Cabecera Columnas Blancas
image
PEDRO GONZÁLEZ 23/04/2021

El fútbol de los ricos

El invento de D. Florentino ha durado menos que un caramelo en la puerta de un colegio.

La declaración unilateral de la creación de una Superliga, ajena a FIFA y UEFA, formado por doce clubes europeos de sólo tres países y financiada por grandes multinacionales con una oferta mareante en lo económico, donde R. Madrid y Barça, iban a sacar 350 millones de euros sólo por participar, ha resultado ser un fiasco, un ridículo mayúsculo con resonancia mundial.

Un ridículo no sólo del promotor, sino de todos aquellos partícipes en esta baladronada elitista, en la que han intervenido, cómo no,  medios de comunicación “afectos al régimen”, es decir, lo de siempre y los de siempre.

Toda una gama variopinta de lameculos propagandistas, baboseando las maravillas del invento florentiniano, que, para más inri, ha contado con el beneplácito de un Juzgado madrileño prohibiendo, expresamente, nada más y nada menos, a la FIFA y a la UEFA, que pudieran impedir al todopoderoso Sr. Pérez llevar a cabo su delirante sueño.

Quién crea que esta idea trasnochada del Sr. Pérez obedece a un “tira p’alante primo”, como un concepto que ha surgido de improviso, está más que equivocado.

Estos dos últimos días, en las redes sociales se han parido informaciones de todo tipo, pocas a favor, y sobre todo, muchas en  contra de la European Super League.

Lo verdaderamente jugoso que se puede entresacar de las informaciones vertidas en las redes, es la más que sabida, pero poco informada, de la precaria situación económica de los tres equipos españoles que formaban parte de esta fanfarronada sin sentido.

Las escalofriantes cifras de endeudamiento de Barça, R. Madrid y Atleti son el único argumento real que ha movido a estos clubes a buscar otras soluciones distintas de los dineros que sacan de la Champions League, que ya no les llega para tapar sus malas gestiones deportivas y económicas.

La deuda de 1173 millones que asfixia al Barça, tiene una solución difícil, ya que 730 millones son a Plazo Corto (Deuda a pagar en 1 año) y, peor aún, 266 millones que tiene que devolver a los bancos y 196 a otros clubes por los fichajes de futbolistas, todo esto a pagar antes del 30/06/2021.

El R. Madrid también tiene números rojos muy preocupantes. Al cierre de la pasada temporada 2019-2020, su deuda bruta era de 901 millones de euros y la neta de 355 millones de euros.

Tanto Madrid, como el Barça, se encuentran en una situación de fondo de maniobra negativo. El fondo de maniobra es el índice que informa sobre los recursos financieros necesarios para financiar la actividad de la empresa a corto plazo. 

Del At. de Madrid, sólo se sabe que a primeros de este año tenía la intención de renegociar la deuda de 500 millones, solicitando préstamos oficiales y ampliación de plazo de otros créditos bancarios y empresariales por la construcción del Wanda Metropolitano y los carísimos fichajes deportivos.

Esta es la verdadera razón de tamaña insidia. Éste era el verdadero ardid, y no otro, como salvar al fútbol, tal como nos querían hacer creer.

Creo que con esto se comprende nítidamente que la salida hacia delante de los tres integrantes de la nonata European Super League, tenían motivos económicos de sobra para agarrarse a esta solución que suavizaría la mala situación de sus respectivas arcas y desplegaría un tupido velo sobre la verdad de sus responsabilidades ante su nefasta gestión.

Por eso, poco importa que los pobrecitos clubes de La Liga, que año tras año luchan por conseguir mejorar deportivamente en sus respectivas Ligas, hayan puesto el grito en el cielo ante esta disparatada y maliciosa agravante de los poderosos.

Al menos, de toda esta inmensa partidista estupidez, han salido situaciones esperanzadoras. La respuesta de las aficiones de los equipos ingleses, llevando a las direcciones de sus clubes a renunciar a Superliga, es un hecho trascendente. Un arrebato de cordura para parar la imbecilidad y torpeza de sus dirigentes.

La drástica decisión de la FIFA y UEFA, de someter a los equipos y sus futbolistas a durísimas y descalificantes sanciones deportivas, fueron el primer torpedo en la línea de flotación del buque insignia de la Superliga.

La renuncia de los equipos europeos, con los alemanes del Bayern y el Borussia, a la cabeza, y, por qué no citarlo, la declaración oficial sobre la postura del Sevilla F.C. hecho que llevó al reconocimiento del presidente de la Uefa; la suavona y callada por respuesta de los franceses, el apoyo de destacadas figuras del fútbol, actuales y retirados, y las declaraciones de una ingente mayoría de clubes y asociaciones deportivas de toda Europa y toda índole, han sido demasiado para el sueño florentiniano.

Sólo dos días después de emprender la travesía el barco se ha hundido, llenando de vergüenza a sus emprendedores y a toda la caterva de medios afines a esta chabacana iniciativa.

Seguro que el Sr, Pérez y sus acólitos buscarán otras soluciones u otros inventos.

Pero estas soluciones, estos inventos, no se podrán llevar a cabo sin contar con la intervención de la FIFA y la UEFA, de los demás equipos integrantes de sus Ligas, y lo que es más  importante, con la opinión y favor de sus aficionados.

Con ello hemos ganado, en favor del fútbol, seguir luchando por  su esencia, por su pureza y con el objetivo, siempre, de seguir mejorando compitiendo entre iguales, lejos del tinglado del fútbol de los ricos.

De momento, afortunadamente, el gran proyecto de la Superliga se muere casi antes de nacer.  Descanse en paz.

You might also like

Avaricia

“Barroco es aquel estilo que deliberadamente agota (o quiere agotar) sus

La neolengua

Saludos. George Orwell, en su magnífica obra “1984”,  inventó el término

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies