Cabecera Columnas Blancas
image

El sistema maldito

Ayer leí en la prensa que Lopetegui se plantea, ahora que tiene más tiempo durante la semana, trabajar y mejorar el sistema de tres centrales para utilizarlo lo que queda de temporada.

Sin saber si la noticia es cierta me ha entrado un dolor de barriga como si me hubiese comido pirañas vivas y me estuvieran dando bocados.

Y es que mis temores no son porque esté en contra de ese sistema (Sampaoli lo utilizaba y funcionaba de maravilla), mis temores son porque Lopetegui se ha trabajado un sistema de cuatro defensas que nos ha llevado a ser uno de los equipos más sólidos de la liga y cuando ha decidido cambiar aunque sea esporádicamente al sistema de tres centrales, es decir, al “Gudismo” (el serbio incrustado entre los centrales), el equipo pierde la mayoría de las veces todas las buenas virtudes que nos han llevado hasta la buena situación que tenemos hoy.

Es tan simple como recordar que en la mayoría de los partidos donde Lopetegui ha utilizado este sistema, mi memoria me dice que, a excepción de los partidos contra Atlético y Getafe, ambos en Madrid, son los únicos que han dado buen resultado, mientras que en todos los demás partidos, (aunque se hayan ganado alguno) el equipo ha estado muy por debajo de su nivel habitual.

Para mí está demostrado que al Sevilla actual le sienta muy mal ese sistema. Sus motivos habrá, pero esa es la realidad. Y estoy seguro que si Lopetegui se hubiera olvidado de esa variante tendríamos incluso más puntos.

Soy consciente que este sistema tendrá cosas positivas. Pero también estoy seguro de que, para que se plasmen en el terreno de juego y en resultados, hay que tener los jugadores adecuados y sobre todo tenerlo muy bien trabajado para minimizar los riesgos y fortalecer las virtudes. Pero Lopetegui optó por trabajar otra forma de jugar bien distinta, y la respuesta del equipo fue fantástica, sobresaliendo una insultante solidez defensiva, basándose en un rombo de nombres que ha sido la envidia de Europa. Bono, Kounde, Diego Carlos y Fernando.

Esa solidez con el sistema de tres centrales, se pierde.

Y se pierde, principalmente, porque se juega sin laterales puros. Ahí está la gran tara de este sistema. Las bandas. Lugar donde en este deporte está demostrado que es la ruta más efectiva para crearle jugadas de gol al contrario. No hay solidez defensiva si las bandas no están bien cerradas.

Sé que es una osadía rebatirle un sistema de juego a Julen Lopetegui, pero es algo que llevo sufriéndolo cada vez que Lopetegui lo ha utilizado, y solo de pensar con la posibilidad de que lo tome más en cuenta en lo que queda de temporada me dan escalofrío.

De momento es clave que Fernando esté bien y juegue los partidos que quedan. Porque seguro que no es casualidad que en la mayoría de las veces que Lopetegui ha recurrido a este sistema “maldito” ha sido cuando el brasileño se ha ausentado del equipo.

Así que finalizo mi osada opinión pidiéndole a Fernando que se cuide mucho.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies