Cabecera Columnas Blancas
image

Ladran, luego cabalgamos

Corría el año 2006 cuando en el Sevilla FC se tocó plata, después de varios años de un gran esfuerzo económico para salir de una ruina donde “no había ni para balones”, de ir armando un equipo con “jugadores de los 20 duros” que cada año se hacía más competitivo y mirando al futuro con el único objetivo de crecer en todos los aspectos posibles en los que pudiera hacerlo un club de fútbol. El levantar la Europa League bajo el cielo de Eindhoven pareció el culmen de todo ese trabajo bien gestionado desde los despachos y mejor plasmado sobre el césped. “Ya nos podemos morir tranquilos” fue la frase más repetida mientras nos abrazábamos, llorando de alegría, tras el pitido final de aquel partido.

Hoy en día, a mediados de febrero de 2021, disfrutamos de un club con músculo económico y una grandeza deportiva reconocida mundialmente. Un palmarés que muchos no pueden llegar ni a soñar, compitiendo de tú a tú con las mayores potencias del planeta y dando tantas alegrías que eso de “yonkis y gitanos” parece venir del constante estado de éxtasis en el que vive el sevillismo y por ir de celebración en celebración cada dos por tres.

El Sevilla Fútbol Club provoca que su afición viva en un hermoso cuento de hadas.

Esta felicidad plena en blanquirrojo trae también como efecto colateral que otros se ahoguen en el océano del delirium tremens. Periodistas, aficionados e incluso histéricos historiadores a los que los éxitos sevillistas han provocado un daño emocional irreversible. Dijo Einstein una vez que “sólo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera”. Yo de verdad que no sé a qué reflexión hubiera llegado este hombre de haber realizado un estudio de campo por la Ciudad Imaginaria y la del Decano del fútbol patrio.

Ande yo caliente, ríase la gente. Que hablen de mí, aunque sea mal. Ladran, luego cabalgamos.

Estamos, a mediados de febrero, disputando en un pañuelo los puestos más altos de La Liga, con la eliminatoria de octavos de Champions League a días vista y con una ventaja de dos a cero para jugarnos en Barcelona la vuelta de semifinales de Copa del Rey…

El Sevilla Fútbol Club va a llegar al mes de marzo peleando por todas las competiciones con las que inició temporada.

Como para no estar contentos.

¡Qué grande eres Sevilla!

You might also like

La ilusión

Cuentan las lenguas actuales que el 2021 va a ser un

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies