la que tengo con las mil personas con las que coincido al entrar en el campo?.

Vale que tenga que llevar la mascarilla, aunque antes haya estado de previa 5 o 6 horas (sí, eso es así y no preguntéis……) con varios amigos, alrededor de una mesa en un bar con las mascarillas en los bolsillos.

Tremendo lio en algunas puertas con los dichosos QR en los móviles. ¿Alguien me puede explicar qué diferencia hay entre acercar a la lucecita el móvil o acercar el carnet?

Digo yo que a pesar de la inutilidad más que demostrada de nuestros dirigentes políticos y a la ausencia total y absoluta de comités de expertos (que no os engañen, ni existen ni han existido), alguien aparecerá en este bendito país que se dedique a pensar de una vez en la gente, en la economía, en los negocios, en el futuro y dejarán de pensar en SUS chiringuitos, en SU presente y en SUS economías.

En Andalucía estamos ya sobre el 90% de personas vacunadas, posiblemente el tope al que podamos llegar o muy cercano. Las cifras de positivos, hospitalizados, UCI y fallecidos ha tenido un increíble descenso, gracias a Dios, a la paciencia de la gente y a la labor de los sanitarios.

¿Cuándo terminaremos de normalizar la situación en el fútbol?

¿Cuándo terminaremos de normalizar la situación en el país?

¿Cuándo tendremos unos políticos normalizados?

El Norte amigos míos, hemos perdido el Norte.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies