Cabecera Columnas Blancas
image
RAFA VELASCO 23/01/2021

Alberto Manuel Gallego, un portero especial

Se dibuja en su mirada la sonrisa eterna, del que llegó a este mundo para irradiar alegría con un síndrome que llaman de Down, pero que yo lo llamaría Síndrome de la felicidad.

Cuando se le nombra la palabra mágica, SEVILLA FC, se le ilumina la cara y se le escapan sus sentimientos futboleros que siempre van vestidos de rojo y blanco.

Amigo de sus amigos, compañero cariñoso donde los haya, siempre lleva su chaquetón rojo del Sevilla junto a la camiseta de su equipo de la Escuela Integra.

Alberto siempre soñó con ser portero del Sevilla porque a él lo que más le gusta es ponerse debajo de los tres palos.

Hace unos años, Canal Sur TV hizo un video sobre la Escuela Integra donde era entrevistado y decía que quería ser como Sergio Rico.

Pasado el tiempo, cada vez que hacía una parada de mérito en un partido, gritaba a todos que era Vaclik.

Con la llegada del Covid 19, se detuvieron los entrenamientos y ya no se disputaron más esos partidos que son tan importantes para el crecimiento y la integración de nuestros futbolistas especiales.

Una noche de verano, entusiasmado con un nuevo éxito europeo, me dijo por teléfono “ Rafa, te tengo que decir una cosa, ya no soy Vaclik, ahora soy Bono”.

Y para rematar el cuadro, mi amigo Alberto me sorprendía hace unos pocos días con un whatsap en el que me decía que era Dimitrovic y yo, que no sabía nada, le pregunté el por qué, a lo que me contestó de manera rotunda “Rafa, porque lo hemos fichado para junio y es un porterazo , que yo lo he visto”.

Me sacó una sonrisa de oreja a oreja, mientras estaba organizando la programación semanal de Neo FM y me di cuenta de lo afortunado que he sido y soy, por ser su entrenador y sobre todo, su amigo.

En su sevillismo más puro, un día me dijo que tenía que hablar conmigo una cosa importante, después de un entrenamiento y muy preocupado me dijo que los béticos se metían con él y que se enfadaba.

Quería pedirme consejo sobre qué contestar a los vecinos de la otra acera que en un conocido bar de la calle Santa Cecilia en Triana le buscaban las cosquillas. Yo solo pude decirle que no les echara cuenta, que nosotros somos unos campeones y ellos no, aunque creo que no terminó de convencerle mi respuesta.

No se pierde nunca un entrenamiento y mucho menos un partido, pero un día me llamó para pedirme permiso y faltar al entrenamiento porque lo habían invitado al Ramón Sánchez Pizjuán para ver un partido de su Sevilla y esa sí que era una causa más que justificada para faltar.

Su sevillismo sincero y lleno de verdad, es un regalo para todos los que sentimos a nuestro equipo como algo nuestro y debo reconocer que las conversaciones palanganas con él son únicas.

Alberto no cambies, sigue tu camino como buena persona en la vida, disfrutando de tu pasión rojiblanca y que siempre te guie Nuestro Padre Jesús de tu querido pueblo de Guadalcanal.

Sirva este artículo dedicado al gran portero Alberto Manuel Gallego Rivero como homenaje a todos esos sevillistas especiales, qué en su mundo mágico, llevan al Sevilla FC en el corazón.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies