Cabecera Columnas Blancas
image

La curiosa aventura del Sevilla Atlético: en el grupo XI

En estos tiempos de super-profesionalismo llega a perderse el sentido, y el sentir, original del fútbol. Las competiciones nacionales y europeas de alto nivel nos ofuscan y no reparamos en las bases de nuestros equipos. En reciente entrevista, el actual entrenador del Sevilla At. Club (SAC), Gallardo, refiere que, a los noveles que entran a sus órdenes, entre otras muchas cosas, les habla de los importantes jugadores que han llevado la camiseta franji-roja. Desde Oliveros y Paco Gallego a Sergio Ramos y Jesús Navas. Una lista enorme que va desde los 50 del pasado siglo hasta hoy. A más de un sevillista convendría que le recordasen lo mismo, y también a más de uno del actual consejo de nuestro SFC.

En tres entregas me propongo analizar el período de 1960 a 1962, el de la formación de nuestro primer filial, aunque comience con recuerdos propios de finales de los sesenta. Mi primer contacto con el S.A.C. fue fortuito, sabía de su existencia pero nunca lo había visto. En 1968, interno yo en el Colegio Salesiano del Carmen, Utrera, una tarde de domingo, el paseo semanal que los tutores  daban al alumnado derivó al campo de fútbol de la localidad, en la zona del Santuario de la Virgen de Consolación. El “San Juan Bosco” estaba entonces tan abierto en un costado que se veía su interior, así que vi saltar al albero a los dos litigantes, y raudo pregunté a un guarda gruñón que vigilaba posibles “cueles” quiénes jugaban, secamente respondió que “el Utrera y el Sevilla”. Quiso decir CD. Utrera (CD. Kimber entre 1960 y 1964) y Sevilla At. El local iba de rojo y el SAC de blanco con medias “palanganeras”, es todo lo que recuerdo antes de que los tutores me apremiaran a seguir el paseo. Última jornada del CNL 1967-68, el del descenso del primer equipo tras 34 años ininterrumpidos en la élite nacional, una hecatombe que sufrí en la distancia entre compañeros y profesores cuyas simpatías deportivas se repartían por cualquiera menos por el SFC., tal visión en ese momento fue para mí un “chute” de moral como hincha del SFC .

Supe después que el filial ganó 0-1 con gol de Torres, que quedó sub-campeón del grupo XII (el 1º fue el Racing Club Portuense) y que el SAC. no participaría en la promoción a 2ª por causa del descenso mencionado, sustituyéndolo el 3º clasificado, Jerez Industrial, que fue el que a la postre ascendió y nos lo encontraríamos en la 68-69 en 2ª división. J.M. Borbujo, periodista moronense, hacía en la Hoja del Lunes una crónica de ese encuentro con una “imparcialidad” admirable.

Al mismo tiempo del choque del San Juan Bosco, en el RSP el SFC jugó su último partido en Primera contra el Pontevedra CF. El resultado fue 2-2 tras llegar a tener un 2-0 a favor. Fue la despedida. Ya llevábamos una semana descendidos, desde la jornada 29ª. Elegantemente, la revista “BARÇA” con un “hasta pronto Sevilla” en doble página central, tras ser apabullado inapelablemente en el Nou Camp con actuación estelar de Rifé y un contundente 3-0, nos deseaba un pronto regreso. En esa ocasión, solo fue un año. Pero es justo destacar que el contraste en cuanto a tratamiento de la noticia con otros medios, incluso de la época, es evidente. En la página siguiente podemos comprobarlo.

Pero retrocedamos unos años. El CD Puerto que jugaba desde 1955 en el grupo XII de 3ª División (Andalucía Occ.-Ceuta) en el nuevo estadio de la Victoria de la Junta de Obras del Puerto muy cerca del usado por el SFC de 1918 a 1928,  firmó un contrato de filiación en 1958 con el SFC hasta ser asimilado completamente en 1960 y transformado en Sevilla Atlético Club, con un escudo y una indumentaria diferente al primer equipo, único caso, por cierto, en el fútbol nacional. Y ahí empieza una curiosa historia que terminó felizmente en 1962 con el ascenso a 2ª División. A ella me refiero en las siguientes líneas.

Aún denominándose CD. Puerto, el nuevo filial quedó subcampeón del grupo XII en la temporada 1959-60 y tuvo derecho a participar en la promoción para el ascenso a 2ª. En Mayo de 1960 el modesto club aurinegro, o auriazul, según las épocas, fue eliminado por el potente Algeciras: 3-1 en El Mirador y 0-0 en el sevillano campo de la Victoria.

Con la nueva denominación e indumentaria franjirroja ya, en el torneo 1960-61, nuestro filial compitió en el grupo de Andalucía Oriental-Melilla. Posiblemente hubo que hacer reajustes al finalizar el CNL de 1960 relacionados  con la proximidad geográfica mas  el efecto “arrastre” en los descensos de 2ª a 3ª de aquél año (C.A Almería y RCR Huelva descendieron y Cádiz CF hubo de defender la categoría en duelo provincial contra el Algeciras CF). Todo ello derivó  en que la FAF encuadrase a nuestro filial en el grupo XI, aceptando la petición de  la directiva de Ramón de Carranza que consideraba  que llevar al SAC a 2ª sería más fácil desde el grupo oriental.

El grupo XI, 16 equipos, no era ninguna bicoca. Los desplazamientos eran más largos añadiendo un viaje a Melilla. Había tres potentes filiales, Rvo. Granada, At. Cordobés y At. Malagueño (este último pudo competir la temporada anterior con el CD. Málaga en el grupo), y algunos clubs históricos y aspirantes al ascenso como el CD. Linares, Algeciras CF, RB. Linense, y Melilla CF entre otros. La campaña se desenvolvió bien y el equipo, entrenado por Diego Villalonga, quedó campeón de grupo con los guarismos que pueden observarse en la subsiguiente tabla clasificatoria.

En ese equipo que campeonó en el grupo XI recuerdo que al menos cuatro subieron al primer equipo: Eloy I, Luque, Oliveros y Moya.

En mayo comenzó la promoción de ascenso, 28 clubs entre campeones y subcampeones de los 14 grupos de Tercera de la época para cuatro plazas en Segunda. El SAC compitió en la sección de campeones, y en la 1ª eliminatoria se deshizo del Gimnástico de Tarragona venciendo en ambos encuentros: 0-1 en el  Estadi de l’Avinguda de Catalunya con gol postrero de Eloy I y 3-1 en el RSP con doblete de Oliveros en la 1ª parte y Moya en la 2ª, Gilabert marcó para el “Nastic”. Pero la 2ª ronda contra el Dvo. Alavés no fue igual.  Un 2-0 en la ida en el RSP con goles de Fábregas y Eloy hacían concebir que el ascenso estaba ya en el bote, pero la vuelta en Mendizorroza dictó sentencia adversa, un partido controlado hasta casi el descanso se desbocó por la absurda expulsión de Axpe que nos dejó con 10 en el minuto 42, y a renglón seguido el equipo local se adelanta en el ”score”. Con el público vitoriano achuchando a los suyos el SAC se descompuso en el 2º tiempo y perdió finalmente 3-0 lo que nos apartó del camino a Segunda momentáneamente. Pero he aquí que un acontecimiento inesperado nos iba a dar una 2ª oportunidad ese mismo verano. Lo relataré en el próximo capítulo.

You might also like

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies