Cabecera Columnas Blancas
image

Los que mean colonia

Afortunadamente les han parado los pies. Los organismos internacionales que controlan el fútbol mundial han dicho NO. No habrá por el momento competición europea cerrada para unos cuantos, quince miembros “permanentes” más otros cinco no permanentes, entiéndase, éstos últimos en calidad de invitados por sus méritos en el curso anterior. Tan “selecto” club lo integrarían Arsenal, Chelsea, Liverpool, Manchester United, Manchester City, Tottenham Hotspurs, AC. Milán, Inter Milán, Juventus, FC. Barcelona, Real Madrid, At. Madrid, París S.G., Bayern Munich y Borussia Dortmund.

En realidad intentan legalizar algo que ya ocurre “de facto” no solo en España, sino en casi toda Europa. Varios clubs dominan el cotarro local desde siempre gracias a haber estado en el momento y sitio preciso cuando comenzó la alta profesionalización. Pero siempre hay cierto riesgo, no olvidemos que el fútbol es también un juego, y es lo que tratan de evitar. En nuestro país, todos sabemos quiénes ocuparán las tres primeras plazas al final de cada CNL, otra cosa es el orden entre ellas. Y luego se arroja, como hueso para jauría, un 4º puesto para quien lo pueda alcanzar. En todas las llamadas “ligas mayores” de la UEFA ocurre igual, aunque en ninguna de forma tan descarada como aquí.

En tal coyuntura de calendarios apretados por la guerra en forma de pandemia que padecemos, por el enjambre de torneos domésticos y continentales que hacen perderse al aficionado, por la incertidumbre de cuándo volverá el público a los estadios y porque algún club se ha embarcado en una profunda y costosísima remodelación de su estadio, hay quien quiere asegurarse por escrito y ante taquígrafos que va a disfrutar por siempre jamás de los dineros televisivos y todo lo que ello conlleva. Ese es el sentido del proyecto.

¿De quién parte la idea? Casi todo el mundo lo sabe pero nadie quiere aún apuntarse la autoría. El 25-1-2017 tuvo lugar un hecho, bien pregonado por TVE, que como sevillista me llamó la atención. Ocurrió justo después de los tres choques en Copa y CNL que el SFC hubo de padecer aquél enero contra el RMCF, los de los incidentes con Sergio Ramos. La Sociedad Española de Radiodifusión (grupo PRISA) y la UNESCO organizaron en el salón de actos del Museo del Traje en Madrid un acto titulado “Sin respeto no hay juego”. Acudieron entre otras personalidades los presidentes del RMCF (Florentino Pérez) y FCB (J.M. Bertomeu) y el de la Juventus FC S.p.A., A. Agnelli, (último dinasta de la familia que lleva un siglo controlando la entidad turinesa). No pude dejar de relacionar la sarta de lecciones de civismo, valores, modos de actuar contra radicales y de señorío de los auténticos “clubs tops” que desde aquél púlpito se vertieron, con los sucesos recientes  en el RSP. ¿Pudo empezar ahí el esbozo de tan elitista proyecto?

Fue como un marcar distancias con advenedizos, como si las demás aficiones no estuviésemos en contra de cualquier atisbo de racismo, de violencia o de discriminación. Tan claro y rancio  exclusivismo me hizo pensar, pero ahí andábamos con Sampaoli que si se iba o no, “agarrando la punta de la tabla”, las posibles sanciones a Gol Norte y nadie prestó atención.

Conste que a los tres clubs que monopolizan la Liga estoy deseando de perderlos de vista. Está uno cansado de todo su entorno y sus influencias tóxicas, de sus futbolistas mediáticos y del empacho de información por cada una de sus cuitas. Para esta gente, que parece que “mean colonia” (Pablo Alfaro dixit) las competiciones domésticas se les han quedado estrechas y buscan un coto cerrado que les garantice eternamente su supremacía sobre los demás dejando un pequeño espacio para cinco entidades, que nunca, nunca, deberán olvidar que participan en calidad de invitados. Será un ente cerrado, con su espacio, sus normas, sus reglas y sus ganancias aseguradas.

Y ¿por qué ese privilegio? Dirán que es su “histórica hoja de servicios” la que les otorga ese “status”. No dirán que hace 70 años estaban en el lugar y momento perfecto para destacarse de los demás en los despachos. No dirán que tienen a su servicio a políticos, instituciones, prensa afín generalista y especializada (además de la propia) banqueros, y muchas cosas más.

Disfrutar de un club competitivo, como es actualmente nuestro SFC, tiene sin duda que ver con los dineros televisivos. Pero se ha triunfado primero sabiendo vender y luego vencer en el terreno de juego. Nunca estuvo en el sitio y momento adecuado, muy a menudo, al contrario. Lo que hoy es el SFC se lo debe a sí mismo. Soy un viejo aficionado que prefiere las competiciones domésticas a la alta competición continental, pero reconozco que de ahí se sacan los dineros. Ahora bien, de eso, a un club de clubs, cerrado, exclusivo y elitista, va una distancia. Sería un modelo que consolidaría en su posición de hegemonía a los ya muy fuertes. No va con los valores y principios del sevillismo.

You might also like

Identidad

Antes que nada, es mi deber pedir disculpas por no haber

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies