Cabecera Columnas Blancas
image
IKER CASTAÑO 24/04/2021

El que no lo siente, no lo comprende, Florentino

Pregunto: ¿Hace falta perder más tiempo? Ni nos va ni nos viene. Y si tenían dudas, ahí está la bofetada de realidad (amigos fundadores). El Sevilla FC lo dejó claro: “Este enfoque es manifiestamente contrario a nuestro ADN de nunca rendirse y de ponerse retos cada vez más ambiciosos, con la idea de superarlos día a día en el terreno de juego”. El Sevilla FC y la meritocracia van de la mano, no se entiende una sin la otra (como para colárselo a esta entidad). La evolución de los últimos años ha marcado un giro radical en el club ganado a base de sacrificio en todas las parcelas. ¿Quieren empeñarse en quitarnos el mérito de todo lo que hemos conseguido en los últimos años? Sigan intentándolo, no lo conseguirán (o si no, pregunten a cualquier aficionado que celebró el tanto de Podestá desde su asiento del Ramón Sánchez Pizjuán). Si a ello le unes la misma dirección que toma el aficionado sevillista, Florentino, permítame decirte, no sigas campeón. Yo se lo digo sin agresividad, con algo de ironía eso sí (lo de campeón, porque ha fracasado). Parece que le ha dolido lo que le ha dicho Ceferin (presidente de la UEFA). El mismo del Yosé y el abrazo.

¿Hace falta mandarle por fax al despacho del presidente del Real Madrid y al de los demás clubes fundadores el código ético donde se fundamentan los valores del Sevilla FC? Creo que no, ¿para qué?. Rechazo total, rotundamente no a una Superliga creada únicamente para el beneficio económico de “clubes grandes” (“un torneo basado exclusivamente en parámetros económicos” parafraseando al comunicado del Sevilla FC), por mucho que quiera negarlo el Sr Florentino Pérez. Pero no están todos, el Sevilla FC es más grande que muchos de los que estaban ahí. Y no creyó conveniente en subirse al barco para luego bajarse a las horas. Orgullo y dignidad lo primero, y pensando siempre en el alma de este club, el que quiere al escudo como a su padre o su madre.

Dejen que sigamos soñando con las competiciones que tenemos por delante cada temporada, que no son pocas. Cada vez nos estamos permitiendo más, por trabajo y méritos propios y no tanto por dinero, el lujo de estar en una nube, cada temporada, con la plata en el horizonte, sea lo que sea, luchando cada partido como si fuera el último. Y ahora resulta que vienen unos pocos a “salvar el fútbol”. No saben lo que significa. Váyanse de aquí, señorías. Dejen que disfrutemos viajando a campos pequeños (en Escobedo me lo pasé como un niño al que le regalan la camiseta de su equipo), que eso sí es fútbol, el de verdad. El Consejo de Administración del Sevilla FC volvió a estar a la altura de un club señor, elegante y que no pierde la dignidad por unos pocos que pretenden hacerse más ricos, incluso los hay quienes quieren paliar las pérdidas, gestiones alicaídas, deudas millonarias. Déjenlo ya, hagan caso al aficionado del fútbol.

Queremos seguir escuchando la composición de Tony Britten (el himno de la Champions, para los amigos) con el palmeo de la afición sevillista. Sí, y queremos hacerlo ante clubes que nos duplican, triplican o cuadruplican en presupuesto. Darles una lección de que también podemos enfrentarnos a ellos. Queremos seguir sudando sangre, claro que sí. Antes se debe pasar la fase de grupos, y por mucho que Florentino infravalore la competición hasta cuartos, pregúntele al aficionado sevillista qué siente jugando ante el Krasnodar, Maccabi o Salzburgo, por decir algo. Se les va la vida en ello, porque aman el fútbol de verdad, aman el Sevilla FC, y no necesitamos dos partidos contra la Juventus o Manchester United cada dos semanas. Nos conformamos con la Roma o el Wolves. El que nunca lo ha vivido, ¿qué va a decir?. En esa tesitura se mantienen los aficionados de Madrid o Barcelona, los ingleses pueden salvarse, allí lo viven de otra manera. Pero ¿Nervión?, ¡por favor! Las noches grandes que nos ha dado y seguirá dando. Lo que pasa que el que no lo siente, no lo comprende. Y fíjate si vivo lejos y lo poco que lo he sentido (desgraciadamente), que escucho el latido de cada corazón sevillista y la emoción de cada partido a mil kilómetros. Game over Florentino, venga con otra cosa, que esto no se lo come nadie.

(He leído por Twitter lo que sería un Sevilla-Real Madrid este próximo domingo con 45.000 almas y aficionados de verdad, ni me lo imagino…)

You might also like

Avaricia

“Barroco es aquel estilo que deliberadamente agota (o quiere agotar) sus

La neolengua

Saludos. George Orwell, en su magnífica obra “1984”,  inventó el término

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies