Cabecera Columnas Blancas
image

¿Tongo en La Línea?

Según la RAE, la palabra tongo, tiene su origen en la germanía tongo, que significa componenda o engaño. La primera forma reconocible aparece en un juego medieval de apuestas con fichas o monedas en lo que actualmente es territorio español, donde ya un “tongo” era un “apilado de objetos”, el toco de fichas o monedas que le da el nombre al juego. Y significa engaño o trampa consistente en dejarse ganar en una competición, especialmente deportiva, a cambio de dinero. En la esfera política es un amaño del resultado de una votación u otra cosa. Viene a ser lo mismo.

Actualmente, la palabra tongo en el ámbito deportivo está en desuso, si no desparecida completamente. Hoy, los plumillas-gurús, especialmente los de la villa y corte, prefieren el palabro “bizcocho” para definir extrañas componendas que provocan resultados atípicos e inesperados en esto del fútbol, eso sí, sólo se preocupan de tales menesteres cuando a alguno de los equipos de sus filias o fobias les afecta. Explico esto porque a las generaciones actuales les parecerá extraña la palabra, pero a los ya de 3ª edad, no. Sabemos que era algo habitual en el boxeo, y también a veces en el fútbol, en nuestra liga, y sobre todo, al final de cada temporada. Ejemplos hay, a manojitos.

La explosión de las apuestas, ajenas a las clásicas quinielas, provocó un ascenso de tales prácticas y llevó hace algunos años a futbolistas y a clubs al banquillo de los acusados por las sospechas de amaño, incluso por goles en tramos de partidos. Prácticamente erradicado el vicio en la LFP, es más frecuente en las categorías inferiores de nuestro fútbol.

El pasado domingo, en el estadio municipal de La Línea de la Concepción (Cádiz), se produjo un resultado que por afectar negativamente a nuestro primer filial, el Sevilla At. Club, me llamó poderosamente la atención: Real Balompédica Linense – 0 – Córdoba CF – 5.  Ambos equipos, encuadrados junto al S.A.T. en el mismo subgrupo de ascenso a 1ª RFEF por su clasificación en la anterior fase regular del grupo IV de 2ªB, han desarrollado a lo largo de esta extraña competición en el curso de la pandemia trayectorias bien diferentes. Mientras que la RBL entró en esta 2ª fase como segundo clasificado, por detrás de nuestro filial, el Córdoba CF llegó en situación bastante más apurada. Un equipo hecho para jugar los play offs de ascenso a la Liga Smartbank ha estado en serio peligro de pelear por mantener la categoría y hasta tener un doble descenso, prácticamente daban por bueno el haber logrado plaza para esta fase que a dos de sus seis componentes da derecho a disputar la próxima temporada 2021-22 el campeonato de 1ª RFEF.

La RBL aseguró en La Nueva Condomina de Murcia el primer puesto, por el contrario, el SAT se ha dejado arrebatar la 1ª posición con la que empezó esta fase, y está en el 2º puesto, y tras el mencionado y escandaloso resultado del domingo, a un solo punto del Córdoba CF. El equipo de la ciudad califal solo había ganado un partido en este período ante la UD Tamaraceite, como el Sevilla At., pero en todo el campeonato, incluida la fase regular, solo había logrado 24 goles. Ninguna goleada ni en El Arcángel ni fuera.

Por otro lado, la “recia balona”, apodo como se conoce en la provincia de Cádiz al club representativo de la ciudad de La Línea de la Concepción, el domingo hizo de todo, menos ser “recia”, al revés que en las dos fases del presente campeonato. Llama la atención cómo se fajaron sus jugadores un par de jornadas antes contra nuestro filial. Argumentarán que conseguida la clasificación para 1ª RFEF “estaban en chanclas”. Puede ser, pero ¿hasta el punto de encajar un resultado humillante? La próxima y última jornada rinde visita al “Jesús Navas” la RBL, la pregunta es ¿Seguirán en chanclas?

Para la afición sevillista está claro que el Sevilla At. está para lo que está, proporcionar canteranos al primer equipo o sacar réditos por ellos. A sus seguidores nos da igual estar en una u otra categoría y además tenemos claro que no se debe entrar en batallas en las que poco hay que ganar y mucho que perder. Pero que no nos tomen por idiotas. Una petición de investigación a las instituciones federativas ante tan sospechoso resultado, insisto, 0-5 entre dos equipos con trayectorias diametralmente opuestas, llevaría al Sevilla FC, como entidad, casi con toda seguridad a un desgaste de su imagen. De nuevo el club poderoso que acosa y no deja respirar a los pequeños. “¡éstos sevillanos!”.

Esperemos que Paco Gallardo y los jugadores que alinee el domingo estén acertados y ganen el partido, vengan los profesionales de la “recia balona” en chanclas o no. Pasará lo que tenga que pasar, pero al menos con este escrito, que sepan en Córdoba y en La Línea de la Concepción, que lo del domingo último en el municipal linense, suena a un tongo del tamaño del Peñón de Gibraltar, y que los sevillistas no nos chupamos el dedo.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies